SANTA TERESA DE JESÚS
 
"El alma sin oración
es como un huerto sin agua
como sin fuego la fragua
como nave sin timón"
 
 
 
 Nada te turbe
 
 Nada te turbe;
nada te espante;
todo se pasa;
Dios no se muda,
la paciencia 
todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene,
nada le falta.
Solo Dios basta.


Palabras y máximas
 
  • Dios no concede ordinariamente muchos favores, sino al que ha deseado mucho su amor.

  • Dios no deja un solo buen deseo sin recompensar aun aquí abajo.

  • El Señor ama los buenos deseos como si fuesen realizados.

  • No debemos acortar nuestros deseos, sino confiarnos en Dios y creer que, mediante su gracia y algún esfuerzo de nuestra parte, llegaremos poco a poco a la santidad.

  • La Divina Majestad ama a las almas generosas, con tal que desconfíen de sí mismas.

  • Quién emprende resueltamente una cosa, por difícil que sea, en vista de agradar a Dios, nada tiene que temer.

  • Dios no nos pide más que un ánimo bien resuelto para después hacer Él todo de su parte.

  • Debemos temer al demonio, sino al menor pecado venial, que puede hacernos más daño que todos los demonios.

  • ¡Quiera Dios guardarnos de todo pecado voluntario, por pequeño que sea!

  • Dios no pide más que la obediencia al alma determinada a amarle.

  • Locura es creer que Dios admitirá en su amistad al que busca sus comodidades. Vida cómoda y oración devota, son cosas incompatibles.

  • La pobreza es un bien que comprende todos los bienes del mundo. Cuanto menos tengamos en la tierra, tanto más poseeremos en la eternidad.

  • Un acto de humildad vale más que toda la ciencia del mundo.

  • El Señor prueba a sus amigos con las sequedades y tentaciones.

  • Un alma que no abandona la oración, aunque debiese pasar toda su vida en las sequedades, se verá un día recompensada al cien doblado.

  • La Comunión espiritual es de gran provecho; no la abandonéis, y de este modo mostraréis vuestro amor al Señor.

  • ¡Oh! ¡Cuánto ama el Señor los obsequios tributados a su Madre!

  • Todo cuanto podamos hacer no es más que polvo, en comparación de una gota de sangre que el buen Jesús derramó por nosotros.

  • Dios no nos impone jamás un sacrificio, sin pagarlo al punto con algún favor.

 
                                 ORACIÓN AFECTUOSA  
 

Madre Santa Teresa, flor del Carmelo, yo os elijo por mi abogado(a) y especial  protector(a). Vuestro divino esposo, nuestro Señor Jesucristo, os dio palabra, muchas veces, de que os concedería todo cuanto le pidieras. Pedidle que me perdone los pecados a esta alma arrepentida y que me conceda la gracia de no cometerlos más y me haga arder como a vos en el fuego divino de su amor.

Gloriosa Santa Teresa, vos habéis socorrido a tantos durante su vida y después de su muerte. ¡Santa Abogada! tened piedad de mí, enséñame lo que debo hacer para agradar al divino Corazón de Jesús y al corazón Inmaculado de María.

Me pongo en vuestras manos; vos me ayudaréis a salvarme y santificarme. Amén.

  
       
Nada te turbe
Canta: Tere Larraín
(Video realizado por los autores de este sitio)
 
         

Portada

 Página anterior (Oraciones)        

Página Siguiente (San Juan de la Cruz)

 

Páginas nuevas:

Meditemos con Jesús (importante)

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas