GRACIAS OBTENIDAS POR LA INTERCESIÓN DE LAS ALMAS DEL PURGATORIO

 

 

Extracto del libro (el libro completo en Nuestra Biblioteca":

 

 El Purgatorio  por el Padre Dolindo Ruotolo

 

 

“Son innumerables los ejemplos de gracias, incluso milagrosas, obtenidas por la intercesión de las almas del purgatorio. No solo ruegan eficazmente por quienes hacen sufragios por ellas, sino que con el permiso de Dios intervienen personalmente en nuestros peligros y en nuestros dolores.

 

En París en el año de 1817 una pobre empleada doméstica educada cristianamente, tenía la piadosa costumbre de hacer celebrar cada mes con sus pocos ahorros una misa por los difuntos. Atacada por una larga enfermedad y despedida por sus patrones, no tenía más dinero para satisfacer su propio deseo. El día que salió del hospital, sólo tenía veinte pesos. Se encomendó con mucha fe al Señor y se puso a buscar empleo, al pasar frente a una iglesias se acordó que aquel mes no había mandado a celebrar la misa acostumbrada, pero, no teniendo más que veinte pesos, vacila para privarse de ellos. Pero, triunfa en ella la bondad y entrando en la Iglesia dona los veinte pesos, que en aquellos tiempos era la ofrenda fijada para una misa. Sale de la Iglesia preocupada y afligida por su mísero estado cuando se encuentra con un joven alto, pálido y de noble aspecto el cual le dice:

- ¿Usted busca empleo verdad?  - Sí, mi señor, responde la mujer. – Bien vaya a la calle x...cerca de la señora x.. y encontrará donde colocarse.

Y desapareció entre la gente sin darle tiempo para agradecerle.

 La buena mujer se dirigió de inmediato a la dirección señalada por el joven y al subir la escala ve descender a una empleada doméstica con un paqueta bajo el brazo. Le preguntó si la señora estaba en casa, pero, ésta le respondió bruscamente que la señora le abriría ya que en ese momento dejaba su trabajo. La buena mujer se da valor y golpea la puerta. Le viene a abrir la señora de aspecto noble, a la que la joven contó lo que le había sucedido. La señora maravillada se preguntaba quién pudo haberle dado su dirección, ya que recién había despedido a su empleada por insolente y por mala conducta. Y mientras se sorprendía de que un joven desconocido le hubiese dado la dirección, la empleada levantando los ojos hacia un mueble y cogiendo el retrato de un joven que allí estaba, se paró y dijo: - Aquí señora está el joven que me ha hablado, y de parte de quién vengo yo. Ante tal afirmación, la señora lanzando un grito, cayó desmayada. Apenas vuelta en sí, se lanzó al cuello de la joven y abrazándola con efusión le dijo: - A partir de este momento yo te considero como mi querida hija y no como empleada, porque fue mi hijo, el que yo perdí hace dos años, quien te mandó y se debe a la Misa que tu mandaste a celebrar por su liberación del Purgatorio.

 

 De estos hechos absolutamente verídicos, tenemos muchos y todos testimonian la protección de las almas purgantes para quienes las sufragan.”

 

Otro ejemplo:

  “Durante la última guerra de 1944, en una ciudad de Francia ocupada por los alemanes, un sacerdote, cansado por las muchas actividades del día, terminaba su jornada rezando su breviario, cuando de repente se oyó el timbre. Era como la media noche. Una señora de como cuarenta años se presentó a la puerta y le suplicó diciendo: - Padrecito, venga rápido, se trata de un joven que está en peligro de muerte. – Bueno, iré mañana a primera hora. – No, vaya enseguida, insistió la señora, porque mañana será tarde.Bien, en ese caso, déme la dirección. Al inclinarse vio el rostro doloroso de la mujer que escribió “37, calle Descartes, “2° piso”. Tranquilizada por la promesa del sacerdote, la señora agradeció y desapareció en la noche. El sacerdote salió enseguida a la dirección mencionada y al llegar al 2° piso, tocó la puerta. Se presentó casi inmediatamente un joven de 20 años, muy sorprendido por la visita a esa hora tan avanzada.  -¿Es aquí que hay un joven en peligro de muerte? preguntó el sacerdote. Sorprendido y risueño, el joven contesto: “Soy el único joven de este inmueble, y estoy en perfecta salud”. “Sin embargo, es esta la dirección escrita por la señora que me fue a buscar” y el sacerdote le mostró el papelito. -¡Qué curioso!...yo conozco esta letra...pero no es posible. Pase Padre, me parece que tiene frío. Venga a calentarse.

Después de unos instantes el joven dice: -“Hace mucho tiempo... dos años que deseaba encontrar a un sacerdote, pues no me atrevía, pues sabe... tengo mucho que reprocharme...”

 Cuando el sacerdote se despidió, dejó al joven en paz, feliz de haberse reconciliado con Dios, por la Confesión. Mientras regresaba, empezaron las explosiones de los bombardeos, provocando incendios en medio de un ruido ensordecedor. El sacerdote se precipitó a la posta más cercana donde empezaban a llegar los primeros heridos, los agonizantes y los muertos. Estaba reconfortando a un herido, cuando bruscamente, asustado, fijó su mirada en el rostro de un cadáver que acababan de depositar en el suelo: era el joven de la calle Descartes. Le sacaron sus documentos para identificarlo. El sacerdote se acercó: de la billetera cayó una foto, el padre la recogió, era el rostro de la visitante nocturna. Al dorso de la foto estaba apuntado:

 “ Mamá 1898 – 1939, y cerca de la fotografía, había una carta amarillenta por el tiempo....firmada: “Tu mamá...”. La letra era la misma de la señora que había apuntado la dirección.”

 

“Citaré un hecho acontecido a un lejano pariente joyero.

 El volvía a casa de noche, llevando consigo las joyas más preciosas, por temor de una “visita” de los ladrones en su negocio. Un día volvió a su casa muy tarde, y temiendo ser agredido se encomendó en el camino a las almas del Purgatorio, rezando por ellas un Rosario.

 Era medianoche cuando tomó el cruce que lo llevaba a su hogar y con temor vio a unos hombres con mala cara que lo esperaban. Con mayor intensidad invocó la protección y defensa de las almas del Purgatorio. Había una iglesia al principio del cruce y ésta improvisadamente se abrió y salió un cortejo de frailes con sacos y capuchones blancos que parecían acompañantes de un funeral.

 El capuchón era de aquellos antiguos, que hoy ya no se usan, cubría toda la cabeza y tenía sólo tres aberturas: dos para los ojos y uno para la boca. El joyero no encontró nada mejor que unirse a aquel cortejo que era visible a los ladrones apostados en la sombra.

 La esposa impaciente por lo avanzado de la hora, estaba en la ventana aguardando la llegada de su marido. Este, de hecho regresó junto al cortejo, deshecho por el temor de los ladrones, y a la vez consolado por el providencial cortejo que lo había salvado. Contó el hecho a su esposa, y fue mayor la sorpresa de ella porque le había visto regresar solo. Y ya que el marido insistía en afirmar la realidad del cortejo, ella le hizo ver que a medianoche ningún funeral podía hacerse. Entonces ambos comprendieron que aquellos frailes del cortejo fúnebre, eran ánimas del Purgatorio que acudieron en su defensa".

 

 

Portada

Oraciones para las benditas almas del Purgatorio

Volver a página anterior

Página Siguiente (Secreto de Fátima)

 

 

"El Folleto de la Iglesia Purgante" escrito por Jesús

Lo que ningún católico puede dejar de leer (Entrar)

 

 

Páginas relacionadas

Rosario de los 100 Réquiem

Clamor de las Ánimas y otras

Oraciones por las Almas del Purgatorio

Coronilla a las Almas del Purgatorio

Coronilla de ayuda a las Almas del Purgatorio

Decenario por las Almas del Purgatorio

Las Penas del Purgatorio

Los distintos estados del Purgatorio

Rosario por las Almas del Purgatorio

Rosario por las Almas del Purgatorio dictado por Jesús

Rosario de los difuntos

Voto de Ánimas

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

 Mensajes: El Libro de la Verdad

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.