ORACIÓN A LA FAZ DE JESÚS

  Oh Jesús que en vuestra  acerba Pasión fuisteis hecho “el oprobio de los hombres y el varón de dolores” yo venero vuestro Divino Rostro, en el que resplandecían la beldad y la dulzura de la divinidad, trocado ahora en la forma de rostro de leproso. Mas a través de esos rasgos desfigurados reconozco vuestro amor infinito, y siento abrazarme en deseos de amaros y haceros amar a todos los hombres. Las lágrimas que corren en abundancia de vuestros ojos son para mí otras perlas preciosas que me complazco en recoger, a fin de comprar con su valor infinito las llamas de los infelices pecadores.

  Oh Jesús, cuyo rostro es la única hermosura que arrebata mi corazón. Me resigno a no gozar acá abajo de la dulzura de vuestra mirada, y a no gustar el inexplicable consuelo de vuestros besos; pero os suplico que imprimáis en mí vuestra semejanza divina y me encendáis en vuestro amor de tal modo que en breve me consuma y pueda así llegar cuanto antes a disfrutar en el cielo de la vista de vuestro adorado Rostro. Así sea.

 Oración compuesta por Santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz. 300 días de indulgencia por cada vez, aplicables a las almas del purgatorio. (Pío X, 13 de febrero de 1906)

  

FAVORES  OTORGADOS  POR SU SANTIDAD  PÍO X

(9 de diciembre de 1905  y   4 de junio de 1906)

 

A todos los que meditaren en la Pasión, delante de esta imagen de la Santa Faz:

 *  Todas las indulgencias concedidas anteriormente por los soberanos Pontífices a la Corona de las 5 Llagas.

 

 *  La Bendición Apostólica.

  

ORACIÓN

 ¡ Oh San Judas Tadeo!, tu que llevaste la Imagen del Sagrado Rostro para mostrarla a los pueblos que evangelizaste, haz que venerando nosotros en el tiempo la santa Faz de Jesús, gocemos de su vista en la eternidad, San Judas Tadeo, adorador del Santo Rostro, ruega por nosotros.

 

 

 PROMESAS HECHAS POR JESUCRISTO EN FAVOR DE

LOS QUE HONRASEN SU ROSTRO SAGRADO

 

  Ellos recibirán por la impresión de mi humanidad, un vivo resplandor de mi divinidad, y serán esclarecidos en el fondo del alma de tal suerte que, por la semejanza de mi semblante, brillarán mucho más que otros por la vida eterna. (Santa Gertrudis. “Insinuación” . Libro IV. Cap. VII)

 Santa Matilde pidiendo a Nuestro Señor Jesucristo, que los que celebraren la memoria de su expresivo Rostro, no fuesen jamás privados de su amable compañía. Le respondió: “Ninguno de estos será separado de mi. ( Santa Matilde. “De la Gracia Spirit.” Libro I, cuestión VII).

 Nuestro Señor, dice Sor María de San Pedro, me ha prometido imprimir en las almas de los que honraren su Santísimo Rostro, las facciones de su divina semejanza, (21 de Enero de 1847) “ Este Rostro adorable es como el sello de la divinidad que tiene la virtud de reimprimir en las almas que se consagran a EL, la imagen de Dios. (6 de noviembre de 1845)

 “Por mi Santo Rostro, vosotros haréis prodigios”. (Nuestro Señor a Sor María de San Pedro, 27 de octubre de 1845).

 Vosotros obtendréis por mi Santo Rostro la salud de muchos pecadores. Por esta ofrenda, nada os será rehusado. ¡Si vosotros supieseis cuán agradable es a mi Padre la vista de mi Rostro!” (22 de noviembre de 1846)

  “De la misma manera que en un reino se adquiere cuanto se puede desear con una moneda esculpida en ella la  esfinge del príncipe, así con la piedra preciosa de mi Santa Humanidad, que es mi rostro adorable, vosotros obtendréis en el Reino de los cielos cuanto quisiereis”. (29 de octubre de 1845)

  “ Todos los que se aplicaren a honrar mi Santo Rostro, con espíritu de reparación, harán en esto el oficio de la piadosa Verónica”. (27 de octubre de 1845)

  “ Según el cuidado que tengáis de reparar mi Rostro desfigurado por los blasfemos, el mismo tendré Yo del vuestro que ha sido desfigurado por el pecado, transformándole en tan hermoso como si acabase de salir de las aguas del Bautismo. (Nuestro Señor a Sor María de San Pedro; 3 de noviembre de 1845)

  “Nuestro Señor me ha prometido, dice todavía Sor Maria de San Pedro, que a todos los que defendieren su causa en esta obra de reparación, por palabras, por oraciones o por escrito, El defenderá también sus causas delante de su padre; en la muerte, El enjugará la faz de sus almas, limpiando las manchas del pecado y les volverá en primitiva hermosura". (12 de Marzo de 1847)

  Con licencia eclesiástica.

  ORACIÓN

¡Oh Faz amabilísima de Jesús!; Aquí vengo, atraído por tu dulce mirada, que como divino imán, arrebata mi corazón aunque pobre y pecador!

¡Oh Jesús!, quisiera enjugar tu adorable Faz y consolarte de las injurias y olvido de los pecadores.

¡Oh Rostro hermosísimo!, las lágrimas que brotan de tus ojos me parecen diamantes, que quiero recoger para comprar con ellos las almas de mis hermanos.

¡Oh amado Jesús!, si yo tuviera el amor de todos los corazones, todo sería para Ti.

Envía, Señor, almas, sobre todo almas de apóstoles y de mártires para abrasar en tu amor a la multitud de los desgraciados pecadores.

¡Oh adorable Jesús!, mientras aguardo el día eterno en que contemplaré tu gloria infinita, mi único deseo es venerar tu Faz santísima, a la cual consagro desde ahora para siempre mi alma con sus potencias y mi cuerpo con sus sentidos.

¡Oh mi Jesús!, haz que tu Rostro lastimado sea aquí abajo mi encanto y mi cielo.

 

 

ANEXO

 

Mensaje entregado por Jesús a Marcos Tadeu, Jacareí - Brasil en el mes de febrero de 2012

 

   Hoy cuando vosotros conmemoráis la FIESTA DE MI SAGRADO ROSTRO, Fiesta que Yo mismo con Mi Madre pedí a Mi hija María Pierina de Micheli, Yo os invito a desagraviar Mi Rostro cada vez más, este Rostro despreciado por los pecados de todos los hombres, ultrajado, herido por todos los pecados de los hombres, ultrajado y despreciado por todos aquellos que se olvidan de Mi Amor, que son ingratos a Mi Amor, que no corresponden a Mi Amor y que todo hacen contra Mi Amor, contra Mí. Para que así, verdaderamente Yo pueda recibir todos los días de vosotros: amor, desahogo, acogida, comprensión, correspondencia y generosidad.


  Reparando y desagraviando Mi Sagrado Rostro, os desagraviáis y reparáis también Mi Sagrado Corazón. Consolar Mi Rostro es consolar Mi Corazón. Enjugar Mi Rostro despreciado por los hombres, ensangrentado es en verdad dar a Mi Corazón consolación inaudita.


  Por eso os llamo Mis hijos: Venid cerca de Mí! Venid cerca de Mi Rostro y consoladlo, consolad Mi Corazón dándome no el beso de Judas: el de la traición, el de la falta de amor, el de la insensibilidad y de la indiferencia. Sino dadme un Beso de Verdadero Amor como Aquellos que Mi Madre Santísima imprimía en Mi Sagrado Rostro, como aquellos que Mi Padre Nutricio, San José, imprimía en Mi Rostro. Besadme con amor, con amor verdadero y Yo os prometo verdaderamente, Mis amados hijos, daros a sentir, daros a conocer las profundidades de Mi Amor.


 Amadme, besad Mi Rostro amorosamente como hacía Mi amado apóstol Juan, y entonces, os reclinaré sobre Mi Pecho, sobre Mi Corazón y os haré sentir los latidos, las palpitaciones de amor de él por vosotros y por todos Mis hijos del mundo entero.


 De esta forma, MI SAGRADO CORAZÓN os comunicará Su LLAMA DE AMOR abrasándoos, llenándoos de un Fuego Santo, Celestial y Divino con el cual arderéis a lo largo de toda vuestra vida para siempre y con este Fuego Divino atraeréis MI AMOR en el mundo entero, atraeréis el Fuego de Mi Amor en las almas del mundo entero.

 

Mi Sagrado Rostro es para vosotros refugio, pues en mi mirada encontraréis toda la paz, toda la alegría, toda consolación, todo bienestar, todo amor del que vuestras almas tienen hambre y tienen sed.

Venid a Mi Sagrado Rostro, adoradlo, amadlo, contempladlo muchas veces durante el día y yo prometo comunicar a vuestras almas tanta paz, tanto amor, prometo infundir en vuestro espíritu tanta luz, tanta sabiduría y ciencia divina que vosotros verdaderamente me conoceréis, me amaréis y me serviréis como nunca antes nadie me ha servido, me ha amado, me ha conocido.
 
  En MI SAGRADO ROSTRO encontraréis toda la Fortaleza que vuestras almas necesitan para resistir en estos tiempos malos, de la gran apostasía, de la gran tribulación al pecado, al naufragio general, en la falta de Fe donde la mayoría de la humanidad ahora se hunde.


 En MI SAGRADO ROSTRO vosotros encontraréis todo el aliento en vuestros sufrimientos y en vuestras cruces.


 En MI SAGRADO ROSTRO encontraréis toda inspiración para rezar, encontraréis toda la Fuerza y generosidad para amar, encontraréis toda la Esperanza y toda la firmeza, toda constancia para perseverar hasta el Fin, hasta llegar a Mí para recibir la Corona de la Vida Eterna.


 En MI SAGRADO ROSTRO encontraréis todo vuestro Bien, toda vuestra Alegría y toda vuestra Paz.


  VENID A MI, pues venir a MI SAGRADO ROSTRO es venir a MI SAGRADO CORAZÓN. Venid a MI ROSTRO y YO os meteré dentro de MI SAGRADO CORAZÓN y de allí no os dejaré salir más.


 MIS HIJOS CONTINUAD REZANDO TODAS LAS ORACIONES QUE YO OS DI AQUÍ, ESTE LUGAR SAGRADO DE MIS APARICIONES CON MI MADRE, CON MI PADRE NUTRICIO JOSÉ, CON TODOS MIS ÁNGELES Y MIS SANTOS, ESTE LUGAR ES EL TRONO DE MI SAGRADO ROSTRO Y AQUÍ PODÉIS ENCONTRARLO, PODÉIS VENIR HASTA ÉL SIEMPRE QUE QUISIEREIS.



A TODOS AQUELLOS QUE VINIEREN AQUÍ A CONSOLAR Y DESAGRAVIAR MI ROSTRO, A TODOS LOS QUE VINIEREN AQUÍ A DERRAMAR LÁGRIMAS DE AMOR DELANTE DE ÉL, YO PROMETO ILUMINAR ESTAS ALMAS CON LA LUZ DE MI SAGRADO ROSTRO TODOS LOS DÍAS DE SUS VIDAS.
 

 

Rosario al Sagrado Rostro

 

 

 

 Página anterior  (Oraciones)

Página Siguiente (Conversación con Cristo en el Sagrario)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.