Dios Padre

  Lo que vayáis bendiciendo, cambia totalmente

 

 

  

 

      

    

 

 

Temas:

 

Llevad Mi Bendición por toda la Tierra, Mis pequeños, debéis tener la Fe suficiente para saber que lo que vayáis Bendiciendo, cambia totalmente a nivel espiritual y también material.

No tenéis el valor de detener ésa maldad que vuestros hijos ven a través de los medios de comunicación, debéis protegerlos.

Si vosotros realmente estáis Conmigo y creéis seguir todo lo que Yo os enseñé, debéis actuar en la misma forma.

Es Mi Amor el que va a hacer el cambio mundial.

Os pido que tengáis un momento de reflexión, que repaséis uno a uno los Diez Mandamientos, que los meditéis, que veáis vuestra propia vida dentro de ellos.

Es más sabio aquél que se deja mover por Mi Voluntad, aquél que se sabe pequeñito y reconoce Mi Potencia Divina.

 

 

 

 

Ofrecimiento, Habla Dios Padre

 

Sobre: Llevad Mi Bendición por toda la Tierra, Mis pequeños, debéis tener la Fe suficiente para saber que lo que vayáis Bendiciendo, cambia totalmente a nivel espiritual y también material.

 

 Hijitos Míos, acostúmbrense a bendecir todo, vuestro día, vuestros alimentos, vuestro trabajo, a vuestros hermanos, a vuestros hijos, todo lo que les llegue a la mente, porque Mi Santo Espíritu así se los ordenará, porque es necesario, en estos tiempos, Mis pequeños, en que Satanás os está atacando tanto, que contrarrestéis toda su maldad al pedir el que Yo Bendiga todo lo vuestro y a vuestros hermanos, de esta forma estaréis protegiendo toda la Tierra de los ataques de Satanás.

 

Mis pequeños, cuando vosotros bendecís Yo Me estoy haciendo presente y voy Bendiciendo, Yo, Personalmente a todos aquellos a quienes vosotros Bendecís o todo aquello a lo que vosotros Bendecís y de esta forma, si estuviera dañado por Satanás, en ese momento, ya es Mío, queda protegido, Yo lo Bendigo y queda a Mi disposición.

 

Si vosotros pudierais ver todo lo que existe en lo espiritual, os asquearíais de ver cómo Satanás tiene todo bajo su dominio, y es por eso que os pido que bendigáis todo lo que está a vuestro alrededor, todo lo material que veáis a vuestro alrededor y todo lo espiritual que puede entrar en vosotros.

 

La maldad de Satanás ha ido tomando todo aquello que Yo os di desde un Principio, a través de vuestros Primeros Padres, y es necesario, Mis pequeños, que esto lo entendáis para vuestro bien.

 

Debéis empezar, desde que abrís los ojos, Bendecid vuestro día, ofrecedme vuestra vida, vuestro trabajo, todo lo que hagáis, personalmente, de bien para vuestros hermanos y todo lo que deseéis, espiritualmente, para todos aquellos que están lejos de vosotros, pero que les amáis y, así, pasad todo vuestro día, bendiciendo todo aquello que cruza por vuestro camino.

 

Llevad Mi Bendición por toda la Tierra, Mis pequeños, debéis tener la Fe suficiente para saber que lo que vayáis bendiciendo, cambia totalmente a nivel espiritual y también material y, así, si toda la gente en la Tierra bendijera a diario todo lo que tiene a su alrededor y os bendijerais unos a los otros, sería bellísimo y así, Satanás iría perdiendo su poder, porque Mi Bendición ocuparía toda la Tierra.

 

Os pido, Mis pequeños, que os unáis y bendigáis a la humanidad entera, todo lo que tengáis en vuestra mente y en vuestro corazón y lo que vayáis a hacer en ese día y Me pidáis Bendiga también vuestro sueño y todo lo que se haga en la noche para el bien de vuestros hermanos y veréis, Mis pequeños, cómo va a ir cambiando este mundo, porque las fuerzas de Satanás se irán disminuyendo y Mi Amor Infinito irá tomando toda la Tierra.

 

Empezad, Mis pequeños, y Yo seguiré haciendo Mi parte y así todo quedará Bendecido y Me regresaréis lo que Me corresponde, que es vuestra vida, la de vuestros hermanos y todo lo creado. No dejéis que Satanás se lleve lo que es vuestro, ni vuestra vida ni la de vuestros hermanos ni las posesiones que Yo os di para vuestra vida aquí en la Tierra.

Vosotros podéis hacer el cambio, hacedlo, os lo pido, será para vuestro bien y para el de todos vuestros hermanos alrededor de la Tierra.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Primer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: No tenéis el valor de detener ésa maldad que vuestros hijos ven a través de los medios de comunicación, debéis protegerlos.

 

 

Hijitos Míos, hay tantos, tantos hermanos vuestros alrededor del mundo, que no acaban de darse cuenta realmente lo que significa Mi Amor para vosotros. Os he dado tanto y Mi Amor es Infinito, pero no acabáis de vislumbrar lo que es realmente el Amor Divino.

 

Mi Amor va a hacer que vuestra alma se engrandezca, se purifique, se santifique, que dé muchos frutos para su propia salvación y para la de muchos.

 

Con Mi Amor, vosotros podéis crecer en una forma en que no os imagináis y que gozaréis infinitamente, porque así como Mi Amor es Infinito, el alma, también es infinita, ahora limitada por vuestro cuerpo, pero cuando salga de él y, si vosotros hicisteis crecer ese Amor en vuestro corazón, ese Amor se liberará y es cuando Me gozaréis en Mi Amor, unido al vuestro y es cuando veréis cómo Yo consiento a las almas y qué gozo doy a las almas que están Conmigo.

 

En cambio, los amores de la Tierra, los amores humanos, carnales, son muy limitados, vosotros habláis de ellos como si estuvierais hablando de Mi Amor y no es así, Mis pequeños, estáis hablando de dos cosas muy diferentes, porque de los amores que vosotros habláis, son amores carnales, amores limitados, amores para vuestro cuerpo que realmente no son amores, sino solamente para llenar vuestro instinto animal, vuestro instinto humano, que debiera ser solamente para la reproducción y, vosotros, hasta eso limitáis y os aprovecháis de esos amoríos pecaminosos para tratar de hacer creer que estáis hablando del Verdadero Amor, que solamente viene de Mí.

 

Satanás está llevando a la humanidad a esos amoríos pecaminosos y con ello, estáis limitando el crecimiento de vuestra alma y vuestra entrada al Reino de los Cielos, porque todo se queda solamente a nivel Terreno, porque así es el pecado, no os deja crecer en lo espiritual.

 

Os debéis dar cuenta, Mis pequeños, que muchos de vosotros estáis siendo guiados por Satanás y por esos falsos amoríos, para que os impida llegar a Mí y no cumpláis vuestra misión, que Yo os he pedido que cumpláis aquí en la Tierra.

 

El amaos los unos a los otros, que os dijo Mi Hijo, era a nivel espiritual, porque cuando realmente os amáis de corazón, los unos a los otros, lo demás, lo humano, viene por añadidura y, cuando realmente os amáis, buscáis el crecimiento espiritual y el gozo espiritual de vuestros hermanos, porque ése es un gozo infinito, un gozo que realmente os satisface.

 

En cambio, con los amoríos humanos, no llegáis a éea satisfacción, es más, os sentís mal después de hacerlo, porque Mi Santo Espíritu os está indicando vuestro error y os está pidiendo vuestro arrepentimiento al cual, en la mayoría de los casos, no llegáis a él y os mantenéis en pecado grave, poniendo en riesgo vuestro futuro eterno.

 

Pedidme, Mis pequeños, el don del Espíritu Santo y con ello, el don de Discernimiento, Discernimiento Santo, para que podáis entender esta diferencia, si aún no entendéis bien lo que os estoy explicando y, sobre todo, también que tengáis la fuerza necesaria para que podáis luchar contra toda esa falsedad a donde os está llevando satanás.

 

Voltead a un lado y a otro y veréis hacia dónde realmente os está llevando Satanás. Si tenéis Sabiduría Santa, si realmente estáis viviendo en Virtud, entonces fácilmente podéis entender y ver la maldad que os está rodeando.

 

Gozáis con el pecado, lo estáis viendo a vuestro alrededor y, desgraciadamente, no le queréis poner un alto para que vosotros no os contaminéis de él y que vuestros hijos y hermanos tampoco se contaminen de él.

 

No tenéis el valor de detener esa maldad que vuestros hijos ven a través de los medios de comunicación, debéis protegerlos y explicarles el por qué debéis protegerlos y, por eso os estoy explicando, que debéis buscar lo que os da crecimiento espiritual y no aquello que os va a dar muerte eterna. Si realmente queréis a vuestros hijos, a vuestros hermanos, debéis luchar por su pureza y buscar su santidad. Así es como realmente estaréis cuidándoles y ayudándoles en su vida futura, en su vida eterna.

 

Amaos los unos a los otros, es una frase que debéis meditar muchas veces, Mis pequeños y pedidme que os dé Sabiduría Santa para que la entendáis perfectamente y si la entendéis, veréis que ya no pecaréis, evitaréis mucho el pecado que se acerque a vosotros.

 

Pedídmelo, Mis pequeños, porque os amo y porque quiero lo mejor para vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Segundo Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo

 

Sobre: Si vosotros realmente estáis Conmigo y creéis seguir todo lo que Yo os enseñé, debéis actuar en la misma forma.

 

Hijitos Míos, las puertas de vuestra alma, las puertas de vuestro corazón, siempre deben estar abiertas para todos vuestros hermanos.

 

Ciertamente, hay hermanos vuestros que no actúan en el Bien, pero Yo pasé por la Tierra, Mis pequeños, abriendo Mi Corazón a buenos y  malos, sanando a buenos y a malos, dándoles de comer a buenos y a malos y la Providencia Divina de Mi Padre también se da para buenos y malos. Si vosotros realmente estáis Conmigo y creéis seguir todo lo que Yo os enseñé, debéis actuar en la misma forma. Podréis poner el pretexto de que estos malos puedan entrar a vuestro hogar y robar de vuestras pertenencias o haceros un daño a vosotros o a un miembro de vuestra familia, pero Yo os digo, Mis pequeños, que cuando vosotros actuáis en el Amor, Yo siempre voy a estar con vosotros y os protegeré en cuerpo y alma y a todo lo vuestro.

 

El mal se ha diseminado por toda la Tierra, porque no ha habido suficiente bien para detenerlo o para ir aplacándolo. Si vuestro corazón se engrandeciera y actuarais con bondad para todos y no poniendo pretextos para que no os tratarais como hermanos, entonces todo cambiaría, pero son vuestros pretextos los que detienen que Mi Amor corra por toda la Tierra y vaya purificando todo aquello que os rodea.

 

Vedme a Mí, Mis pequeños, Yo, vuestro Dios, llevando Mi Amor por todos lados y es como muchos, muchos de corazón perverso han cambiado a través de los siglos. Si solamente os acercarais a los buenos o a los que vosotros creéis que son buenos, ¿de qué serviría toda Mi Enseñanza y todo el Ejemplo que Yo os di?

 

Yo Mismo os dije que fuerais a ver aquellos enfermos, a los necesitados, que Yo no vine por los sanos. Un médico cura a los enfermos, así como Yo Soy Médico de cuerpos y almas, vosotros, como apóstoles y discípulos de estos tiempos, también debéis curar a vuestros hermanos que están enfermos, enfermos de pecado, a través del amor que salga de vosotros.

 

Muchos hermanos vuestros que viven en el mal, siguen acrecentando ese mal, porque no hay almas buenas que se acerquen a ellos, por temor o por lo que se imaginan que pueda sucederles si se acercan a ellos y, Yo os pregunto, ¿entonces, cómo estos hermanos vuestros pueden llegar a probar de Mi Amor a través de vosotros si no os acercáis a ellos? Dadles muestras de Mi Amor, dejadles a ellos también probar Mi Amor, para que se den cuenta que hay un Dios que les ama y que quiere su salvación eterna, pero que tienen que cambiar, que deben dejar esa vida de maldad, porque hay almas buenas que sí les aman y que les pueden ayudar a crecer espiritualmente para su salvación eterna.

 

Os he dicho, Mis pequeños, que no temáis a lo que os pueda suceder cuando vais a Evangelizar a vuestros hermanos, Yo estaré con vosotros y será Mi Presencia, Mis Palabras y Mi Amor lo que salga de vosotros, recordad que solamente sois instrumentos y que Yo Soy quien tiene la Sabiduría Divina, pero ésta saldrá a través de vuestros labios y de vuestros actos, porque sois Mis discípulos, Mis apóstoles de éstos tiempos.

 

Os lo ruego, Mis pequeños, salvadme almas, pero no temáis de ir tras de aquellos que necesitan de Mí, necesitan de Mi Amor, necesitan conocer Mi Amor para que se logre su cambio.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Tercer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Es Mi Amor el que va a hacer el cambio mundial.

 

 Hijitos Míos, es Mi Amor el que va a hacer el cambio en toda la Tierra. Vosotros estáis más atentos a los desastres, guerras, destrucciones que se están dando alrededor del mundo, cuando esto no es lo que va a hacer el cambio entre todos vosotros.

 

Si Yo permito todo esto, Mis pequeños, es para que aun en esos momentos, de dificultad y de carencia, os unáis los unos a los otros para ayudaros, y ya os imagináis cómo os vais a unir y, esto va a ser con el Amor.

 

Cuando veáis al hermano necesitado, es el Amor el que hará que vosotros vayáis a ayudarle, ya sea para que recupere su salud o para que pueda alimentarse o vestirse. Es vuestro corazón el que va a ir hacia vuestro hermano a ayudarle.

 

Los desastres que se están dando alrededor del mundo, serán desastres causados por la maldad de Satanás, pero recordad que Yo, siempre de un mal, saco un Bien y, si permito ese mal, es para darle una lección al mismo Satanás, para que vea que Mi Amor ha de vencer siempre a su mal.

 

Mi Amor, las Bondades que salen de Mi Corazón y que Mi Hijo os Enseñó, es lo que realmente hace el cambio en el hombre.

 

Ciertamente, sufrís, cuando os falta de lo material, cuando os falta vestido, alimento, hogar, como ya está sucediendo con muchos de vuestros hermanos alrededor de la Tierra, pero ellos pueden subsistir gracias al Amor, gracias a la ayuda que os dais los unos a los otros.

 

Lo material se puede reconstruir, pero si no dais amor, vuestro  corazón siempre se queda sentido, rencoroso, que esto no debe suceder, porque si realmente amáis, debierais aceptar Mi Voluntad y lo que os llegara de vuestros hermanos, pero como estáis afectados por el pecado y cuando no tenéis la ayuda de vuestros hermanos, ciertamente, sale a relucir el pecado que traéis adentro y por eso son esos resentimientos hacia vuestros hermanos que tienen todo y, por eso comienzan las guerras y la maldad entre los hombres, porque no os dejáis mover en la virtud, que debe reinar en vuestro corazón, sino que todavía le dejáis paso a la maldad que debéis combatir, pero que no la acabáis de combatir, porque no queréis crecer espiritualmente.

 

Estos serán tiempos que Yo voy a permitir para que toda esa maldad, vuestros errores, todo eso que tenéis en vuestro corazón se vaya eliminando, para que solamente quede Mi Amor y las virtudes con las cuales os debéis cuidar los unos a los otros.

 

Os repito, es Mi Amor el que va a hacer el cambio mundial, no os fijéis pues en lo que os falte en lo material, pedid que Mi Santo Espíritu llene a los corazones de Amor y así os protegeréis los unos a los otros.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Cuarto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Os pido que tengáis un momento de reflexión, que repaséis uno a uno los Diez Mandamientos, que los meditéis, que veáis vuestra propia vida dentro de ellos.

 

Hijitos Míos, Yo Soy vuestro Dios, Soy vuestro Padre, el Creador del Universo. Cuando, primeramente, tomé al hombre, porque él prefirió tener un solo Dios y no tantos dioses, como había en ese momento, Yo hice un pacto con el hombre, de cuidarlos, de protegerlos, guiarlos, darles una Sabiduría, ya no humana, sino Celestial y, para poderlos proteger, les di los Diez Mandamientos.

 

Con los Diez Mandamientos Yo les estaba previniendo hacia dónde el hombre puede caer fácilmente y, meditándolos y teniéndolos siempre presentes, podían ayudarse durante su vida aquí en la Tierra y poderse proteger contra las fuerzas de Satanás.

 

Si vosotros, en estos momentos, repasáis los Diez Mandamientos que Yo os di desde antiguo, podéis ver fácilmente cómo el hombre ha caído en ellos y, se está revolcando en estos pecados, aceptándolos como forma de vida, cuando Yo os los di para que vosotros pudierais rechazar todo aquello que os llegara a vuestra vida y que os hicieran caer en pecado grave y así os pusierais en contra Mía, Yo vuestro Dios y Creador.

 

Os pido que tengáis un momento de reflexión, que repaséis uno a uno los Diez Mandamientos, que los meditéis, que veáis vuestra propia vida dentro de ellos y la vida de vuestros hermanos alrededor de la Tierra.

 

Ya que os hayáis dado cuenta de que estáis viviendo en contra de ellos, tomaos otro tiempo y tiempo muy importante para la salvación de vuestros hermanos y para vuestra propia salvación, al orar, y orar de corazón, por todo este mal que habéis aceptado en vuestra vida. Todo este mal que habéis aceptado de una u otra forma. Todo este mal que está llevando al mundo a su destrucción. Todo este mal que ha hecho que muchas almas se condenen o que muchas tengan que pasar mucho tiempo en el Purgatorio para reparar por sus pecados.

 

Sed humildes, Mis pequeños y haced lo que os pido, porque esto os servirá de ejercicio para que vosotros recapacitéis de vuestra vida, que actualmente estáis llevando y que no está de acuerdo a lo que Yo os pedí. Mucho daño Le estáis causando a Mi Corazón y a Mi Amor, por la forma en la que estáis viviendo y mucho daño estáis causando a las relaciones con vuestros hermanos, porque no estáis dando ejemplo de una vida espiritual correcta, porque ya os habéis enlodado en el mal y queréis que vuestros hermanos también se enloden para que no os sintáis señalados por aquellos que viven buscando su pureza y su santidad.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Quinto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Es más sabio aquél que se deja mover por Mi Voluntad, aquél que se sabe pequeñito y reconoce Mi Potencia Divina.

 

Hijitos Míos, no es más sabio aquél que ha leído infinidad de libros, aquél que se ha instruido en las mejores escuelas, no, Mis pequeños, es más sabio aquél que se deja mover por Mi Voluntad, aquél que se sabe pequeñito y reconoce Mi Potencia Divina. Es más sabio aquél que sabe hacer Mi Voluntad y no su propia voluntad. Es más sabio aquél que sabe amar a los demás y se da por ellos y no el que busca ser amado y consentido por los demás, porque actúa en forma egoísta.

 

Vuestros valores, Mis pequeños, en muchos de vosotros, están al revés, están mal entendidos, porque os veis a vosotros mismos, como niños pequeños, que no queréis crecer, que queréis ser consentidos, que nada os falte y que todos tengan sus ojos puestos sobre vosotros, para que os consientan en todo lo que necesitéis y que nada os falte de lo material y de todo aquello que os pueda hacer pasar bien aquí en la Tierra.

 

Sí, Mis pequeños, buscáis solamente bienes materiales y no queréis crecer en lo espiritual, porque esto conlleva un compromiso, que es el amar a vuestro hermano y darse por vuestros hermanos en lo que necesiten y, como vivís para vosotros mismos, en forma egoísta, no queréis dar a vuestros hermanos de lo que vosotros poseéis, ni de lo material ni de lo espiritual.

 

Creéis que el tiempo es todo vuestro y que los demás deben estar para serviros en todo momento, no, Mis pequeños, ved la Vida de Mi Hijo sobre la Tierra, todo el tiempo, día y noche, era para vosotros. Continuamente se la pasaba intercediendo por todas las almas, del pasado, de Su presente y del futuro. Todo el tiempo, Su tiempo sobre la Tierra era para la salvación de cada uno de vosotros.

 

Él conoce perfectamente la vida de cada uno de vosotros, como Yo la conozco también, porque Soy Dios, Él es Dios, el Espíritu Santo es Dios y, vosotros habéis salido de Mí y a cada uno de vosotros os conocemos Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad. Conocemos vuestros defectos, cualidades, vuestras necesidades, vuestros errores y aciertos, os conocemos perfectamente, pero vosotros debéis llegar a Nosotros y pedirnos lo que necesitéis y para eso os debéis presentar pequeñitos, humildes y necesitados y de esta forma recibiréis, en abundancia, aquello que vosotros sentís necesitar y, además, os daremos lo que necesitaréis para cumplir vuestra misión correctamente y, esto solamente por Nuestra Sabiduría Divina podemos conocer lo que necesitaréis, pero vosotros os debéis acercar, en humildad a Nuestra Santísima Trinidad y reconoceros necesitados, no soberbios, sino humildes y así recibiréis abundantemente.

 

Desgraciadamente, el hombre vive en gran soberbia, al buscar los bienes de la Tierra y llenarse de ello. Con esto se siente pagado de sí mismo y, por eso os estoy quitando todo aquello que os está llevando hacia esa soberbia, para que os deis cuenta que no son los valores materiales, los valores del mundo, que son efímeros, que no tendrán un valor eterno en vuestra vida, para que os deis cuenta de que cuando Yo os los quite, os sintáis verdaderamente desnudos ante Mí, pero que esa desnudez espiritual os va a llevar a una madurez muy grande, porque cuando no tengáis de lo material, os tendréis que apoyar en Mí, vuestro Dios, en lo espiritual y así es como avanzaréis y creceréis a los niveles que Yo quiero que crezcáis, porque estáis llamados a una vida espiritual eterna y no a una vida material efímera, como es vuestra vida humana.

 

Vosotros tenéis un futuro Celestial, espiritual y, por eso, estoy permitiendo todo esto, para que os deis cuenta que los bienes que habéis acrecentado, no os ayudaron a crecer espiritualmente.

 

Dadme las gracias, Mis pequeños, por esto que hago con vosotros que, ciertamente, os duele y os va a doler, pero que a la larga, os daréis cuenta de que solamente buscaba vuestro bien y cuando viváis en lo que Yo quiero que viváis y que gocéis, es cuando os daréis verdaderamente cuenta a dónde fuisteis llamados, lo que Yo quería de vuestra vida y lo que Yo quería para vuestro futuro.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

    

 

 

Portada

                 Página Principal (Índice del tema)  

                              Página Siguiente (La maldad será borrada)

 

Páginas nuevas:

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.