MENSAJE Nº 25 SAN MIGUEL

 

 MENSAJE DE LA CAPITANA DE LOS TRES EJÉRCITOS

 

TRIUNFANTE, PURGANTE Y MILITANTE

          

 

  

 

Nuestra Señora de Guadalupe

 

 

 

Habla la Capitana de los tres Ejércitos: Triunfante Purgante y Militante, la que
Comanda esta batalla junto a su Hijo y San Miguel Arcángel.

 

Yo, como Madre de toda la humanidad, traigo las últimas palabras de aliento a mis queridos hijitos.


Mi Corazón alberga una tristeza enorme al ver a la humanidad perdida en las herejías y antivalores y me causa una profunda tristeza que hasta las almas de los niños se estén perdiendo.


Querido Ejército Militante, Yo como Capitana de todos ustedes, vengo a despedirme.


Aquí termina vuestra preparación, y como amorosa Madre, sólo les quiero decir que los amo inconmensurablemente y deseo su salvación y lucha victoriosa, dentro de esta cruenta batalla.

Hijitos míos, no están solos, los llevo en mi vientre maternal y los alimento de mi dulce leche. No teman, su refugio es seguro, y si permanecen a mi lado nada les pasará.

Ustedes son la luz del mundo, las guías de sus hermanos, mi Ejército Militante
Quería sólo darles la despedida como dulce Madre, protectora de todos ustedes.
Hijitos, sean valientes y tengan Fe.

Los eventos serán catastróficos. Yo he llorado sangre por la humanidad y por la pérdida de almas, pero la recompensa será mil veces mayor.

El triunfo de mi Corazón y el de mi Hijo, que dará luz a la Nueva Humanidad pronto acontecerá, y enjugarán sus lágrimas y descansarán en mis brazos.

Hijitos no teman, sean los precursores de la Nueva Humanidad y los pilares de esta. Ustedes guiarán a mis demás hijitos por el desierto.

Recuerden, por cada alma que traigan a mis brazos su recompensa será enorme.

Salven almas, mi Hijo tiene sed de almas.

Primicias, Soldados Orantes, Soldados Practicantes, esta es la despedida que vengo a darles en nombre de todo el Cielo.

¡Todos en sus puestos, la batalla comienza!

Todos al unísono Tribus de Israel, linaje de David, griten Conmigo y con todo el Cielo:

¡Quien cómo Dios! ¡Nadie cómo Dios!

Los amo mucho pequeños de mi amante Corazón. Los esperamos a todos en las Bodas del Cordero. Sus lugares ya han sido reservados con sus nombres. Sean valientes y firmes en su Fe y recuerden, el Cielo los espera, perseveren y confíen.

Les doy mi Paz y mi bendición de Madre y los dejo en La Paz de mi amado Hijo Jesucristo y bajo la protección de San Miguel Arcángel.


FIAT


 

 

Página anterior (Mensajes de San Miguel)

 

 

 

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Mensajes de San Miguel Arcángel

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.