El Espíritu está activo y vivo

 

 

     
 
 
 
  Bienamados, vosotros a quienes Mi Corazón busca atraer sin cesar. Vosotros a quienes Mi Corazón ama con locura. Vosotros, que habéis sido creados por Mi Sublime Amor. Vosotros, a quienes Yo he hecho de vuestro cuerpo Mi Templo, vivid en santidad... y a vosotros que constantemente pecáis, ofendiéndome, Mi Corazón os ha perdonado.



¡Alegraos! ¡Estad llenos de gozo! porque vuestro Dueño no está lejos, vuestro Señor está en Su camino de Regreso. Venid y alabadme; venid... incluso los guijarros y las rocas aclamarán dentro de poco a gritos en Mi Regreso: "¡bendito el Rey que viene!" Quienquiera que venga a Mí, incluso en su estado de pecado y se arrepienta, Yo no le rechazaré.



 Pero hasta hoy día hay algunos que no creen en Mi Misericordia ni en Mi Amor. No solamente no creen, sino que son ellos los que Me traicionan.



 Hoy os digo como dije una vez: "nadie viene a Mí a menos que el Padre lo permita". Esta es la razón por la que os digo que recéis, para que todos podáis recibir por medio de la Misericordia del Padre: Gracia. Gracia para que os podáis convertir. Sí, para "venir" a Mí es necesario que sea conducido por Mi Gracia dada desde de lo alto. Yo nunca rechazaré a nadie que acepte esta Gracia. Por ello, no desperdiciéis vuestro tiempo buscando objeciones para obstaculizar las Obras de Mi Espíritu. Si Yo llamo y vosotros no respondéis es a la Gracia a la que no estáis respondiendo.



 Bienamados, Yo os pido que roguéis para que cada uno reciba esta Gracia, crea y se convierta.



 Las Palabras que Yo os estoy dando son Espíritu. Ellas elevan, ellas hacen revivir y dan Luz en la oscuridad más profunda. Yo, hijos Míos, os he dado muchas señales para que creáis que el Espíritu está activo y vivo, por lo tanto, no esperéis signos materiales.
Mi Espíritu viene lleno de fuerza en estos días para ayudaros ahora, cuando la noche está abriendo las fauces de su oscuridad de par en par alrededor de vosotros. ¡Cómo os compadece Mi Corazón al observar vuestras pequeñas manos tanteando el camino a través de esta noche!



 Os estoy dando muchas señales para que podáis creer que éstos son los días en que Mi Espíritu se está derramando sobre toda la humanidad como nunca lo fue antes.



 Así, a vosotros que todavía vaciláis, llenos de desconfianza y de dudas, pidiéndome que os dé una señal para que os muestre que estos Mensajes, entre otros propagados por el mundo, proceden de Mí, Yo os digo de nuevo con toda solemnidad: no fue Moisés quien dio a vuestros antepasados el pan del Cielo, sino Mi Padre; Él es quien les dio el pan del Cielo; es Mi Padre quien os alimenta, porque el Pan de Dios es Aquel que desciende del Cielo y da vida al mundo.

 Vuestros antepasados comieron el maná en el desierto. Y Yo he dado ya a las multitudes un precursor de Mi Eucaristía, Yo he multiplicado los panes para alimentarles, como Yo os alimento con Mi Cuerpo para daros Vida. Asimismo Yo había multiplicado los peces, un símbolo de Mi Nombre, un símbolo de El-Que-Os-Alimenta, una señal simbólica de Mi Nombre, que significa: Jesucristo, Hijo del Padre y Salvador. Por eso, Yo os digo hoy muy solemnemente, que los Mensajes que Mi Espíritu difunde por cada nación, no son simplemente palabras, son Espíritu y son Vida.



 No habéis leído las Escrituras que dicen: "Él les dio pan del Cielo para comer".



 ¿No son estos signos suficientes para convenceros? Hoy estoy alimentando vuestro desierto interior con un Pan Celestial, todavía otra milagrosa comida. Una Milagrosa Comida que no perece sino que aviva vuestro espíritu, porque como la tierra hace crecer cosas nuevas, como un jardín hace brotar las semillas, así Mi Comida Gloriosa reactiva en vosotros Vida, ardor y devoción. Como una chispa que puede dar fuego, así Mi Santo Espíritu desciende sobre vosotros para reavivar las vacilantes llamas de vuestro interior en un Ardiente Fuego de Amor.

 Las Escrituras dicen: una persona sin espíritu es uno que no acepta nada del Espíritu de Dios; él lo ve todo como insensatez; ello está más allá de su comprensión porque sólo se puede entender por medio del Espíritu.

 Los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra están ahora justamente a vuestras puertas. Pero aún, muchos de vosotros no han comprendido y lo ven todo como un desatino. Esta gente falta de espiritualidad prefiere tomar todas Mis Señales en un sentido superficial y desprecian Mis Mensajes Celestiales. Pero las Escrituras se están cumpliendo, porque de hecho, ellas habían anunciado que durante los últimos días habrá gente que se burlará de Mi Promesa. Puesto que Yo conocía que los hombres tienen una infinita capacidad de pecar y que el Enemigo, al final de los Tiempos, se sentará en el trono dentro de Mi Santuario; por esta razón Yo he conservado para Mí "un resto", para que sean los constructores de Mi Nuevo Santuario, los Primeros Frutos de Mi Espíritu.



 Así como una vez reservé para Mí siete mil hombres que no inclinaron su rodilla ante Baal en aquellos días de Elías, también hoy he reservado, por Mi Gracia, este remanente de ciento cuarenta y cuatro mil personas, todas con Mi Nombre y el Nombre de Mi Padre escrito en sus frentes. Éstos son los que nunca permiten que una mentira pase por sus labios. Son Mis primeros frutos de los Nuevos Cielos y de la Nueva Tierra, éstos serán los árboles de vida que producirán doce  cosechas de fruto en un año, uno por mes, y cuyas hojas serán la curación para los paganos 13 .



 A fin de refrescar vuestra memoria Yo os explicaré una vez más lo que dice el libro del profeta Ezequiel 14 : "A lo largo del río, en ambas orillas, crecerán toda clase de árboles frutales". Esto quiere decir: los ungidos del Espíritu desde sacerdotes a laicos; "con hojas que nunca se marchitan y frutos que nunca se malogran, ellos darán fruto cada mes, porque este agua 15 procede del Santuario 16 ", "porque este agua manará del trono de Dios y del Cordero, fluyendo cristalina por en medio de la calle de la ciudad 17 ", "y sus frutos serán buenos para comer y las hojas medicinales". A semejanza de un árbol seréis renovados por Mi Santo Espíritu que nunca os faltará, y vuestras hojas serán medicinales; sí, vuestro testimonio curará a los enfermos, convirtiendo nación tras nación, pero no por vosotros mismos, no será vuestro hablar sino Mi Santo Espíritu que vive en vosotros.

 Y como constructores Yo os enviaré desde los confines del mundo con un bastón en la mano a modo de vara de medir,  para reconstruir Mi Santuario y los altares que se encuentran en ruinas y que han llegado a ser la guarida de los demonios.


 Rezad, amados Míos, a fin de que todos puedan tener tiempo para convertirse.

 Rezad, para que la Gracia venga sobre ellos y de esta forma reconozcan y acepten la Verdad.

 Rezad por los que se han vuelto a los mitos más bien que a la Verdad.

 Rezad por la conversión del mundo.

 Rezad para que Yo more en cada alma y pueda hacer de ella Mi Propiedad.

 Rezad para que Yo pueda fluir en estas almas, como un río por en medio de la calle de una ciudad. Sacrificaos por estas conversiones, hijitos.

 Permaneced cerca de Mí, ya que un leopardo os acecha muy de cerca. Permaneced cerca de Mí en constante oración: una oración infinita.


 Permitidme dejar Mi Suspiro de Amor en vuestras frentes bendiciéndoos a todos. Quedad bajo Mi Santo Nombre.

 

 

Portada

Página anterior y principal (Meditaciones)

              Página siguiente (El Folleto de la Iglesia Purgante)

 

Páginas nuevas:

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.