ORACIONES Y NOVENA AL ARCÁNGEL SAN MIGUEL

 

 

 

 

Al final versión imprimible.

 

Las oraciones que aquí se presentan, incluida la novena deben rezarse por las propias intenciones y además por lo siguiente:

 

1.- Por las almas de las personas que están con mayor peligro de condenarse.

2.- Por las almas de los moribundos que se encuentran en pecado mortal.

3.- Por los pecadores.

4.- Por el Papa, por los Cardenales, por los obispos, por los sacerdotes, religiosos y religiosas.

5.- Por la paz en el mundo.

6.- Por el triunfo del Inmaculado Corazón de María Santísima.

 

 

Las oraciones son las siguientes:

 

1.-   Saludo a San Miguel

2.-   Oración de combate a San Miguel

3.-   Glorioso Príncipe San Miguel

4.-   Oración a San Miguel Arcángel

5.-   Súplica a Dios Padre

6.-   San Miguel: primer Ministro de Dios

7.-   Príncipe Gloriosísimo

8.-   Oración a San Miguel para rezar en el lugar de trabajo

9-    Oración a San Miguel por la familia

10.- Oración a San Miguel por los consagrados y por las vocaciones

11.- Oración a San Miguel por los que sufren

12.- Oración a San Miguel para pedir protección al cielo

13.- Oración a San Miguel por los jóvenes y niños

14.- Poema a San Miguel

15.- Novena a San Miguel

16.- Dos oraciones a San Miguel

 

 

SALUDO A SAN MIGUEL 

 

 

Oh San Miguel, príncipe glorioso de las Milicias Celestiales, el Señor está contigo, tú eres bendito entre todos los angélicos coros, y bendita sea siempre la Santísima Trinidad, que tantos dones, gracias, favores y privilegios te quiere enriquecer. San Miguel, Protector de la Iglesia Universal, ruega por nosotros y socórrenos en nuestra miseria. Libéranos del demonio ahora y en el fin de nuestras vidas, después de la cual esperamos la liberación de las penas del purgatorio y ser introducidos a la presencia de Dios. Amén.

 

 

 

ORACIÓN DE COMBATE A SAN MIGUEL

 

Se llama primero a San Miguel, pidiéndole permiso al Padre celestial con el rezo de un Padrenuestro. Luego se dice la oración que se enseñó para estos tiempos:

 

San Miguel Arcángel: Defiéndenos en la pelea contra Satanás y sus demonios; sed nuestro amparo y protección; que el Altísimo os dé el poder y el permiso para que nos asistáis y que Dios haga oír su voz imperiosa para que expulse a Satanás y sus demonios que quieren hacer perder la humanidad. Que tu grito: "Quién como Dios, nadie es como Dios", someta a Satanás y sus demonios bajo nuestros pies. Amén.

 

 

 

GLORIOSO PRÍNCIPE SAN MIGUEL

 

Oh Glorioso Príncipe, San Miguel, Jefe Principal de la Milicia Celestial; Guardián fidelísimo de las almas; Vencedor eficaz de los espíritus rebeldes; fiel Servidor en el Palacio del Rey Divino, sois nuestro admirable Guía y Conductor. Vos que brilláis con excelente resplandor y con virtud sobrehumana, libradnos de todo mal. Con plena confianza recurrimos a vos. Asistidnos con vuestra afable protección; para que seamos más y más fieles al servicio de Dios, todos los días de nuestra vida.

 

V. Rogad por nosotros, 0h Glorioso San Miguel, Príncipe de la Iglesia de Jesucristo.

R. Para que seamos dignos de alcanzar Sus Promesas.

 

 

 

ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

 

 

  San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

 

 

 

SÚPLICA A DIOS PADRE

 

 

Omnipotente y Eterno Dios, os adoramos y bendecimos. En vuestra maravillosa bondad, y con el misericordioso deseo de salvar las almas del género humano, habéis escogido al Glorioso Arcángel, San Miguel, como Príncipe de Vuestra Iglesia.

 

Humildemente os suplicamos, Padre Celestial, que nos libréis de nuestros enemigos. En la hora de la muerte, no permitáis que ningún espíritu maligno se nos acerque, para perjudicar nuestras almas. Oh Dios y Señor Nuestro, guiadnos por medio de este mismo Arcángel. Enviadle que nos conduzca a la Presencia de Vuestra Excelsa y divina Majestad. Os lo pedimos por los méritos de Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

 

   

  

 PRIMER MINISTRO DE DIOS

 

 

Glorioso Príncipe del Cielo, divino Miguel Arcángel, Primer ministro de Dios, Amigo de Jesucristo, Defensor de la fe y abogado de los hombres: Tú que estás defendiendo todas las religiones, tú que gobiernas en esta era del rayo azul, que tanto favoreces a tus devotos. Haz que yo sepa amar y servir, protégeme de la injusticia, ayúdame a amar a mis enemigos, a fin de convertirlos en amigos. Alcánzame del Señor lo que te pido en este momento (hacer petición) para mayor honra y Gloria suya y provecho de mi Alma. Amén.

 

 

 

PRÍNCIPE GLORIOSÍSIMO

 

 Glorioso Príncipe, San Miguel Arcángel, yo, tu humilde siervo te saludo por intermedio del Sacratísimo Corazón de nuestro Señor Jesucristo,  te ofrezco mi amor por el aumento de tu alegría, de tu fortaleza y de tu gloria. Doy gracias a Dios por las bendiciones que Él trae para ti y con el que quiere honrarte y exaltarte a ti por encima de todos los otros ángeles. Yo especialmente me encomiendo a tu cuidado en la vida y en la muerte. Quédate junto a mí, ahora y siempre, sobre todo al final de mi vida. Tuviste la amabilidad de la consolarme, fortalecerme y protegerme. Obtuviste para mí un aumento en la fe, en la esperanza y en la caridad. No permitas que me aparte de  la fe, ni que caiga en la trampa de la desesperación, ni dar por sentado las buenas obras que realizo y pensar que siempre me encuentro en medio de la gracia de Dios. Obtener para mí el perdón de mis pecados, la humildad, la paciencia y otras virtudes, la perseverancia en el bien verdadero, y la gracia final que me puede dar la gloria a Dios. Amén.

 

 

 

 ORACIÓN PARA REZAR EN EL LUGAR DE TRABAJO

 

  

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia Celestial, acompáñanos con tus ángeles en este lugar de trabajo. Que tus ángeles nos protejan. No permitas que nada malo nos pase y que nada malo hagamos. Y que otra partida de tus ángeles, ¡Oh, Príncipe de la Milicia Celestial! vuelen a nuestros hogares, Invadan nuestras habitaciones, rodeen a nuestros seres queridos y los protejan allí donde estén, allí donde vayan, para que nada malo les pase. Amén.

 

 

 

ORACIÓN POR LA FAMILIA

 

 

Arcángel San Miguel, protector y guardián de los hombres, tú que brillas con resplandor, líbranos de todo mal. Con plena confianza recurrimos a tí para que guardes en unión y amor a nuestras familias. Fortalece con tu presencia la unión familiar y libérala de todo egoísmo y discordia. Amén.

 

 

 

ORACIÓN POR LOS CONSAGRADOS Y VOCACIONES

 

 

 

Arcángel San Miguel, protector y guardián de los hombres, tú que brillas con resplandor, líbranos de todo mal. Asístenos con tu presencia para que los Consagrados y Sacerdotes sean más fieles a la Palabra de Dios y más generosos en el servicio a los hermanos. Que por tu intercesión muchos jóvenes se consagren al seguimiento de Jesús en la vida sacerdotal y religiosa. Amén.

 

  

ORACIÓN POR LOS QUE SUFREN

 

  

Arcángel San Miguel, protector y guardián de los hombres, tú que brillas con resplandor, líbranos de todo mal. Humildemente te pedimos que asistas a los que sufren en su cuerpo y en su alma. No permitas que ningún espíritu maligno se nos acerque para perjudicar nuestro caminar hacia el Eterno Padre. Ayúdanos a sufrir con amor lo que nos toca en esta vida para llegar purificados a Dios. Amén.

 

 

 

 ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL PARA PEDIR PROTECCIÓN DEL CIELO

 

   

Oh gloriosísimo San Miguel Arcángel, príncipe y caudillo de los ejércitos celestiales, custodio y defensor de las almas, guarda de la iglesia, vencedor, terror y espanto de los rebeldes espíritus infernales. Humildemente te rogamos, te dignes librar de todo mal a los que a ti recurrimos con confianza; que tu favor nos ampare, tu fortaleza nos defienda y que, mediante tu incomparable protección adelantemos cada vez más en el servicio del Señor; que tu virtud nos esfuerce todos los días de nuestra vida, especialmente en el trance de la muerte, para que defendidos por tu poder del infernal dragón y de todas sus asechanzas, cuando salgamos de este mundo seamos presentados por tí, libres de toda culpa, ante la Divina Majestad. Amén.

 

 

   

 ORACIÓN POR LOS JÓVENES Y NIÑOS

 

 

Arcángel San Miguel, protector y guardián de los hombres, tú que brillas con resplandor, líbranos de todo mal. Tú que eres la "Victoria de Dios", haz que nuestros niños y jóvenes vivan el Reino de Dios con generosidad y entrega. Libra a los niños y a los jóvenes de las mentiras del maligno; del engaño del consumismo y del individualismo. Amén.

 

 

 

SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Poema

 

 

Arcángel sagrado San Miguel,

enviado arlequín del divino,

levantando el acero bendito sobre tu corcel

persigues el mal y hombres en desatino.

 

Con el poder de la espada santa,

destrozas a Satanás, ángel del mal,

librándonos con luz sacrosanta,

de caer en el pecado y en el mal.

 

Te pedimos Patrón de nuestro pueblo

intercedas ante Dios como buen soldado

y sean perdonados nuestros pecados

prometiendo ser fieles y siempre buenos.

 

Que la bendición de Dios,

sea manto que cubra nuestros campos

y nos libres de penas y lamentos

paz y armonía para todos Señor mío.

 

(Luís Edmundo Sayarumicha)

 

 

 

 

  

NOVENA DE SAN MIGUEL

 

 

 

La novena se desarrolla durante nueve días, y consiste en una parte común y nueve jaculatorias distintas para cada día.

Honrando a San Miguel, los pueblos atraen incalculables beneficios. Invocándole nos defiende y conduce al Cielo.

 

  

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

  

 

Oraciones para todos los Días

 

    

Yo, pecador me confieso a Dios todopoderoso a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado san Miguel Arcángel, al bienaventurado san Juan Bautista, a los santos Apóstoles Pedro y Pablo, a todos los santos, y a vosotros, hermanos, que pequé gravemente con el pensamiento, palabra y obra; por mi culpa, por mi culpa, por mi gravísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María,  al bienaventurado san Miguel Arcángel, al bienaventurado san Juan Bautista, a los santos Apóstoles Pedro y Pablo, a todos los santos, y a vosotros, hermanos, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor. Amén

 

 

San Miguel, Primado entre los Príncipes del Cielo, os ofrezco mis alabanzas y devoción, porque Dios os ha creado tan excelente y tan perfecto y os ha dotado de un celo tan grande por su gloria y de una sumisión tan admirable a sus divinos decretos. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.  Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. ¡Reprímale Dios! Pedimos suplicantes. Y tú, príncipe de la milicia celestial, arroja al infierno con el Divino Poder a Satanás y a los demás espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

   

Celestial y purísimo Mensajero de Dios, dignaos alcanzarme de los Sagrados Corazones de Jesús y María un verdadero amor por Ellos, la sumisión a la divina Voluntad y la gracia de… (hágase aquí la petición que se desea obtener con la novena).

 

 Padre Nuestro, tres Ave Marías y Gloria.

 

  

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros Tu reino. Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar, la Inmaculada Concepción de la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra.

 

 

 

Terminar con la jaculatoria correspondiente a cada día.

 

 

 

Oraciones para cada día

 

 

 

Día Primero

 

María Inmaculada, Madre y dulce Medianera, Reina de los Cielos, humildemente os suplicamos intercedáis por nosotros. Ruega a Dios que envíe a San Miguel y a sus ángeles para apartar los obstáculos que se oponen al reinado del Sagrado Corazón en el mundo. Amén.

 

 

 Día Segundo

 

San Miguel, Ángel de los Santos combates, os ofrezco mis alabanzas y devoción por la inefable complacencia con que Dios os mira como defensor de su gloria. Amén.

 

  

 

Día Tercero

 

San Miguel, Ángel de la Victoria, con devoción os alabo por la alegría con que Nuestro Señor Jesucristo os ve como celoso defensor de su divinidad y las victorias que conseguís sobre los enemigos de nuestras almas. Amén.

 

  

 

 

Día Cuarto

 

San Miguel, Ministro del Altísimo, con devoción os alabo por la ternura con que os mira la Santísima Virgen viendo los combates que habéis librado y libráis sin cesar para establecer el reinado de su amado Hijo, Dios y Redentor nuestro, en el mundo. Amén.

 

  

 

Día Quinto

 

San Miguel, Guardián del Cielo, os alabo con devoción por la veneración, el amor y el honor que os rinden las jerarquías celestiales de las cuales sois augusto Príncipe. Amén.

 

   

 

Día Sexto

 

San Miguel, Ángel del Santo Sacrificio, os alabo con devoción por el honor que os ha hecho nuestro Señor Jesucristo confiándoos la custodia de la Iglesia, su querida esposa y os ofrezco el reconocimiento y amor que la Santa Iglesia os profesa. Amén.

 

 

 

Día Séptimo

 

San Miguel, Portador del estandarte de salvación, os ofrezco mis alabanzas con devoción por la importante misión que Dios os ha dado al confiaros las almas de todos los predestinados, defendiéndolas en la hora de la muerte de los asaltos del infierno, presentándolas ante Dios enteramente puras. Amén.

 

 

  

Día Octavo

 

San Miguel, Ángel de la Paz, os alabo con devoción por toda la fuerza, la dulzura y suavidad encerradas en vuestro santo nombre, delicia de vuestros verdaderos devotos. Amén.

 

 

  

Día Noveno

 

San Miguel, Ángel del Perdón, os alabo con devoción por los inmensos beneficios que habéis derramado sobre nuestra Patria, siempre que ésta ha sido fiel a Dios, así como por la abnegación, reconocimiento y amor que os rinden vuestros servidores. Dignaos, os suplicamos, obtener de los Corazones de Jesús y de María aumenten vuestros devotos para obtener la salvación. Amén.

 

 

 

DOS ORACIONES A SAN MIGUEL

 

 

Me uno en oración al Corazón Inmaculado de nuestra Señora y Reina María, y a la Milicia Celestial de Arcángeles y Ángeles, dirigidas por San Miguel Arcángel, para repeler toda maldad de los demonios, sus agentes terrenales y huestes del mal. Hago extensiva esta oración a mis familiares: Padres, hermanos, esposa (o), hijos, parientes, amigos, vecinos y en general al mundo entero. Jesús, María y José, salvad las almas y llevadlas a la gloria del cielo. La victoria es de nuestro Dios escrito está.



Bienaventurado San Miguel Arcángel, no nos desamparéis ni de noche, ni de día, protégenos en todos nuestros caminos de los ataques de los espíritus malignos y sus agentes del mal; guíanos por el buen sendero, ven en nuestro auxilio cuando nos sientas desfallecer; prepáranos e instrúyenos en el combate espiritual y ayúdanos a no desviarnos del camino del bien y a permanecer unidos en oración a nuestra Señora y Reina María, para que todos juntos como una sola familia esperemos el regreso triunfal de nuestro salvador.

 

 

 

 

 

 

Rosario a San Miguel

 

Corona a San Miguel

 

Coronilla a San Miguel

 

Exorcismo de León XIII

 

 

 

 

 

 

 

Página Anterior (Novenas)

 

 

      Página Siguiente (Novena a S. Miguel de 1684)

 

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Reflexiones y mensajes de María

 

Mensajes: El Libro de la Verdad

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.