Mis Padres no me pidieron remedios

 de ninguna clase

 

 

 

 Yo morí también por los que son malos

 

Mis padres no Me pidieron para ellos remedios de ninguna clase, Mi Madre sí; los pedía para Sus contemporáneos, recordad las bodas de Caná

  

Hijos Míos, estáis en tiempos de gran apostasía, tiempos en que a Dios solo lo tratan para hacerle peticiones, la mayoría inadecuadas y no santas. Desean de Mí que les ayude en situaciones personales por encima de dolores ajenos o de circunstancias anticristianas, y Yo que Soy el Buen Pastor, quiero a todas Mis ovejas como una buena madre quiere a todos sus hijos, no solo a los que la honran.

  Pero hijos, Yo no puedo conceder cosas pecaminosas, cosas que os pueden llevar a la perdición eterna, no es que nos os oiga, ¡claro que os oigo! pero tengo que hacer oídos sordos a las muchas peticiones inadecuadas y dañinas que Me pedís, aunque vosotros pensáis que son buenas.

  Vivid, hijos Míos, el Santo Evangelio tal y como Yo lo prediqué, sin quitar ni poner, sin añadir criterios propios y, cuando viváis el Evangelio tal y cual es y busquéis realmente el Reino de Dios, todo lo demás se os dará por añadidura (Mt 6,33)

  Mi santos padres pasaron en esta vida terrenal muchas necesidades y tuvieron muchas carencias materiales, pero ellos aun sabiendo que Yo era el Hijo de Dios y por tanto también Dios, no Me pidieron para ellos remedios de ninguna clase, aunque Mi Madre sí; los pedía para Sus contemporáneos, recordad las bodas de Caná (Jn 2, 1-12)

  Pedidme mas bien que os ayude a soportar la pruebas, las tribulaciones. Pedid que os la aminore, pero no Me pidáis que castigue a tal o cual persona porque todos sois hijos de un mismo Padre Celestial, y a todos, os ama Vuestro Padre Celestial con inmenso amor, y por todos, hijos Míos, Yo morí, también por quienes son malos. Yo, Jesús, os hablo.

  En vez de pedir castigos o daños para quienes os hacen mal en vuestra profesión, familia, comunidad de vecinos, parroquia, pedid la gracia y la luz para esas almas que andan ciegas y en las tinieblas. Yo, Jesús, os hablo. La paz de la Santísima Trinidad esté con todos vosotros.

     
 
 

Portada

Página anterior y principal (Meditaciones)

Página siguiente (Quien se condena...)

           

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Mensajes: El Libro de la Verdad

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.