Agradeced a Mi Padre por estos días porque muy pronto todo cambiará

 

   

Título original:

Agradeced a Mi Padre por estos días, contemplad Su Obra y todas sus maravillas, porque muy pronto todo cambiará y la creación no será la misma

    
   Hijitos de mi corazón, que mi protección maternal os acompañe siempre.

 
Hijitos, grandes acontecimientos se darán en el cielo antes de la venida de mi Hijo; estad muy pendientes de las señales que empezarán a verse; esta humanidad sigue adormecida espiritualmente y sigue negándose a escuchar la voz de Dios. Sólo el aviso de mi Padre despertará las conciencias de su pueblo y lo preparará para los días de purificación.


   La cruz gloriosa muy pronto aparecerá y estará precedida por un fenómeno cósmico, que abrirá los cielos y os mostrará la gloria de Dios. Preparaos pues hijitos míos, para la llegada del aviso, que despertará vuestras almas y las dispondrá para el regreso triunfal de mi Hijo.


  
Agradeced a mi Padre por estos días, contemplad su obra y todas sus maravillas, porque muy pronto todo cambiará y la creación ya no será la misma. Después del aviso y milagro, todo comenzará a ser transformado; la soberbia de los malvados traerá la guerra y con ella la muerte y la desolación. La creación de mi Padre en un valle de lágrimas se convertirá, la paz se derrumbará y los hombres marcharán a la guerra. La muerte se hará sentir por todos lados y millones de cadáveres enlutarán la tierra.


   Los hombres enloquecerán, el odio y la intolerancia se apoderarán de la inmensa mayoría de la humanidad y la sangre como ríos por las calles rodará. ¡Oh, cuánto dolor padecerán mis pobres hijos!; ayes (plural de ay) se escucharán por doquier, los padres venderán a sus hijos por un poco de alimento y muchos inocentes serán mártires. Todo será llanto y desolación, la alegría de otros tiempos en el pasado ha quedado; la tierra se estremecerá, el universo se consternará y los hombres como locos, entre sí, se destruirán; los planes de muchos en sueños se quedaron, millones mueren por el hambre, la guerra y la intolerancia.


 
Mi adversario ha cegado la mente de los hombres y los ha puesto en contra; el hambre los enloquece y las naciones entran en guerra, ya no hay paz; no salgáis a las calles, porque la muerte ronda; orad, orad, orad, para que la ira de Dios sea aplacada; uníos a vuestra Madre en oración y dejaos guiar por Mí, para que podáis sobrevivir a estos días que se os avecinan.


  Tened confianza, amor, caridad, esperanza, perseverancia y mucha fe, para que podáis alcanzar la corona de la vida.


 
Que la bendición del Padre os proteja. Que la bendición de mi Hijo os libere. Que la bendición del Santo Espíritu de Dios os santifique y mi protección maternal os ampare siempre. Vuestra Madre, María Santificadora.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.
 

Enoch

Noviembre 30 DE 2011 – 1:50 P.M.

 

Comentario nuestro:

   Nosotros ya habíamos intuido esto y se los habíamos comentado en otras páginas de este Portal Católico, sin embargo es la primera vez que la Virgen lo dice abiertamente. La necesidad de agradecer al Padre por estos años, por estos poquitos años que quedan para el Gran Aviso.

   Ya no hay tiempo para pequeñas rencillas y rencores, para nimiedades. Apreciemos lo que tenemos, nuestras familias, nuestro trabajo, la compañía de los amigos, valorar al esposo o esposa, la paz que aún tenemos.  Una cena, un baile, la música, una puesta de sol, el sonido del mar, de los pajaritos, el ladrido de un perro, disponer de alimentos, dormir en tranquilidad, etc., etc.

   Porque todo esto cambiará muy pronto. Como lo hemos dicho en otras oportunidades, no el próximo año, ni el siguientes, ni otros pocos venideros, pero está ahí, encima nuestro.

   Hagamos el firme propósito de rezar más, de aumentar nuestra fe, de tomarnos de la mano de María y de comulgar con la mayor frecuencia posible. Les volvemos a hacer un llamado a los que aún no lo han hecho, a acudir a la confesión, en lo posible una confesión de vida.

   No haga como muchos, que creen ilusoriamente en una aparente estabilidad, están totalmente equivocados, ustedes no, reaccione ahora que aún es tiempo.

   Lo advertido aquí es verdad, no se crean que somos como las sectas que viven anunciando acontecimientos que no ocurren, la proximidad del Gran Aviso es inminente  y a eso debemos sumarle acontecimientos posteriores caóticos para el mundo entero.

    La tarde ya cae y en el horizonte se aprecia un último destello, un pequeño resplandor que ya se extingue.

 

 
 

  

 

Página anterior y principal (Mensajes de María)

Página Siguiente (Dios los está llamando para Él)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.