Ven a Mí, como el publicano

 

 

    

-La paz sea con vosotros. Por eso os digo:

Sean como el publicano.

  Porque muchos de vosotros condenáis a vuestro vecino, olvidando que tan sólo ayer vosotros también estuvisteis atrapados en el mismo sueño.

No digáis:

             "He preparado y ordenado mi casa para el Señor. Él puede venir a mí en cualquier momento; estoy listo para recibirle. No soy como mi vecino que no ayuna, no reza y sigue llevando una mala vida". Yo os digo: recobrad la vista, vuestros labios ya os han condenado; curaos primero a vosotros mismos y no condenéis a los demás que no saben distinguir su mano izquierda de su mano derecha.

 

Ven a Mí como el publicano a pedirme que sea misericordioso contigo; porque todos vosotros estáis sujetos a pecar.

  

 Leer también:    "Yo Soy el Único Juez".

 

Portada

Página anterior y principal (Meditaciones) 

Página siguiente  (Mi Sacrificio Perpetuo)

 

Páginas nuevas:

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas