QUERÁIS O NO INSTAURARÉ MI REINO EN LA TIERRA

 

 

 

 
 

 

    Hijos amantísimos, aquieto vuestros corazones con mi voz, endulzo la amargura de vuestra alma con el óleo bendito de mis sagradas llagas, impregno de mi paz vuestro espíritu con mi presencia.

 

   Venid, agrupaos a mi alrededor y escuchad mis llamados angustiosos, mis lamentos divinos.

 

  No seáis de aquellos que piensan que fue infructuosa mi muerte de cruz,

  No seáis de aquellos que piensan y sienten que todo está perdido,

  No seáis de aquellos que esperan el último momento de sus vidas para convertirse, no creáis que la misión de los profetas es la de llevaros al miedo o al temor, ellos son mis mensajeros para que despierten a una humanidad somnolienta, atestada de maldad y de pecado.

 

 

   Quiero que comprendáis que mi agonizante Corazón sobreabunda en misericordia pero también en justicia. No desdeñéis la acción del Espíritu Santo, no desaprobéis de inmediato los mensajes que hacen alusión a mi segunda venida, el no aceptarlos sería como arrancar algunas páginas de la Biblia que hacen referencia a mi pronto regreso.

 

   Queráis o no instauraré mi Reino en la Tierra.

 

   Queráis o no el mundo volverá al orden primero de la creación.

 

  Queráis o no me valdré de los profetas para interpelaros y llevaros a un cambio;

 

   - Me valdré de los profetas para que sean como Juan el Bautista y allanen camino a mi segunda venida;

   - Me valdré de los profetas para que su voz que es mi voz ablanden la dureza de los corazones y los mueva a una conversión perfecta y transformante;

  - Me valdré de los profetas para que el mundo entero conozca de los grandes acontecimientos y manifestaciones del cielo que llevarán a muchísimos de mis hijos a buscarme, a soltar las amarras del pecado para ser libres;

 -  Me valdré de los profetas para que mi voz haga eco aun en los corazones soberbios, corazones que tarde o temprano tendrán que aceptar y comprender la veracidad de mis palabras.

 

 

Orad por un pueblo que se pierde por falta de conocimiento.

 

Orad por un pueblo que corre velozmente al precipicio.

 

Orad por un pueblo que será purificado como en los tiempos de Noé.

 

María mi Madre es Arca de Salvación para todos vosotros.

 

María mi Madre es Puerta del Cielo que os lleva a un encuentro eterno Conmigo.

 

María mi Madre es Estrella de la Evangelización para un mundo que se zambulle en la ignorancia espiritual y religiosa.

 

María mi Madre os espera en el Getsemaní de mi sagrario para que juntos consoléis mi agonizante y sufriente corazón.



 

Mayo 26/2012

9:30 a.m.

 



 

 

 
 

Página anterior y principal (Meditaciones)

 

Página siguiente (Estáis en los umbrales de un nuevo amanecer)


 

 

 

 

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Reflexiones y mensajes de María

 

Mensajes: El Libro de la Verdad

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.