Dios Padre

Satanás es muy astuto

 

Dios Padre habla a sus hijos

 

  

 

Temas:

 

Quiero que comprendáis esto, Mis pequeños, porque el engaño de Satanás ha llegado muy lejos y vosotros os estáis jugando la eternidad al perder el tiempo en cosas vanas.

Vosotros debéis empezar a formar el lugar donde habitará Mi Hijo en Su Segunda Venida y, primeramente, tiene que habitar en vuestro corazón.

Satanás es muy astuto, vosotros podéis caer fácilmente en desviaciones que no os van a traer nada bueno a la larga.

Yo quiero que vosotros estéis Conmigo, pero cuando Me ponéis pretextos, no estáis queriendo que Mi Vida entre a vuestra vida, queréis seguir haciendo lo del mundo.

Si no estáis buscando el Amor, si no estáis buscando las Leyes de Nuestro Dios, entonces vuestra vida es inútil en la Tierra, no estáis con Dios, estáis contra Él.

 

 

 

 

Primer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Quiero que comprendáis esto, Mis pequeños, porque el engaño de Satanás ha llegado muy lejos y vosotros os estáis jugando la eternidad al perder el tiempo en cosas vanas.

 

Hijitos Míos, vosotros buscáis embellecer vuestro cuerpo, darle salud, caéis muchos de vosotros en el hedonismo, buscando la perfección de la hermosura en vuestro exterior.

 

Yo busco vuestra perfección del alma, vuestra alma tiene que ser bella, tiene que ser hermosa, pero a Mis Ojos, Mis pequeños. Vosotros alcanzáis a ver muy poco de la belleza del alma o de su fealdad, cuando vosotros no estáis buscando esa perfección a la que vosotros estáis llamados.

 

Mis pequeños, estáis fallando mucho, en general, por no buscar los bienes para el alma, los bienes espirituales. Gastáis mucho tiempo y dinero en embellecer y en vestir vuestro cuerpo, pero ¿qué estáis haciendo realmente para vuestra alma? Empezáis a ver arrugas en vuestro cuerpo, cómo vuestro cuerpo se debilita, que ya no es como era en la juventud y vosotros mismos empezáis a gastar más dinero y tiempo en operaciones, en cremas, en múltiples cosas para que vuestro cuerpo se vea siempre jovial y Yo os pregunto, ¿en qué os va a servir esto para cuando os presentéis ante Mí, cuando Yo pida cuentas de vuestra vida? Vuestra alma no va a estar tan bella al grado de como embellecisteis vuestro cuerpo, como lo cuidasteis, vuestra alma la hicisteis a un lado, no cuidasteis de ella, no le disteis de comer, tampoco le pusisteis esas bellas perlas o piedras preciosas que son las buenas obras o el estado de Gracia que Yo pido que tengáis en vuestro interior.

 

Vuestra alma también tiene que estar bella y hermosa cuando se presente ante Mí, vuestro Dios, no la estáis adornando con las Virtudes ni con el Amor que Yo os he pedido que le deis a vuestra alma, ¿cómo os vais a presentar pues, cuando tengáis que darme cuenta de vuestra vida?

 

Satanás ha desviado vuestra atención hacia lo exterior, hacia lo del mundo, os ha hecho creer que vosotros debéis crecer en esa belleza exterior para que seáis admirados por todos, pero la realidad es la que os vino a dar Mi Hijo Jesucristo, que vosotros buscarais los bienes de vuestra alma, no los del mundo.

 

Os vuelvo a repetir ¿qué habéis hecho para que vuestra alma esté presentable ante Mí cuando lleguéis al Reino de los Cielos? Debéis preocuparos mucho de esto, Mis pequeños, así como os preocupáis de la jovialidad de vuestro cuerpo, os debéis preocupar por la pureza y por la santidad de vuestra alma, de eso depende vuestra eternidad. No os acabáis de dar cuenta que vuestra vida aquí en la Tierra es pasajera y vais a tener una vida eterna después de vuestra vida sobre la Tierra. Estaréis en el Reino de los Cielos o estaréis en el Infierno, a donde las almas nunca más volverán a salir de ahí.

 

Debéis meditar todo esto, Mis pequeños, porque estáis tomando caminos errados, no estáis poniendo Sabiduría a vuestros actos.

 

Os pido que crezcáis más en lo espiritual, porque de eso depende del como llegaréis ante Mí, traeréis las manos vacías o las manos llenas. Tanto embellecéis a vuestro cuerpo, que vuestras manos estarán vacías cuando estéis ante Mí.

 

Ya no hay amor en vuestro corazón, sólo intereses mundanos. Otros embellecen su cuerpo para venderlo y llegarán peor ante Mí al final de su existencia.

 

Quiero que comprendáis esto, Mis pequeños, porque el engaño de Satanás ha llegado muy lejos y vosotros os estáis jugando la eternidad al perder el tiempo en cosas vanas.

 

Poned un remedio ya a vuestra vida inútil que habéis llevado buscando vuestro bienestar exterior y desperdiciando lo que vale, que está en vuestro interior.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Segundo Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Vosotros debéis empezar a formar el lugar donde habitará Mi Hijo en Su Segunda Venida y, primeramente, tiene que habitar en vuestro corazón.

 

Hijitos Míos, muchos de vuestros hermanos Me juzgan por Mis locuras de Amor. Ciertamente que Yo no actúo según la lógica humana, Yo Soy vuestro Dios y Mi lógica es la del Amor y, como os he dicho, el Amor tiene muchas facetas y vosotros pensáis a lo humano y el humano está afectado por el Pecado Original. Vosotros no podéis juzgar en la Pureza y en la Santidad como Yo juzgo, Mis pequeños, vosotros debéis dejarme a Mí juzgar, no estáis capacitados vosotros de juzgar a vuestros hermanos y menos de juzgar Mis Obras.

 

Yo, siempre busco el Bien para todos vosotros, aún a pesar del mal que producís. Ahí entran Mis locuras de Amor, ¿cómo puedo Yo ir a buscar por la salvación de un hermano vuestro que ha vivido en la  maldad, que ha causado tanto mal en el mundo y aún así quiero su salvación. En vuestros juicios humanos estaríais deseándole la condenación eterna, estaríais deseándole su muerte inmediata para que ya no produjera ningún mal que os afectara a vosotros, pero Yo no actúo así, Mis pequeños, Mi Amor es absoluto, es Perfecto y el Amor siempre va a buscar el Bien de cada uno de vosotros, porque sois Mis hijos y, por eso, siempre os daré infinidad de oportunidades de arrepentimiento y salvación de vuestras almas.

 

Pero vosotros os adelantáis a Mi Juicio y os quiero prevenir, Mis pequeños, porque cuando vosotros juzgáis y deseáis un mal a vuestros hermanos, vuestro juicio, al ser negativo ya le estáis causándoos un mal a vuestra alma y, además, ese mal que deseasteis, se puede revertir a vosotros. De vosotros siempre debe de salir Bondad y para eso vino Mi Hijo a la Tierra, para enseñaros esa Bondad, a pesar del mal que podáis recibir de vuestros hermanos. Eso es Verdadero Amor, eso es Amor Divino y eso es lo que Yo quiero que tengáis, porque vosotros debéis empezar a formar el lugar donde habitará Mi Hijo en Su Segunda Venida y, primeramente, tiene que habitar en vuestro corazón, porque vosotros no podéis dar lo que no tenéis y si no está ya purificado vuestro corazón, vuestros actos todavía serán imperfectos, vuestros juicios no serán sabios, vuestra vida no será recta.

 

Así pues, Mis pequeños, os pido que Me dejéis a Mí con Mis locuras de Amor y espero que vosotros también aprendáis a tenerlas.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Tercer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Satanás es muy astuto, vosotros podéis caer fácilmente en desviaciones que no os van a traer nada bueno a la larga.

 

Hijitos Míos, los engaños de Satanás son muy sutiles.

 

Mis pequeños, ¿qué es lo que realmente quiere Satanás de vosotros?, primeramente apartaros de Mi Amor, porque Mi Amor es el que os da crecimiento, es el que os da protección, es el que os da vida. Si vosotros no tenéis Amor, Mis pequeños, vosotros no podríais ser llamados hijos de Dios, o estáis Conmigo o estáis contra Mí.

 

Debéis tener cuidado, Mis pequeños, con todos aquellos detalles, aparentemente verdaderos, por los cuales vosotros os dejáis engañar, pero que no están siendo vuestra guía perfecta para vuestro crecimiento espiritual.

 

Vosotros habéis tenido la Evangelización de todo un Dios que bajó a la Tierra a serviros. Tened esto presente, Mis pequeños, todo un Dios sirviendo al hombre, cuando debiera ser al revés, que vosotros realmente buscarais esa necesidad de crecimiento y que se diera esa vida para vuestro crecimiento espiritual. Pero fue todo un Dios, en Humildad y en Obediencia, el que bajó a serviros, a daros vida, para que Le siguierais y de esta forma fuera fácil vuestro regreso al Reino de los Cielos.

 

Pero Satanás os engaña, Satanás os separa de Mí, os separa de Mis Leyes y de Mi Amor, ¿por qué buscáis por otros lados, cuando tenéis lo verdadero al alcance de vuestra mano, Mis pequeños?

 

Tenéis vida Divina al alcance de vuestras manos y os desviáis por artimañas de Satanás. Han sido siglos en los que Satanás ha tratado de engañaros para que no tengáis Mi Vida y que vosotros caigáis en el error.

 

Tenéis la ayuda de Mi Santo Espíritu para que os lleve por caminos de Verdad, pero no acudís a lo Divino y seguís acudiendo a lo humano y lo humano, la más de las veces, respaldado por lo satánico. Mis pequeños, ¿por qué no escucháis a vuestro Dios? Yo estoy con vosotros, ¿por qué buscáis otros caminos que no os van a traer a Mí? Tened cuidado, Satanás sigue afectando vuestro caminar espiritual, no caigáis en su error, venid a Mí, llenaos de Mi Amor, buscad las Virtudes, buscad el crecimiento espiritual, buscad el alimento de vuestra alma, no os desviéis.

 

Os vuelvo a repetir, Satanás es muy astuto, vosotros podéis caer fácilmente en desviaciones que no os van a traer nada bueno a la larga.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Cuarto Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo

 

Sobre: Yo quiero que vosotros estéis Conmigo, pero cuando Me ponéis pretextos, no estáis queriendo que Mi Vida entre a vuestra vida, queréis seguir haciendo lo del mundo.

 

Hijitos Míos, Yo os di una Parábola en donde ejemplificaba el llamado que Yo hago a las almas. Pedía a aquél muchacho que Me siguiera, pero él ponía de pretexto que tenía que ir a despedirse de sus padres, o aquél otro, que primero tenía que acabar de hacer su trabajo y luego Me seguiría, o aquellos otros que primero tenían que enterrar a su muerto antes de seguirme y Yo acabé diciéndoles, “dejad que los muertos entierren a sus muertos”. ¿A qué voy con todo esto, Mis pequeños?, a que Yo Soy Vida, os estoy llamando a la Vida.

 

Yo quiero que vosotros estéis Conmigo, pero cuando Me ponéis pretextos, no estáis queriendo que Mi Vida entre a vuestra vida, queréis seguir haciendo lo del mundo. Ciertamente estos pretextos eran buenos, porque estáis acostumbrados a ellos, pero he pedido a aquellos que Me sigan, olvidarse del mundo. Estar Conmigo es vivir una vida íntima Conmigo, es vivir el Amor, es vivir Mis Leyes, es vivir Mis Enseñanzas. Estar Conmigo es darse al mundo, pero en forma diferente, es llevar alimento al alma.

 

Los pretextos que ponían estas personas de la Parábola, eran para cumplir con lo del mundo, hacer bien lo del mundo, pero no había quizá nada en lo espiritual. Querían mantenerse en lo del mundo, darle más importancia a las cosas del mundo que a lo espiritual y eso es lo que os está pasando ahora alrededor del mundo.

 

Vivís más para las cosas materiales, para las cosas del mundo que para lo espiritual y Yo necesito almas que Me sigan, almas que dejen todo atrás, aunque se vean muy importantes para el mundo, pero lo Mío es inmensamente más importante, porque vais a salvar almas, infinidad de almas al seguirme, al estar Conmigo.

 

Cuando os compenetráis de Mi Sabiduría, cuando realmente vivís en Mí, es cuando os dais cuenta de que las cosas del mundo quedan en segundo plano y eso es lo que Yo quiero enseñaros. Yo quiero que entendáis esto, Mis pequeños, que lo espiritual es infinitamente mayor que lo del mundo.

 

Vosotros vinisteis al mundo a traer vida espiritual, vida que debéis tomar de Mí, vuestro Dios. Yo, vuestro Hermano Jesucristo, os vine a dar ese ejemplo de vida y Yo hacía lo que Mi Padre Me mandaba. Caminé entre los hombres, pero Yo no los dejaba en el mundo, si Yo hacía un Milagro, era para elevarlos a niveles espirituales. Mis Enseñanzas, aun a pesar de que eran Parábolas y tomaba lo que estaba a Mi alrededor, Yo las elevaba hacia lo espiritual. Vosotros fuisteis creados para vivir en lo espiritual, para vivir en las alturas, para vivir Conmigo, no fuisteis creados para vivir en lo del mundo.

 

Entended esto, Mis pequeños, porque es muy importante, tenéis que empezar, si no lo habéis hecho ya, a espiritualizar vuestras obras humanas. Debéis crecer y hacer crecer a vuestros hermanos, debéis venir hacia Mí y, con ello, arrastrar almas también hacia la salvación.

 

Entonces pues, os repito lo que dije en la Parábola, dejad que los muertos, los que están viviendo para el mundo, los que no quieren crecer, los que no quieren seguirme, los que no quieren vivir en el Bien, en el Amor, que sigan viviendo para el mundo, para lo que está muerto, para lo que se va a quedar aquí. Y vosotros, que ya vivís en la Vida, que la habéis buscado, que la apreciáis y que vuestro corazón ya está Conmigo, venid pues y seguidme, vosotros sí apreciáis lo que es la vida, que es el estar Conmigo. Los que están muertos no han querido aprender, no han querido abrir su corazón, se han arraigado demasiado a las cosas del mundo, se han satanizado o están en contra Mía. Ya habéis hecho mucho, habéis orado por ellos, y persisten en su error, dejadlos pues y venid ya a vivir Conmigo, venid ya a gozar Mi Vida.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Quinto Misterio, Habla La Santísima Virgen María

 

Sobre: Si no estáis buscando el Amor, si no estáis buscando las Leyes de Nuestro Dios, entonces vuestra vida es inútil en la Tierra, no estáis con Dios, estáis contra Él.

 

Hijitos Míos, ved cómo Mi Corazón de Madre ardiente está, como el de Mi Hijo. Nuestros dos Corazones arden de Amor por todos vosotros. El fuego purifica, el fuego sana, pero también produce dolor, éste también es el dolor que tenemos en Nuestros Corazones, porque hay infinidad de almas que persisten en el pecado y en el desamor, prefieren los amores del mundo, amoríos pecaminosos que solamente os llevarán a la condenación eterna y no buscan Nuestro Amor, Amor salvífico, Amor purificador, Amor santificador.

 

 Vamos por todo el mundo moviendo corazones, tocando almas, implorando arrepentimiento y conversión, pero las almas se han volcado a la soberbia y a la maldad. Se sienten protegidos en el pecado que cometen día a día y no buscan el arrepentimiento y como cada vez son más vuestros hermanos que viven en la maldad y en el desprecio al Amor que Nosotros os damos, se refugian en esta maldad y se hacen fuertes en él, en ese mal que los va llevando hacia un error, del cual posiblemente ya no salgan.

 

El mal que ha provocado Satanás en el mundo, cada vez es peor y las almas ya no se pueden defender de él, porque han dejado entrar tanta maldad en su corazón, que el poco bien que les queda ya no los defiende contra el mal que está a vuestro alrededor y las almas que todavía tienen amor en su corazón, ya a ratos titubean y hasta piensan que si su vida, que han tenido y que han buscado mantener en Mí, puede estar errónea y que, realmente lo que deben hacer, es lo que sus otros hermanos están haciendo.

 

Mis pequeños, Mis hijitos, ésta es la confusión que ya estaba anunciada en las Sagradas Escrituras, confusión de valores que estáis viviendo ya sobre la Tierra y debéis orar los unos por los otros, para que esta confusión no os cubra y pueda hacer perder en vosotros la Gracia que aún quede en vuestro corazón.

 

Daos cuenta, Mis pequeñitos, que estáis viviendo momentos muy difíciles de la historia de la humanidad, Satanás está utilizando toda sus potencias para tratar de destruiros, para evitar que lleguéis al Reino de los Cielos, pero sobre todo, para poneros en contra de vuestro Dios y Creador. Y así, con sus errores, con sus mentiras, con su maldad, lo ha logrado en muchas almas alrededor de la Tierra. Ya no se le ama a Nuestro Dios y Creador, ya no se le busca, ya no se tiene ese deseo de mejora espiritual. Habéis sido engañados por el ángel malo, por el ángel caído.

 

Todo esto os va a llevar a una infinidad de desastres naturales y espirituales. Con todo esto, Satanás está causando un caos en el universo entero. Ésta va a ser la Gran Lucha que ya se viene desatando en los Cielos, en el ámbito de lo espiritual, y se va a manifestar muy pronto entre vosotros y la gravedad de los acontecimientos se dará de acuerdo a vuestra espiritualidad.

 

Entended que si no estáis buscando el Amor, si no estáis buscando las Leyes de Nuestro Dios, entonces vuestra vida es inútil en la Tierra, no estáis con Dios, estáis contra Él, o simplemente, vuestra tibieza no sirve para nada y eso le está dando fuerza a Satanás. Las almas que oran, las almas que luchan contra la maldad, aquellas que, con su vida de ejemplo por mantener el Amor sobre la Tierra y las Leyes de Nuestro Dios son, realmente, las almas que están luchando y son las más atacadas, pero el Cielo está con ellas y venceremos. Estas son las almas que tendrán su premio y muy grande, tanto en la Tierra, como en el Reino de los Cielos y, digo en la Tierra, porque esta Tierra actual pasará y vendrán Nuevas Tierras, que premiarán a las almas buenas, dóciles, a las almas que lucharon por mantener el bienestar espiritual, tanto de ellas, como de sus hermanos.

 

Ved, Mis pequeños, nuevamente, el Corazón de Mi Hijo y Mi Corazón de Madre con este Fuego de Amor, pero recordad, que también atrás de ese Amor, hay dolor por las almas que no quieren entender. Orad por ellas, os lo suplico. Os amo. Soy vuestra Madre, son vuestros hermanos.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Portada

                    Página Principal (Índice del tema)         

                        Página Siguiente (Hay una tremenda lucha)

                     

 

Páginas nuevas:

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.