EL SEÑOR CONDENA LOS JUICIOS TEMERARIOS

(según San Mateo)

  

  1. No queráis juzgar, para que no seáis juzgados.

  2.  

  3. Pues con el juicio, con que juzgues, serás juzgados y con la medida con que midas os volverán a medir.

  4.  

  5. ¿Por qué ves la pajita en el ojo de tu hermano y no ves la viga en tu ojo?

  6.  

  7. ¿Cómo dices a tu prójimo: Déjame sacar la pajita de tu ojo, pero ya se está viendo la viga en el tuyo?

  8.  

  9. Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces preocúpate de sacarle la mota del ojo a tu hermano.

  10.  

  11. No des a los perros las cosas santas, ni eches tus perlas a los cerdos, no sea que se vuelvan hacia vosotros y os despedacen..(Las perlas y cosas santas significan los sacramentos que los sacerdotes no deben administrar sin consideración para evitar las profanaciones y sacrilegios).

  12.  

  13. ¿Hay por ventura alguno entre vosotros que, pidiéndole pan un hijo suyo, le de una culebra?.

  14.  

  15. Pues si vosotros, siendo malos o de mala ralea, sabéis dar buenas cosas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre celestial, dará cosas buenas a los que se la piden!

  16.  

  17. Y así haced vosotros con los demás hombres todo lo que deseáis que hagan ellos con vosotros, porque ésta es la suma de la Ley y de los Profetas. ( Ama a tu prójimo como a ti mismo).

  18.  

  19. Entrad por la puerta angosta, porque la puerta ancha y el camino espacioso son los que conducen a la perdición, y son muchos los que entran por él.

  20.  

  21. ¡Qué angosta es la puerta! y qué estrecho el camino que conduce a la vida eterna, y ¡qué pocos son los que atinan con ella! (quiere decir que es difícil practicar la virtud y observar todos los preceptos de La Ley cristiana, y por eso se lo advierte a los discípulos a fin de que vivan prevenidos y no rechacen la gracia de Dios, con la cual se puede todo).

  22.  

  23. Cuidaos de los falsos profetas que viene a vosotros disfrazados con pieles de ovejas, mas dentro son lobos feroces (también se puede aplicar al dinero y como éste nos seduce y nos aleja de Dios y del prójimo).

  24.  

  25. Por sus frutos u obras los conoceréis. ¿Se puede acaso coger uvas de los espinos o higos de las zarzas?

  26.  

  27. Así es pues, que todo árbol bueno produce buenos frutos y todo árbol malo da frutos malos.

  28.  

  29. Un árbol bueno no puede dar frutos malos, ni un árbol malo dar frutos buenos,

  30. todo árbol que no da buenos frutos, será cortado y echado al fuego.

  31.  

  32. Por sus frutos los conoceréis.

  33.  

  34. No todo aquel que me dice, ¡oh Señor!, entrará en el reino de los cielos, sino aquel que hace la voluntad de mi Padre celestial, ése es el que entrará en el reino de los cielos.

  35.  

  36. Muchos me dirán en aquel día del juicio: ¡Señor, Señor! ¿Pues no hemos nosotros profetizado en tu nombre, y lanzado en tu nombre los demonios y realizado muchos milagros en tu nombre? ( Advierte con estas palabras que debemos desconfiar de nosotros mismos y no contentarnos con las apariencias de la virtud, porque el hacer milagros, dice San Gregorio, el Grande, no es una prueba absoluta de santidad).

  37.  

  38. Mas entonces yo les diré. Jamás os he conocido por míos, apartaos de mi, operarios de la maldad.

  39.  

  40. Por lo tanto, cualquiera que escuche estas mis instrucciones y las practica, será semejante a un hombre cuerdo que fundó su casa sobre piedra.

  41.  

  42. Y cayeron las lluvia, y los ríos se salieron de madre, y soplaron los vientos y dieron con fuerza contra la casa, mas no fue destruida porque estaba fundada sobre roca.

  43.  

  44. Pero cualquiera que oye estas instrucciones que doy, y no las pone por obra, será semejante a un hombre loco que construyó su casa sobre arena.

  45.  

  46. Y cayeron las lluvias, y los ríos se salieron de madre, y soplaron los vientos, y dieron con fuerza contra aquella casa, la cual se desplomó y su ruina fue grande.

  47.  

  48. Al final, habiendo Jesús terminado este razonamiento, los pueblos que le escuchaban no acababan de admirar su doctrina.

  49.  

  50. Porque su modo de instruirlos era con cierta autoridad soberana, y no a la manera de sus escribas y fariseos.

 

Portada

 Página anterior(Oraciones)

Página siguiente (Encuentro)

 

Páginas nuevas:

 Meditemos con Jesús (importante)

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas