CORONA DE LAS REVELACIONES O DEL APOCALIPSIS

 

 

 

 

  Una poderosa meditación y oración, del libro del Apocalipsis 22:1-20. Este libro del Nuevo Testamento es muy profético para este nuevo tiempo de gracia.

 

 

 

PUERTA DEL CIELO

 

 

 

 

 

 MEDITACIÓN

 

  Estos pasajes nos pueden ayudan a preparar nuestros corazones para cuando tengamos que ingresar en la Ciudad Santa. Especialmente dedicado a todas aquellas personas que cargan una pesada cruz o se encuentra  padeciendo una grave enfermedad mortal. También puede ser de gran beneficio para todos los hermanos, aún cuando no estén sufriendo algún problema grave en estos momentos.

 

 

Puede ser rezado con o sin el rosario.

 

   

       Inicio

  En el medallón o Cruz, rezar las oraciones de apertura ( Gloria y Padrenuestro)  luego meditar cada uno de los siguientes versículos.

 

Un Gloria, un Padrenuestro.

 

 

Ave María

 

1º Versículo: El Ángel me mostró un río de agua vivífica o de vida, claro como un  cristal, que manaba del trono de Dios y del Cordero.

  Respuesta: En mi corazón miro el río de la Vida, que brota del trono de Dios y del Cordero, claro como un cristal.

 

 

Ave María

 

2º V: En medio de la plaza de la ciudad y de la una y otra parte del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto y las hojas del árbol sanan a los gentiles.

 

    R: Yo miro el árbol de la Vida que produce frutos doce veces al año, dando cada mes su fruto y las hojas del árbol sanan a los gentiles.

 Sólo Tú has hecho esto.

 

 

Ave María

 

3º V: Allí no habrá jamás maldición alguna; sino que  Dios y el Cordero estarán de asiento en ella, y sus siervos le servirán de continuo.  

     R: Yo creo que allí no habrá jamás maldición alguna, sino que  Dios y el Cordero estarán de asiento en ella, y sus siervos le servirán de continuo. 

 

 

 

Ave María

 

4º V: Verán su rostro y tendrán el nombre de Él sobre sus frentes.

    R: Te miraré cara a cara, y Tu nombre estará en mi frente.

 

 

Ave María

 

5º V: Allí no habrá jamás noche ni necesitarán luz de antorcha ni luz del sol, por cuanto el Señor Dios los alumbrará y reinarán por los siglos de los siglos.

R: Yo no necesitaré de una lámpara o el sol, Porque Tú, Señor serás mi Luz.

Y reinarás por siempre.

 

 

Ave María

 

6º V: Luego me dijo: «Estas palabras son ciertas y verdaderas y el Señor Dios de los espíritus de los profetas ha enviado su ángel a manifestar a sus siervos cosas que deben  suceder pronto. 

    R: Creo que estas son  palabras tuyas y que son verdaderas.

 

 

Ave María

 

7º V: Mira, vengo pronto. Dichoso el que guarde las palabras proféticas de este libro. 

    R: Señor, ayúdame a mantener estas palabras en mi corazón, para recibir Tu bendición.

 

 

 Ave María

 

8º V: Yo Juan soy el que he oído y visto estas cosas. Y después de oídas y vistas, me postré ante los pies del ángel, que me las enseñaba, en acto de adorarle.  

    R: Dios, ante tu Palabra Viva, me inclino.

 

 

  Ave María

 

9º V: Pero el Ángel me dijo: “No, cuidado; yo soy un siervo como tú y tus hermanos los profetas y los que observan las palabras de la profecía de este Libro”

     R: Gracias por tus ángeles que guardan Tu Palabra.

 

 

Ave María

 

10º V: Y me dijo: «No selles (no tengas ocultas) las palabras proféticas de este Libro, pues el tiempo está cerca.

     R: Dame la gracia de mantener tus Palabras Vivas, y recuérdame siempre que el tiempo señalado está cerca.

 

 

Ave María

 

11º V: Que el injusto siga cometiendo injusticias y el manchado siga manchándose; que el justo siga practicando la justicia y el santo siga santificándose.

       R: Dame la gracia de discernir entre el bien y el mal, de ser como Tú deseas. 

 

 

  Ave María

 

12º V: Mira, vengo pronto y traigo mi recompensa conmigo para pagar a cada uno según sus obras.

      R: Mi recompensa eres Tú.  Me pagarás como mis obras se lo merecen.

 

 

Ave María

 

13º V: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin. 

      R: Creo que eres el Alfa y la Omega, el primero y último, el principio y el fin.

 

 

Ave María

 

14º V: Bienaventurados los que lavan sus vestiduras en la sangre del Cordero, para tener derecho al árbol de la vida y entrar por las puertas de la Ciudad Santa.  

      R: Perdóname, Señor, lava mis vestiduras hasta quedar limpio, de modo que pueda alimentarme del Árbol de la Vida, y tener derecho a entrar por las puertas de la Ciudad Santa.

 

 

Ave María

 

15ª V: ¡Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras, y todo el que ame y practique la mentira!

      R: Enséñame a orar por los demás, mis hermanos y hermanas en Ti.

Si bien hay tiempo todavía.

 

 

 

Ave María

 

16º V: Yo, Jesús, he enviado a mi Ángel para daros testimonio de lo referente a las Iglesias. Yo soy el Retoño y el descendiente de David, el Lucero radiante del alba.

      R: Yo creo que eres la raíz y del linaje de David, la Estrella de la Mañana.

 

 

Ave María

 

17ª  V: El Espíritu y la esposa (Iglesia) dicen: «¡Ven!» Y el que oiga, diga: «¡Ven!» Y el que tenga sed, que se acerque, y el que quiera, reciba gratis agua de vida. 

        R: Ven, Señor Jesús, ven. Tengo sed.

Deseo recibir Tu Regalo de Vida, dar agua y dirigir a otros a Ti.

 

  

 

 

Gloria al Padre, al Hijo....

 

18º V: Yo advierto a todo el que escuche las palabras proféticas de este libro: «Si alguno añade algo sobre esto, Dios echará sobre él las plagas que se describen en este Libro.

      R: Dame la gracia para nunca agregar ni quitar de Tu Palabra. Ven, Señor Jesús, ven.

 

 

 

19º V: Y si alguno quita algo a las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el árbol de la Vida y en la Ciudad Santa, que se describen en este Libro.

      R: Dame la gracia para nunca agregar ni quitar de Tu Palabra. Ven, Señor Jesús, ven.

 

 

 

20º V: Dice el que da testimonio de todo esto: «Sí, vengo pronto.» ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!

      R: Dame la gracia para nunca agregar ni quitar de Tu Palabra. Ven, Señor Jesús, ven.

 

 

 Amén.

 

 

 Compuesto por Margot Carter-Blair

 Traducción y adaptación al español: H.S.

 

 

Página Principal Rosarios y Coronillas

Página Anterior Rosario de Las Lágrimas

Página Siguiente Decenario de la Pasión

 

Página General Oraciones

Página General Temario

Página Inicial Portada

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

 

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.