SANTA CLARA DE ASÍS  

 "Clara, indigna ancilla Crhisti et plantula

beatissimi patris Francisci" (1)

 

 

 

 

ORACIÓN

Por ese espíritu de penitencia que os indujo a considerar particular delicia el ayuno más severo, la pobreza más rigurosa y la mortificación más penosa y por lo tanto la privación de todos los bienes para consagraros eternamente al amor de Jesús. Y por la especial devoción a Jesús Sacramentado por medio del cual salvaste Vuestro Monasterio y la ciudad de Asís de los bárbaros que la amenazaban, concédenos la gracia de preferir la pobreza a la riqueza, la mortificación al placer y especial devoción a la Santa Eucaristía. Para que nos conforte en todo el camino de ésta vida y nos lleve con seguridad a la santa eternidad. Amén.

 

ORACIÓN

Oh amable Santa Clara, tú que siguiendo las huellas de la virgen María, fuiste madre del cuerpo místico de Cristo; danos tu amor por la iglesia y por todos los hermanos. Tú, que con tus últimas palabras has bendecido al Señor por haberte creado; haz que comprendamos el gran don que es la vida. Intercede para que en nuestras familias haya concordia, serenidad en el trabajo, alegría en el estar juntos; haz que un día podamos reunirnos para alabar y cantar eternamente contigo la misericordia del Señor. Amén.

 

Su familia - Sus primeros años - Establecimiento en San Damián.

 

Santa Clara nació en Asís en 1194, el día 11 de julio, según se cree. Fue su padre Favorino dei Scifi y su madre una piadosa mujer llamada Ortolana.

 

 A los 15 años ya la pretendían en matrimonio, Clara debió confesarle a su madre que se había consagrado a Dios y que tenía resuelto no conocer varón. San Francisco había oído hablar de aquella doncella y como dice la leyenda, deseaba "arrebatar tan noble botín al siglo corrompido, para enriquecer con él a su Señor". De modo que le aconsejó abiertamente que despreciara al mundo vano y caduco, que no accediera a los deseos que de casarla tenían sus padres, sino que guardara su cuerpo como un templo para Cristo. Desde entonces Francisco fue guía espiritual de Santa Clara. Aquella tendencia hacia una vida nueva aumentó de tal modo, que llegó a no poder reprimirla, y le fue preciso romper la forma de su vida de entonces. Francisco designa la noche del Domingo de Ramos, como fecha en que la doncella "debía cambiar los placeres del siglo por el duelo de los sufrimientos del Señor".

 

  Por una puertecilla trasera, obstruida por un montón de leña  que tuvo que remover con sus propias manos ganó la calle. Los franciscanos salieron a su encuentro con antorchas y poco después arrodillada ante la imagen de Nuestra Señora,  por amor al santísimo y amadísimo niño Jesús, envuelto en pobres pañales daba al mundo el libelo de repudio que desde mucho tiempo atrás tenía escrito. Dejó en manos de los frailes sus resplandecientes vestidos, y recibió en cambio un grosero hábito de lana como el que ellos llevaban. En lugar de los bordados zapatos; unas sandalias de madera. Pronunció los tres votos monacales, y como habían hecho los frailes, juró obedecer a Francisco, como a su superior.

 

 Si hasta entonces había sido moderado el enojo de Favorino, creció cuando a los quince días de la evasión de Clara, Inés una de sus hijas más jóvenes, abandonó la casa paterna para compartir la vida con su hermana. En ella tenía puesta todas sus esperanzas, estaba prometida en bodas. Fuera de sí de ira y de dolor, ruégale a su hermano Manolo que tome doce hombres armados y reintegre a Inés a su casa. Inés poco más que una niña, apréstase bravamente a su defensa y los hombres tienen que proceder con dureza. Sobre ella, puñetazos y patadas, agárranla por los cabellos y la llevan a rastras fuera del convento. Clara que está en su celda, implora el auxilio celestial. De pronto sucede que los doce hombres vigorosos no son capaces de hacer adelantar el cuerpo de Inés ni una sola pulgada. Repentinamente se ha hecho tan pesada como si fuera de piedra y en vano la sacuden tratando de arrastrarla. Pero el tío Manolo, ciego de cólera ante aquel inesperado obstáculo, alza su puño para aplastar de un solo golpe, el cráneo de la desnaturalizada doncella, y he aquí que también él se queda como petrificado, con el brazo en alto pero sin movimiento. Entre tanto llega Clara, y le entrega a Inés medio muerta. Cesó entonces, la familia, en sus intentos para hacer que las doncellas renunciaran al género de vida que habían escogido, más tarde unióse a ellas su tercera hermana Beatriz, y después de la muerte de Favorino, hasta la propia Ortolana vino a su lado.

 

 El convento de Santo Angel no podía ser para ellas sino un albergue accidental, no eran benedictinas, no vestían el hábito de San Benito ni observaban su regla. San Francisco con sus antiguos protectores, los mandulenses (monjes) consigue que se les transmitan los derechos sobre San Damián y el pequeño monasterio unido al templo. Con algunas monjas se muda  Clara a la diminuta mansión, entre cuyas paredes, por espacio de cuarenta años, como dice su biógrafo " había de desgarrar a disciplinazos la alabastrina envoltura de su cuerpo, de modo que la casa y la iglesia se llenaran con la fragancia de su alma" ( Jôrgensen)

 

(1)  " Yo Clara, sierva de Cristo, pequeña planta de nuestro Padre Francisco."

 

 

 

Video realizado por los autores de este Portal

Antonio Zabaleta, Julián García Reyes y Coro

 

"Oración Simple"

(Espere que termine la música de fondo)

 

 

 

San Francisco de Asís

Cántico al Hermano Sol

 

 

 

 

 Página anterior (Oraciones)

Página Siguiente (San Agustín)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Oraciones diversas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.