Dios Padre

 

 Vosotros no es dais cuenta de la maldad de Satanás

 

      

 

    

 
  

Temas:

Mi Santo Espíritu estará junto a vosotros en todo momento indicándoos qué debéis hacer, por eso os pido nuevamente, ésa pureza de cuerpo y alma.
Las Sagradas Escrituras, es Palabra y Letra Divina y todo aquel que os quiera llevar por caminos diferentes, no vienen de Mí, de vuestro Dios.
El Pecado separó vuestras dos entidades, cuerpo y alma, ahora, empezaréis a sentir un cambio, en el que se unirán en una sola entidad.
Vuestra alma tranquila estará, al verse rodeada de Mis cuidados amorosísimos de Padre para todos Mis hijos.
No os separéis en ningún momento de Mi Hija, porque Ella os va a traer hacia Mí, a Mi Santísima Trinidad, Mis pequeños.


Mensaje de Dios Padre a J. V.

 



Primer Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Mi Santo Espíritu estará junto a vosotros en todo momento indicándoos qué debéis hacer, por eso os pido nuevamente, esa pureza de cuerpo y alma.

 


  Hijitos Míos, decir Amor, pero Amor Mío, es cubrir todo, es decir todo, es hablar del Todo, que Soy Yo. Amor, en estos tiempos, es Gracia para todos vosotros, son Bendiciones inmensas para todos vosotros, los que estáis Conmigo y aun para aquellos que no están Conmigo, porque también Mi Amor les tocará. Mi Amor abarca la Creación entera, abarca el Universo y Mi Amor es el que os va a llevar a este cambio tan bello y tan necesario,
para todos aquellos hijos Míos que se merecen este regalo tan grande, que Yo os voy a dar.



  Mis pequeños, lo menos que debe haber en vuestro corazón,
es temor, Soy vuestro Padre y os cuido mucho más que un padre o una madre os puede cuidar en la Tierra porque, Yo os conozco desde antes de que bajarais a la Tierra y os amo desde antes de que bajarais a servirme.



  Mis pequeños, vosotros
no os dais cuenta aun de la maldad tan fuerte con la que actúa Satanás sobre las almas. Vosotros veis la punta del iceberg, veis una puntita, lo pequeñito que Yo os permito ver, porque si os dejara ver la maldad satánica en pleno, no lo soportaríais. En cierta forma voy cubriendo vuestra mente, voy cubriendo vuestras capacidades, para que no veáis lo que no quiero que veáis, porque es demasiado fuerte, demasiado crudo para vuestras almas, que son pequeñitas y débiles. Por eso, aunque se va a dar muy fuerte la purificación con el ataque de Satanás, que como os he dicho, Satanás no quiere que se venga la unión nuevamente, de todo lo que él desordenó por el Pecado Original, Yo os voy a cuidar, para que no veáis, aún completamente toda esa maldad satánica que se ha soltado sobre el Universo entero.



  Os voy a estar cuidando, Mis pequeños,
y vosotros deberéis estar cuidando lo Mío, que son a las almas. Yo tomaré la parte más fuerte, porque Soy vuestro Padre y el padre en la familia siempre toma la tarea más fuerte, más ruda, de más dolor y, así, estaré con vosotros. Por eso, no quiero, Mis pequeños, que vosotros viváis en el temor, cuando Yo, vuestro Dios, en toda Mi Potencia, os voy a estar cuidando contra los ataques de Satanás. Veréis, como os dije, solamente una pequeña parte de su poder, pero aún así, muchos de vosotros os asustaréis fuertemente por vuestra sensibilidad, pero también por vuestra separación a lo que debéis tener, que es: Fe hacia Mí, amor hacia Mí y docilidad hacia todo lo que Yo os pido.



 Os pido, Mis pequeños, os unáis en oración, os unáis en vida Sacramental, os unáis Conmigo en pureza de corazón. No claudiquéis, estáis solamente a momentos de que se inicien los acontecimientos más fuertes, pero eso no quiere decir que vosotros estaréis solos,
Yo voy a estar con vosotros en todo momento.



 Cada uno de vosotros lleva una misión, lleva una misión específica para estos momentos y deberéis estar unidos a Mí, para que vosotros la cumpláis y con eso Me ayudéis a la corredención del Universo entero.



 Os Bendigo, Mis pequeños, Mi Santo Espíritu estará junto a vosotros en todo momento indicándoos qué debéis hacer, por eso os pido nuevamente,
esa pureza de cuerpo y alma, para que sea una unión sencilla, pero muy íntima y sobre todo, que vosotros deis también vuestro cien por ciento, para que vuestra misión se desarrolle dentro de Mis Planes y dentro de Mi Voluntad.
Gracias, Mis pequeños.
 


Segundo Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Las Sagradas Escrituras, es Palabra y Letra Divina y todo aquel que os quiera llevar por caminos diferentes, no vienen de Mí, de vuestro Dios.


  Hijitos Míos, en el Antiguo Testamento, podéis constatar vosotros cómo se transmitían Mis Órdenes y Mis Deseos por tradición oral. Se iban transmitiendo de padres a hijos, a nietos, para que siguieran lo que Yo quería que siguiera el pueblo judío cuando ya fue escogido por Mí, y ellos aceptaron seguir Mis Órdenes y Mis Mandatos pero, ciertamente,
a través de la tradición oral, se pierde mucho y se van afectando las palabras, se va afectando el contenido y al final no queda lo que inicialmente se dio.



 En el Antiguo Testamento tenéis la Palabra, y la Vida de un Dios entre vosotros con Mi Hijo, y a través de Él os llegaron nuevamente Mis Deseos, para vuestro comportamiento dentro de vuestra vida espiritual. Esto fue escrito
y tenéis el Nuevo Testamento, en el cual vosotros os debierais basar para que esto lo tuvierais como Palabra Divina y que la siguierais para asegurar vuestra salvación y la de los vuestros.



 Mis pequeños, os he dicho que estáis a momentos críticos de la humanidad, en donde no se le hace ya caso a la Palabra antigua ni a la letra moderna. El mismo hombre, actualmente, se ha alejado de todo lo que Yo he pedido y está haciendo cada quien su propia doctrina, su forma de ser, su forma de actuar y que en la mayoría de los casos se sale de lo que Yo os he pedido para que alcancéis vosotros vuestra perfección.

 

 

 A tal grado se ha alterado todo, que la misma Iglesia, a través de gente infiltrada, gente mala, gente de Satanás, os va a tratar de desviar todavía más en estos momentos y será uno de los mayores ataques de Satanás hacia los fieles, hacia todos vosotros, hacia los fieles de la Iglesia, Mi Iglesia, la que Mi Hijo Jesucristo fundó para todos vosotros, pero ahora, a través de todos aquellos que se han infiltrado, para llevaros hacia el mal, lo están haciendo de una forma tan sutil, que vosotros lo estáis aceptando y que no debéis aceptar.

 



 La Palabra está dada, la Letra está escrita y no os deberéis salir de todo aquello que tengáis en las Sagradas Escrituras, es Palabra y Letra Divina y todo aquel que os quiera llevar por caminos diferentes, no vienen de Mí, de vuestro Dios y deberéis apartaros de aquellos que no están siguiendo lo que, desde el Cielo, se os ha regalado para que vosotros podáis tener derecho a una vida de santidad y, con ello, poder vivir Conmigo eternamente.



 
Tened cuidado, Mis pequeños, sed cautos, sobre todo en éste tiempo de gran confusión ya que, todavía, Satanás va a tratar de dar su último golpe, para que aquellos que se han mantenido en el Bien, lleguen hasta dudar y separarse de lo que es correcto. Cuidaos, Mis pequeños, cuidaos de los ataques de Satanás.
Gracias, Mis pequeños.
 


Tercer Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: El Pecado separó vuestras dos entidades, cuerpo y alma, ahora, empezaréis a sentir un cambio, en el que se unirán en una sola entidad.


  Hijitos Míos, vuestro cuerpo lo alimentáis con lo material, con lo que veis, con lo que tocáis, lo que sentís, lo que palpáis. Vuestro alimento de cuerpo os da fuerzas, os da vida, para que vuestra alma, que vive en vosotros, pueda seguir en la Tierra misionando para el bien vuestro y el de vuestros hermanos.
El alimento del alma es en Fe, Mis pequeños, no lo veis, no lo tocáis, no lo palpáis, pero existe y es una realidad y todos vosotros debéis alimentar vuestra alma, así como alimentáis vuestro cuerpo.



  Estos son momentos del cambio universal, en que veréis y palparéis el alimento espiritual, Mis pequeños. Ahora no lo tenéis, pero es cuando se va a empezar a unir ya el Cielo con la Tierra y entonces viviréis en una sola entidad junto Conmigo,
Mis pequeños, el Pecado separó vuestras dos entidades, cuerpo y alma, ahora, empezaréis a sentir un cambio, en el que se unirán en una sola entidad.



  Comprenderéis pues la Divinidad de Mi Hijo, la Divinidad de que, a pesar de ser Hombre, Es Dios, porque hay todavía hasta hijos Míos, sacerdotes, ministros de Mi Iglesia, que separan esto, Mis pequeños, en Mi Hijo, en vuestro Dios, y es un error gravísimo.
Es Dios y Es Hombre en una sola entidad y, como os he dicho, en breve entenderéis esto, porque la acción de Mi Santo Espíritu os llevará a vivir, también, a vosotros, lo que tenían vuestros Primeros Padres. No por ser hombres os separáis de lo espiritual y, así, daréis alimento real a vuestro cuerpo y a vuestra alma, como lo habéis venido haciendo, pero ya en una forma más palpable, más segura y sobre todo, para vuestras capacidades, más entendible.



  Mis pequeños, dejaos llevar por Mi Sabiduría Divina y no os enterquéis en manteneros en vuestras capacidades humanas, que son muy limitadas. Este es tiempo no solamente de cambio Universal en lo físico, sino también en lo espiritual.



  Veréis y sentiréis cosas bellísimas, grandísimas,
el cambio se os irá dando paulatinamente para que no sintáis de golpe lo que Yo os quiera dar, pero sobre todo, vuestro corazón deberá estar dispuesto a este cambio. Deberéis pedirlo y aceptarlo, pero sobre todo, con ese gusto grande de saber que entenderéis esos misterios escondidos para el hombre y que ahora empezaréis a conocer, porque ya no serán misterios, es Vida que tenían vuestros Primeros Padres, era su forma de vivir pero, por el Pecado, se os hicieron a un lado para que no mezclarais las Verdades con las mentiras de Satanás.



  Empezaréis a vivir esas Verdades que Yo os di en la Creación
y las gozaréis, Mis pequeños, este es tiempo de cambio, pero un cambio bellísimo, y que deberéis desear ya de corazón.



  Os vuelvo a repetir, el temor no debe existir en vosotros,
deberéis estar añorando este regalo que Yo os doy, como el niño pequeño que va contando los días en que va a llegar su cumpleaños y sabe que se le van a dar muchos regalos. Así deberéis estar vosotros, ansiando el día en que Yo os daré estos regalos Celestiales, porque sabed ya desde ahora que los gozaréis inmensamente.



 Pedídmelos ya desde ahora y pedidme que Yo prepare todo vuestro ser para que los podáis recibir de lleno, pero con ésa sensibilidad que Yo doy de Padre, todos Mis regalos, para que no os sintáis incapaces de recibirlos; sois Mis hijos y no deberéis usar en ningún momento
esa frase de que no sois merecedores de Mis regalos, Yo os los daré, porque os amo y vosotros deberéis gozarlos, como niños pequeños, que os pido seáis.
Gracias, Mis pequeños.



Cuarto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Vuestra alma tranquila estará, al verse rodeada de Mis cuidados amorosísimos de Padre para todos Mis hijos.


  Hijitos Míos, la negrura de la noche se disipará. Vendrá un nuevo amanecer para la Tierra y para el Universo entero. Lo que antes no veíais, veréis, lo que antes pasaba frente a vuestros ojos y no os dabais cuenta, ahora lo veréis. Sentiréis lo que antes no sentíais, palparéis lo que antes no palpabais, saborearéis esos deleites, esos alimentos Divinos que antes no teníais. Todo será un cambio bello para el hombre.

 
Todo será purificado en vuestro ser y vuestro ser se volverá más sensible a todas las bellezas que Yo creé para vosotros. Agradeceréis, Mis pequeños, todo este cambio que se dará y que será regalo para las almas fieles que se mantendrán junto Conmigo y sobre todo, aceptando Mi Voluntad en su vida.



  Ciertamente otras almas tratarán de atacar lo que viene de Mí y, estas almas, son almas que se satanizaron y que no quisieron seguir todo lo que Yo les pedí. Son almas traicioneras a Mi Voluntad
y que debéis pedir por ellas, Mis pequeños. Os he dicho que también el premio que tendréis cada uno de vosotros se dará de acuerdo a la donación que hayáis tenido, a todo lo que Yo le pido al alma que dé.



  El Cielo con la Tierra se unirá y empezaréis también a gozar de esos bienes Celestiales. Será un nuevo amanecer, como os dije, para toda la humanidad. Experiencias agradabilísimas para el hombre. Vuestra alma tranquila estará, al verse rodeada de Mis cuidados amorosísimos de Padre para todos Mis hijos. Las almas escogidas, que permanecerán en la Tierra, gozarán inmensamente y, ahora sí, agradeceréis con un corazón limpio, con un corazón transmutado, todos Mis regalos,
al recibir este cambio cada uno de vosotros. Os daréis perfectamente cuenta de todo lo que os estoy dando, porque ahora no os dais cuenta de todos Mis cuidados y Mis Bendiciones que recibís de día, de noche, en cada momento de vuestra vida; ahora estaréis plenamente conscientes de todo lo que estaréis recibiendo constantemente y es cuando vosotros Me alabaréis y agradeceréis, en todo momento, Mi Presencia en vuestra vida.



  Ahora, como vivís, vivís más para el mundo y no os dais perfectamente cuenta de Mi Presencia, en todo momento de vuestra vida, por vuestra distracción, y porque no os llenáis, porque no queréis, recibir toda esa sensibilidad espiritual que os rodea.



  En el cambio por venir, Mis pequeños, se vivirá una espiritualidad excelsa y es por eso que os digo que viviréis el Cielo en la Tierra, porque estaréis gozando Mi Presencia en vosotros y os estaréis dando cuenta de cómo consiento a las almas que, ciertamente, lo hacía antes, pero vosotros, al estar distraídos en las cosas del mundo, en vuestras propias cosas, en vuestros propios intereses, no os dabais cuenta de ello y no agradecíais.



  Recordad, Mis pequeños, que el agradecimiento de un alma hacia su Dios, o sea, hacia Mí, Mis pequeños,
es siempre muy agradable. Es estar Conmigo, es estar recordando Conmigo momentos bellísimos, en los que vosotros gozáis plenamente y en todo momento. Compartiréis, ahora sí, plenamente vuestros momentos Conmigo. Ya no habrá esa separación, en la que vosotros seréis dueños de vuestra voluntad, ahora Yo Seré Dueño de vuestra voluntad, como lo era con vuestros Primeros Padres, Adán y Eva. Os dejaréis guiar por Mi Sabiduría Divina y, al hacerlo así, gozaréis plenamente, porque siempre el Padre escoge lo mejor para los hijos, porque los hijos no saben perfectamente cómo guiarse ni qué escoger. Tendréis esa nueva vida que se os dará y vosotros, Mis pequeños, en esa sensibilidad espiritual, gozaréis inmensamente y viviréis inmensamente agradecidos por la Gracia que os concedí de manteneros en este tiempo, en el tiempo por venir.
Gracias, Mis pequeños.



Quinto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: No os separéis en ningún momento de Mi Hija, porque Ella os va a traer hacia Mí, a Mi Santísima Trinidad, Mis pequeños.

 


  Hijitos Míos, así como Satanás es muy sutil para llevaros al error, por eso éstos son los tiempos de Mi Hija, la Siempre Virgen María, porque Ella también es muy sutil, pero en el Amor y Ella os va a ayudar con esa sutileza Divina y femenina, a acercaros a Mí, al Amor Verdadero, al Amor que os va a dar Vida en la Tierra y en el Cielo.



  Manteneos siempre con Mi Hija, la Siempre Virgen María, para que no claudiquéis, para que no erréis el camino, para que no escuchéis los errores de Satanás.
Ella os va a ayudar a recorrer este camino, que os falta, antes de llegar hacia Mí.



  Mis pequeños, Ella fue Creada para esta Misión tan grande y bellísima, que es la Redención, y para estos momentos vuestros, en este cambio que estáis ya viviendo.



 
Aquellas almas que confíen en Mi Hija, aquellas almas que se dejen llevar de la Mano por Ella, aquellas almas que escuchen en su corazón Su llamado, son almas que están asegurando su pase eterno a un mundo de bellezas, al Cielo mismo. No os separéis en ningún momento de Mi Hija, porque Ella os va a traer hacia Mí, a Mi Santísima Trinidad, Mis pequeños.



  Ella es todo Amor, es toda Dulzura, es toda Belleza, es toda Docilidad y por Su Humildad y Docilidad, se le dio el lugar que tiene ahora, Mis pequeños, que vosotros debéis agradecer, porque es vuestra Madre también, Madre de todo el género humano y, acudiendo a Ella, Mis pequeños, vuestro paso y vuestro trabajo que todavía deberéis llevar a cabo en la Tierra, será fácil y seguro.



Os repito,
no os separéis de Ella en ningún momento y atraed a todos vuestros hermanos hacia Ella, Mi Santo Espíritu os ayudará a que, a través de Ella, podáis venir a Mí, porque muchos, muchos hermanos vuestros no confían en Su Persona, no confían en Su Misión, no confían en quien Es y que fue Creada, os repito, para estos momentos de cambio, para que vosotros, Sus hijos, podáis asegurar la entrada al Reino de los Cielos.
Gracias, Mis pequeños.

 

 
 

                 Página Principal (Índice del tema)  

                     Página Siguiente  (Lo que permitiré que suceda...)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.