ROSARIO DE LAS PERLAS DE LA CORONA DE ESPINAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

 

 

 

"La corona de espinas es una diadema de Amor".

 

 

 

 

 

  A pesar de que no se conoce con precisión  el número exacto de las espinas que se clavaron en la cabeza de nuestro adorable Señor, una piadosa tradición señala que fueron 72. Suárez afirma que esa es la opinión de varios escritores religiosos.   De la información que tenemos de autores católicos, la corona de espinas pudo haber contenido más espinas, pero en ningún caso menos.  San Bernardo y San Anselmo afirman que miles de estas espinas perforaron la cabeza adorable de nuestro Salvador.

 

 

El rosario se recita de la siguiente forma:

 

Se comienza:

 

V. Venid adoremos a Jesucristo, nuestro Rey.

R. Coronado de espinas nuestro, herido por el aguijón.

Dios mío, ven en mi auxilio.

Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, es ahora, y siempre será. Amén.

 

 

 

Primer Misterio

 

 

 Pilato quiso dar satisfacción al pueblo: dejó, pues, en libertad a Barrabás y sentenció a muerte a Jesús. Lo hizo azotar, y después lo entregó para que fuera crucificado. [Mc. 15: 15]

 

 

  Un Padre nuestro.

  Un Avemaría.

  Diez Glorias.

 

V.  Venero, oh Señor, tu corona de espinas.

R.  Meditamos, oh Jesús, por tu gloriosa Pasión.

 

 

 

 

Segundo Misterio

 

 

 Los soldados lo llevaron al pretorio, que es el patio interior, y llamaron a todos sus compañeros. [Mc. 15: 16]

 

 

  Un Padre nuestro.

  Un Avemaría.

  Diez Glorias.

 

V.  Venero, oh Señor, tu corona de espinas.

R.  Meditamos, oh Jesús, por tu gloriosa Pasión.

 

   

 

 

Tercer Misterio

 

 

Le quitaron sus vestidos y le pusieron una capa de soldado de color rojo. Mt. 27: 28]

 

 

  Un Padre nuestro.

  Un Avemaría.

  Diez Glorias.

 

V.  Venero, oh Señor, tu corona de espinas.

R.  Meditamos, oh Jesús, por tu gloriosa Pasión.

 

 

 

 

Cuarto Misterio

 

 

Después le colocaron en la cabeza una corona que habían trenzado con espinos y en la mano derecha le pusieron una caña. [Mt. 27: 29]

 

 

  Un Padre nuestro.

  Un Avemaría.

  Diez Glorias.

 

V.  Venero, oh Señor, tu corona de espinas.

R.  Meditamos, oh Jesús, por tu gloriosa Pasión.

 

 

 

 

Quinto Misterio

 

 

 Le escupían en la cara y con la caña le golpeaban en la cabeza. [Mt. 27: 30]

 

 

  Un Padre nuestro.

  Un Avemaría.

  Diez Glorias.

 

V.  Venero, oh Señor, tu corona de espinas.

R.  Meditamos, oh Jesús, por tu gloriosa Pasión.

 

 

 

 

Sexto Misterio

 

 

Y  arrodillándose delante de El, Le hacían burla, diciendo: "¡Salve, Rey de los Judíos!" [Mt. 27: 29]

 

 

  Un Padre nuestro.

  Un Avemaría.

  Diez Glorias.

 

V.  Venero, oh Señor, tu corona de espinas.

R.  Meditamos, oh Jesús, por tu gloriosa Pasión.

 

 

 

 

Séptimo Misterio

 

 

Jesús salió, llevando la corona de espinas y el manto rojo. Pilato les dijo: «¡Aquí tienen al hombre!».  [Jn. 19: 5]

 

  Un Padre nuestro.

  Un Avemaría.

  Diez Glorias.

 

V.  Venero, oh Señor, tu corona de espinas.

R.  Meditamos, oh Jesús, por tu gloriosa Pasión.

 

 

  

 

 

Oración

 

  Oh Señor, mis pecados han afilado las puntas de las espinas que traspasaron  tu  Sagrada Cabeza. Ten piedad de mi, convierte mi alma, quita mis culpa, y clava en mi corazón tus dolorosas espinas. Ay de mí, cuanto me pesan todos mis pecados.

 

Que todos los hombres te conozcan y te reverencien a Ti  Rey de Reyes. Amén.

 

 

 Un Padre nuestro, un Avemaría y un Gloria por las intenciones del Sumo Pontífice.

 

 

 V. Y tejiendo  una corona de espinas,

 R. Se la pusieron sobre Su Cabeza.

 

 

 

Roguemos al Señor.

 

 Te suplicamos  Dios todo poderoso que en recuerdo de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, veneremos aquí en la Tierra su Corona de Espinas, para que merezcamos ser coronados  con honor y gloria en el Cielo por Jesucristo Nuestro Señor que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios  por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

Al recitar los misterios se pueden tener las siguientes intenciones:

 

 

Primer Misterio, para promover esta devoción.

Segundo Misterio, por nuestros padres, hijos o parientes.

Tercer Misterio, por los agonizantes en pecado mortal.

Cuarto Misterio, para la conversión de los pecadores e infieles.

Quinto Misterio  por nuestro pastor o confesor.

Sexta Misterio, por nuestro obispo.

Séptimo Misterio, por el Santo Padre.

 

   
 

 

Página Principal Rosarios y Coronillas

Página anterior Coronilla al Sagrado Corazón de Jesús

           Página siguiente Coronilla de desagravio a María Santísima

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Reflexiones y mensajes de María

 

Reflexiones y mensajes de María

 

Mensajes: El Libro de la Verdad

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.