Dios Padre

  Sufrirán eternamente su error

 

 

  

 

      

    

           

 

Temas:

 

Con un momento de Mi Vida, tomándolo vosotros para vuestra vida, es suficiente para que un alma alcance su santificación.

Estos son tiempos en que pondréis las bases de este Nuevo Mundo que os he prometido.

Ellos, que se mantuvieron en lo secreto, serán conocidos, conoceréis su maldad y os dolerá mucho saber cómo fuisteis engañados.

El mal lo tenéis a vuestro alrededor y Yo os protejo, pero si Me dais la espalda, ya Mi Bien no os protege y quedáis completamente en manos de Satanás.

En hacer Mi Voluntad, está el gozo de todas Mis criaturas, tanto celestiales como humanas.

 

 

     

 

Primer Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo

 

Sobre: Con un momento de Mi Vida, tomándolo vosotros para vuestra vida, es suficiente para que un alma alcance su santificación.

 

  Hijitos Míos, este es el tiempo en el cual el dolor del mundo se unirá a Mi Dolor, Mis pequeños. Poco, muy poco se piensa ya en Mi Donación, en Mis Dolores, en Mi Vida sobre la Tierra. Poco se medita, sobre todo, en el Amor que Yo derramé por vuestra salvación. Pocos, muy pocos Me acompañan durante su vida a unirse a Mi Vida y tratar de entender todas las bellezas que Yo os dejé.

 

  Mi Vida sobre la Tierra es de una riqueza inigualable, Mis pequeños, espiritualmente hablando. Os he dejado un modo de vida para que alcanzarais vuestra perfección. Os he dejado Mi Vida para que vosotros tomarais algún momento de Mi Vida y vosotros pudierais hacerlo vuestro y, así, alcanzarais vuestra santificación.

 

  Sí, Mis pequeños, con un momento de Mi Vida, tomándolo vosotros para vuestra vida, es suficiente para que un alma alcance su santificación, porque es la vida de todo un Dios y todo lo Mío es perfecto, todo lo Mío es Divino y, así ha sido la vida de los santos que conocéis, tomaron un poquito de Mi Vida, la hicieron suya y eso bastó para que alcanzaran el título de “santos”.

 

  Cuando vosotros Me tomáis como ejemplo para vuestra vida, eso os va purificando y os va engrandeciendo ante Mis Ojos, por consiguiente, también ante los ojos de vuestros hermanos, viendo en vosotros el cambio. Ya no sois como los demás, ya estáis perfeccionándoos en la Divinidad y eso se nota, Mis pequeños y con eso dais ejemplo a vuestros hermanos, de que un alma sí puede llegar a niveles superiores cuando pone de su parte para buscar la santidad y esto es, tomando Mi Ejemplo, tomando parte de Mi Vida para hacerla vida propia.

 

  Por eso, os repito, estos son momentos en que os uniréis a Mi Vida y muchas almas alcanzarán su perfección, que es la santidad de vuestra vida. Son tiempos difíciles que la humanidad pasará, pero tiempos de purificación que tanto necesitáis, porque os habéis llenado de pecado y de maldad, os habéis apartado de Mis Leyes y de Mi Amor y todo esto, que permitiré, os hará recordar Mi Donación por vosotros. Os ayudaréis a vosotros mismos y a muchísimos de vuestros hermanos para alcanzar su salvación y les ayudareis también en su santificación.

 

  Ciertamente, Yo Le pedía a Mi Padre que apartara de Mí ese Cáliz porque, como Hombre, Me dolía el sufrimiento que iba Yo a padecer pero, como Dios, lo aceptaba, porque con ello Yo sabía que os abriría las Puertas del Cielo, nuevamente, a la humanidad y, de todos los tiempos.

 

Cuando hay Amor Verdadero, Mis pequeños, ya no se ve uno a sí mismo, se da uno por el bien de los demás. Por eso, primeramente, Le dije a Mi Padre, “aparta de Mí éste Cáliz”, porque la naturaleza humana es débil, e inmediatamente acepté, en Mi Naturaleza Divina, la Voluntad de Mi Padre. Y con esto os estoy pidiendo, Mis pequeños, que no veáis ya vuestra naturaleza humana, en estos momentos, sino que os unáis a Mi Naturaleza Divina y aceptéis también la Voluntad de Mi Padre en vuestra vida, para que le podáis abrir, también, las puertas a tantas almas de hermanos vuestros que viven en pecado grave y que, posiblemente, pudieran condenarse, si no fuera por vuestra ayuda, con vuestra donación, con el amor que vais a poner, Mis pequeños, en vuestra misión de estos tiempos.

 

Estando Conmigo, Mis pequeños, en el dolor encontraréis la alegría. Os he dicho que Yo os acompañaré en la prueba que tendréis y, dentro de ese dolor que podáis tener, tendréis la alegría santa de saber que estáis haciendo un Bien inmenso a vuestros hermanos, porque así os lo haré sentir en vuestro corazón. Cuando estéis ya en la prueba, para que no sufráis humanamente, sino que gocéis Divinamente, junto Conmigo, así como Yo Me abracé a Mi Cruz,  así vosotros os abrazaréis también a vuestra cruz,  a vuestra misión, y la gozaréis, Mis pequeños. Será un momento breve que Me donaréis, ya que os uniréis Conmigo, para que luego gocéis Conmigo eternamente.

 

Gozad pues, Mis pequeños, por el Bien que haréis, en estos tiempos de prueba, a vuestros hermanos que necesitan de vuestra donación.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Segundo Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Estos son tiempos en que pondréis las bases de este Nuevo Mundo que os he prometido.

 

  Hijitos Míos, Os he pedido que no elucubréis en los acontecimientos por venir, que serán muy diferentes a lo que humanamente pudierais pensar que sucedería. Humanamente pensáis lo que puede suceder, pero vosotros estáis llenos de error humano y Yo estoy lleno de Amor Divino.

 

  Vosotros no pensáis en Amor antes de dolor, un padre busca siempre lo mejor para los hijos, trata de evitar el dolor hacia ellos o cualquier tipo de maldad que pudiera llegarles, porque los ama. Los padres, los buenos padres, se dan en totalidad por los hijos y tratan de buscar por su bienestar, a pesar de que ellos no vivan en el Amor.

 

  Yo Soy el Padre Perfecto y lo que menos quiero en vosotros es el sufrimiento, pero también busco lo mejor para todo vuestro ser. Ciertamente, habéis fallado a Mis Leyes y cuando un padre, que ha impuesto leyes en su hogar, los hijos no las cumplen, se les impone un castigo, pero es un castigo que va a dar por resultado un bien, porque los buenos padres, como os dije, van a buscar lo mejor para los hijos y si han impuesto leyes dentro del hogar, es para educarlos lo mejor posible y es para que tengan una vida sin problemas, porque con las leyes que se imponen, buscan su mejor educación y sobre todo, que no vayan a tener problemas dentro de la sociedad, con sus hermanos, con los que tienen que vivir toda su vida.

 

  Vosotros os habéis apartado de Mis Leyes y también se os impondrá un castigo para vuestro bien. Dentro del castigo, Mis pequeños, vosotros iréis madurando en el Amor, no será un castigo que solamente os moleste física o espiritualmente o ambos, sino será para vuestra perfección hacia el Amor, porque Mi Reino es de Amor. Mi Hijo os dio las bases del Amor y vosotros no estáis produciendo Amor y debéis producirlo.

 

  Todo esto que sucederá a vuestro alrededor y en el mundo entero, os llevará a un crecimiento en el Amor, por eso os digo, que vosotros no debéis elucubrar, porque solamente veis lo material o veis por vuestro bien físico, humano, económico y Yo estoy viendo el Amor.

 

  Os ayudaréis los unos a los otros y eso os llevará hacia el Amor, pero hacia un Amor profundo, hacia un Amor de donación. Todo esto que sucederá va a producir unas bases firmes, poderosas para el nuevo mundo que tendréis. Bases de Amor, que gozaréis con los Nuevos Cielos y las Nuevas Tierras que tendréis, serán cimientos fuertes de Amor, porque os daréis los unos a los otros, os ayudaréis los unos a los otros, porque ya no habrá fronteras.

 

  El sufrimiento, como el que Mi Hijo tuvo, afianzó las bases de Su Revelación y los que Le seguís, tenéis una fuerte vida espiritual, por Su Donación, por Su Dolor, por Su Muerte, pero también por Su Resurrección.

 

  Vosotros elucubráis humanamente, si elucubrarais espiritualmente, encontraríais la realidad de vuestra vida, porque vuestra vida debe ser más espiritual que humana.

 

  Por eso os pido que entréis en vuestro interior y os dejéis mover por Mi Santo Espíritu que habita en vuestro interior. Aprended a escucharle ya desde ahora. Aprended a vivir según Él os indique, porque Él os llevará a que pongáis esos cimientos para el Nuevo Mundo que se dará. Un mundo de Amor, un mundo de fraternidad Divina, Celestial, entre vosotros.

 

  Todos vosotros, desde que tenéis uso de razón, buscáis y se podría decir, fantaseáis por un futuro muy bello. Si se os pregunta qué quisierais tener en lo futuro, cada quien da su punto de vista, pero siempre buscando cosas muy bellas, y ahora este es el tiempo en que todas esas fantasías, que no son realmente fantasías, porque es la vida espiritual que os da Mi Santo Espíritu en vuestro interior, se dará. Esa vida espiritual que teníais en vuestro interior, como algo bello, utópico, se dará, Mis pequeños, porque todos deseáis siempre vivir en paz, en amor, en armonía fraterna. A nadie le gusta vivir en la maldad, en la guerra, en la injusticia, en el error, en la muerte, en la persecución.

 

  Estos son tiempos en que pondréis las bases de este Nuevo Mundo que os he prometido.

 

  Cuando tenéis un ideal y realmente lo seguís, lucháis por él hasta que lo conseguís y, eso implica trabajo, sufrimiento, dolor, pero también alegría, mucha alegría, cuando vais viendo que se van realizando vuestros deseos, que el final, que parecía inalcanzable, realmente se está logrando y eso os da mucha alegría, y os puedo decir, Mis pequeños, que lo que teníais en vuestro corazón desde pequeños, se dará, porque Me encontraréis a Mí, vuestro Dios, frente a vosotros y a vuestro alrededor. Todo cambiará para Bien, encontraréis esa paz, ese amor que tanto anheláis y que todos tenéis en vuestro corazón.

 

 Seguid adelante pues, Mis pequeños, poniendo todas las bases, todo el trabajo, todo vuestro ser para que se realice la meta que tenéis desde pequeños en vuestro corazón, que es lo que Yo he deseado para vosotros, un Nuevo Reino sobre la Tierra, Mi Reino entre vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Tercer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Ellos, que se mantuvieron en lo secreto, serán conocidos, conoceréis su maldad y os dolerá mucho saber cómo fuisteis engañados.

 

   Hijitos Míos, los poderes malignos de la Tierra, se han unido para atacar a Mi pueblo, para atacar a todos aquellos que buscan Mi Amor, que buscan el perdón, que buscan el arrepentimiento, que buscan una nueva vida en Mis Leyes y en Mi Amor. Se han confabulado para tratar de destruir Mi Obra, Satanás, les guía, Satanás les da fuerza, Satanás los apoya, para ponerse en contra Mía.

 

  He de dejarles actuar, pero no tendrán libertad en su actuación y Satanás lo sabe, pero engaña a estos hermanos vuestros, que buscando un poder superior sobre vosotros, los que estáis Conmigo, se han dejado engañar. Pero pronto tendrán también su lección, una lección muy dolorosa que tendrán, porque Me dieron la espalda, porque se confabularon con Satanás para tratar de destruir Mi Obra, que era también buena para ellos, pero que tontamente, prefirieron el mal, prefirieron oponerse a todo Mi Bien, porque siendo engañados por Satanás, buscaron solamente los poderes del mundo, los bienes de la Tierra, que son irrisorios ante todos los Bienes con los que Yo voy a recompensar a las almas buenas, a las almas fieles, a las almas que buscan estar Conmigo.

 

  Estas almas, junto con Satanás, sufrirán eternamente su error, tendrán su castigo eterno. Se les dará la oportunidad del arrepentimiento, pero sé que no lo tomarán, porque Satanás las ha engañado a tal grado, que de ninguna manera querrán tomar el Bien que Yo les ofrezco.

 

  Orad, Mis pequeños, por aquellas almas que no se han satanizado completamente, como éstas, que tanto daño os están haciendo alrededor del mundo y que pueden todavía salvarse.

 

  Conoceréis Mis pequeños, quiénes son los que tanto mal provocaron a la humanidad a lo largo del tiempo y en la actualidad. Ellos, que se mantuvieron en lo secreto, serán conocidos, conoceréis su maldad y os dolerá mucho saber cómo fuisteis engañados por estos hermanos vuestros que se vendieron a Satanás.

 

  Por eso tanto os he pedido, Mis pequeños, que os mantengáis en el Amor, porque a pesar de todo este error, a donde os llevaron estos hermanos vuestros, no quiero que de vosotros salga odio hacia ellos, sino al contrario, que de vosotros salga amor hacia ellos, perdón, para que su dolor eterno no sea tan grave ni doloroso.

 

  Alegraos, Mis pequeños, porque la prueba la podéis acortar con el amor que vosotros produzcáis y, ciertamente, os digo que los tiempos se acortarán para que vosotros ya pronto gocéis de lo que tanto os he prometido que se dará.

 

  Me duele tanto ver a estas almas sumergidas en el error y en la maldad, tratando de destruir Mi Amor sobre la Tierra, pero es la lucha entre el Bien y el mal, y éste será el tiempo de Mi victoria sobre el mal y vosotros gozaréis, junto Conmigo, esta victoria sobre las fuerzas de Satanás.

 

  Gozad ya pues, Mis pequeños, desde ahora, esta victoria sobre las fuerzas del mal, porque vosotros seréis parte también de ese Bien que se implantará sobre la Tierra. El Bien, que lleváis en vuestro corazón, siempre produce otro Bien y por eso os pido tanto que os llenéis de Amor en vuestro corazón y que en ningún momento dejéis que salga de vuestro corazón, ni de vuestra mente, algo negativo, como odios, rencores, todo aquello que pueda disminuir el Bien que debéis llevar siempre en vuestro corazón.

 

 Desead el Bien a vuestros hermanos, aún a pesar del mal que estén provocando, sed como Mi Hijo, Jesucristo, en todo momento deseando el Bien a todos vuestros hermanos, aun a pesar del mal, que muchos de ellos Le causaban.

 

 Este es tiempo del Amor, es el preámbulo del Amor, del Amor Divino sobre la Tierra y vosotros seréis los iniciadores. Sois la semilla del Bien que se ha de dar en estos tiempos nuevos, vosotros seréis la base que implantará el Bien sobre la Tierra.

 

  Esta es una Gracia muy especial, que ha caído sobre vosotros, los que estáis viviendo en este tiempo de cambio. Se os recordará eternamente en el Reino de los Cielos por ser los iniciadores, los constructores, los cimientos del Amor Nuevo sobre la Tierra.

 

 

  Gozad esto, Mis pequeños y agradecedme que os haya escogido para estos tiempos de cambio y que se os dé este título eterno de ser los constructores, las bases, los cimientos del Nuevo Reino sobre la Tierra.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Cuarto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: El mal lo tenéis a vuestro alrededor y Yo os protejo, pero si Me dais la espalda, ya Mi Bien no os protege y quedáis completamente en manos de Satanás.

 

  Hijitos Míos, una gran mayoría de vosotros estáis sintiendo que lo que estáis viviendo en estos momentos, es un ataque Mío contra vosotros, un ataque Divino contra la humanidad entera y esto no es así, Mis pequeños.

 

  Os he dicho que porque os habéis apartado de Mis Leyes y de Mi Amor, merecéis una reprimenda, un castigo y que eso os llevará a que recapacitéis sobre la mala vida que estáis llevando.

 

  Yo no os mando el castigo, ya os he explicado que, cuando estáis Conmigo, que habéis buscado Mi Reino, que habéis buscado Mis Leyes y Mi Amor, lo demás se os da por añadidura. Cuando buscáis lo correcto en vuestra vida, que es tenerme a Mí en vuestro corazón, en vuestro pensamiento, cuando Yo Soy lo primero en vuestra vida, todo lo demás se os da por añadidura y es bueno. Yo os consiento, os doy lo que necesitáis, tanto en lo espiritual como en lo material.

 

  Tenéis Mi protección de Padre, tenéis la protección de Mi Hijo, Jesucristo, tenéis la Guía, Sabia y Divina, de Mi Santo Espíritu. Tenéis la compañía y protección de Mi Hija, la Siempre Virgen María, de los ángeles y de los santos. Os merecéis todo esto, porque habéis preferido tenerme a Mí primero en vuestra vida y Yo os consiento.

 

  Ciertamente, en algún momento de vuestra vida tendréis, quizá, una caída, un ataque de Satanás, que lo permito también, para que no os llenéis de soberbia y para que os afiancéis más a Mí, pero el mal llega a vosotros y os ataca más fuertemente cuando no estáis Conmigo, cuando Yo no Soy parte de vuestra vida, cuando no Me habéis puesto en primer lugar en vuestra vida. Cuando vuestra vida no está dejando amor hacia vuestros hermanos, cuando estáis buscando primeramente los bienes de la Tierra o los placeres mundanos antes que buscar lo Mío, que es un crecimiento espiritual.

 

  Cuando os apartáis de Mis Leyes, de Mi Amor y hacéis el mal a vuestros hermanos. Cuando Me dais la espalda y no queréis nada de lo Mío, vosotros mismos os apartáis de la protección que Yo os pongo, que Yo les doy a las almas, porque estáis en terrenos de Satanás al vivir aquí en la Tierra. Si vosotros mismos despreciáis Mi Protección y Mi ayuda, os quedáis aislados, desprotegidos, de todo lo que Yo os puedo dar, para que Satanás no os ataque y que os pueda herir mortalmente, en cuerpo y en alma. Y es por eso que veis que muchos hermanos vuestros están sufriendo gravemente, tanto en cuerpo como en alma, en lo físico, en lo material, pero más en lo espiritual, ellos mismos han escogido todo esto, porque se apartaron de Mí y, si no se acercan a Mí, si no se arrepienten de todo el mal que han producido y, sobre todo, de la traición hacia Mí, hacia vuestro Dios, el mal les seguirá atacando hasta destruirlos.

 

  Quiero que comprendáis todo esto que ya os lo he hecho ver antes, Mis pequeños, que el mal no viene de Mí, el mal lo tenéis a vuestro alrededor y Yo os protejo, pero si Me dais la espalda, ya Mi Bien no os protege y quedáis completamente en manos de Satanás y de sus ataques. Es Satanás el que produce el mal en vuestra vida, no Soy Yo, os repito.

 

  Si entendéis bien esto, Mis pequeños, dejad ya vuestra soberbia, vuestra tontería, vuestra negligencia y regresad a Mí, que Soy vuestro Dios, vuestro Padre, vuestro Creador. Yo solamente quiero el Bien para las almas, sois Mis instrumentos sobre la Tierra. Yo os di el don de la vida porque confié en vosotros para que vosotros produjerais un bien para el Cielo, actuando en la Tierra, pero si sois instrumentos malos, el mal os cubre y os destruye. Cuando sois instrumentos buenos, Mi Bien os protege y gozáis del bien que hacéis.

 

  Vosotros mismos creáis vuestro futuro con vuestra actuación. Haced el bien y manteneos Conmigo y todo lo bueno se os dará por añadidura. Si obráis en el mal y Me dais la espalda y traicionáis Mi Amor, el mal os atacará y vuestra vida sobre la Tierra quedará nulificada, no daréis fruto, no seréis buenos instrumentos, el don de la vida que Yo os concedí para hacer el Bien, lo desperdiciaréis y, además, un castigo grande y posiblemente eterno, os ganaréis.

 

  Actuad pues con Sabiduría Divina, pedídmela, Mis pequeños, los que estéis viviendo en el mal, para que con humildad entendáis todo esto que os estoy explicando y os apartéis del mal, a donde os ha llevado Satanás, porque él solamente quiere vuestra destrucción. Os ha convencido de ser instrumentos del mal. Estáis desperdiciando la Gracia que Yo os he dado con el don de la vida y, sobre todo, para ser instrumentos de Bien y que Yo os pueda recompensar eternamente. Satanás quiere vuestra destrucción, entendedlo bien, Mis pequeños, antes de que sea demasiado tarde.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Quinto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: En hacer Mi Voluntad, está el gozo de todas Mis criaturas, tanto celestiales como humanas.

 

  Hijitos Míos, no elucubréis en Mis Misterios, respetad Mi Voluntad, Mis Misterios. Vosotros sois demasiados pequeños para entender lo que todo un Dios, vuestro Padre, Yo, vuestro Dios, quiero para vuestro futuro, para vuestro bien, para el mundo por venir.

 

  Vosotros solamente debéis estar sumergidos en Mi Amor y así, como están los santos ángeles a Mi alrededor, sirviéndome día y noche, vosotros debéis estar en esa misma posición, como instrumentos Míos que sois. En vuestra misión en la Tierra, debéis estar atentos a Mi Voluntad, a Mis deseos de Bien para vosotros y para vuestros hermanos.

 

  Todos vosotros debierais estar atentos día y noche a lo que Yo quiero, para vosotros y para vuestros hermanos.

 

  Si vosotros le preguntarais a alguno de Mis ángeles, qué es lo que más gozan, os diría que es el servirme, el adorarme, el buscar hacer Mi Voluntad. Y es que en hacer Mi Voluntad, está el gozo de todas Mis criaturas, tanto celestiales como humanas.

 

  El simple hecho de servirme, ya es un gozo inmenso, porque vosotros recibís, como gratificación a ese servicio, Mi Gracia y Mis Bendiciones, Mi Amor que os cubre y eso os lleva a un éxtasis, del cual no os queréis salir.

 

  Así viven las almas del Cielo, en un éxtasis bellísimo, Divino, porque han encontrado la finalidad de vuestra existencia que, como os repito, es hacer Mi Voluntad.

 

  Uníos, Mis pequeños, a la vida angelical, para que ellos os lleven hacia ese servicio que os traerá tanto gusto. El servirme os llena, os satisface espiritualmente y ese es el mayor gozo que puedan tener las almas, el sentirse plenas y eso lo lográis, Mis pequeños, cuando acatáis Mis Deseos, Mis Órdenes, Mi Voluntad. Yo consiento a las almas que están Conmigo y que buscan a toda costa cumplir con Mis deseos, cumplir con Mi Voluntad.

 

Pedidme pues, Mis pequeños, que Mi Santo Espíritu os ayude a cumplir plenamente Mi Voluntad y, de esta forma, podáis tener estos éxtasis de Amor con que Yo os regalo cuando estáis plenamente Conmigo.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Portada

                 Página Principal (Índice del tema)  

                                                Página Siguiente (Cuidado, muchos falsos profetas brotarán)

 

Páginas nuevas:

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.