Todo desciende del Padre

 

 

 

  Todo lo que es perfecto, todo lo que merece ser distribuido, desciende del Padre de las Luces y  Yo soy el distribuidor de todos estos dones celestiales. Hoy Yo desciendo junto con el Padre y el Hijo, como tres Testigos. Dios Padre es dador de Espíritu,  en tanto que Él Me envía a Mí, el Espíritu de Verdad, para que esté con vosotros para siempre y os conduzca a la Verdad completa. La Palabra de Dios, Luz y Salvador, que existía desde el principio y que es el más próximo al Corazón del Padre, ha dado testimonio y os ha hecho conocer al Padre. Ciertamente habéis sido comprados y pagados con Su Propia Sangre. La Palabra de Dios está viva y activa y testifica sobre la tierra como Yo y el Padre testificamos. El Santísimo, que compró Su Iglesia con Su Propia Sangre, testifica con Su Sangre, y Yo, el Espíritu Santo de Verdad, testifico con el Agua (el bautismo). Por tanto, Nosotros somos tres Testigos, y los tres estamos de acuerdo, puesto que somos Un Solo Dios, con una sola Voluntad, un solo Poder y un solo Dominio.

 

  Y ahora, si me preguntan cuál es la finalidad de Nuestras Odas y cuál es Nuestra razón, la respuesta que Yo te doy es la siguiente: Nosotros descendemos del cielo hasta tu habitación para ofrecerte el don de Nuestro Amor. Como gotas de pura mirra, dejamos caer Nuestras Palabras sobre ti para ungirte y bendecirte. Es por Nuestra compasión por lo que queremos reeducarte y salvarte y renovarte en Mí. Nosotros queremos reeducaros para que seáis justificados por gracia y os hagáis dioses por participación para heredar la Vida Eterna.

 

  Yo Me estoy dando a ti por gracia, y cuanto más libremente te des a Mí tanto más recibirás de Mí. Entonces te incrustaré en Mí como una gema real, desvelándote muchos de Mis misterios, puesto que Yo seré tu Esposo. En tu deseo de poseerme, te estrecharás contra el Seno de tu Esposo y estarás radiante en Su Luz y, a través de Mí, serás capaz de decir: "Conozco a Dios y Le comprendo..."

 

 Yo permito a todos que se acerquen a Mí y se apoderen de Mí. He preparado para cada uno de vosotros una senda perfumada, la senda que te conduce a la Cámara Nupcial. No te sorprendas de Mi gloriosa manifestación a ti, sino más bien alégrate y permíteme poner la unción de Mi Amor sobre ti y santificarte, haciendo de ti un santo. Yo estoy aquí para avivar vuestro amor por el Padre, por el Hijo y por Mí. Y como han dicho el Padre y el Hijo, también Yo digo lo mismo: el fluir de Mi Palabra es más dulce que el néctar, y cuando hablo no uso formulaciones rígidas; no es así como Yo suscito santos y mártires o testigos. Para que sean perseverantes y fuertes les doy Mi Espíritu de fortaleza y de piedad, igual que a los Arcángeles Miguel y Rafael, que son predominantes en fuerza y valientes Guerreros de Justicia que observan a través de Mi Luz cada aspecto del comportamiento humano...

 

Para hacer que las flores aparezcan sobre la tierra y para liberar a los cautivos, Mi conversación es más dulce que la miel del panal, más dulce que el vino. La virtud y la religión siempre han estado en Mi diálogo con todos vosotros. Yo soy el Único que os puede dar los tesoros ocultos, las provisiones secretas; así pues, heredarme a Mí es más dulce que la miel del panal. Con el óleo de la alegría Me acerco a vosotros para cantaros Odas melodiosas, convocando al universo entero con Mi son. No vengo a vosotros con una espada a Mi lado, sino con un Amor sempiterno, pues vosotros sois muy preciosos a Mis Ojos. Aquí estoy Yo para unir vuestra alma a Nuestro Amor.

 

 

 

        

Portada

Página anterior y principal (Meditaciones)

  Página Siguiente (Bienaventurados los que me buscan)

 

 

Páginas nuevas:

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.