Dios Padre

A todo lugar donde vayáis; lo bendeciréis

 

Dios Padre habla a sus hijos

     

 

 

Temas:

 

Deberéis ir protegiendo los hogares, para que Satanás no pueda hacer lo que él quiere hacer con vosotros.

Preparaos con la oración, preparaos con el Alimento Divino, preparaos espiritualmente, si podéis con el ayuno, pero preparaos, Mis pequeños.

Estando Conmigo y trabajando para Mí, vuestro Dios, podréis lograr los imposibles humanos y entraréis en los posibles Divinos.

Gozáis cuando habláis de Mí y lleváis Mi Presencia a vuestros hermanos, porque es un don que ya Mi Santo Espíritu ha puesto en vuestro corazón.

En la oración, sois millonarios de Amor, podéis repartir a manos llenas con vuestra intercesión y con vuestras peticiones, porque Yo ya habito en vosotros.

Tendréis la Guía de Mi Santo Espíritu en vuestro interior, que os irá indicando qué hacer, por dónde ir, a dónde dirigiros, cuándo atacar y cuándo os deberéis esconder.

 

 

  

 

Ofrecimiento, Habla Dios Padre

 

Sobre: Deberéis ir protegiendo los hogares, para que Satanás no pueda hacer lo que él quiere hacer con vosotros

 

Hijitos Míos, tiempos aciagos se acercan para vuestro país y para el mundo entero, tiempos difíciles de purificación, pero para beneficio de toda la humanidad.

 

Mis pequeños, no quiero parecer ante vosotros, como un Dios que solamente anuncia situaciones negativas para vuestra vida. Ya hace muchos años os pedí que vosotros vierais que todo esto, que se va a dar, es necesario. Mis pequeños, os dije en aquél tiempo que no estuvierais pensando en la situación que llevarías vosotros en la purificación, sino que estuvierais pensando mejor en el regalo que os iba a dar, después de la purificación porque, los que son Míos, estarán pensando siempre en Mí, en el Amor.

 

Mis pequeños, de ahora en adelante os pido, que a todo lugar a donde vayáis, lo bendigáis; en este momento bendigo este hogar, para que Mi Presencia Divina esté siempre aquí, protegiéndoos y, así deberéis desear, Mis pequeños, a cada lugar donde vayáis, lo vayáis protegiendo contra los ataques de Satanás, que se darán muy fuertes.

 

Sí, ciertamente, en otros lugares se han dado ya lugares de protección, vosotros, que vivís aquí, en la ciudad, deberéis ir protegiendo los hogares, para que Satanás no pueda hacer lo que él quiere hacer con vosotros, Mis hijos. Es algo que os estoy pidiendo, para que protejáis a vuestros hermanos y os protejáis vosotros mismos.

 

Mi Amor se derrama sobre toda la humanidad, pero no todos aceptan Mi Amor en su corazón y en su vida. Os pido, por favor, que hagáis todo lo necesario para que Mi Amor se vaya difundiendo entre todos vuestros hermanos.

 

Os amo infinitamente y quiero, Mis pequeños, que siempre estéis reunidos en un solo corazón, en un solo sentimiento, que es el del Amor, porque es el Amor el que os va a mantener unidos en estos tiempos de dificultad y, es el Amor, Mi Amor, el que os va a unir eternamente. Nunca os separéis del Amor, Mis pequeños, manteneos unidos a Mí, a Mi Corazón, esté como esté la situación en vuestra vida, el mal nunca perdura, el Amor es el que vence y es el que perdurará eternamente.

 

 

 

Primer Misterio, Habla La Santísima Virgen María

 

Sobre: Preparaos con la oración, preparaos con el Alimento Divino, preparaos espiritualmente, si podéis con el ayuno, pero preparaos, Mis pequeños.

 

Hijitos Míos, Mi Corazón de Madre se alegra infinitamente cuando vosotros os reunís, sobre todo, porque amáis a Mi Hijo con un verdadero amor de corazón. Vosotros, cuando os reunís, sois oasis de Amor para los Dolores de Mi Hijo, ciertamente Su Vida, sobre la Tierra, fue dolor constante, pero también Amor Infinito, porque Él os vino a traer Amor a la Tierra, pero el hombre no ayudó en mucho para que éste Amor Divino se pudiera reproducir entre los hombres.

 

Hubo ataque de Satanás constantemente, porque venía la Luz a la Tierra, la Luz que traía Mi Hijo, Luz Divina, que venía a romper con esa oscuridad de siglos. Cuando Él empieza a transmitir Luz, Satanás empieza a atacar la Obra Divina que traía Mi Hijo para todos vosotros y éste es un sufrimiento grande de Mi Hijo a lo largo de Su Vida. Cuando vosotros os reunís, Le recordáis y, vuestro corazón ama, agradeciendo lo que Mi Hijo os dio, es cuando Mi Hijo puede descansar, en estos oasis de paz y de amor que vosotros creáis para Él.

 

Os agradezco, Mis pequeños, lo que hacéis por Mi Hijo y por Mí, vuestra Madre y no temáis, los acontecimientos tienen que darse, porque es una purificación de todo aquello que Satanás ha contaminado. Vosotros, ciertamente veréis cómo se van desarrollando estos acontecimientos, pero no temáis, sois los hijos consentidos de Mi Corazón, pero tendréis que ayudar mucho a vuestros hermanos que sufrirán más y que necesitarán paz en su corazón, en esos momentos de tribulación tremenda que pasarán en toda la humanidad.

 

Deberéis pedir la Luz del Espíritu Santo, para que os ilumine y podáis servir a Nuestro Dios en la ayuda de estas almas indefensas, muchas de ellas, ante los ataques de Satanás. Mucho tendréis que trabajar para llevar a estas almas hacia la Luz de la eternidad, muchos hermanos vuestros morirán, pero tienen que morir aliviados en su corazón, sabiendo que resucitarán a la Luz de Vida Eterna y ahí es donde vuestro trabajo tendrá que ser arduo.

 

Ciertamente, dones especiales recibiréis de Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor, para que podáis trabajar arduamente por la salvación de vuestros hermanos. Deberéis mantener la calma, deberéis mantener siempre el Amor de Mi Hijo en vosotros. Ciertamente Satanás estará atacando a todos vuestros hermanos y más a vosotros, que estaréis ayudándoles, para que no se pierdan eternamente, pero Yo mandaré Mis santos ángeles para que os protejan. Ya os había hablado hace tiempo de que los ejércitos Celestiales están ya luchando en los aires y vosotros, sois Mi ejército aquí en la Tierra, sois el ejército que hace mucho tiempo Yo había profetizado que saldría cuando empezaran los acontecimientos. Los acontecimientos ya están, pero no han llegado todavía a su máximo, preparaos con la oración, preparaos con el Alimento Divino, preparaos espiritualmente, si podéis con el ayuno, pero preparaos, Mis pequeños, para que Satanás no pueda destrozaros, porque eso es lo que él quiere.

 

Mi Dios y Señor Me ha dado este tiempo a Mí, vuestra Madre para vencer a Satanás, vencer a la bestia y vosotros estáis Conmigo, Me ayudaréis a ello y será un orgullo muy grande que tendréis eternamente. Ése es el premio que os está dando Mi Dios y Señor, de que vosotros podáis gozar eternamente el haberme ayudado a Mí, vuestra Madre a sacar adelante a tantas almas, llevarlas en paz al Reino de los Cielos y haber vencido a Satanás en este tiempo.

 

Gozad Conmigo, Mis pequeñitos, gozad Conmigo, porque sois escogidos de Nuestro Dios y sois escogidos por Mí, vuestra Madre, para estos tiempos de cambio y de gozo Divino. 

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Segundo Misterio, Habla Dios Padre,

 

Sobre: Estando Conmigo y trabajando para Mí, vuestro Dios, podréis lograr los imposibles humanos y entraréis en los posibles Divinos.

 

Hijitos Míos, os profetizo también que durante el tiempo de la tribulación, también tendréis bellos momentos. Vosotros, os podéis comparar al pueblo que salió de Egipto, ciertamente estaban siendo perseguidos por la gente de Egipto, por los soldados que querían destruirlos, pero Mi Gracia y Mis Bendiciones se derramaban sobre el pueblo judío y podían ver ellos los Portentos de Mi Amor.

 

Había alegría, porque veían Mi Presencia, la sentían, estaban siendo protegidos por un Dios Verdadero y ésos eran momentos de alegría, de saber cómo Yo los iba guiando y cuidando pero, ciertamente, tenían el temor de verse perseguidos por el ejército para eliminarlos a todos.

 

El hombre siempre tiene miedo ante lo desconocido, os he ido preparando, Mis pequeños, para que ese miedo se vaya desvaneciendo y que os vayáis apoyando más en lo espiritual. Flaqueáis, aún en estos tiempos y flaquearéis todavía, como el pueblo escogido, pero apoyaos con más intensidad en la parte espiritual, porque habéis constatado, a lo largo del tiempo, cómo siempre vence todo lo que viene de Mí, y Mis Promesas se dan por completo.

 

El mal siempre os estará atacando, porque estáis en sus dominios, os he explicado, pero el mal no tiene la diversidad de posibilidades que tengo Yo, para protegeros, para salvaros, para llenaros de Gloria. Por eso es que, os repito, que no debéis temer y que os debéis soltar como niños, con una confianza plena en Mí, vuestro Dios, que no dudéis de lo que ya os he prometido, que es el tenerme a Mí y que seréis protegidos. Sois Mis instrumentos de este tiempo y Yo confío en vosotros, en lo que os voy a pedir y sea lo que sea, aunque parezca imposible, hacedlo, Mis pequeños, porque como instrumentos Míos, podréis hacer grandes obras, inexplicables para vuestras capacidades humanas, pero fácilmente explicables para Mi Divinidad y Mi Omnipotencia. Es por eso que no deberéis temer, porque Soy Omnipotente y Satanás no lo es.

 

Gozad pues, Mis pequeños, porque estando Conmigo y trabajando para Mí, vuestro Dios, podréis lograr los imposibles humanos y entraréis en los posibles Divinos y, es por eso que debéis tener una gran alegría por estar sirviéndome a Mí, vuestro Dios, porque gozareis inmensamente en hacer vuestra tarea en estos tiempos para Mí, vuestro Dios, para el beneficio de vuestros hermanos, para Gloria de Mi Reino.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Tercer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Gozáis cuando habláis de Mí y lleváis Mi Presencia a vuestros hermanos, porque es un don que ya Mi Santo Espíritu ha puesto en vuestro corazón.

 

Hijitos Míos, Soy vuestro Padre y vuestro Dios. Os he ido aconsejando, reeducando, protegiendo, guiando, para que deis una nueva vida a vuestra alma y a la de vuestros hermanos.

 

Estos son los tiempos en que deberéis utilizar todo aquello que os he ido enseñando, tanto para vuestro bien como para el de vuestros hermanos, para que juntos, como rebaño escogido, vayáis a esos nuevos pastizales que os he preparado, que he preparado para las almas que han querido seguir las Palabras del Pastor.

 

Os pido, nuevamente, no os preocupéis, porque pasaréis a un tiempo de paz, de armonía, y de un Amor Infinito y eso es lo que deberéis llevar vosotros en vuestro corazón, no deberéis llevar a vuestros hermanos a ningún tipo de temor ni de duda, sino llevarles una plena confianza en que Yo, vuestro Dios, estoy preparando un lugar muy bello y escogido para las almas que aceptaron esta reeducación en el Amor que Yo os he dado y a donde os quiero llevar.

 

Os he dicho muchas veces que el Cielo es un Reino de Amor y de Paz y que, si vosotros estáis Conmigo, deberéis unir el Cielo con la Tierra. Ya debéis empezar a bajar los gozos Celestiales, y por eso debéis dejar a un lado todo lo que sean preocupaciones mundanas, preocupaciones terrenales, habéis sido preparados y escogidos para empezar a reinar aquí en la Tierra, empezar a gozar Mi Reino Divino.

 

Os he dicho que nadie puede hablar de lo que no tiene en su corazón y a vosotros ya os he dado mucho y de eso deberéis hablar a vuestros hermanos. Yo iré poniendo las condiciones y las situaciones favorables para que eduquéis, también, a vuestros hermanos y ellos gozarán con vuestras palabras, pero sobre todo, con vuestra actitud, que deberá llevarles paz  y amor. Eso es lo más importante que deberéis mostrar a vuestros hermanos, la Presencia de Mi Hijo a vuestros hermanos, porque Mi Hijo es lo que llevaba a todos aquellos hogares y personas con los que Él entraba en contacto. Lo primero era ese Amor Infinito que les infundía a las almas, enseguida, el fruto del Amor, la Paz. Si el alma acepta Mi Amor, inmediatamente se llena de paz.

 

Os he dado una tarea Divina que deberéis gozar y gozáis cuando habláis de Mí y lleváis Mi Presencia a vuestros hermanos, porque es un don que ya Mi Santo Espíritu ha puesto en vuestro corazón y gozáis cuando habláis de Mi Hijo, cuando habláis de Sus Enseñanzas, cuando habláis de Mí, vuestro Padre y vuestro Dios y de todo, todo aquello que habéis vivido en este tiempo de reeducación para vosotros.

 

Sois Mi pueblo escogido, sois parte de él y deberéis atraer a más de vuestros hermanos, para que se vaya haciendo un gran pueblo, lleno de Mi Amor.

 

Gozad, pues, esta tarea, Mis pequeños, porque si gozáis en hablar de Mí, más gozareis cuando Me veáis entrar en aquellas almas que, aparentemente, estaban casi en posibilidad de muerte eterna y que, gracias a vuestras palabras y a vuestra actitud, esas almas se salvarán. Es un gozo inmenso que tendréis y que Yo os agradeceré infinitamente.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Cuarto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: En la oración, sois millonarios de Amor, podéis repartir a manos llenas con vuestra intercesión y con vuestras peticiones, porque Yo ya habito en vosotros.

 

Hijitos Míos, éstos son los tiempos en que debéis procurar que vuestra oración sea lo más universal posible. Todos los pueblos de la Tierra, os he dicho, tendrán su propia purificación. Sufriréis en forma diferente, pero la finalidad será la misma, que podáis limpiar vuestros pecados pasados y os podáis presentar ante Mí, vuestro Dios, en una forma bella y santa, como fuisteis creados en un Principio, para que gozarais de Mis Bienes y Yo gozara de vuestro amor.

 

Procurad que vuestra oración llegue a todos los confines de la Tierra, porque todos vuestros hermanos, y vosotros mismos, necesitaréis Sabiduría, Fortaleza, Templanza, las Virtudes necesarias para la lucha y para la aceptación de lo que Yo permita en vuestra vida. No pidáis parcamente, porque Mis Beneficios son inmensos, son infinitos, no desperdiciéis lo que Yo os ofrezco.

 

Ahora vosotros, en la oración, sois millonarios de Amor, podéis repartir a manos llenas con vuestra intercesión y con vuestras peticiones, porque Yo ya habito en vosotros y vosotros estáis pensando, estáis intercediendo, estáis pidiendo más sabiamente que en un principio, cuando apenas os reuníais. Habéis madurado en la oración, eso Me da mucho gusto, Mis pequeños, porque habéis avanzado como avanzan los niños en la escuela, habéis aprovechado las lecciones que se os han dado y habéis crecido en doctrina y en las Enseñanzas que Mi Hijo os dio.

 

Pero quiero que pidáis todavía más, que lleguéis a la Sabiduría Divina, como pidió Mi hijo Salomón, él sabía a lo que se iba a enfrentar, por ser rey y, si vosotros tenéis humildad y con todo lo que Yo os he explicado que vendrá, también deberéis abajaros y entrar en esa humildad, sabiendo que, la tarea que os estoy pidiendo, está más allá de vuestras fuerzas humanas y que necesitaréis capacidades Divinas para poder cumplir con la tarea que os estoy pidiendo.

 

Mucho tendréis qué hacer, pero se os facilitará con las capacidades Divinas, con los dones especiales con que Yo os voy a proteger y a enriquecer para estos tiempos de cambio. Humanamente hablando, si Yo os dejara así como estáis y os dejara que trabajarais con lo que actualmente poseéis, en capacidades, tanto físicas como espirituales, no podrías llevar a cabo la obra que os estoy encomendando, así les sucedió a los apóstoles de Mi Hijo, ciertamente, antes de Pentecostés, ellos no tenían las capacidades ni humanas ni espirituales para llevar a cabo la obra que Mi Hijo les encomendó, pero tan pronto recibieron la infusión de Mi Santo Espíritu, ellos adquirieron capacidades que ellos ni siquiera sospechaban que tendrían, tanto en lo físico como en lo espiritual.

 

Ahora, si vosotros aceptáis, seréis Mis apóstoles de estos tiempos, del tiempo del cambio y si aceptáis, Mi Santo Espíritu bajará sobre vosotros y os infundirá capacidades nuevas y no sospechadas, para cada uno de vosotros, tanto en lo físico, como en lo espiritual, para que podáis cumplir lo que Yo os pediré.

 

Yo estoy en vuestro corazón y espero vuestra respuesta, quiero docilidad total y entrega total a Mi Obra. Sois almas que vinisteis especialmente para ayudarme a completar esta obra de Mi Hijo en la Tierra. No todas las almas han sido preparadas como habéis sido preparados vosotros, entendedlo. Nuevamente, aquí se constata lo que Mi Hijo os dijo, muchos son los llamados, pocos los escogidos, aceptasteis el llamado y sois los hijos escogidos, escogidos de Mi Corazón y que podréis hacer grandes obras para Mi Reino y para vuestro Nuevo Hogar, que gozaréis infinitamente, porque lucharéis por él y él, éste nuevo Reino, será vuestro premio.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Quinto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Tendréis la Guía de Mi Santo Espíritu en vuestro interior, que os irá indicando qué hacer, por dónde ir, a dónde dirigiros, cuándo atacar y cuándo os deberéis esconder.

 

Hijitos Míos, quizá os preguntéis y os preocupéis, cómo sabréis guiaros o cómo reuniros en los momentos de la tribulación. Os he estado pidiendo que vuestra oración sea de corazón, que os metáis adentro de vuestro corazón, que Me encontréis ahí, vuestro Dios. Mi Santo Espíritu hablará dentro de vosotros, Yo también hablaré con vosotros, Mi Hijo también estará con vosotros, esto es la Santísima Trinidad en vuestro interior y Mi Hija, la Siempre Virgen María, también os estará guiando y protegiendo junto con los santos ángeles y los santos del Cielo. Estáis protegidos fuertemente por los Poderes Celestiales.

 

Ciertamente, os vuelvo a repetir, es una tarea muy importante para estos tiempos, que no todos vuestros hermanos llevarán y vosotros lucharéis para protegerles. Tendréis la Guía de Mi Santo Espíritu en vuestro interior, que os irá indicando qué hacer, por dónde ir, a dónde dirigiros, cuándo atacar y cuándo os deberéis esconder. Esto es un campo de batalla, Mis pequeños, un campo real de batalla, Mis pequeños, donde sabéis que el enemigo ya está vencido, pero que todavía está tratando de destruir a todas las almas que pueda.

 

No os acobardéis, venceremos, ya ésta es una batalla ganada por Mí, vuestro Dios, pero esta batalla va a ridiculizar a todas las huestes de Satanás, él se ha opuesto fuertemente a todo lo que viene de Mí y ha atacado todo lo Mío a través de los siglos, su soberbia, se muestra en todas las culturas de la Tierra, en los siglos pasados se ha querido burlar fuertemente de Mí, su Dios. Y estos son tiempos en que él será vencido y ridiculizado por una Mujer, Mi Hija, la Siempre Virgen María y por todos vosotros, Mis pequeños, hijitos, que siendo más pequeñitos que él, lo venceréis con la fuerza del Amor.

 

¿Ahora entendéis cuál es vuestra posición en este tiempo?, vencer a Satanás con Mi Amor, para que él sepa lo que perdió, que por su soberbia cayó y no quiso retractarse, por eso ahora, los pequeños y débiles, van a ser los más fuertes. A lo largo de la historia, él trató de eliminar y, de hecho, mató, a través de las almas que se dieron a él, infinidad de niños, que ése es un dolor muy grande en Mi Corazón, como Padre y como Dios. Y, ahora, los que serán como niños, que sois todos vosotros, los escogidos, lo vencerán a él, él que se siente poderoso, que se siente más fuerte que su Creador, más fuerte que Yo, vuestro Dios, será vencido y ridiculizado por los pequeñitos, os repito nuevamente.

 

Y por eso os pido que seáis esos niños que tanto pidió Mi Hijo que fuerais, para que se lleve a cabo esta obra, en donde los niños, llenos de Mi Amor, abrirán las puertas de un Nuevo Mundo, de los Cielos Nuevos y de las Tierras Nuevas.

Gracias, Mis pequeños.

 

   

  

 

Página Principal (Índice del tema)    

Página Siguiente (Pedidme Sabiduría Divina)       

                     

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.