LITURGIA DE LAS HORAS

   Aquí se presenta un esquema fijo de Laudes, Vísperas y Completas, en todo conforme a la liturgia renovada del Oficio Divino. Pueden escogerse también otros Salmos y Cánticos.

  

LAÚDES

ORACIÓN MATUTINA

 

 

V. Señor, ábreme los labios.

R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

 

Salmo 94

        R. Venid, adoremos al Señor nuestro Dios.

    Venid, aclamemos al Señor, demos vítores a la roca que nos salva; entremos a su presencia dándole gracias, aclámenlo con cantos.

R. Venid, adoremos al Señor nuestro Dios.

    Porque el Señor es un Dios grande, soberano de todos los dioses; tiene en sus manos las simas de la tierra, son suyas las cumbres de los montes.

R. Venid, adoremos al Señor nuestro Dios.

    Suyo es el mar, porque El lo hizo, la tierra firme que modelaron sus manos. Entrad, postrémonos por tierra, bendiciendo al Señor creador nuestro. Porque El es nuestro Dios, y nosotros su pueblo, el rebaño que El guía.

        R. Venid, adoremos al Señor nuestro Dios.

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

R. Venid, adoremos al Señor nuestro Dios.

 

Himno matinal

   Señor de todo el mundo, escucha la oración que brota con el día en nuestro corazón. Unidos a la tierra, al mar, al cielo, al sol entonan nuestros labios, las glorias del Señor.

   Venimos a ofrecerte, postrados en tu altar, la noche que nos diste y el día que nos das. Las horas que vivimos, las horas que vendrán, Señor, entre tus manos dejamos nuestro afán.

   Disipa las angustias de nuestro corazón, y alegra nuestros pasos en medio del dolor. Consuela al que Te invoca, auxilia al pecador. Señor, por todo el mundo, derrama tu perdón.

   Señor, hoy nuestras vidas, venimos a ofrendar, bendice el nuevo día, presérvanos del mal. Nos libre del pecado, tu gracia celestial y sea nuestra dicha cumplir tu voluntad.

 

Salmo 99

Antífona. Quiero bendecirte, Dios mío, elevo hacia Ti mis manos.

             

   Aclama al Señor, tierra entera, servid al Señor con alegría, entrad en su presencia con vítores.

   Sabed que el Señor es Dios: que El nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño.

   Entrad por sus puertas con acción de gracias por sus atrios con himnos, dándole gracias y bendiciendo su nombre:

 

"El Señor es bueno

su misericordia es eterna,

su fidelidad por todas las edades".

Gloria al Padre...

 

Antífona. Quiero bendecirte, Dios mío, elevo hacia Ti mis manos.

            

 

Cántico de los tres niños (Daniel 3, 52-57)

 

Antífona. Cantemos un himno de alabanza, bendigamos por siempre a Dios.

               

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres; a Ti gloria y alabanza por los siglos.

Bendito tu nombre, santo y glorioso: a él gloria y alabanza por los siglos.

Bendito eres en el templo de tu santa gloria: a Ti gloria y alabanza por los siglos.

Bendito eres sobre el trono de tu reino; a Ti gloria y alabanza por los siglos.

Bendito eres Tú, que sentado sobre querubines sondeas los abismos: a Ti gloria y alabanza por los siglos.

Bendito eres en la bóveda del cielo, a Ti honor y alabanza por los siglos.

Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor, ensalzadlo con himnos por los siglos.

Gloria al Padre...

 

Antífona. Cantemos un himno de alabanza, bendigamos por siempre a Dios.

             

 

Salmo 118 

Antífona. Mis ojos se adelantan a la aurora y pongo mi esperanza en el Señor.

            

  Te invoco de, todo corazón; respóndeme, Señor, y guardaré tus leyes; a Ti grito, sálvame, y cumpliré tus decretos; me adelanto a la aurora pidiendo auxilio, esperando tus palabras.

  Mis ojos se adelantan a las vigilias meditando tu promesa; escucha mi voz por tu misericordia, con tus mandamientos dame vida; ya se acercan mis inicuos perseguidores, están lejos de tu voluntad.

  Tú, Señor, estás cerca, y todos tus mandamientos son estables; hace tiempo comprendí que tus preceptos los fundaste para siempre.

 

Gloria al Padre...

 Antífona Mis ojos se adelantan a la aurora  y pongo mi esperanza en el Señor.

                 

 

La Palabra de Dios

  Revestios, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, de humildad, mansedumbre, paciencia, soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor que os perdonó, perdonaos también vosotros (Colosenses 3, 12-13).

Guárdese un momento de silencio. Pueden escogerse otros textos bíblicos.

 

Responsorio

V. El amor del Señor lo cantaré eternamente.

R. De edad en edad lo cantaré eternamente.

V. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

R. El amor del Señor lo cantaré eternamente.

 

Cántico evangélico de Zacarías (Lucas 1, 68-79).

 

Antífona Dios nos ha traído la salvación, obra del amor de su corazón.

             

   Bendito sea el Señor Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, suscitándonos una fuerza de salvación en la casa de David, su siervo, según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas.

   Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de mano de todos los que nos odian, realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres recordando su santa alianza y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán.

   Para concedemos que, libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días.

   Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos, anunciando a su pueblo la salvación, el perdón de sus pecados.

   Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

Gloria al Padre...

Antífona   Dios nos ha traído la salvación, obra del amor de su corazón.

           

 

Preces

V. Oremos y bendigamos a Dios, el Padre Todopoderoso que escucha siempre con bondad las súplicas de sus. hijos.

R. Gloria a Ti por los siglos.

V. Dios, Creador y Padre nuestro, concédenos hoy día obrar por tu gloria, al ejemplo de Jesucristo tu Hijo.

R. Gloria a Ti por los siglos.

        V. Haznos comprender tu amor desde el comienzo de este día y que tu gracia nos               

            acompañe.

 

R. Gloria, a Ti por los siglos.

 

V. Haznos dar testimonio delante de los hombres para que vean nuestras buenas obras y Te glorifiquen, Padre que estás en los cielos.

 

R. Gloria a Ti por los siglos.

 

Intenciones libres...

Padre nuestro...

 

Oración. Señor, Dios omnipotente, que nos has permitido llegar al comienzo de este día; protégenos con tu poder para que no caigamos en pecado y obremos según tu justicia, dirigiendo Tú nuestros pensamientos y obras. Por Cristo Nuestro Señor.

 

Conclusión

  Que el señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos conduzca a la vida eterna. Amén.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

 

 

VÍSPERAS

ORACIÓN VESPERTINA

 

V. Dios mío, ven en mi auxilio.

R. Señor, date prisa en socorrerme.

V. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu. Santo.

R. Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Himno

   Eres la luz y el gozo de la gloria eterna del Padre el Altísimo y Santísimo. ¡Oh Jesucristo!

   Llegados al fin del día Contemplamos, en la tarde, esta claridad Cantamos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo de Dios.

   Sí, Tú eres digno de ser cantado en todo tiempo, por voces santas. Hijo de Dios que das la vida Te rinde gloria todo el universo.

 

Salmo 66

Antífona: Ilumina tu rostro, Señor, sobre nosotros.

               

    El Señor tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros; conozca la tierra tus caminos todos los pueblos tu salvación.

    Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia, riges los pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra.

    La tierra ha dado su fruto, nos bendice el Señor nuestro Dios. Que Dios nos bendiga; que le teman hasta los confines del orbe.

   Gloria al Padre...

Antífona: Ilumina tu rostro, Señor, sobre nosotros.

                      

 

Salmo 112

Antífona: Bendito sea el nombre del Señor, ahora y por siempre.

 

    Alabad, siervos del Señor, alabad el nombre del Señor. Bendito sea el nombre del Señor, ahora y por siempre; de la salida del sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor.

    El Señor se eleva sobre todos los pueblos, su gloria sobre los cielos. ¿Quién como el Señor Dios nuestro, que se eleva en su trono y se baja para mirar al cielo y a la tierra? Levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para sentarlo con los príncipes, los príncipes de su pueblo; a la estéril le da un puesto en la casa, como madre feliz de hijos.

Gloria al Padre...

 Antífona: Bendito sea el nombre del Señor, ahora y por siempre.

 

Cántico del Nuevo Testamento (Apoc. 13, 3-4).

Antífona: Gloria al Cordero inmolado, El es Rey por la eternidad.

 

          V.   Grandes y maravillosas son tus obras Señor Dios Todopoderoso justos y verdaderos tus caminos oh Rey de las                    naciones.

R. Grandes son tus obras, Señor.

V.  Todas las naciones vendrán y se postrarán delante de Ti porque han quedado de  manifiesto tus justos   designios.         

      

          R. Grandes son tus obras, Señor.

 

Palabra de Dios

  La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza. Instruios y amonestaos con toda sabiduría. Cantad agradecidos a Dios en vuestros corazones, con salmos, himnos y cantos inspirados (Col. 3,16).

Guárdese un momento de silencio.

Pueden escogerse otros textos bíblicos.

 

Responsorio

V. En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu Tú, el Dios leal, nos librarás.

R. En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu.

 

V. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

R. En tus. manos, Señor, encomiendo mi espíritu.

 

 

Cántico de la Virgen (Magnificat) (Lucas 1, 46-55).

 

Antífona Su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

        

  Proclama mí alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí, su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

  El hace proezas con su brazo; dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

  Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

 Gloria al Padre...

Antífona Su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

          

Preces

  Supliquemos, humildemente, al Padre todopoderoso, que escuche nuestras súplicas.

V. Bendito seas, Señor, por habernos llamado a tu Iglesia, por tu gracia consérvanos en tu unión.

R. Derrama tu amor sobre nosotros, Señor.

V. Confirma en la fe al Papa y a todos los Obispos, concédeles la unidad, la caridad y   la paz.

R. Derrama tu amor sobre nosotros, Señor.

V. Concede la paz al mundo entero, que reine en todas partes la justicia y la tranquilidad.

R. Derrama tu amor sobre nosotros, Señor.

V. Envía obreros a tu mies, Señor, para que tu nombre sea celebrado en todos los pueblos.

R. Derrama tu amor sobre nosotros, Señor.

V. Concede el descanso eterno a todos los fieles difuntos para que Te contemplen y     Te gocen eternamente.

Intenciones libres...

Padre nuestro...

 

Oración final

  Que nuestra oración de la tarde suba hasta Ti. Señor, Padre santo, Dios eterno y todopoderoso; que descienda sobre nosotros tu bendición, a fin de que con tu ayuda podamos ser salvos. Por Cristo Nuestro Señor.

 

Conclusión

  Que el Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos conduzca a la vida eterna. Amén. Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

 

COMPLETAS

ORACIÓN NOCTURNA

 

Se puede comenzar con un examen de conciencia.

V. Dios mío, ven en mi auxilio.

R. Señor, date prisa en socorrerme.

V. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

 

Himno

   ¡Oh Creador del universo! antes de acabar la jornada Te pedimos que por tu gran misericordia seas nuestro guía y nuestro guardián.

   Lejos de nosotros los malos sueños y las imaginaciones nocturnas y refrena Tú a nuestro enemigo para que no se mancillen nuestros cuerpos.

   Otórganoslo, Padre misericordiosísimo, y Tú, Hijo Unigénito, igual al Padre que reinas con el Espíritu Paráclito, por todos los siglos. Amén.

 

Salmo 120

Antífona  El auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra.

 

    Levanto mis ojos a los montes; ¿de dónde me vendrá el auxilio? El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

    No permitirá que resbale tu pie, tu guardián no duerme; no duerme ni reposa el guardián de Israel.

    El Señor te guarda a su sombra, está a tu derecha; de día el sol no te hará daño, ni la luna de noche.

    El Señor te guarda de todo mal, El guarda tu alma; el Señor guarda tus entradas y salidas, ahora y por siempre.

 

Gloria al Padre...

Antífona  El auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra.

    

Palabra de Dios

   Tú temerás al Señor tu Dios, guardando todos los preceptos y los mandamientos que yo te prescribo todos los días de tu vida y los meditarás tanto si estás en casa, como si vas de viaje, cuando te acuestes y cuando te levantes (Deut. 6, 2 y 7).

 

Responsorio

V. En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu. Tú eres leal, nos librarás.

     

R. En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu.

      

V. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

 

R. En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu.

 

Cántico evangélico de Simeón (Lucas 2, 29-32)

 

Antífona. Sálvanos, Señor, despiertos, pótegenos dormidos para que despertemos con Cristo y descansemos en paz.

                                       

    Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien- has presentado ante todos los pueblos; luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo, Israel.

   Gloria al Padre….

    Antífona. Sálvanos, Señor, despiertos, protégenos dormidos para que despertemos con Cristo y descansemos en paz.

 

   Oración

   Señor Jesús, tu yugo es fácil y tu carga, ligera; ponemos en tus manos la carga de este día, concédenos encontrar el reposo junto a Ti. Amén.

V.  Bendigamos al Señor.

R. Demos gracias a Dios.

  Que nos bendiga y nos guarde el Señor omnipotente y misericordioso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

 

Antífona final a la Virgen María

Puede recitarse la Salve o el Ángelus o Regina Caeli

 

ORACIONES BREVES DE MAÑANA Y NOCHE

 

   Quienes no reciten las oraciones largas de Laudes, Vísperas o Completas, pueden recitar las siguientes:

 

En la mañana 

 Dios mío, Te ofrezco mi corazón y todos los trabajos de este día.

 

Oraciones (de Gregorio Nacianceno)

    Padre todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo tu Hijo Amado: dame un cuerpo casto, un corazón puro, un espíritu vigilante, un conocimiento sin error; dame tu Espíritu Santo para poseer y afirmar la verdad.

    A Ti el honor por Cristo en el Espíritu Santo por todos los siglos. Amén.

    Al venir el día, Señor, yo levanto hacia Ti mis manos.

    Quiero ofrecerte este nuevo día dispuesto a evitar el mal, mantenerme en la Fe y someter mis malas pasiones: He aquí lo que busca mi corazón: ¡Guía mi camino, Cristo mío!

    Padre nuestro...

    Ave María...

    Acto de fe. Dios mío, creo firmemente todo lo que has revelado porque eres la misma verdad y no puedes engañarle ni engañarnos.

    Creo todo lo que la Iglesia enseña en tu nombre y me manda creer. Aumenta, Señor, mi fe.

   Acto de Esperanza. Dios mío, espero confiadamente en tus promesas, porque eres fiel cumplidor de tu palabra.

   Espero me darás tu gracia para cumplir tu adorable voluntad en la tierra y gozarte eternamente en el cielo. Aumenta, Señor, mi esperanza.

    Acto de Caridad. Dios mío. Te amo con todo mi corazón, con toda mi alma., con toda mi mente, porque eres infinitamente bueno y digno de ser amado.

     Eres mi Dios, mi Señor y mi todo.

     Deseo amar a mi prójimo como a mí mismo, por amor a Ti. Aumenta, Señor, mi caridad.

 

En la noche

V. Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

R. Que hizo el cielo y la tierra.

 

Oración

   Te bendecimos y damos gracias, oh Dios, .por tu Hijo Jesucristo que al iluminarnos nos manifestó la luz incorruptible.

   Hemos terminado la tarea de este día y llegamos a las tinieblas de la noche; nuestros ojos se han llenado con la luz que creaste para nuestro gozo.

   Ahora cantamos a tu santidad y a tu gloria por medio de tu único Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

   Por El recibes la gloria, el poder, y el honor, con el Espíritu Santo por todos los siglos. Amén.

   Examen de conciencia...

   Yo, confieso ante Dios todopoderoso y ante vosotros, hermanos, que he pecado mucho, de pensamiento, palabra, obra y omisión, por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.

   Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios Nuestro Señor. Amén.

 

Oración

   Te adoro, Dios mío, y Te amo con todo mi corazón. Te doy gracias por todos tus beneficios, en especial por los concedidos en este día.

   Me arrepiento de haberte ofendido por ser Tú tan bueno y digno de ser amado. Aumenta en mí la fe, la esperanza y la caridad.

   Te ofrezco los trabajos del día que termina y el descanso de esta noche.

Padre nuestro...

Ave María...

 

   Que me bendiga y me guarde el Señor omnipotente y misericordioso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

 

Recomendamos

Conozca cómo es Dios Padre y lo que quiere decirle a usted

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 

 

 Página anterior (Oraciones)

Página Siguiente (Palabras de Vida)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Oraciones diversas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.