CORONA DE CONSOLACIÓN A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

¡Jesús, nunca sin Ti!



 

 Ofrecerme este rosario a fin de consolar a Mi Divino Corazón por todos los que no se preocupan del futuro de su alma y me crucifican sin cesar.
 


Comenzamos con:
El Credo, un Padrenuestro, tres avemarías y un Gloria.

 

Sobre las cuentas pequeñas:
Jesús, nunca sin Ti, Señor nunca lejos de Ti



Sobre las cuentas grandes:
Jesús, por María, te suplico, que no me dejes vivir ni un solo instante lejos de Ti.
 


Roguemos (después de las cinco decenas):

Señor, Dios Todopoderoso, por Jesús Tu Hijo, haz que pueda entrar en el Reino y permanecer entre los Santos acompañado de todos los que amo. Amén.



 Hijos míos, preocuparos por las almas que conocéis, pero también por aquellas a las que no conocéis, confiándome a los que se cruzan en vuestro pensamiento, por un encuentro, por una mirada, por un intercambio. Con esta simple intención:"¡Jesús, nunca sin Ti!”
 
 
¿Cuántas veces al día mis hijos miran hacia otra dirección mostrándome sus espaldas? ¿Cuántas veces soy olvidado?
 

 

Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, sálvanos a nosotros y al mundo entero.

 

Repetid a cada instante y  todos los días: Ven Señor Jesús, Ven Señor Jesús, Ven Señor Jesús.



 

Rosario de la Armada

(acompáñenos los días 25)

 

 

Página Principal Rosarios y Coronillas

Página anterior Coronilla de Exorcismo y liberación

Página siguiente Rosario Purgatorio2

 

Página General Oraciones

Página General Temario

Página Inicial Portada

 

Oraciones a la Santísima Virgen

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.