MENSAJE Nº 19 SAN MIGUEL

 

 

 EJÉRCITO DE CRISTO JESÚS, LISTOS PARA EL GRITO FINAL


¡¡¡TODO COMIENZA!!!
 

 

       

         

 

 

 
Yo, San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia Celestial, vengo hoy, ejército militante, a anunciarles que la batalla final pronto comenzará.

Los Ángeles y Arcángeles del Cielo, en estos días de silencio, han estado alineándose y preparándose para dar el grito de guerra.


El Cielo ha preparado al Ejército Triunfante, y el Purgante casi termina su preparación.


Ustedes, mi Ejército Militante, también han sido preparados con todas estas instrucciones que les he dado a través de Lore.


Ya está casi todo listo para dar el grito de guerra, falta muy poco para que éste se lleve a cabo. Los Ángeles, Arcángeles y habitantes del Cielo, ya están listos y alineados en sus puestos.


Los Santos del Cielo intercederán por todos los ejércitos, pero principalmente por el Militante, ya que para este ejército, la cruenta batalla será más difícil que para el Triunfante y Purgante, porque el Ejército Triunfante ya goza de la Gloria del Cielo y el Purgante, aunque está en la expiación por sus pecados, ya le han sido revelados muchos misterios, y conocen bien el Cielo, el Infierno y Purgatorio.

Pero el Ejército Militante, vive todavía bajo la carne y el cuerpo, que los hacen más propensos a estar más en el mundo, y no tener la sensibilidad de conocer con más claridad los designios de Dios; viven todavía bajo el efecto de los instintos carnales, que los aprisionan y los rebajan a ser carne y no espíritu.


Cuando los hombres dejen a un lado la carne y eleven su espíritu por encima de esta, comenzarán a entender los misterios de Dios y a tener revelaciones místicas.

Es por eso que para ustedes, Ejército Militante, todo será más pesado; pero no se desanimen, dejen todo en manos del Padre Eterno.

La cruenta batalla pronto comenzará, falta sólo que el Ejército Purgante reafirme los últimos detalles y que le dé a conocer al Ejército Militante la última instrucción.


El Ejército Triunfante estos días afinó los últimos detalles y ya está más que listo, así que, habitantes de la tierra, listos para dar el grito final, el grito de guerra.

Al sonar de las trompetas todo comenzará; pronto iniciará todo el orden de los acontecimientos descritos en el Apocalipsis; empezarán a desarrollarse poco a poco, uno tras otro, pero sin parar.


Muchos se han preguntado que será primero y que después, y la respuesta está en la Biblia, estúdienla con atención y encontrarán la respuesta a todas sus preguntas.


Yo sólo les puedo decir que se preparen para todo lo venidero; el tiempo ya no es tiempo.


Los Ángeles y Arcángeles del Cielo, sólo esperan las indicaciones del Padre para dar el grito de guerra. Las trompetas apocalípticas pronto sonarán, se escucharán como nunca antes en todo el cielo, mucha gente las oirá. Serán, por ser el comienzo de la gran batalla, las más fuertes de todas las que se han oído.


La gente se estremecerá y se inundará de miedo, serán oídas en todos los confines del mundo.


Habitantes de la tierra, mueran a la carne y dejen vivir al Espíritu Santo en sus vidas, para que todo les sea esclarecido y puedan ver la luz de Dios en sus corazones, que ilumine su camino y les de la sabiduría para tomar las decisiones correctas en la gran tribulación. Ustedes todavía están sujetos a la carne, que atrapa a las virtudes y no las hace florecer.


Sean más espíritu que carne y experimenten el don del Espíritu Santo en sus corazones; todo se les esclarecerá y tendrán sabiduría e inteligencia para saber discernir y tomar las decisiones correctas en esta batalla que está a punto de comenzar.


Ejércitos de Cristo: Ejército Triunfante, Purgante y Militante, está muy pronto el estremecimiento de la tierra en medio de la guerra, que comenzará al sonar de las trompetas.


Ejércitos: es hora de que empiecen a unirse en un solo ejército, unan sus corazones en uno sólo y estén atentos a las indicaciones del Padre.


Interactúen entre ustedes , para que sean tres ejércitos fundidos en uno sólo, que por ser diferentes tendrán sus propios dirigentes; pero el Padre Eterno los dirigirá a los tres y les dará órdenes en conjunto, así que alístense y tomen sus puestos.

El Padre Eterno no puede sostener más su justa Ira; el mundo tiene que ser purificado lo más pronto posible de todas sus maldades, para dar paso al nuevo milenio.

Todo está preparado, la Madre del Cielo, con amor los ha ido preparando y forjando en su vientre. La gestación de las primicias ha llegado a su final, sólo faltan mis instrucciones finales y todo comenzará.

Después de haberse gestado en el vientre de la Virgen María de Guadalupe y de haber recibido mis instrucciones, sólo faltan sus transformaciones, así que sean dóciles a las inspiraciones del Espíritu Santo, recen sus oraciones, para que estén listos para sus transformaciones.

Ejércitos Triunfante, Purgante y Militante, listos para dar el grito de guerra. Todos en sus puestos que el León de la Tribu de Judá, Rey Victorioso, pronto, con potente voz dará la última advertencia a los habitantes de la tierra, y al grito de guerra, bajo sus órdenes los tres ejércitos comenzarán la gran batalla.

El León de la Tribu de Judá es el encargado de dar esta última orden, y al terminar esta, las trompetas sonarán fuertemente en todo el cielo.

Será la hora de dar comienzo a la gran tribulación, así que listos, y entonen este cántico de guerra:

" Estamos todos listos en nuestros puestos y gritamos al unísono:

 

¡Quién cómo Dios! ¡Nadie cómo Dios!


Unimos nuestros corazones en uno sólo y somos con nuestras almas, un sólo ejército decididos a dar nuestro Fiat a la Voluntad de la Santísima Trinidad.

Cantamos y nos regocijamos en Cristo Nuestro Señor, Rey de Reyes, Señor de Señores, porque Él como León de la Tribu de Judá, vencerá y vendrá a instaurar su Reino de Paz.

Nosotros como soldados de Cristo Jesús, tomamos nuestras armas y nos alistamos en el campo de batalla, y junto con el Ejército Triunfante y Purgante daremos nuestro Fiat a la Santísima Trinidad y a la Virgen María de Guadalupe, y bajo las órdenes de San Miguel Arcángel, glorioso Príncipe de la Milicia Celestial, entonamos este cántico de guerra:


¡Quién cómo Dios! ¡Nadie cómo Dios! "

Ejércitos de Cristo Jesús, listos para el grito final, la batalla comienza. Se salvará el que persevere hasta el final. Las fuerzas necesarias las tienen todos al dar el Fiat al Santo Cielo.

Todo está consumado, las bendiciones y gracias del Cielo están sobre todos ustedes, tienen todo para vencer, no los hemos dejado solos. Han sido preparados durante todo este tiempo, así que los esperamos a todos en las Bodas del Cordero.

Nadie debe perderse, se les han dado todas las herramientas y la Sabiduría de Dios les dirá qué hacer, así que no hay nada que temer.

Los dejo en La Paz de Cristo Jesús.

¡Quién cómo Dios! ¡Nadie cómo Dios!
  
 

 

Mensaje dado a Lorena

03 de Septiembre de 2016

 

Comentarios y consultas al mail:

smaylore@yahoo.es

 

 

 

 

Página anterior (Mensajes de San Miguel)

 

 Página siguiente (Mensaje Nº 20 - Breve tiempo extraordinario)

 

 

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Mensajes de San Miguel Arcángel

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.