Ninguno de los Míos perecerá

 

 

 Textual en español.

 

Mis hijos amados:

Si todo el globo terrestre sufriera un trastorno telúrico que hiciera pedazos toda cosa, perecerían inclusive todos los hombres y vendría la desolación sobre la tierra. Los terremotos unidos a otras manifestaciones del universo formarían la más espantosa tragedia de la humanidad.

El acto sacrílego del hombre que quisiera transformarse en Dios, merecería un castigo así, que en definitiva, no sería completamente satisfactorio a Mi Divina Justicia, a causa de la gran malicia que ese pecado reviste delante de Mí. En efecto, no puede ser pagada la culpa y especialmente la de idolatría, sino con acciones de valor que trasciendan el nivel de las cosas humanas. Ni la penitencia, puramente y simplemente humana, ni el castigo tremendo, pero sin embargo siempre humano, pueden satisfacer Mi infinita justicia. Por lo cual He establecido otra solución que, mientras participa de la compensación infinita debida a las ofensas de alcance casi infinito, como la idolatría, sin embargo reviste carácter humano.

¿Qué puede hacer el que Me ha ofendido, si vuelve a Mí arrepentido? Aferrarse a los méritos de la Humanidad salvadora que asumí y someterse a las consecuencias limitadas de su pecado, limitadas inclusive en cuanto a tiempo. Pero el que no se arrepiente, ¿qué puede esperar fuera de la condenación eterna? ¿No podría pagar ya en la tierra su desidia? Depende únicamente de Mí.

Por eso, consideren no un solo hombre pecador, sino consideren todos los pecadores y podrán tener la perspectiva de lo que puede madurarse en el mundo. Hablan de paz, los desdichados, querrían la paz, pero la del soberbio que aplasta al humilde. Me provocan en toda forma: con delitos, con mentiras, con adulaciones mezquinas, con profanaciones y corrupciones.

Los veo a todos revestidos del traje de Satanás, del traje que en vano imaginan, horrendo con figuras simbólicas; ellos como Satanás están vestidos de odio y de odio se nutren continuamente.

¡Cuántos corderos quisieran despedazar esos lobos voraces?

                                                                        Por eso ha llegado la hora en que deben ser castigados.

 

Ustedes temen tales amenazas, pero Yo sé hacer todo debidamente y les pido confianza. Todo se cumplirá, pero ninguno de ustedes, los Míos, perecerá.

 

 

 

Portada

Página anterior y principal (Meditaciones)

Página Siguiente (Mensaje de amor de Dios)

 

  

 

Páginas nuevas:

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.