Yo soy el Único Juez

 

 

 En Mi Misericordia, Yo espero pacientemente el homenaje que Me deben a Mí, su Dios. Espero pacientemente a que todos ustedes obtengan la completa medida de sus pecados, antes de que Mi Justicia caiga sobre ustedes. Déjenme ponerlo de esta manera: vuelvan a Mí y arrepiéntanse de corazón. Cambien ese desierto, en el que se han convertido, en un jardín, en un Edén. ¡Amen! ¡Ámense los unos a los otros!



Vivan el Evangelio y no se examinen unos a otros.

Miren su propia viga, primero, en su ojo.

Oren sin cesar.

Vivan santamente.

 No permitan que sus ojos descansen.

 Reconcíliense con sus hermanos  y escaparán a la muerte. 

Persigan todo lo que es santo.

 Confiésense sinceramente y con todo su ser.

  No se engañen a ustedes mismos.

 El Creador les dice: desprecien todo lo que no es santo, observen el cielo y sean testigos del Altísimo. Entréguense más a la oración y supliquen a su Creador que sea su Luz y su Guía.

 Regresen a Mí para que Yo pueda lavar los pecados que cometen noche y día. Su enfermedad no es incurable, aunque su culpa y sus múltiples pecados son como una plaga amarga sobre su alma.

 Yo puedo sanar su culpa, puedo perdonarlos y restaurar su cuerpo entero...

Cualquiera que ama su vida, la pierde. Cualquiera que pierde su vida en este mundo, la mantendrá para la vida eterna.

Muchos de ustedes leen Mis Mensajes, pero fracasan en comprender el Corazón del Mensaje, porque no están bien arraigados en Mí. Siguen la letra de estos Mensajes pero ¡fracasan en penetrar al corazón del Mensaje! Les digo solemnemente: la libertad debe ser encontrada en un renacimiento del Espíritu. Sólo entonces, cuando el Espíritu les abra sus ojos, conocerán la Grandeza de Mi Nombre y las profundidades de Mi Sublime Gloria.



Seguramente saben que recogen lo que cosechan.

Si siembran en un campo de desacuerdos, conseguirán una cosecha de enemistades y rivalidades.

Si siembran en un campo de acusaciones, conseguirán una cosecha de autocondenación.

Si siembran en un campo de calumnia, conseguirán de ello una cosecha de su propia ruina.

Siembren las semillas del amor en su campo y cosecharán un regreso de amor.

Siembren en un campo de perdón y conseguirán una cosecha de misericordia.

No se autonombren como jueces, Yo soy el Único Juez...



Como antes, Yo te digo: No vengo a condenar al mundo, ya estoy aquí para salvar al mundo. Estoy aquí, ahora, para advertir al mundo, así que tú que condenas tan rápidamente y que te coronaste a ti mismo como juez, te digo:

 

 ¡Tú ya tienes tu Juez!

 

 Les digo a todos los que se preguntan si todo está bien, que permanezcan despiertos, orando en todo tiempo para obtener fuerza para sobrevivir todo lo que va a suceder.

  

 

Portada

Página anterior y principal (Meditaciones)

  Página Siguiente (Vida y Paz)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.