La Voz de Mi Sangre

 

 

 Textual en español, en esta página no se necesitó traductor, pues estas son las palabras de Jesús en nuestro idioma.

 

La voz de Mi Sangre es poderosa y llama, no inútilmente a grandes y pequeños, a los pecadores, a nueva vida. Derramé Mi Sangre para reunirlos a ustedes, elegidos de Mi Corazón y cada gota que derramé tiene el poder de multiplicar la eficacia de Mi Redención.

La efusión dolorosa, la feroz violencia de los perseguidores que Me azotaron casi a muerte, estén presentes a esta generación de hombres incrédulos e insensatos. El hombre olvida todo, sólo se acuerda de sí mismo; el primero y el último siempre es él. ¡Pobre hombre, leproso de la atómica! ¡Pobre hombre, descarnado de la nuclear! ¿Qué quiere de Mí? No debería querer nada porque no Me cree o Me cree poco. ¡No te envanezcas! Si eres grande, oh criatura Mía es porque te hice tal en el centro de la creación; pero te hice Yo…

Quieres evadirte de ti mismo, ebrio de lujuria y de soberbia, sin embargo las cosas más grandes están en ti porque Yo las He puesto y tú no las ves. Lo sé, nada te importa hoy que Yo te recuerde que por tu amor He derramado, con inmensos dolores, toda Mi Sangre… no lo ves, no quieres verlo. Eres propenso a celebrar tu grandeza, o al menos la que juzgas como tal. Pero créeme, Me das mucha pena, a Mí que comprendo tus más pequeños movimientos.

Hombre insensato, detente. Mira lo que te dice quien te creó:

Te ofrezco Mi Sangre.

¿No dices nada? Estás tan ciego que no ves qué Luz se desprende de Mi Sacrificio cruento que consumé en el Calvario.

¿No es nada para ti Mi Sangre?

Y si no es nada, como neciamente piensas, ¿qué se dirá cuando las sanguijuelas infernales hayan chupado hasta la última gota de tu sangre, oh loco hombre del dos mil? Tu vida vale mucho, créelo: no la gastes inútilmente. Tienes una vida que se encamina hacia una meta; si no lo entiendes, pobre de ti!

Detente hoy, detente aquí, ante el Cristo sangrante, al pie de la Cruz. ¡Mírame bien y no apartes de Mí tu mirada! Ya no te llamaré con el nombre de loco, si mirándome en la Cruz, comprendes que ha sido Mi Amor por ti el que Me ha llevado a la muerte, al derramamiento de toda Mi Sangre.

Mi vida acabó por la privación de su alimento vital, compréndelo. Sufrí la muerte por haber derramado toda Mi Sangre y todo por ti, criatura Mía, por la cual Yo, tu Creador, no dudé en tomar tu misma naturaleza, en el Verbo encarnado.

Tú también tienes sangre en las venas y pido un momento tu atención en el hecho de que Mi divina Sangre estuvo exenta del impulso que proviene del pecado. Tu sangre, en cambio, ha conocido más o menos el escozor que proviene de la culpa: Mi Sangre valga por la tuya; ésta, poco noble por estar mezclada de culpa, puede ser cambiada con la Mía que, créeme, no sólo es noble, sino repleta de frutos y tiene un valor infinito. Este es el trueque ideal, pero real que Yo te propongo.

¡Detente, criatura Mía, detente!

Escucha esta voz Mía, acepta Mi Sangre, mírame en la Cruz y verás Mi rostro todo cubierto y precisamente de Sangre roja. He cubierto Mi rostro con lo rojo de esa Sangre para que Mi Padre te viese a ti, a quien Yo representaba, lavado y purificado. Queda tranquilo, las costras de Sangre que Me impiden casi del todo abrir Mis ojos, las He querido para decirte que a través de Mi Sangre, Mi mirada no quiere divisar tus fealdades.

Sí, He estado en un baño y He merecido para ti lo que tú no podías nunca merecer. Recuérdalo y apréciame, porque si te He creado sin trabajo, empero te He redimido a precio de Sangre y tú, hombre extraviado, deberías pensar que no habría hecho lo que He hecho si Mi Amor no fuese tan grande.

Ven, escucha… Ven a Mí porque debo sumergirte en el cáliz que contiene Mi Sangre purísima. Ahí, en Mi cáliz, debes permanecer cubierto con Mi Sangre, porque de ella y en ella deberás encontrar todo lo que necesitas ahora y siempre. Ven, vuelve a Mi Altar, donde un hombre como tú, pero que es más digno que tú, ofrece el inmenso valor que contiene el cáliz bendito.

Vuelve a ese Altar muchas veces, más aun mientras te conceda la vida, porque quiero hacer de ti adorador perfecto y partícipe de Mis inagotables riquezas. Sí, ven a Mí, vuelve siempre a Mí, para escuchar la voz de Mi Sangre que es bendecida por el Cielo y por quien en la tierra Me ama. Vuelve y escucha, Yo te hablaré de manera suave, muy atractiva y en Mi Sangre encontrarás el porqué de tus porqué, mucha luz y claridad para iluminarte a ti y a muchos, muchísimos otros, ahora miserables pero destinados a asumir la herencia de valor infinito que está contenida en el cáliz santísimo que ves en Mi santo Altar.

Ven, vuelve y escucha las voces de Mi Sangre humana y divina. Yo te hablaré, pondré en movimiento tu sangre con el fuego de Mi Amor. Estoy aquí, en el Altar, vuelve a Mí…

 

 

 

 

Página anterior y principal (Meditaciones)

Página siguiente (Yo les pido a todos)

  

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.