Rosario de la Vigilia de la Esperanza

 



  Hacemos la señal de la Cruz: "Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén".

 En este Santo Rosario vamos a pedir para que del amor y la esperanza renazcan nuestras almas llevándolas a una vida santa, viviendo así una verdadera Pascua.

 Por el Papa Benedicto XVI, por los Obispo, por la Iglesia, por los sacerdotes, por las necesidades de la comunidad y por las necesidades que cada uno tiene en el corazón.

 Nos ponemos en presencia de Dios y para que la oración llegue al Cielo, pedimos humildemente perdón al Señor por nuestras faltas (silencio...) y decimos:

"Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón por haberos ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el Cielo que perdí, pero mucho más me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos. Antes querría haber muerto que haberos ofendido, y propongo firmemente no pecar más y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Amén

Ven Espíritu Santo, ven, por medio de la poderosa intercesión del Corazón Inmaculado de María, Tu Amadísima Esposa, ven.

Ven Espíritu Santo, ven, por medio de la poderosa intercesión del Corazón Inmaculado de María, Tu Amadísima Esposa, ven.

Ven Espíritu Santo, ven, por medio de la poderosa intercesión del Corazón Inmaculado de María, Tu Amadísima Esposa, ven.



Primer Misterio de Dolor contemplamos: "La oración de Jesús en el Monte de los Olivos".

Que sepamos perseverar en la oración, y junto a Ti, Señor, ofrecer nuestra vida en oblación y servicio, siendo tus verdaderos discípulos.

Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria

Finalizamos cada misterio diciendo: "Que sepamos vivir junto a María Tu Palabra cada día, para ser luz en esta vida".
 




Segundo Misterio de Dolor contemplamos: "La presentación de Jesús ante Pilatos y Su Flagelación".


 Jesús en Rey de burlas por nosotros te has convertido y aceptas con silencioso amor el sacrificio. Oh Jesús, cuán abandonado y dolorido. Todo lo aceptas por este pobre amor mío. Hazme pequeño, manso y bueno para que algún día te encuentre en Tu Reino.


Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria

"Que sepamos vivir junto a María Tu Palabra cada día, para ser luz en esta vida".

 



Tercer misterio de dolor contemplamos: "La Coronación de Espinas de Nuestro Señor Jesucristo".


Nuestro Jesús ya escarnecido nos mira con piadoso amor no comprendido. Tu Santo Rostro nos muestras con llagas cruelmente abiertas. Espinas coronan Tu Cabeza, como amorosa respuesta Tú abandonas por nosotros Tu Divina Realeza, para que en cada espina que tienes encarnada se salven nuestras almas.
Oh Señor, que mis pensamientos sean puros a imitación de los tuyos, para que sembremos este mundo de pequeños capullos que transformen Tu Corona, en corona de estrellas que resplandezca en Tu Omnipotencia y Realeza.


Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria


"Que sepamos vivir junto a María Tu Palabra cada día, para ser luz en esta vida".

 




Cuarto misterio de dolor: "Jesús con la Cruz a cuestas va camino al Calvario".


 Señor, que con la Cruz vas caminando y el mundo al que tanto haz ayudado y amado te sigue golpeando, insultando y martirizando.
Eres una Llaga Viva y Tu Cuerpo cae casi sin vida, pero todavía quieres entregarnos aun más profundas heridas para salvar nuestras vidas.
Tu Santa Madre te acompaña y su Corazón también sangra por cada llaga tuya que por Ella no puede ser acariciada ni sanada.
Ese es su Jesús Niño, su Pequeñito que la abrazaba con el más tierno cariño y requería sus dulces auxilios. Ella realiza la más dolorosa y profunda entrega para liberarnos de nuestras miserias, para que así resucitemos a la Vida Verdadera.
Permítenos Rey del Amor, saber dejar todo y seguirte, pues con Tu amor nos redimiste. Yo quiero vestirte no con cicatrices sino con hilos de seda que sean mis respuestas a Tu Santa Sangre que por mí entregas.

Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria

"Que sepamos vivir junto a María Tu Palabra cada día, para ser luz en esta vida".

 



Quinto misterio de dolor: "La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo"


 "Ya todo se ha consumado". Por nosotros con clavos te han perforado, y sigues Tu amor por nosotros derramando. Tu Santo Cuerpo se ha convertido en un Cáliz Purísimo por el que el Padre entrega a Su Hijo en Eterno Sacrificio. Pero quieres hacer mas Sublime Tu obediencia y Tu Corazón en Llaga abierta nos muestras para darnos a nosotros vida nueva y eterna.
Oh Señor, haz que nuestro corazón vibre en el suspiro de Tu Último Latido para que nuestra vida sea vida de entrega de la que brota vida nueva.


Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.


"
Que sepamos vivir junto a María Tu Palabra cada día, para ser luz en esta vida".

 




Rezamos un Padrenuestro, tres Avemarías y Gloria por las intenciones del Santo Padre.
Oh María, te doy mi corazón a cambio te pido tu Inmaculado Corazón.
Oh Jesús, te doy mi corazón a cambio te pido Tu Sagrado Corazón.
"El Ángel del Señor anunció a María y concibió por Obra y Gracia del Espíritu Santo". Dios te salve María, llena eres de Gracia...
"He aquí la Esclava del Señor, hágase en mi según tu Palabra". Dios te salve María....
"Y el Verbo se hizo Carne, y habitó entre nosotros". Dios te salve María....
"Ruega por nosotros Santa Madre de Dios para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo". Amén

 

 

Página Principal Rosarios y Coronillas

Página Anterior Rosario sobre la oración

Página Siguiente Coronita de los 12 privilegios

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Mensajes: El Libro de la Verdad

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.