El camino al Calvario

 

 

  Cualquiera que está unido a Mí toma el mismo camino que Yo tomé: el camino al Calvario. Cualquiera que sigue a la Víctima Suprema se convierte en parte de la Víctima. Yo, el Señor, les estoy mostrando los pasos que tomé para Mi Pasión. Puesto que ustedes Me sirven, ustedes deben seguirme. ¿Qué quieren que Yo les diga?

 

 Sígueme, pero no en Mis Huellas

Esto no puede ser.

Quienquiera que me sirva,

seguirá Mis Huellas ensangrentadas

 

"Quien ama a su padre o a su madre más que a Mí, no es digno de Mí, y quien ama a su hijo o a su hija más que a Mí, no es digno de Mí. Quien no toma su cruz y me sigue, no es digno de Mí. Quien encuentra su vida la perderá, y quien pierde su vida por Mí, la encontrará."

 

 Ya que Mi Padre Me dio a todos ustedes como un regalo para su redención, con Mi Entera Voluntad, Yo, a Mi vez, en sus días, llamo para Mi Objetivo a Mis elegidos y los levanto para Mi Plan Salvífico, convirtiéndolos en copias de Mí Mismo, elegidos mucho antes de su creación, con la intención de que se conviertan en la verdadera imagen de Mí Mismo y cooperadores de Mi Plan de Amor. Yo los honro al marcarlos con las mismas marcas con que Yo Mismo fui marcado, para hacerlos completamente Míos y para mostrar al mundo que ellos son verdaderamente Míos y que son Mi semilla. Así que cuando éstos sean expuestos a la persecución, a los salivazos; cuando sean amenazados, incomprendidos, calumniados y atacados, sepan que vienen de Mí y que son hueso de Mi Hueso, carne de Mi Carne.

 

 Así que, de acuerdo con Jesús, es un honor estar marcado con las mismas marcas con que Jesús Mismo fue marcado. Estas marcas de las que Jesús está hablando están relacionadas con Su Pasión. En otras palabras, son las agonías y los sufrimientos que Él vivió, la persecución, los salivazos, la calumnia, los ataques y, finalmente, la Crucifixión. Jesús explica que es un gran honor y una gracia cuando Él nos pide que carguemos Su Cruz.

 

 Al ser uno con Cristo estamos compartiendo Su Pasión, por las siguientes razones dadas por Él: por la conversión de las almas; como actos de reparación; por todos aquellos que distorsionan las Escrituras; por aquéllos que Lo sofocan, diferenciándose a sí mismos bajo Su Santo Nombre; por la insinceridad que reina entre aquellos que piden la 'paz y la unidad', pero permanecen muertos a sus palabras; por aquéllos que sofocan la Voz de Su Santo Espíritu, y por todos aquellos que continúan viviendo, con gran maldad, bajo los cielos.

 

 Al aceptar las cruces que nos son dadas, estaremos reparando, no sólo por nuestras almas, sino también por todas las almas que, hora tras hora, llevan a Cristo a un nuevo Getsemaní y al camino del Calvario. Todos estos actos de reparación no son en vano, sino que son santificadores.

 

¿Quién está listo a seguir a Cristo en Sus Huellas ensangrentadas?

 

¿Quién está dispuesto a dejar su comodidad y servir al Señor?

 

 

Video musical realizado por los autores de este portal

"No me mueve, Señor"

Canta:

Ximena Gray

 

 

Portada

Página anterior y principal (Meditaciones)

  Página Siguiente (El signo del Hijo del hombre)

 

Páginas nuevas:

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.