Dios Padre

  Os veis muy modernos, pero vuestro corazón

 y mente sigue primitiva, mala

 

 

  

 

      

     

 

 

Temas:

 

Quiero, Mis pequeños, que vosotros, en vuestro corazón, os unáis al Cielo entero para que se le rinda a Nuestro Dios, la alabanza y Gloria que Él merece.

Solamente con un cambio de actitud de cada uno de vosotros, regresando a Mi Bien Supremo, que es el Amor, es como le quitaréis poder a Satanás.

Un grupo pequeño puede hacer grandes cosas, porque no estáis trabajando bajo vuestra voluntad, sino que estáis unidos a Mi Voluntad y estáis unidos fuertemente a la Comunión de los Santos.

Yo os pido, Mis pequeños, que aún a pesar de los ataques que tengáis de vuestros hermanos, aprendáis a perdonarles.

Alegraos, Mis pequeños, cuando lo que Yo os avise no se dé, porque esto quiere decir que es respuesta espiritual del hombre y esto ha venido sucediendo a lo largo del tiempo.

Se os ha venido avisando por mucho tiempo todo esto, para que llegara a toda la humanidad, para que nadie dijera que no conocía de los Avisos del Cielo.

 

 

  

 

Ofrecimiento, Habla La Santísima Virgen María

 

 

Sobre: Quiero, Mis pequeños, que vosotros, en vuestro corazón, os unáis al Cielo entero para que se le rinda a Nuestro Dios, la alabanza y Gloria que Él merece.

 

Sí, hijitos Míos, Nuestro Padre, Nuestro Dios se merece toda la alabanza y quiero, Mis pequeños, que vosotros, en vuestro corazón, os unáis al Cielo entero para que se le rinda a Nuestro Dios, la alabanza y Gloria que Él merece, alabanza y Gloria que ya no se Le da en la Tierra, alabanza y Gloria que ya ha desaparecido del corazón de la gran mayoría de vuestros hermanos en la Tierra.

 

Satanás, sigue destruyendo, del corazón del hombre, esa parte de la Divinidad que todos tenéis, que es vuestra alma y no se le quiere dar ya esa vida, esa vida que se le merece dar a Nuestro Dios. Vosotros traéis esa parte Divina, que es el alma, que le ha dado vida a vuestro cuerpo y vosotros, en agradecimiento debéis darle a Nuestro Dios, esa alabanza y Gloria, agradecimiento, por lo que tanto os da y, sobre todo por la Gracia que tenéis cada uno de vosotros de ser hijos de Dios y tener el don de la vida, para servir a Nuestro Dios como Él se merece.

 

Si vosotros conocierais el Amor que tienen los santos ángeles hacia su Creador, Nuestro Dios, vosotros quedaríais anonadados de ver esa belleza angelical a los Pies de Nuestro Dios. Aprenderíais, Mis pequeños, cómo se le debe de dar Gloria a Nuestro Dios.

 

 

Mis pequeños, Soy vuestra Madre y quiero que vengáis hacia Mí, para que Yo os enseñe, Mis pequeños, a darle a Nuestro Dios lo que ya se le ha olvidado a la humanidad. No os dejéis llevar por las desviaciones a donde os ha llevado Satanás. Nuestro Dios se merece todo y vosotros os estáis olvidando de darle lo que Él se merece.

 

Os amo mucho, Mis pequeños, amad a Nuestro Dios como Él se merece.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Primer Misterio, Habla Dios Padre

 

 

Sobre: Solamente con un cambio de actitud de cada uno de vosotros, regresando a Mi Bien Supremo, que es el Amor, es como le quitaréis poder a Satanás.

 

Hijitos Míos, la humanidad tiene que regresar al Principio, pero al Principio Me refiero a la espiritualidad que se le fue dada a vuestros Primeros Padres. Fuisteis creados en el Amor, fuisteis creados, para amar. Esa es vuestra esencia, Mis pequeños, el Amor.

 

Yo Soy Amor, Yo Soy vuestro Padre y Me conocéis por Mi Esencia, vosotros sois Mis hijos, Mi Esencia, debe ser vuestra esencia, porque sois Mis hijos. El hijo aprende del Padre y debéis regresar a ese Amor, para que así se prosiga por toda la humanidad y vengan ya lo prometido, que son los Cielos Nuevos y Tierras Nuevas, en donde se deberá vivir el Amor  y de ahí pasar, después del final, a la eternidad, en donde se debe vivir el Amor.

 

Mi Esencia llega a todos los confines del universo, a todo lo creado, visible e invisible, todo debe regresar a esta esencia, Mis pequeños y es cuando vosotros Me conoceréis y gozaréis lo que Yo, vuestro Dios, Soy.

 

Mi Amor, todo lo renueva, Mi Amor, todo lo vivifica, Mi Amor, hace crecer todo. Vosotros, al ya no amar, destruís, ya no dais vida a nada, criticáis, matáis. Cuando ya no hay amor en los corazones, os volcáis en contra de la Creación, porque Satanás, al no tener ya Mi Amor, porque lo negó, porque él ya no quiso estar Conmigo, os ha llevado a la negación de vuestra esencia, que es Mi Esencia, y así le habéis abierto las puertas de vuestra vida y de vuestro corazón, al que es enemigo Mío y enemigo vuestro y que os está llevando, completamente, a todo lo contrario de lo que debe ser vuestra esencia, Mis pequeños y vosotros no os queréis dar cuenta de ello, él os está llevando a la destrucción y vosotros, tontamente estáis gozando esa destrucción.

 

 Ved ya vuestra espiritualidad, está destruida en muchos y está muy disminuida en la gran cantidad de vosotros. Mis hijos, estáis yendo hacia la destrucción del hombre, tanto física como espiritualmente y todavía, aun a pesar de que estáis viendo esto, Mis pequeños, le seguís, como si fuera gran cosa el vivir con Satanás. Estáis siguiéndole como si fuera vuestro creador, vuestro guía, vuestro todo. Estáis haciendo una vida totalmente inestable, mala, destructiva y, a pesar de que estáis viendo todo esto, no queréis detener vuestro paso y regresar a Mí.

 

¿Acaso estáis ciegos y sordos, Mis pequeños?, estáis viendo maldad por todos lados y sabéis perfectamente que esto está sucediendo porque vosotros ya no cumplís los Mandamientos que Yo os he dado, con las Enseñanzas que os dejé a través de Mi Hijo, con todas las Bondades que os he dado a través de la Iglesia. Os habéis apartado totalmente de aquello que os va a llevar a una vida segura, a una vida de Amor, a una vida de crecimiento espiritual, a una vida de paz. Ya no estáis viviendo en paz, ya no estáis viviendo en armonía, tenéis miedo de todos aquellos que os rodean, ya no salís con seguridad de vuestros hogares, os vais cuidando de todos aquellos que os rodean mientras vais caminando por las calles y, aun así, seguís haciendo lo que Satanás os va enseñando.

 

¡Cuánta maldad ha sembrado Satanás en los corazones! y vosotros no tenéis Discernimiento Santo como para saber escoger lo que os conviene, simplemente os dejáis llevar por lo que hacen los demás.

 

Regresad a Mí, Mis pequeños, retomad nuevamente ese Amor, esas Enseñanzas que se os dieron desde el Principio, para que vosotros podáis entrar nuevamente a una vida de paz, de armonía, de amor, de creación, porque así como seguís, Mis pequeños, estáis destruyendo vuestra propia persona, tanto física como espiritualmente y estáis destruyendo la Creación, que Yo os di para que vosotros la cuidarais. Estáis destruyendo vuestro hogar, vuestro mundo y no queréis entender.

 

Muchos, muchos hermanos vuestros han perdido la vida, han perdido sus hogares, han perdido sus familias, han perdido cosechas, han perdido alimentos, abrigo y no queréis entender, porque así como les ha pasado a ellos, si seguís con esta inestabilidad espiritual que lleváis, tarde o temprano os puede tocar a vosotros si no os protegéis con la oración y con ello le quitéis poder a Satanás.

 

¿No entendéis que él quiere vuestra destrucción?, ¿que todo lo que está pasando alrededor del mundo es obra de él?, ¿queréis llegar a estar todos vosotros en las situaciones en la que ya están muchos de vuestros hermanos que han perdido todo?

 

Entended ya, Mis pequeños, le estáis dando cabida a vuestro enemigo y hasta le estáis cuidando para que os siga enseñando a seguir pecando y a poneros contra Mí.  Esta necedad solamente os va a llevar a vuestra destrucción.

 

Regresad al Amor, Mis pequeños, llenad vuestro corazón y todo vuestro ser de Mi Amor y de esta forma destruiréis el poder de Satanás, hacia vosotros mismos y hacia vuestros hermanos, alrededor del mundo.

 

Solamente con un cambio de actitud de cada uno de vosotros, regresando a Mi Bien Supremo, que es el Amor, es como le quitaréis poder a Satanás y regresaréis a lo bueno que Yo quiero de cada uno de vosotros y que os di desde un Principio.

 

Entended ya, Mis pequeños, os amo y os pido que os améis los unos a los otros.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Segundo Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo

 

 

Sobre: Un grupo pequeño puede hacer grandes cosas, porque no estáis trabajando bajo vuestra voluntad, sino que estáis unidos a Mi Voluntad y estáis unidos fuertemente a la Comunión de los Santos.

 

Hijitos Míos, ya os había dicho Yo, vuestro Hermano Jesucristo que con un puñado de almas totalmente sueltas a Mi Voluntad, podría Yo cambiar a la humanidad entera, ayudarle a regresar al Principio, a regresar a los valores que debe tener el hombre ante Mí, vuestro Dios.

 

Mis pequeños, los que estáis Conmigo tenéis la Gracia de la Sabiduría Santa. Vosotros os estáis dando cuenta de los cambios que se están dando en la humanidad, en la Iglesia, en la espiritualidad del hombre. Vosotros os dais cuenta de los engaños de Satanás, porque estáis Conmigo, porque sabéis lo que Yo quiero que sepa el hombre, pero que el hombre ya no quiere saberlo porque se ha apartado de Mí, vuestro Dios. El hombre ha querido tomar ahora su propia voluntad.

 

Desde la caída de vuestros Primeros Padres, no ha tenido esa humildad ni sabiduría para reconocer que al estar apartados de la Fuente de la Sabiduría, el hombre no puede actuar correctamente. Al estar afectados por el pecado, vosotros no podéis dar lo Verdadero, no podéis pensar lo que es cierto, lo que puede venir de Mí, porque no os estáis apoyando de Mí. Por eso, vosotros, los que estáis Conmigo, que estáis recibiendo Sabiduría Santa, os pido os unáis al Cielo continuamente y, por eso, os decía que un grupo pequeño puede hacer grandes cosas, porque no estáis trabajando bajo vuestra voluntad, sino que estáis unidos a Mi Voluntad y estáis unidos fuertemente a la Comunión de los Santos y de esta forma, vosotros tenéis un potencial inmenso, porque ya no es vuestra propia persona la que está orando, la que está intercediendo, la que está salvando, ya es la Comunión de los Santos y todos ellos unidos a Mí, a Mi Sabiduría Santa y Divina por la que se va a dar el cambio. Así es como vosotros podéis hacer grandes cosas, porque estáis uniéndoos Conmigo y Yo, ofreciendo todo a Nuestro Padre Dios.

 

Cuando estuve sobre la Tierra, todos Mis momentos, toda Mi estancia, fue oración continua y así debéis estar también vosotros, escuchando vuestro corazón, porque con las mociones de Mi Santo Espíritu, vosotros debéis orar continuamente, intercediendo, abogando, agradeciendo todo aquello que recibís de vuestro Dios en Nuestra Santísima Trinidad y que vosotros debéis ser intercesores para este cambio que necesita la humanidad. Sois poquitos pero, unidos a Mi Voluntad, vuestro potencial es infinito. Entended bien esto, Mis pequeños, para que os mantengáis firmes en lo que os estoy pidiendo y sobre todo, alegres, porque estáis haciendo una gran obra. Vosotros, junto con otros grupos alrededor del mundo, vais a hacer, junto Conmigo la gran obra del cambio que tanto necesita esta humanidad.

 

Estad consientes, Mis pequeños, que es la calidad de la oración la que cuenta, si estáis Conmigo, esa calidad de oración es infinita, es inmensa, es inconmensurable. Vosotros ahora no os dais cuenta de ello, pero pronto os daréis cuenta de cómo vuestra oración logró un gran cambio en la historia de la humanidad.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Tercer Misterio, Habla Dios Padre

 

 

Sobre: Yo os pido, Mis pequeños, que aun a pesar de los ataques que tengáis de vuestros hermanos, aprendáis a perdonarles.

 

¿Hijitos Míos, no os dais cuenta de que cuando vivís en pecado y vivís bajo el poderío de la maldad de Satanás, vosotros estáis encadenados a su maldad? Yo no os creé, Mis pequeños para que vosotros quedarais encadenados y sobre todo, obrando en el mal y siendo parte de ese mal que os está rodeando.

 

Ciertamente, Satanás, cuando cayó y cayó aquí en la Tierra, empezó a manipular a los pueblos para que estos se mantuvieran en la maldad. La historia os habla de tantos sacrificios humanos, en donde se le ofrecía la sangre de esos sacrificados a Satanás y, así su poderío maligno se extendía por todos los pueblos de la Tierra y él seguía tomando posesión de las almas y, prácticamente, muy pocos luchaban contra todo aquello. Se vivía en la oscuridad, en una oscuridad satánica, en donde estaban esclavizados vuestros hermanos a esa maldad, porque Satanás tenía ése poderío y se le adoraba ofreciéndole la sangre de vuestros hermanos.

 

Al llegar Mi Hijo a la Tierra, trae la Luz, trae el Conocimiento Divino y Satanás se da cuenta de ello, ya no era el príncipe de este mundo actuando libremente como antes actuaba, ya había llegado la Luz. La Divinidad llegó a la Tierra y él reconoció la Divinidad y se dio cuenta que su poderío iba a menguar, que ya se no iba a poder mover tan fácilmente como antes lo hacía y por eso Mi Hijo os dio toda una Evangelización, una Evangelización de Amor que ésta es la que iba a traer Luz a todas las almas, aunque Satanás iba a seguir tratando de evitar que se tuviera esta Luz. Mi Luz se ha mantenido en muchos corazones, no tantos como Yo quisiera, pero la Luz está entre vosotros.

 

Muchos de vuestros hermanos han querido permanecer en las sombras y es por eso que veis que a vuestro alrededor, todavía se vive en la maldad, en el pecado, como siempre se venía viviendo.

 

Ya no seréis esos hombres del pasado, vistiendo indumentarias muy primitivas, destruyendo a vuestros hermanos de múltiples formas. Sí, ahora os veis muy modernos, pero vuestro corazón, vuestra mente, sigue primitiva, mala, pecaminosa, en tinieblas. Espiritualmente no habéis querido avanzar y os seguís vendiendo a Satanás, seguís pecando para conseguir sus favores y, así, aunque exteriormente os vestís como se viste la humanidad actualmente y veis a la gente, aparentemente normal, como vosotros decís, interiormente, su mente y su espiritualidad, están destruidas, están primitivas, están satanizadas todavía.

 

Mucho mal hay a vuestro alrededor, Mis pequeños, vosotros veis a muchos de vuestros hermanos que actúan como gente normal, pero en lo privado, están vendidos a Satanás. Muchos hermanos vuestros se reúnen, así como os reunís vosotros, en oración, pero ellos adorando al enemigo y pidiendo sus favores. Vosotros os reunís para estar Conmigo, para crecer espiritualmente, para vivir en el Amor, para que Yo os dé Alimento espiritual y podáis luchar contra las fuerzas de Satanás. Con esto, os quiero decir nuevamente, que la lucha espiritual sobre la Tierra, es tremenda. Unos, en lo privado, llevando una vida satánica, otros, como vosotros, también en lo privado, agradeciendo y bendiciendo Mi Santo Nombre y llenándoos de Mis Bendiciones.

 

Ciertamente, los que están satanizados, los reconocéis por sus obras y veis que están en todos los niveles de la sociedad, porque están actuando en el mal, no están viviendo para el Amor ni viendo por el bien de sus hermanos. No se comportan como debieran comportarse si estuvieran Conmigo. No transmiten amor, no transmiten justicia, no respetan el derecho que debéis tener cada uno de vosotros, un derecho en el bien, en la paz, en la cordialidad de los pueblos, en la vida de amor entre las naciones. Por eso, en las Escrituras, se os dice que por sus frutos los conoceréis y así es como vais conociendo a aquellos que tienen una espiritualidad en el bien y otros que estás trabajando para Satanás, destruyendo esa espiritualidad que Yo os doy.

 

La lucha es fuerte, pero os pido que os mantengáis, Mis pequeños, Conmigo, con la Verdad, porque Yo Soy la Verdad absoluta. Que os mantengáis transmitiendo amor, porque del amor seréis juzgados. Que os mantengáis intercediendo por vuestros hermanos, que estáis reconociendo que ellos están viviendo para el mal, para que vosotros les ayudéis al cambio que deben tener.

 

Yo os pido, Mis pequeños, que aún a pesar de los ataques que tengáis de vuestros hermanos, aprendáis a perdonarles, porque las fuerzas de Satanás son grandes, fuertes, destructivas y al destruir al hombre en su espiritualidad, el hombre vuelve a ser ese ser primitivo de la antigüedad que mata, destruye, porque vivía en la oscuridad.

 

Vosotros, vivís en la Luz, transmitidla pues, Mis pequeños.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Cuarto Misterio, Habla Dios Padre

 

 

Sobre: Alegraos, Mis pequeños, cuando lo que Yo os avise no se dé, porque esto quiere decir que es respuesta espiritual del hombre y esto ha venido sucediendo a lo largo del tiempo.

 

Hijitos Míos, los padres, dentro de la familia, siempre quieren lo mejor para los hijos, al grado de que llegan a sacrificarse muchísimo por darles lo que ellos necesitan. Yo os di a Mi Hijo y esto fue para que vosotros, la humanidad entera, se levantara del mal en el que estabais, Satanás os había llevado a la oscuridad, Yo os daba la Luz y así os voy cuidando, Mis pequeños.

 

Yo nunca Me separo del hombre y es a través de Mis escogidos, alrededor del mundo, que voy dando a conocer y he dado a conocer, a través del tiempo, lo que Yo quiero que el hombre haga, porque se olvida de sus obligaciones.

 

Ahora la situación es más grave, Mis pequeños, porque os estáis acercando ya al gran cambio.  Antiguamente escuchabais, muy de vez en cuando, de alguna Aparición por aquí, otra por allá, tanto de Mi Hijo, como de Mi Hija, la Siempre Virgen María. Escuchabais también, a través de un santo lo que Yo quería, para que el hombre se fuera santificando y se perfeccionara.

 

Ciertamente, Yo también, vuestro Padre y vuestro Dios, daba a conocer Mi Voluntad, para que Mi Familia, que sois todos vosotros, os arrepintierais de vuestra mala vida y regresarais a Mí. Antes era esporádico, ahora lo estáis viviendo alrededor del mundo y son múltiples Mis hijos que están transmitiendo Mi Voluntad, para que nadie diga que no conoció Mi Voluntad en estos tiempos del cambio.

 

Todos estáis viviendo esta situación en donde se os está avisando a dónde puede llegar la humanidad si no retomáis vuestra vida espiritual. Y esto os lo hago saber para que no tengáis pretexto después, de que no sabíais qué es lo que estaba pasando, aunque ciertamente la negligencia del hombre es grande y no busca la espiritualidad ni busca conocer Mi Voluntad que se está pidiendo alrededor del mundo, aunque de alguna forma, Yo lo haré saber a cada alma que existe sobre la Tierra.

 

Mis pequeños, ciertamente son tiempos de cambio, Satanás sabe perfectamente esto y sabe que la oscuridad que él había diseminado sobre la Tierra, se ha de terminar, que su poderío se va a detener por un tiempo y por eso, está tratando, a toda costa, de destruir almas, pero Mi contraparte, que es el Amor, que es la Luz, que os vino a dar Mi Hijo, también se ha sembrado por todos los países, regiones y pueblos de la Tierra.

 

Mi Voluntad se está dando a conocer y se vendrá el cambio, quieran o no, aquellos que viven en la negligencia y en la oscuridad.

 

Sabéis, Mis pequeños, que como Padre amoroso que Soy, os voy avisando de los peligros que os acechan, porque conozco el actuar de Satanás y os voy advirtiendo de lo que él puede haceros. Os lo doy a conocer con antelación, para que vosotros, con oración, podáis destruir su poder sobre vosotros.

 

Cuando Yo os aviso algo y no se da, es porque hay almas buenas, almas orantes, almas donadas en sacrificio, en oración, que se dan intercediendo ante todos vosotros, para que no sufráis lo que Yo os estoy advirtiendo que sucederá si no entendéis.

 

Con esto, Mis pequeños, os quiero volver a repetir, que todos los llamados que Yo os hago para vuestra conversión, a vuestro cambio de vida, pueden alterarse con la oración, pero con la oración de corazón y sobre todo, con esa oración confiada, seguros que va a llegar de vuestro corazón a Mi Corazón. Vosotros, cuando estáis Conmigo, cuando os unís a las oraciones de Mi Hijo Jesucristo, a las oraciones de intercesión de Mi Hija, la siempre Virgen María, uniéndoos con vuestros hermanos de la Comunión de los Santos, vuestras oraciones son muy poderosas y así es como vais vosotros mismos, se podría decir, manipulando lo que puede suceder sobre la Tierra.

 

Si lo que Yo os avisara, se diera, esto sería una imposición, y no estaría respetando vuestra libertad de actuación. Si Yo os he dado libre albedrío, si Yo os he dado libertad de actuación, vosotros sois libres de manteneros en el mal o de luchar por vuestro bien. Por eso, alegraos, Mis pequeños, cuando lo que Yo os avise no se dé, porque esto quiere decir que es respuesta espiritual del hombre y esto ha venido sucediendo a lo largo del tiempo. Pero vendrán momentos en que un cambio grande y fuerte se dará, porque ya no alcanzará la fuerza de la oración, por los engaños de Satanás.

 

Yo os pido, os preparéis para esos momentos, para que no perdáis la Fe y la confianza en Mí, vuestro Dios y esto se tiene que dar, también por el bien de vosotros, Mis pequeños, los escogidos, los que habéis luchado por mantener Mi Bien y Mi Amor sobre la Tierra. Será la separación del trigo y la cizaña y ese es el premio que os ganaréis, Mis pequeños y un premio justo, porque no fue vuestra oración nada más de conveniencia y por un momento, sino que fue prácticamente toda una vida de lucha por mantenerse Conmigo. Seréis acrisolados y eso fue parte de vuestro acrisolamiento, el que hayáis luchado por manteneros en Mi Bien, en Mi  Gracia, en Mi Amor, mientras que muchos de vuestros hermanos habrán escogido lo contrario, sin importarles el mantenerse bajo Mis Mandamientos de Amor y, sobre todo, luchando por mantener su alma en un estado de Gracia agradable a Mis Ojos.

 

Vosotros, los escogidos, los que habéis entendido y gustado de lo que Yo os pedía, gozaréis inmensamente con Mis Bienes que se derramarán sobre vosotros. Gozaréis grandemente de Mis regalos amorosos, porque os los merecéis por haber sido hijos obedientes.

 

 

Ciertamente, también sufriréis Conmigo, por el dolor de ver a tantos hermanos vuestros que, por su necedad, no quisieron buscar el Bien y traicionaban constantemente Mis Designios Divinos, pero os pido, Mis pequeños, que sigáis orando por tantos hermanos vuestros que viven en el error, porque todavía podréis salvar almas, antes que vuestras almas sean tomadas para gozar de Mi Reino escogido para vosotros. Ahí encontraréis un gran gozo, porque Yo, vuestro Dios, os recompensaré grandemente por todas las almas que vosotros hayáis salvado de la condenación por vuestra donación. Conoceréis cuántas almas salvasteis y conoceréis también Mi Gozo, que será vuestro gozo.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Quinto Misterio, Habla La Santísima Virgen María

 

 

Sobre: Se os ha venido avisando por mucho tiempo todo esto, para que llegara a toda la humanidad, para que nadie dijera que no conocía de los Avisos del Cielo.

 

 

Hijitos Míos, Yo, como Madre vuestra, os pido que pidáis vosotros mismos a Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor, que os dé los dones necesarios para poder combatir toda la maldad a donde os está llevando Satanás, para que caigáis en el pecado, en el pecado que os lleva a la muerte espiritual y os pueda llevar a la muerte eterna.

 

Al tener Discernimiento Santo, Mis pequeños, os podéis dar cuenta a dónde os está llevando Satanás, cuáles son los pecados que están imperando en estos momentos sobre la Tierra y a dónde os está llevando fácilmente a que perdáis toda vuestra Gracia, para que vosotros no podáis entrar al Reino de los Cielos.

 

Yo, como Madre vuestra, os digo que uno de los principales pecados es el de la impureza. Podéis ver, a través de los medios de comunicación, cómo os está llevando a la impureza, os está llevando a que vosotros ya no respetéis vuestro cuerpo, a que vendáis vuestro cuerpo al placer y por una remuneración económica, y que esto no debe ser, Mis pequeños, porque vuestro cuerpo, que es templo del Espíritu Santo, no os pertenece.

 

Podéis ver, también, cómo os está llevando totalmente fuera de la recepción de los Sacramentos, ya no respetáis los Sacramentos, principalmente, el que os da Vida, que es la confesión. Os está llevando Satanás a creer que todo está permitido, que vosotros podéis hacer todo lo que queráis, que si vuestra conciencia no os niega lo que estáis haciendo, lo podéis seguir haciendo. Ahora, a vuestra conciencia, vosotros la habéis manipulado para el mal y acalláis la Voz de Mi Santo Espíritu, Mi Esposo, que vive en vosotros, de tal forma, que vosotros estáis viviendo en un error. Veis también cómo la mentira se ha diseminado por todo el mundo, fácilmente caéis en las mentiras de unos con otros, mentiras en la familia, mentiras en la sociedad, mentiras en las relaciones humanas, mentiras a vuestro Dios, aunque a Él no Le podáis mentir, porque conoce vuestro interior, pero vosotros, creyendo otra cosa, le mentís.

 

Así os va llevando Satanás a tantos y tantos pecados que os van separando de la vida de la Gracia y vosotros os vais creando un ambiente satánico, erróneo y que vosotros creéis que es bueno, porque vuestra espiritualidad la habéis distorsionado totalmente hacia las cosas del mundo, hacia todo aquello que os está alejando de la vida de la Gracia, de las Virtudes y del Amor.

 

Os pido, Mis pequeños, que os toméis un tiempo, aunque sea breve, para que recapacitéis todo esto y os deis cuenta cómo Satanás os está destruyendo completamente y os está poniendo en contra de vuestro Dios y Creador. Y al estar así, viviendo una vida de error, si morís, como estáis viviendo, os puedo asegurar, Mis pequeños, que vuestra vida eterna será de gran dolor, porque os está llevando a la condenación eterna Satanás, a quien ahora le estáis siguiendo y que le habéis abierto vuestra mente y vuestro corazón.

 

Muchos de vosotros, os habéis alejado tanto de las Enseñanzas Divinas que se os han dado, que no creéis que existan todas estas cosas que se os avisan actualmente y, de esta forma, al no creer, actuáis con un libertinaje tan fuerte, tan horrendo, que hasta los mismos ángeles se ponen de espalda a vosotros, para no ver vuestros pecados.

 

Hacéis sufrir mucho al Cielo, Mis pequeños, con vuestro actuar y muchos de vosotros, tarde os daréis cuenta de que todo esto existía, cuando ya no habrá tiempo de arrepentimiento. Se os ha venido avisando por mucho tiempo todo esto, para que llegara a toda la humanidad, para que nadie dijera que no conocía de los Avisos del Cielo y de esta forma, vosotros pudierais tener un pretexto para no obedecer las Órdenes de vuestro Dios y luego reclamarle porque no sabíais de ello. Y no es así, Mis pequeños, se os está dando la oportunidad a toda la humanidad para que conozcáis vuestro mal, vuestra vida de error.

 

Entended, Mis pequeños, que Nuestro Padre y Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, no quiere vuestra condenación eterna, os quiere dar Vida eterna y por eso os avisa de múltiples formas, para que enmendéis el camino, pero sois libres y podéis escoger en seguir manteniéndoos en el error y en el pecado o cambiar de vida, como muchos pecadores lo han hecho y que se han ganado la vida eterna por haber reconocido su mal vivir y escoger nuevamente el estado de Gracia. Pero vosotros tenéis la última palabra, Mis pequeños, sois libres, pero sabed que hasta el último momento de vuestra vida, ahí estará vuestro Dios y estaré Yo también, vuestra Madre, tratando de recuperar vuestra alma para el Reino de los Cielos.

 

Os queremos de regreso, no queremos vuestra perdición eterna, eso entendedlo bien, Mis pequeños.

Gracias, gracias, Mis pequeños.

 

 

  

Portada

                 Página Principal (Índice del tema)  

                              Página Siguiente (Imaginad vuestro Juicio ante Mí)

 

Páginas nuevas:

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.