Dios Padre

Se me ha dicho esto y así será, porque mi Dios me lo dijo

 

Dios Padre habla a sus hijos

 

   

 

Temas:

 

Vosotros deberéis mantener una posición pasiva ante el ataque, huid si podéis, pero no ataquéis.

La perfección siempre os va a costar trabajo, porque tenéis que luchar contra vosotros mismos y esto es a lo que os llevan los Diez Mandamientos que Yo os he dado.  

Debéis confiar en Mí, acudir a Mí, mantenerme a Mí en vuestro corazón en todo momento, porque os amo verdaderamente y en Mí no hay ningún doblez, os amo perfectamente.

Entraréis en lo más profundo de las tinieblas espirituales y os deberéis tomar de la mano Conmigo.

Se os ha pedido la oración y el ayuno en diferentes épocas y Mi Madre os lo ha recordado en Sus Apariciones.

 

 

 

 

 

 

Primer Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo

 

Sobre: Vosotros deberéis mantener una posición pasiva ante el ataque, huid si podéis, pero no ataquéis.

 

Hijitos Míos, alguna vez os pedí que acudierais a Mí para que os concediera la Virtud de la Fortaleza, muy necesaria para estos tiempos, en donde tendréis que luchar contra las fuerzas del mal directamente o contra las fuerzas del mal que se han introducido dentro del corazón de vuestros hermanos.

 

Además, veréis grandes cambios a vuestro alrededor, desastres naturales y espirituales y vosotros deberéis manteneros firmes ante los acontecimientos, porque así os lo he pedido Yo, vuestro Dios, que no os involucréis, siempre y cuando ello sea para ayudar a vuestros hermanos. Vosotros deberéis mantener una posición pasiva ante el ataque, huid si podéis, pero no ataquéis, Mis hermanos, porque Yo, Cristo Jesús, pude haber atacado a aquellos que Me estaban atacando, pero Yo obedecí a Mi Padre y además debía poner el ejemplo de mantener siempre docilidad y respeto ante el hermano y es la posición que vosotros deberéis mantener cuando todo sea un caos a vuestro alrededor, un caos social, un caos espiritual. No ataquéis a vuestros hermanos Yo os he pedido que en todo caso se ataque al pecado, pero no al pecador y antes de hacerle daño a alguno de vuestros hermanos, mejor huid, para que vuestra carnalidad no sea tentada y así vuestra espiritualidad crezca en el amor hacia vuestros hermanos.

 

Estos son los tiempos en que deberéis ser muy fuertes, porque os querrán quitar todo, faltarán tantas cosas y Satanás quiere que os peleéis por ellas y él tratará de llevar al mundo entero a una lucha fraterna, porque Yo os he pedido que os respetéis los unos a los otros, que os améis y os cuidéis los unos a los otros y él siempre, tratando de llevarme la contraria, provoca las guerras y los ataques de unos contra otros para ir en contra de Mis ordenes que son amorosas, que son de respeto, que son virtuosas.

 

Por eso os pido, Mis pequeños, que busquéis esta Virtud de la Fortaleza, para que os mantengáis fuertes ante los acontecimientos, que no os involucréis en la maldad, que ya os está rodeando y que será más fuerte en el tiempo por venir. Si vosotros no sembráis la paz y el amor, como los sembré Yo, entonces, ¿para qué estáis en la Tierra? Sois Mis testigos de estos momentos, sois Mi ejemplo en estos momentos de la humanidad, si os he pedido que seáis otros Cristos, es porque quiero que sembréis paz y amor entre vuestros hermanos y por eso no deberéis atacar al hermano, deberéis amarle y respetarle en los momentos difíciles.

 

Si vosotros actuáis de esta forma, no deberéis temer a todo lo que suceda a vuestro alrededor, porque os respetarán, Me verán a Mí en vosotros y os respetarán.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Segundo Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: La perfección siempre os va a costar trabajo, porque tenéis que luchar contra vosotros mismos y esto es a lo que os llevan los Diez Mandamientos que Yo os he dado. 

 

Hijitos Míos, varias veces os he pedido que pidáis el don del Discernimiento, para que no os dejéis embaucar por las mentiras de Satanás. Hay tanto, tanto mal que ha arrojado Satanás al mundo, en ideologías muy contrarias a lo que Mi Hijo enseñó y a lo que Yo os he dado también desde antiguo, esto ha causado que el hombre ya no sepa qué camino tomar y así van creándose caminos fáciles, acomodaticios a la misma mentalidad humana.

 

Ahora se habla de que si uno se siente bien por la ideología que está llevando, eso es lo correcto y, eso no puede ser, Mis pequeños, porque vosotros sois seres humanos, que no tenéis Sabiduría Divina, os dejáis llevar solamente por vuestros impulsos naturales. Cada quien de acuerdo a su educación, a sus capacidades espirituales o humanas, va creando su propia vida de acción espiritual y cada quien tendrá, según ellos, la verdad, cuando ninguno de vosotros tiene la Verdad absoluta, porque esa solamente pertenece a Mí, vuestro Dios. Lo que a uno le conviene, otro no lo acepta y por eso tenéis tanta diversidad de creencias, porque esto se da de acuerdo también a la mentalidad del hombre y esto no puede ser, os lo repito.

 

Necesitáis Mi Sabiduría que es mucho más alta que vuestra inteligencia humana, para guiaros en la perfección de los actos humanos que os llevarán a la perfección espiritual.

 

Debéis pedir, de todo corazón, Mis pequeños, el Espíritu de Discernimiento y también la humildad, para que con el Espíritu de Discernimiento, Mi Santo Espíritu os indique dónde está la realidad que debéis seguir y que vosotros no seáis esas almas necias que os queráis mantener en vuestros propios ideales humanos o ideales que otros de vuestros hermanos hayan creado para que los sigáis, y que siguen estando basados en la inteligencia humana. Al tener humildad, deberéis reconocer el error humano y deberéis acudir a la Sabiduría Divina, que no tiene par, que no tiene igual con ningún otro tipo de pensamiento humano. Satanás siempre os va a tratar de desviar y es muy sutil, Mis pequeños, os va a dar gusto en lo que vosotros deseáis, porque vuestra naturaleza humana siempre va a tender al gusto corpóreo o al gusto espiritual personal, que llene vuestras expectativas, las cuales nunca tendrán, lo que Yo os pido, para que os puedan llevar a la perfección.

 

Si vosotros os dais cuenta, los Diez Mandamientos que Yo le pedí, primeramente, al pueblo judío, que cumpliera, y están vigentes para toda la humanidad, éstos van contrarios a vuestra naturaleza humana. Los Diez Mandamientos que Yo os he dado, son para que vosotros seáis mesurados en vuestras acciones humanas y aún espirituales. Estos son para normar vuestra conducta, van contrarios a vuestra manera de actuar humana, porque vuestros deseos humanos siempre os van a llevar hacia el pecado y los Diez Mandamientos, que Yo os he dado, van a limitar esas desviaciones humanas que todos vosotros tenéis.

 

Cuando inventáis vuestros propios mandamientos, vuestra propia forma de actuar, si vosotros realmente estudiáis lo que hacéis o estáis llevando a cabo con las ideologías o filosofías extrañas a las que os hayáis vosotros metido, si meditáis, os estaréis dando cuenta que nada más buscáis esos gustos humanos desviados, que Yo estoy impidiendo que tengáis a través de los Diez Mandamientos.

 

La perfección siempre os va a costar trabajo, porque tenéis que luchar contra vosotros mismos y esto es a lo que os llevan los Diez Mandamientos que Yo os he dado. Meditad bien esto, Mis pequeños y no os deis gusto a vosotros mismos, dadme gusto a Mí, vuestro Dios, que Soy el Perfecto y quiero vuestra perfección.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Tercer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Debéis confiar en Mí, acudir a Mí, mantenerme a Mí en vuestro corazón en todo momento, porque os amo verdaderamente y en Mí no hay ningún doblez, os amo perfectamente.

 

Hijitos Míos, quiero pediros que siempre os mantengáis en una absoluta confianza en Mí, vuestro Dios. A pesar de que podáis padecer pruebas tremendas, que serán muy diferentes para unos que para otros, quiero que siempre tengáis en vuestra mente y en vuestro corazón, que Yo, vuestro Padre y vuestro Dios, estaré a vuestro lado.

 

Habrá tribulación, habrá faltantes económicos, en vuestro hogar habrá problemas en alimentación, podréis tener infinidad de problemas, que van a ser pruebas personales y aún de grupo, pero no dudéis de que Yo estaré a vuestro lado, porque eso os llevaría a una tribulación espiritual, que es mucho más tremenda que las pruebas humanas que Yo voy a permitir en vuestra vida.

 

Ciertamente, tendréis oscuridad, oscuridad de Fe que se ha tenido en pruebas anteriores, como la que tuvo Mi Hijo con Sus discípulos, dudaron ellos, dudaron de que fuera a Resucitar, porque Murió y esa duda es tremenda, Mis pequeños, porque se duda de la Promesa de todo un Dios.

 

Si dudáis, Mis pequeños, en todo lo que Yo os voy prometiendo, vuestra tribulación personal puede ser tremenda y podéis cometer errores muy graves que os pueden costar mucho.

 

La confianza plena es la que siempre os va a ayudar a salir adelante. Por eso, Mis pequeños, creced en Fe, pedídmela, porque con ella no fallaréis, porque con la Fe creéis simplemente, así, como niños, “se me ha dicho esto y así será, porque mi Dios me lo dijo”. Mantened esa posición de niños que creen lo que los adultos les dicen, los adultos que les aman y el niño confía en ellos, porque siente que el adulto que lo cuida, le ama y quiere solamente lo mejor para él. Con la Fe no se necesita ver ni escuchar ni tocar, simplemente, se cree, porque hay confianza plena en aquél que está prometiendo algo. Eso es ser un verdadero niño en la Fe y eso es lo que quiero que seáis, Mis pequeños, niños confiados en lo que Yo os estoy prometiendo que vendrá y que será benéfico para vosotros.

 

Debéis confiar en Mí, acudir a Mí, mantenerme a Mí en vuestro corazón en todo momento, porque os amo verdaderamente y en Mí no hay ningún doblez, os amo perfectamente.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Cuarto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Entraréis en lo más profundo de las tinieblas espirituales y os deberéis tomar de la mano Conmigo.

 

Hijitos Míos, debéis buscar el mantener siempre esa apertura espiritual para que Yo pueda hablar a vuestra mente y a vuestro corazón y esto se logra al estar en estado de Gracia, Mis pequeños.

 

Al estar en estado de Gracia Mi comunicación es continua, es permanente. Cuando vosotros cometéis una falta grave, en ese momento cerráis, cortáis, la comunicación Mía hacia vosotros. Yo no puedo estar en un corazón sucio, en un corazón que ha preferido que en él habite Satanás, o estoy Yo o está Satanás en vuestro corazón y en vuestra mente, no podemos estar los dos.

 

Si Me dejáis vivir a Mí plenamente en vosotros, tendréis una comunicación continua y Yo os estaré alertando de todo lo que pueda suceder a vuestro alrededor y os guiaré por caminos seguros u os puedo enviar a uno de Mis ángeles para que os lleve por los caminos que Yo quiero que vayáis, para que protejáis vuestra vida, humana y espiritual.

 

Tendréis una vida difícil en el tiempo por venir, porque el mal, Satanás, tratará de destruir vuestra vida, pero llevándola primero al pecado mortal y, después de estar vosotros en pecado grave y eso es estar en contra Mía, al morir en ese estado, es condenación segura. Por eso os va a poner múltiples tentaciones que os lleven a pecados graves y, luego, os atacará, para llevaros a vuestra muerte física, ya que hayáis perdido la vida espiritual y estéis en muerte espiritual.

 

Esto entendedlo muy bien, Mis pequeños, porque se vendrán cosas muy feas a vuestro alrededor, como las que ya estáis viendo, cómo se os ataca en lo espiritual, tanto pecado alrededor de vosotros que os invita a perder el estado de Gracia y es cuando deberéis estar más firmes en Mí, vuestro Dios. Deberéis buscarme con más ahínco, no os deberéis separar de Mí, porque es cuando el lobo os va a estar acechando más. Entraréis en lo más profundo de las tinieblas espirituales y os deberéis tomar de la mano Conmigo, para que no os perdáis en vuestro caminar.

 

Mis pequeños, ¡cuánto quisiera estar repitiéndoos esto en todo momento, para que no se os olvide que Satanás os quiere destruir espiritualmente!, os quiere en el Infierno, a donde él pertenece, él no quiere vuestro regreso al Reino de los Cielos, entendedlo bien. Debéis mantener vuestro estado de pureza, tendiendo a la santidad en todo momento. Pedidme la santidad, porque es un estado alto espiritual, con el cual os podréis defender mas fácilmente de las tentaciones de Satanás.

 

Orad continuamente, para que no caigáis en la tentación. En estos momentos, con cierta facilidad, podéis encontrar a sacerdotes que os lleven, a través de la Confesión, nuevamente a vuestro estado de Gracia, si caíste en pecado grave, pero llegará el momento en que la tribulación se esté dando alrededor vuestro y no tengáis esa oportunidad de obtener el estado de Gracia si caéis en alguna de las tentaciones que Satanás ponga en vuestro camino.

 

Por eso os aconsejo ir pidiendo desde ahora ese estado de santidad con el que os podáis defender de las tentaciones que veáis en vuestro caminar y orad fuertemente por vuestros hermanos que se hayan vendido a Satanás y que están siendo instrumentos de castigo espiritual hacia vosotros, que os están llevando hacia una vida de mal, a una vida de tentación que os pueden llevar a condenación eterna.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Quinto Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo

 

Sobre: Se os ha pedido la oración y el ayuno en diferentes épocas y Mi Madre os lo ha recordado en Sus Apariciones.

 

Hijitos Míos, durante Mi Vida pública, Yo, vuestro Dios, oraba y ayunaba para mantenerme en un estado de espiritualidad perfecto.

 

Se os ha pedido la oración y el ayuno en diferentes épocas y Mi Madre os lo ha recordado en Sus Apariciones. El valor de la oración y del ayuno es inmenso para la vida del hombre. A través del ayuno, vosotros estáis despreciando los bienes del mundo; vuestro cuerpo necesita alimento, pero lo estáis dominando y, al entrar en ese dominio material, vuestra espiritualidad se suelta, crece, llega hasta Mí, entráis junto con ese crecimiento en la oración profunda, al hablar Conmigo, con vuestro Dios y así es como se da ese coloquio Divino.

 

Debéis vencer al mundo y eso se logra fácilmente con el ayuno, Mis pequeños. Cuando os empezáis a dominar a vosotros mismos, entonces es cuando vosotros estáis realmente buscando Mi Reino, estáis buscando lo que más vale. Al buscarme a Mí, y Yo Me dejo encontrar, es cuando Yo entro a formar parte principal en vuestra vida. Soy lo primero en vuestra vida, porque encontráis algo que no conocíais y que se sale de toda expectativa humana. Cuando entráis en el ámbito de lo espiritual, gozáis en lo espiritual y esto quiere decir que podéis gozar a niveles infinitos y es a donde os estoy invitando a llegar, Mis pequeños, a entrar Conmigo, con vuestro Dios, a esa intimidad, a que gocéis los gozos Celestiales, aunque estéis en la Tierra.

 

Cuando estáis así, ya unidos a Mí, la oración se hace bellísima y ya no querréis separaros de Mí y así es como las almas pueden estar en ese coloquio Divino horas y horas y no queréis salir de él, porque es algo bellísimo para el alma el estar Conmigo, con vuestro Dios.

 

Ciertamente, al buscar Mi Reino, lo demás, la añadidura, os la concedo, porque la necesitáis, necesitáis lo del cuerpo, necesitáis cubrir vuestras obligaciones humanas, pero ya no las buscaréis con esa, a veces, avaricia con que buscáis las cosas, Me hacéis a un lado por buscar los bienes del mundo y no gozáis, aún teniendo mucho de los bienes del mundo, porque los bienes del mundo están ocupando lo primero en vuestra vida y Yo no Soy lo primero, ni lo segundo, a veces, ni siquiera vivo en vuestra vida.

 

Poned más empeño, Mis pequeños, en encontradme, y veréis cómo cambia completamente vuestra vida. Al estar en Mí, Yo os llenaré de Bendiciones, de Virtudes y de un Amor excelso y, de esta forma, cambiará todo a vuestro alrededor, especialmente, habrá paz en vosotros y en los que os rodeen, porque ese es el principal fruto del Amor.

 

Traedme vuestras necesidades particulares, conversadme de vuestros problemas y de vuestros triunfos, contadme de todo lo que salga de vuestro corazón, pero venid a Mí, sed sencillos, Soy vuestro Padre y os quiero escuchar con la sencillez con la que puede platicar un niño. No quiero que os abstengáis de venir a Mí porque creéis que necesitáis palabras rebuscadas para conversar Conmigo, con vuestro Dios, ¡no!, Mis pequeños, Yo quiero la sencillez del niño pequeño y, el niño pequeño, simplemente dice lo que tiene en su corazón y así os quiero, Mis pequeños, sencillos, para que podamos hablar como en familia.

 

No sabéis cuánto espero ya ese momento de vosotros, que entréis en vuestro corazón, en lo profundo de vuestro corazón y Me encontréis ahí y podamos estar horas y horas platicando y veréis que el tiempo pasará y no lo sentiréis, porque gozaréis inmensamente estar Conmigo, con vuestro Dios. Venid con confianza a Mí, Yo os tomaré de la mano y os daré esa confianza para que converséis Conmigo, con sencillez y con una intimidad profunda.

Gracias, Mis pequeños.

 

    

 

 

Página Principal (Índice del tema) 

Página Siguiente (Yo decidiré quien quedará....)        

 

                     

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.