Dios Padre

El Pecado de Omisión

 

Dios Padre habla a sus hijos

     

  

 

Temas:

 

Yo Soy totalmente para vosotros, Yo quiero que ahora seáis vosotros totalmente para Mí.

¿Acaso creéis que os voy a tratar como a los demás, que no solamente no Me han escogido, sino que además, Me han atacado?, no, Mis pequeños.

Si Yo Mismo, Soy ilimitado, también vosotros, por vuestra alma, sois ilimitados.

El pecado de omisión es un terrible pecado, porque es egoísmo puro.

Que no os importe el ataque ni la magnitud de éste, Yo Soy Omnipotente y Satanás no y Mi Omnipotencia siempre va a destruir los ataques de Satanás.

Debéis tener la suficiente Fe y confianza en Mí, vuestro Dios, en las Promesas que os hago y os pido que luchéis fuertemente por complacerme.

 

 

 

 

Ofrecimiento, Habla Dios Padre

 

Sobre: Yo Soy totalmente para vosotros, Yo quiero que ahora seáis vosotros totalmente para Mí.

 

Hijitos Míos, os pido abráis vuestro corazón a Mis intenciones. Así como ahora Me estáis ofreciendo este Santo Rosario por las peticiones que lleguen a vuestro corazón y a vuestra mente, Yo os quiero pedir, Mis pequeños, que dejéis entrar a vuestro corazón Mis peticiones, porque mucho se necesita para la salvación de todos los hombres, aunque solamente una cosa se necesitaría realmente, que es vuestro arrepentimiento de corazón, pero hay tantas, tantas almas que no están Conmigo, que no saben ni siquiera qué es esto, porque desgraciadamente, como no han tenido una vida espiritual desde pequeños, no saben, si quiera, qué es pecar y, eso deberéis tomarlo vosotros en cuenta cuando juzguéis, que ya os he dicho muchas veces que no debéis juzgar, porque juzgáis sin saber, juzgáis a vuestros hermanos sin tener bases y hay muchos de vuestros hermanos que no pueden ser juzgados a vuestra manera de pensar, porque no han recibido lo que vosotros habéis recibido.

 

Os pido pues, que todo lo que Yo os vaya poniendo en vuestro corazón, Me lo pongáis en Mi corazón, Yo os voy aconsejando, pero necesito que vosotros pidáis por vuestros hermanos. Ya os he dicho que Yo no puedo imponer Mi Voluntad, pero sí utilizo Mis trucos de Amor, para que, viniendo de vosotros, Yo pueda actuar. Esto es Mi Misericordia por vosotros, es Mi Amor por vosotros, Mis pequeños y por eso debéis estar siempre atentos a las inspiraciones de Mi Santo Espíritu en vuestro interior, para que vosotros Me deis almas para salvar, que Me deis todo lo que llegue a vuestro corazón para vuestro bien y para el de los vuestros. Por eso os he pedido tanto que no os embebáis en las cosas del mundo, que debéis estar siempre pensando en lo que Yo haría, porque así actuamos Mi Hijo y Yo cuando Él estuvo en la Tierra, Él seguía Mis inspiraciones, Él Me daba lo que Yo quería y es así, como es que muchas Bendiciones se han derramado sobre toda la Tierra, y en cada uno de vosotros, por la intercesión de Mi Hijo, por el Amor que os tiene, por el amor que debe haber ya en toda la Tierra y en todos los corazones.

 

Mis pequeños, vivid más atentos para la misión para la cual vinisteis a la Tierra, que es una misión de amor, y   que eso os debe de alentar, porque no os estoy pidiendo cosas extraordinarias, no se está saliendo de vuestras capacidades, todos vosotros, aun aquellos hermanos vuestros que consideráis malos, también saben amar y es por eso que es a través del Amor que Yo os tengo que reunir a todos vosotros.

 

Compartid pues el amor que Yo pongo en vuestro corazón, para que lo podáis dar a vuestros hermanos, ya sea en deseo con vuestro pensamiento, o con vuestras obras, con vuestras palabras, con vuestras acciones, pero debéis reflejar Mi Amor a través de todo vuestro ser.

 

Mucho debéis dar, como Mi Hijo Me dio, pero Él no se distrajo en las cosas del mundo y vosotros continuamente estáis distraídos en las cosas del mundo. Ciertamente, debéis actuar en el mundo, pero también debéis ofrecerme todo lo que hacéis en el mundo y así cambia la perspectiva de vuestras acciones, no es lo mismo actuar por vosotros mismos a que actuemos Nosotros dos, Yo, en vosotros.

 

Os agradezco, Mis pequeños, que acudáis a Mí, que agradezcáis de corazón lo que os doy, pero os pido nuevamente, que tengáis una vida íntima más prolongada durante el día, que vayáis aumentando, cuando menos en minutos, el tiempo que pasáis Conmigo, en intimidad Conmigo, con vuestro Dios. Ciertamente podéis hacer las cosas que tenéis que hacer por vuestro estado de vida, pero incluyéndome a Mí, ofreciéndome todo lo que hagáis y veréis que todo saldrá más fácil y más perfecto. Quiero que sigáis así, aumentando vuestro tiempo de oración, no solamente de rezo, sino de oración, o sea comunicación Conmigo, hasta que completemos las veinticuatro horas de cada día. Yo os iré diciendo cómo, dejaos que Mi Santo Espíritu os guíe, porque os quiero en totalidad Conmigo. Fuisteis creados para estar plenamente Conmigo, no solamente a ratos, Yo Soy totalmente para vosotros, Yo quiero que ahora seáis vosotros totalmente para Mí, Me lo merezco, porque Soy vuestro Creador, Soy vuestro Padre y os amo infinitamente.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Primer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: ¿Acaso creéis que os voy a tratar como a los demás, que no solamente no Me han escogido, sino que además, Me han atacado?, no, Mis pequeños.

 

Hijitos Míos, ya os había profetizado tiempo antes que el mal os iba a rodear, que iba a rodear la Tierra entera, que ibais a ver su ataque por todos lados y esto también os lo había dicho en las Sagradas Escrituras.

 

Ciertamente, llegará el momento en que sentiréis que os ahogáis de tanto mal que veréis a vuestro alrededor. Ahora, muchos, muchos de vuestros hermanos, aunque no entienden lo que está pasando, se están dando cuenta de que ya no existe la normalidad que ellos pregonaban antes, que ya se están desarrollando acontecimientos que se salen de esa normalidad que pregonaban.

 

Os he dicho que son tiempos de cambio, pero que primeramente Satanás os quiere poner a prueba y quiere la destrucción de todo lo que Yo he creado con Mi Corazón de Padre y Creador. Él se siente poderoso, él cree poder destruir Mi Creación, pero no es así, Mis pequeños, sus poderes satánicos son muy limitados, está viendo, ciertamente, que no ha podido destruir lo que él más quisiera, que es el amor en el mundo, Mi Iglesia y una gran cantidad de escogidos Míos alrededor del mundo.

 

Pero esto no es así, Mis pequeños, Yo os he pedido que os soltéis dócilmente a Mi Voluntad y así recibiréis lo que necesitéis para poder sobrellevar estos tiempos de cambio. Vosotros, los que estáis Conmigo, sobrellevaréis la situación, que no es lo mismo que aquellos que no están Conmigo, porque Me atacan, destruyen todo lo que es Mío, o simplemente no quieren creer, ellos padecerán esta purificación. No es lo mismo sobrellevar que padecer, Mis pequeños.

 

Vosotros, sois de los escogidos y sois escogidos, porque Me escogisteis, porque todos vuestros hermanos, pasados, presentes y futuros, han tenido la misma oportunidad o tendrán la misma oportunidad que vosotros de escogerme o hacerme a un lado. Vosotros, como María, habéis escogido la mejor parte, y si estáis con el que es Todopoderoso, que Soy Yo, vuestro Dios, ¿acaso creéis que os voy a tratar como a los demás, que no solamente no Me han escogido, sino que además, Me han atacado? No, Mis pequeños, no puede ser así, porque entonces estaríamos hablando de una injusticia de Mi parte y esto no puede ser, porque Yo Soy Perfecto y Justo, por eso vosotros, los que estáis Conmigo, padeceréis vuestros errores, pero seréis purificados rápidamente. Mucho todavía se tiene que dar a vuestro alrededor y también en vuestro corazón.

 

Dejadme pues que Yo actúe perfectamente en vosotros, para que gocéis junto Conmigo de Mis regalos. Yo Me gozo en Mi Pensamiento y en Mi Corazón del trato que os voy a dar a vosotros, los escogidos y ahora os digo esto para que vosotros también gocéis, desde ahora, de ese trato que os daré.

 

Seguid siendo Mis consentidos, Mis pequeños, seguid llevando almas a Mi Corazón, para que se alivien.

 

Pedidme por aquellos innumerables hermanos vuestros que necesitan de una curación de corazón, porque la necesitan y también vosotros la necesitáis.

 

Buscad siempre en vuestra vida el vivir en el amor, transmitir el amor y en todas sus fases, en pocas palabras, que seáis agradables a Mis Ojos y a los ojos de vuestros hermanos. Sed alegres y sencillos, no seáis artificiales ante vuestros hermanos y menos ante Mí. No actuéis hipócritamente, sino quiero que actuéis siempre en la Verdad.

 

Os Bendigo, Mis pequeños y recordadme cuando vayáis a hacer algo o a decir algo o aun pensar algo, inmediatamente acudid a Mí y ofrecedme vuestro pensamiento, vuestra palabra o aquello que tengáis intención de hacer para que seamos dos los que opinemos de cómo hacer lo que vayáis a hacer, para que lo que hagáis sea perfecto, agradable a Mis Ojos y benéfico para vuestros hermanos.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Segundo Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Si Yo Mismo, Soy ilimitado, también vosotros, por vuestra alma, sois ilimitados.

 

Hijitos Míos, el hombre fácilmente se siente derrotado cuando le llegan a él situaciones difíciles en su vida, especialmente a aquellos que no están Conmigo y que no quieren contar con Mi ayuda, se desesperan y hasta pueden atentar contra su vida, porque no encuentran una salida a sus problemas.

 

Ciertamente, algunos de vosotros tratáis de salir adelante utilizando vuestra inteligencia, tratáis y tratáis y a veces encontraréis el camino de salida pero, generalmente, si tratáis así en lo personal, sin contar con Mi ayuda, cuando es vuestra soberbia la que está actuando, en la mayoría de los casos no saldréis adelante, porque Yo pongo pruebas al hombre para que crezca.

 

Sí, Mis pequeños, es como cuando vosotros vais creciendo, vais teniendo un sinnúmero de pruebas, empezaréis en el hogar, la problemática del hogar, con sus diferentes facetas, ya sea con vuestros padres o ya con hermanos mayores o menores, pero en la vida siempre estaréis aprendiendo y siempre habrá metas, retos, problemas que deberéis resolver y la experiencia que tengáis, ya sea personal o aquella que obtenéis cuando un hermano vuestro os relata cómo salieron adelante de sus problemas, aprendéis con hermanos vuestros cómo resolver alguna problemática similar.

 

Vuestra vida siempre es de aprendizaje, principalmente dentro del ámbito de lo espiritual, y en vuestra vida personal o profesional, siempre estaréis creciendo. Hay tanto que debéis desarrollar todavía, porque, si Yo Mismo, Soy ilimitado, también vosotros, por vuestra alma, sois ilimitados. Nadie se puede jactar de decir que ya sabe todo y que no necesita aprender más, o es muy tonto o es muy soberbio.

 

Vosotros deberéis siempre estar llenos de humildad, para reconoceros pequeños ante Mí, vuestro Dios y también deberéis siempre de tener la humildad de acercaros a Mí, para pedirme lo que necesitéis, para que vuestras situaciones diarias las podáis resolver con Sabiduría Divina y no con inteligencia humana. Aquellos que han aprendido a convivir Conmigo y han aprendido esto, de confiar plenamente en Mí y de vivir acompañados Conmigo y pidiéndome consejo continuamente en sus obligaciones y quehaceres, son aquellos que a vuestros ojos humanos se les llama triunfadores, pero debéis saber que atrás de cada uno de vuestros hermanos triunfadores, estoy Yo, cuando realmente ellos están buscando el hacer el Bien a vosotros. Porque hay otros hermanos vuestros que los consideráis triunfadores, pero muchos de ellos se han acercado al enemigo para que vosotros los veáis como triunfadores, pero realmente es Satanás quien los está apoyando a triunfar, pero para el mundo, que es muy diferente a la misión real que traéis cada uno de vosotros y deberéis tener Discernimiento Santo, que Me debéis pedir, para que podáis diferenciar entre aquellos hermanos vuestros que realmente están Conmigo o aquellos que se han vendido a Satanás.

 

Tened cuidado pues, en vuestra vida, hacia dónde vais y qué estáis haciendo, si estáis realmente moviéndoos, actuando, viviendo a través Mío o estáis actuando a través de manipulaciones de Satanás o por vuestra soberbia malsana, con la cual, tarde o temprano caeréis y seréis humillados, porque os sentisteis superior a vuestros hermanos y vosotros los humillasteis primero.

 

Vivid sencillos y humildes y al final seréis reconocidos como hijos Míos y eso os dará una posición muy alta y siempre en humildad entre vuestros hermanos en la Tierra y con vuestros hermanos en el Cielo.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Tercer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: El pecado de omisión es un terrible pecado, porque es egoísmo puro.

 

Hijitos Míos, ya os he hablado de esto antes, pero a vosotros, todo se os olvida fácilmente, especialmente cuando tenéis que trabajar para Mí, vuestro Dios y cuando os tenéis que separar de algo. El pecado de omisión, Mis pequeños, es muy importante dentro de vuestra vida espiritual, pero os lo podría poner así: es un terrible pecado, porque es egoísmo puro, porque no estáis dando lo que tenéis y lo que tenéis no es vuestro, es Mío.

 

Es tremendo este pecado, porque mucho del mal que existe en el mundo es causado por esto, Mis pequeños, porque todo lo que tenéis y Yo os he dado, es para que lo compartierais con vuestros hermanos.

 

Os he dado dones, capacidades, os he bendecido con trabajo, con salud, con tantas cosas y vosotros no compartís lo que tenéis, os apropiáis lo que Yo os doy, pero no es vuestro.

 

Si Yo no os hubiera dado las capacidades que tenéis, no hubierais crecido en esas capacidades a donde ahora estáis. Os apropiáis de lo Mío, porque sentís que habéis puesto vuestro trabajo, habéis trabajado mucho para crecer en las capacidades que Yo os concedí y por eso os apropiáis de lo que tenéis, ya sea en lo material o en lo intelectual o aún en lo espiritual.

 

Ciertamente Yo puse la semilla y vosotros la hicisteis crecer con vuestro trabajo, pero aún así, si Yo no os hubiera puesto esa semilla, si Yo no os hubiera ayudado a desarrollarla, a poneros todo lo necesario delante de vuestra vida, para que crecierais y fuera fácil vuestro crecimiento en ese o en varios de vuestros dones concedidos, no hubierais crecido. Yo os he ayudado muchísimo en que vuestro crecimiento, en lo que tenéis, se dé y por eso, con agradecimiento hacia Mí, debierais ayudar a vuestros hermanos, porque de esta forma, al momento en que vosotros compartís lo que tenéis, en ese momento Yo os doy más y así nunca se os terminará lo que tenéis. Quizá, podéis creer que ya crecisteis los suficiente cuando realmente todavía os falta más y es cuando entro Yo, vuestro Dios, a incrementar vuestras capacidades, dones y aún lo material que compartáis con vuestros hermanos, cuando entreguéis todo con amor.

 

Dad, dad y a manos llenas y veréis cómo, en Mi Bondad Infinita, recibiréis todavía más. Lo que quiero, Mis pequeños, es que anuléis de vuestra vida, este pecado de omisión y que todo se vuelva Caridad, que es lo opuesto en vuestra vida. Que vuestra vida sea virtuosa, que vuestra vida sea de donación, porque vosotros, al igual que Mi Hijo, debéis ser prolongación de Mi Amor ante vuestros hermanos. Sois instrumentos Míos, en este momento sobre la Tierra, como Mi Hijo lo fue, Yo no bajé en lo Personal, Él bajó en Nombre Mío para mostrarme al mundo, ahora Yo he puesto Mi Confianza en vosotros y os he dado la misma tarea que a Mi Hijo, en cierta forma, en que Me mostréis al mundo, pero primero os debéis llenar de Mí, os debéis llenar de amor, de Virtudes, de vida espiritual y si os sentís fallos en algo, pedídmelo, para que os satisfaga, porque si sois Mis instrumentos sobre la Tierra, Yo quiero que estéis bien dotados de Mis Gracias y Bendiciones, para que no tropecéis, para que deis a vuestros hermanos lo que ellos necesitan, pero siempre en Nombre Mío, y eso sí os pido, Mis pequeños, que nunca os apropiéis de los dones que Yo os haya concedido, porque son un préstamo para vuestra vida y que tarde o temprano, cuando regreséis a Mí, Me tendréis que dar cuentas de qué hicisteis con los dones obtenidos, cómo los hicisteis crecer y cómo los compartisteis con vuestros hermanos.

Meditad esto, Mis pequeños.

 

 

 

Cuarto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Que no os importe el ataque ni la magnitud de este, Yo Soy Omnipotente y Satanás no y Mi Omnipotencia siempre va a destruir los ataques de Satanás.

 

Hijitos Míos, os quiero hacer nuevamente observar un detalle que os he venido dando a lo largo de todo este tiempo en que os he dado Mis Mensajes, que éstos son Mensajes de Amor y eso es lo principal que debéis tener en cuenta.

 

Ciertamente estáis viviendo la maldad de Satanás a vuestro alrededor, porque ya estaba también profetizado que iba a ser así, que iba a llegar un tiempo en que hasta el mismo Satanás se iba a sentir dueño de todo el mundo aunque él, en lugar de vosotros, es el que debiera estar temiendo y fuertemente, porque su reino va a ser eliminado de la Tierra por un tiempo, su maldad será exterminada.

 

Vosotros fuisteis creados para amar y ser amados, al vivir vosotros aquí en la Tierra, que es el reino de Satanás, vosotros, de alguna forma sois afectados, pero por vuestra misma indiferencia y afectación a donde os ha llevado el Pecado de Adán y Eva y, al no vivir en perfección, vosotros, continuamente pecáis, aunque no queráis.

 

Pero a lo que voy, Mis pequeños, es que os quiero hacer ver un punto muy importante y que deberéis tener muy presente en todo momento de vuestra vida: que a pesar de que os esté rodeando el mal, Yo puedo estar Perfectamente Vivo en vuestro corazón y el Bien está dentro de vosotros y así el mal, aunque os trate de atacar y os trate de sacar de vuestra misión, llevándoos hacia el mal y no manteniendo el Bien en vuestra vida, si vosotros perseveráis en el Bien, triunfaréis junto Conmigo.

 

Mi Hijo venció a Satanás, vosotros, con la ayuda de Mi Hijo, lo deberéis vencer también, aunque el mal esté a vuestro alrededor y os ataca de innumerables formas, no estáis vencidos, vosotros, al contar con Mi Gracia y con Mi Amor, nunca seréis vencidos si lucháis por mantener lo que es Mío dentro de vosotros. El mal siempre hará su lucha de llevaros a la perdición, o al menos, de que Me ofendáis, pero si vosotros os defendéis con Mi Gracia, con las Bendiciones que os he concedido a cada uno de vosotros y, sobre todo, con el amor que debéis ya haber acrecentado en vuestro interior, el mal tratará de atacaros continuamente, cada vez más fuertemente, pero no podrá venceros. Aún en algún momento podrá quitaros la vida, pero vuestra verdadera vida del alma, que es la que Me pertenece y que estará siempre Conmigo, nunca os la quitará.

 

Se os ha dicho en las Escrituras, que temáis a aquellos que os puedan llevar a la muerte espiritual, que no temáis a aquellos que puedan dañar vuestro cuerpo, sino a aquellos que puedan dañar vuestra alma.

 

Si realmente contáis Conmigo, Mis pequeños, aunque se den cosas futuras muy graves y que hasta dudéis vosotros mismos de vuestras capacidades para salir adelante, si estáis Conmigo y sabéis que contáis con Mi Poder Divino, venceréis.

 

Que no os importe el ataque ni la magnitud de éste, Yo Soy Omnipotente y Satanás no y Mi Omnipotencia siempre va a destruir los ataques de Satanás y si vosotros estáis Conmigo íntimamente ligados, veréis que Mi Omnipotencia siempre lo vencerá, pero por eso os pido, Mis pequeños, que os mantengáis siempre Conmigo, porque sabéis que lo Mío es vuestro. Soy vuestro Padre y un padre no limita sus bendiciones a sus hijos y así Soy Yo, Mis pequeños, Yo Me doy en totalidad por vosotros y contáis con todo lo que es Mío.

 

Aprovechad esta Promesa, para que vosotros os mantengáis siempre en rumbo perfecto en vuestra vida, que no os acobardéis en ningún momento y que siempre luchéis por hacer el Bien a vuestros hermanos con todo lo que es Mío y que vosotros lo trabajaréis para dárselos. Ya os he dicho, Me verán a Mí a través de vosotros, pero también os verán a vosotros como instrumentos Míos, gozaréis porque estaréis trabajando para Mí y gozaréis porque seréis reconocidos ante vuestros hermanos, porque os reconocerán como hijos Míos, como hijos de Dios.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Quinto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Debéis tener la suficiente Fe y confianza en Mí, vuestro Dios, en las Promesas que os hago y os pido que luchéis fuertemente por complacerme.

 

Hijitos Míos, por vuestra falta de Fe, por vuestra falta de amor, por la negligencia de tratar de vivir en perfección en el ámbito de lo espiritual, de ahí es donde se ha aprovechado Satanás de vuestra vida.

 

Si vosotros os comprometierais Conmigo a buscar la perfección de vuestros actos, de vuestros pensamientos, de vuestra vida hacia la santidad, inútil sería su ataque, inútil sería su presencia en vosotros, puesto que ya tendríais una coraza muy fuerte que os defendería contra sus ataques, pero vosotros, en general, sois veletas, que vais hacia donde el viento sopla, que es vuestra propia conveniencia. No mantenéis un rumbo fijo hacia la perfección, sino que, caminando en vuestra vida, vais hacia donde os conviene y hacia donde vuestra espiritualidad, poco desarrollada, os deja ir. Y así es como vais pecando contra Mí a lo largo de vuestra existencia: caéis, os levantáis, os perdono, volvéis a caer y se vuelve a repetir el ciclo, cientos y miles de veces a lo largo de la vida del hombre y esto en el mejor de los casos, en aquellos que ya tienen cierta espiritualidad y que se dan cuenta de que han caído en el pecado, se arrepienten y se levantan.

 

Pero hay infinidad de hermanos vuestros que caen y quedan ahí, caídos, sin deseo siquiera de levantarse y así es como vais perdiendo las oportunidades de llegar al final de vuestra vida en un grado de perfección alto, llegáis solamente con lo poco que lograsteis y que os arrepentís fuertemente al estar ante Mí, viendo lo que os pude haber dado si hubierais logrado más y no lo lograsteis por vuestra negligencia o por vuestra comodidad y no por vuestra lucha para poder venceros a vosotros mismos.

 

Nuevamente os pido que luchéis fuertemente contra todo lo adverso que se dé en vuestra vida espiritual, porque ciertamente tengo para las almas grandes regalos cuando regreséis a Mí y que gozaréis eternamente y quiero eso, dároslos a cada quien. Quiero complaceros grandemente, pero os lo tenéis que ganar. Vuestra mente no alcanza a concebir los regalos tan grandes con los que Yo os consiento ahora y os consentiré eternamente, por eso debéis tener la suficiente Fe y confianza en Mí, vuestro Dios, en las Promesas que os hago y os pido que luchéis fuertemente por complacerme, ganándome almas para su salvación eterna, y esto es llevando Mi Amor a todos vuestros hermanos, para que viviendo en Mi Amor, puedan ellos fácilmente salvarse, porque aquél que no ama, obviamente, no desea vivir en el Amor eternamente, que es lo que Yo os tengo preparado a cada uno de vosotros. Amad y seréis amados.

Gracias, Mis pequeños.

 

  

 

Portada

                      Página Principal (Índice del tema)        

                   Página Siguiente (Un alma vale más ....)

                     

 

Páginas nuevas:

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.