Dios Padre

  Las dos armas para vencer a Satanás

 

 

 

   

 

Temas:

 

Yo estaré en cada uno de vosotros, pero necesito tomaros completamente, que no Me pongáis restricciones, que os deis en totalidad a Mi Voluntad.

Estos son tiempos en que se divide el trigo y la cizaña.

La Iglesia no puede ser destruida, no puede ser eliminada, porque cuenta con Mi Divinidad dentro de Ella.

Buscadme, Mis pequeños y Me dejaré encontrar y gozaréis inmensamente cuando Me tengáis plenamente en vuestro corazón.

En ningún momento deberéis acudir al odio, a la venganza, al daño, a la muerte, contra vuestros hermanos, aun a pesar del mal que os hagan.

 

 

 

  

Primer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Yo estaré en cada uno de vosotros, pero necesito tomaros completamente, que no Me pongáis restricciones, que os deis en totalidad a Mi Voluntad.

 

 Hijitos Míos, nuevamente os pido docilidad, para que Yo pueda utilizaros como instrumentos de Mi Amor en estos tiempos en que necesito que seáis parte de Mi Ejército que luchará, contra las fuerzas de Satanás, aquí en la Tierra.

 

Os he dicho que, a niveles Celestiales, angelicales, la lucha es fuerte acá en los Cielos y de alguna manera os afectará también en la Tierra y por eso necesito almas dóciles, en las cuales Yo pueda entrar a actuar, para que protejáis a vuestros hermanos, pero con Mi Fuerza, con Mi Sabiduría y sobre todo con Mi Amor.

 

Exteriormente seréis vosotros los que estaréis actuando por el bien de vuestros hermanos, luchando contra las fuerzas de Satanás, pero interiormente, Yo estaré en cada uno de vosotros, pero necesito tomaros completamente, que no Me pongáis restricciones, que os deis en totalidad a Mi Voluntad, para que Yo os pueda manejar hacia el triunfo del Amor sobre la maldad, con la cual estaréis luchando. Vosotros estaréis viendo, como huéspedes internos, lo que Yo estaré haciendo con vosotros y estaréis gozando Mi Presencia en vosotros, pero sobre todo, lo que Yo esté haciendo para la salvación de las almas a través de vosotros.

 

No temáis, Mis pequeños, de que Yo os tome, ciertamente es una batalla, pero básicamente es una batalla espiritual. Pero Yo os estaré defendiendo contra los ataques de Satanás.

 

Y de veras, Mis pequeños, os agradezco de Corazón, de Padre, de Creador, el que vosotros os deis, Mis pequeños, a Mi Voluntad, para que podáis gozar, junto Conmigo el triunfo final sobre las fuerzas de Satanás. Es tan agradable para Mí contar con almas totalmente sueltas a Mi Voluntad. Ciertamente Yo podría hacer todo sin vosotros, porque Soy Omnipotente, pero Yo acepto vuestro libre albedrío y vuestra creación y quiero que compartáis junto Conmigo el gozo del triunfo sobre las fuerzas de Satanás. Sois Mi familia, sois Mis hijos y en una familia, cuando se ve atacada, todos se unen para luchar contra el ladrón o ladrones que invaden el hogar. Y así estáis en estos momentos, Mis pequeños, estáis viendo cómo las fuerzas de Satanás están invadiendo lo que os pertenece, tanto en lo material como en lo espiritual y, al contar Conmigo, Mis pequeños, podréis vencer. Venceremos juntos, pero Yo lucharé por vosotros y a través de vosotros.

 

Os repito, vosotros estaréis observando lo que Yo haga a través de vosotros. El triunfo pronto se dará y Satanás quedará vencido, pero tened cuidado de vuestra alma, cuidadla, para que Satanás no la pueda dañar, porque así es Satanás, se siente como bestia herida, y que quiere en estos momentos dar sus últimos golpes, que serán muy dolorosos. Tened cuidado con ello y para eso deberéis orar más intensamente.

 

Os Bendigo, Mis pequeños y os pido sigáis unidos en Mi Sacratísimo Corazón, como lo que sois, defensores de todo lo que es Mío aquí en la Tierra, para que podáis llegar fácilmente al Reino de los Cielos, después de haber defendido lo que también os pertenece, que es Mi Amor.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Segundo Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Estos son tiempos en que se divide el trigo y la cizaña.

 

Hijitos Míos, aun a pesar de que veréis grandes desastres y calamidades, os he dicho que serán tiempos, también, especiales para que crezcáis en espiritualidad y en amor por vuestros hermanos, estos son tiempos en que se divide el trigo y la cizaña.

 

Vosotros, los que estáis Conmigo, sois esos granos de trigo que daréis fruto, pero que antes creceréis y el crecer, Mis pequeños, implica a veces también dolor, problemas, momentos buenos y al final, daréis fruto. Y esto sucede con una planta que crece, como la del trigo, tiene momentos difíciles, cuando no hay agua, que el viento sopla fuertemente, que puede hasta romper su tallo. Tiene momentos buenos, cuando cae suficiente lluvia y le da alimento y después de sufrir, pero también de gozar, da su fruto al final.

 

Vosotros habéis tenido, en lo particular, una forma de vida que Yo he permitido y así habéis crecido y madurado en la Fe y en el amor.

 

Habréis tenido también vuestros momentos difíciles, ataques desde pequeños y, especialmente, si habéis venido a Mí desde pequeños, porque Satanás siempre estará tratando de destruir una bella espiritualidad, que empieza en la niñez. Habréis tenido ataques de compañeros de vuestra edad, en la escuela, en el área donde vivís, en el trabajo, en el parque, tantos y tantos lugares que aprovecha Satanás para tratar de atacar a las almas, pero si os mantuvisteis unidos a Mí, salisteis victoriosos, pero ciertamente, hubo dolor y ese dolor a veces queda interno, profundo, toda vuestra vida. Crecéis y tendréis también momentos bellos, en los cuales, posiblemente, tuvisteis algún encuentro Conmigo o con Mi Hija, la Siempre Virgen María y eso trajo una paz y un amor en vuestro corazón que no conocíais anteriormente y, así, quedasteis enamorados del Amor Divino y tomasteis una buena decisión de seguir adelante toda vuestra vida, de seguir unidos a Mí, a Mi Hija, la Siempre Virgen María, al Cielo entero.

 

Pero también habréis tenido ataques porque estáis Conmigo y Satanás ataca fuertemente a las almas que han decidido tener una vida espiritual profunda Conmigo y, así como la planta, al final de su crecimiento, da fruto y lo da en abundancia, vosotros también, Mis pequeños, dais fruto en abundancia, dando ejemplo de vida, transmitiendo Mis Palabras, transmitiendo el ejemplo que os dejó Mi Hijo, orando, intercediendo, tantas y tantas formas que los verdaderos hijos Míos, pueden hacer por Mi Reino y sobre todo para la salvación de las almas.

 

Sois unas plantitas de trigo que han sido acrisoladas, que han sido maltratadas por Satanás, pero que también habéis sido Bendecidas por Mí, por vuestro Dios, vuestro Padre y Creador. La planta de trigo es frágil, pero Yo también la cuido y vosotros también sois frágiles, pero también os cuido, para que deis mucho fruto y, estos son los momentos en que daréis vuestros mejores frutos, porque son los momentos más bellos que tendréis en vuestra vida y que Yo permití que vivierais en estos tiempos para agradarme, a Mí, vuestro Dios, luchando por Mi Reino y el gozo lo tendréis cuando podáis pasar las Puertas de las Nuevas Tierras que os daré. Gozaréis inmensamente ese regalo tan grande que os daré, porque será para las almas dóciles, las almas que se quisieron llenar de Mi Amor y de vivir sirviéndome a Mí, vuestro Dios.

 

Fuisteis escogidos por Mí, para vivir estos momentos de cambio, y vosotros gozaréis junto Conmigo, porque fuisteis probados y salisteis victoriosos de la prueba y, por eso compartiréis del triunfo que Yo daré a la humanidad remanente porque, ciertamente, una gran cantidad de hermanos vuestros serán eliminados de la faz de la Tierra, porque no son esas plantas buenas que puedan dar fruto, son almas estériles, que no se llenaron de Mi Amor ni quisieron llenarse de él para transmitirlo a sus hermanos y, especialmente a través del ejemplo, de la ayuda desinteresada y de donación total, como os enseñó Mi Hijo Jesucristo.

 

Las almas que queden para estos Nuevos Tiempos, son almas que producirán mucho fruto, porque estarán Conmigo. Están viviendo para el Amor, el Amor Soy Yo y, porque estáis llenas de Mi Amor. Por eso os mantendréis para la Nueva Vida que se dará sobre la Tierra, porque estaréis en el Reino del Amor y no podéis estar en un Reino de Amor si no tenéis Amor para dar a vuestros hermanos, pero especialmente a Mí, vuestro Dios.

 

Celebrad Conmigo, ya desde este momento, las alegrías que tendréis al recibir este regalo inmenso y gozad Conmigo el gozo que Yo tendré de teneros junto a Mí, en estos tiempos en que se dará un crecimiento muy grande de vida espiritual entre los hijos que quedarán, y que Yo escogí, para que empezaran un Nuevo Mundo de Amor.

 

Por eso os pido que oréis intensamente para que vuestro corazón sea purificado, para que alcancéis la salvación de vuestras almas y, sobre todo, que obtengáis la santificación para que de esta forma seáis perfectos a Mis Ojos. Os consentiré como Mis hijos que sois, pero sobre todo, porque perseverasteis en la prueba y que, ciertamente, las pruebas que tendréis, en estas época, serán difíciles y por eso se os pagará inmensamente vuestra victoria sobre las fuerzas de Satanás, porque las venceréis con el Amor, con Mi Amor en vosotros y con las Virtudes que Mi Santo Espíritu os haya dado, pero que vosotros habréis engrandecido porque las tomaréis con respeto y con amor y con ellas Me ayudaréis a que Mi Vida se dé ya plenamente sobre la Tierra.

 

Os Bendigo, Mis pequeños, porque Me habéis buscado y Me encontrasteis y Yo no Me escondo para las almas que Me buscan, para aquellas almas que quieren llenarse de Mi Amor.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Tercer Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: La Iglesia no puede ser destruida, no puede ser eliminada, porque cuenta con Mi Divinidad dentro de Ella.

 

Hijitos Míos, éste es tiempo de gran trabajo, estáis junto con Mi Hijo Jesucristo, unidos a Él en la salvación de las almas. Son tiempos de oscuridad de la Iglesia, son tiempos de traición, son tiempos en que el lobo va a ser que se separen las ovejas, es tiempo de maldad, en donde el enemigo va a creer o por lo menos, hacer creer que ya venció sobre la Iglesia, sobre Mis Enseñanzas, sobre el Amor.

 

Por eso ahora que la Iglesia está desperdigada y está sufriendo, os dais cuenta, Mis pequeños, por qué he ido recorriendo el mundo, creando estos grupos de oración, que son los que están manteniendo la vitalidad de Mi Iglesia, pero es una vitalidad santa, en donde estáis haciendo lo que Yo quiero y, es más, lo que Yo quisiera que se mantuviera, pero que Satanás está atacando fuertemente.

 

Desgraciadamente, aun dentro de la misma Iglesia se les está atacando a los fieles y con ello destruyendo mucha espiritualidad, pero sabéis que Satanás no vencerá sobre Mi Iglesia, porque Ella está Bendecida y protegida por Mí, vuestro Dios y, sobre todo, porque tiene la Vitalidad de la Sangre Divina de Mi Hijo, que se dio por todos vosotros y tenéis en Ella también el Alimento Divino, que es Su Cuerpo y Su Sangre. Por eso la Iglesia no puede ser destruida, no puede ser eliminada, porque cuenta con Mi Divinidad dentro de Ella y, siendo Dios, Yo, protegiéndola, vivirá hasta el fin de los tiempos, a través de Mis hijos fieles.

 

Mis pequeños, os pido que la sigáis amando, como Yo os amo a vosotros. Mi Iglesia, Mis Enseñanzas, el Alimento Divino, todo lo que Ella contiene es para vosotros, Mis hijos consentidos, Mis hijos que han luchado por mantener todo lo que Yo os he dado, porque lo respetáis y lo amáis.

 

Por eso tendréis grandes regalos de Mi Corazón Divino, por todo lo que habéis hecho y seguiréis haciendo, para que Mi Iglesia se siga manteniendo vital entre los hombres. Gozaréis inmensamente con los regalos que os daré, porque Yo pago inmensamente a todos aquellos que se han donado a Mí y a lo Mío.

 

Tenéis un gran trabajo en estos tiempos, Mis pequeños, que es el de la salvación de almas. Hay tantas y tantas almas que necesitan de la vitalidad de la Iglesia, del Amor que Hemos dejado ahí y del Alimento Divino, que es para todos vosotros. Sois los apóstoles de este tiempo, que debéis atraer almas hacia ella, a través de vuestro ejemplo, de vuestra palabra, de vuestra oración.

 

Mucho bien todavía podréis hacer por Mi Iglesia, no os canséis de trabajar por Ella, que Yo os daré toda la fuerza que necesitaréis para mantenerla libre de todo ataque del enemigo. Él siempre ha querido destruirla desde que fue creada, pero no podrá, pero sí ha hecho mucho daño dentro de Ella y, eso es lo que quiero que reparéis vosotros, Mis pequeños. Reparad con vuestro amor y con vuestra donación, como Mi Hijo os enseñó. Tenéis Su Vida, tenéis Sus Enseñanzas, tenéis Su Amor, tenéis Su Alimento, acudid a Mi Hijo y uníos perfectamente a Él, para que protejáis lo que es Mío, pero que también os pertenece a vosotros.

 

Os agradezco lo que habéis hecho y seguiréis haciendo para mantener la vitalidad de la Iglesia y, sobre todo, para atraer más hermanos vuestros hacia Ella.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Cuarto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: Buscadme, Mis pequeños y Me dejaré encontrar y gozaréis inmensamente cuando Me tengáis plenamente en vuestro corazón.

 

Hijitos Míos, sabiendo vosotros que estos son tiempos de gran ataque satánico, vosotros os deberéis también proteger y llenar de capacidades Mías, capacidades Divinas para poder vencerle. Satanás es muy astuto y poderoso, no caigáis en la soberbia, creyendo que le podréis vencer fácilmente, porque estáis acostumbrados a burlaros de él, pero él está esperando el momento de atacaros y destruiros.

 

Él estudia perfectamente a las almas y sabe cuál es el lado débil de cada uno de vosotros. No os sintáis que podréis vosotros solos luchar contra su maldad, Me necesitáis a Mí, vuestro Dios y, especialmente, en estos tiempos en que su maldad se ha liberado, porque vosotros no habéis orado lo suficiente para disminuirle su maldad y, así es como os atacará en estos tiempos, con un poder como nunca antes había tenido, porque os habéis apartado del Amor, os habéis apartado de la oración y ahora su fuerza ha crecido.

 

Por eso, en humildad, debéis pedirme lo que necesitaréis, cada uno de vosotros, para la misión por la cual vinisteis a la Tierra para vencerle. No podréis luchar solos, Mis pequeños, os he dicho que tendréis que trabajar junto Conmigo, dejándome a Mí, vuestro Dios, entrar a vuestro corazón, en todo vuestro ser, para que Yo os guíe, os dé Sabiduría, os dé la Fuerza y los dones necesarios para vencerle.

 

Mucho mal estáis viendo ya alrededor de la Tierra y éste irá creciendo y si Yo no os acompañara y os protegiera, Satanás os aplastaría fácilmente.

 

Mucho dolor estáis viendo alrededor del mundo y, éste se va a incrementar porque no entendéis que debéis vivir Conmigo, con vuestro Dios. Os habéis apartado de Mis Leyes y Decretos, no os ha importado crecer con la Sabiduría que tenéis en las Sagradas Escrituras, habéis hecho a un lado la Santa Biblia, donde tenéis Sabiduría Divina, que es la que os ayudará a crecer espiritualmente y que os dará un pase fácil al Reino de los Cielos. Preferís tantas lecturas inútiles que cunden alrededor del mundo y no vais hacia las riquezas que tenéis ahí en las Escrituras.

 

¿Cómo pues, queréis protegeros y crecer espiritualmente, si no os estáis llenando de lo que vuestra alma necesita y que tenéis al alcance de vuestra mano, pero no le hacéis caso por vuestra negligencia o por vuestra tontería?

 

Creéis que podréis crecer espiritualmente buscando otros libros, que hermanos vuestros han escrito y, muchos de ellos o una gran mayoría de ellos, equivocados, porque no se han basado en lo que Yo os he dejado y, que Mi Hijo os dio.

 

Sí, Mis pequeños, vivís en equivocación, vivís en la mentira, vivís despreciando lo Bueno que Yo os he dado y, luego os quejáis de que todo sale mal, pero es porque no buscáis el camino del Bien que os protege contra toda adversidad que tenéis a lo largo de vuestra vida.

 

Nada ni nadie os va a proteger como Yo os puedo proteger si Me buscáis a Mí. Si no, estaréis en caminos errados y es Satanás el que os estará guiando, veladamente, a través de otros escritos o libros que preferís.

 

Tened cuidado, Mis pequeños porque, primeramente, no estáis creciendo correctamente en lo espiritual y, segundo, la sutileza de Satanás, en tantos escritos que tenéis que os llevan fácilmente al error y a que perdáis el verdadero camino que os atrae hacia Mí. Vais por caminos errados y no os dais cuenta que vais a la perdición eterna.

 

Por eso tanto os he pedido que acudáis a Mi Santo Espíritu, para que os dé Discernimiento Santo y podáis protegeros de las mentiras de Satanás.

 

No perdáis el tiempo en cosas inútiles, y así, como os dais por completo en vuestros intereses mundanos, le dais mucho tiempo y estudio a lo que os interesa del mundo, que no os va a dar lo bello que Yo os puedo dar. Actuad con Sabiduría y venid a Mí y buscad lo que es Mío y veréis cómo creceréis a niveles insospechados, porque antes no buscabais lo que era Mío.

 

No erréis ya vuestro camino, venid hacia Mí por caminos seguros y es cuando os daréis cuenta de todas las bellezas que Yo tengo por regalar a las almas que Me buscan y que dan todo su tiempo para perfeccionarse y así alcanzar vuestra santidad de vida.

 

BuscadMe, Mis pequeños y Me dejaré encontrar y gozaréis inmensamente cuando Me tengáis plenamente en vuestro corazón.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

Quinto Misterio, Habla Dios Padre

 

Sobre: En ningún momento deberéis acudir al odio, a la venganza, al daño, a la muerte, contra vuestros hermanos, aún a pesar del mal que os hagan.

 

Hijitos Míos, os pido que Me pidáis la Fortaleza para que actuéis en Sabiduría en estos momentos que tendréis, porque muchas almas no sabrán qué hacer durante la tribulación que se os presentará, pero que si os ven a vosotros con paz interior, se acercarán a vosotros y Me verán a Mí en vosotros. Vosotros les aconsejaréis, les ayudaréis espiritualmente, crecerán inmensamente en esos momentos de tribulación, gracias a Mi Presencia en vosotros.

 

Vosotros, con Mi ayuda, os mantendréis fuertes ante los acontecimientos, para eso habéis sido preparados por varios años, para que os llenarais de Mí y, sabiendo que Satanás no puede contra Mí, que él es débil ante Mis Potencias, vosotros no os deberéis acobardar ante los acontecimientos y ante su propia presencia, porque vosotros sabéis que contra Mí, contra Mi Amor, contra Mis Potencias, él se apaga, el es nulo. Esto tenedlo siempre presente en vuestra mente y en vuestro corazón, porque, ciertamente, el hombre, cuando ve cosas extraordinarias, ya sean de Bien o de mal, os esclavizáis a ellas, os sentís menos, no pensáis y solamente os dais y, estos no son momentos de actuar solamente de corazón, por eso, se os dice en las Escrituras que deberéis ser astutos como las zorras, deberéis medir el terreno, deberéis medir al enemigo y, aun a pesar de que lo veáis más poderoso que vosotros, sabiendo que Yo estoy con vosotros, no os acobardéis, sino deberéis atacar con Mis Dones, con Mi Fuerza, con Mi Sabiduría, porque ya os había dicho que son dos armas las que os iba a dar para que atacarais al mal y, contra ellas, Satanás no puede, que son las Virtudes y el Amor.

 

Meditad esto, Mis pequeños, y pedidle a Mi Santo Espíritu que os lo explique, porque son armas poderosísimas. Vosotros no deberéis de contraatacar a su maldad con maldad, sino con amor y con virtud y de esta forma lo venceréis fácilmente, porque si atacáis con maldad, lo único que haréis, es que le daréis más fuerza a él, porque él se alimenta de la maldad, del odio, de todo lo malo que puede salir de vuestro corazón.

 

Si vosotros contraatacáis con amor, con perdón, con respeto, con virtud, en ese momento lo destruís, le quitáis fuerza. Es por eso que el hombre ha liberado el mal en el mundo, porque se dejó llevar por las fuerzas negativas de Satanás. Ahora ya no actuáis en el amor, respondéis a los ataques también con maldad. Se les ha destruido la mente a vuestros hijos a través de esos juegos satánicos de destrucción y de maldad. Desde pequeñitos se les ha llenado de muerte, de ataque, de destrucción, eso no viene de Mí. Yo Soy Vida, Yo Soy Amor, Soy crecimiento espiritual y, así, han ido creciendo vuestros hijos pequeños, en una escuela de maldad y destrucción. Y por eso os decía que el mal iba a caminar por vuestras calles y nadie lo iba a poder detener, porque ya la maldad la traéis muy arraigada en vuestra mente y en vuestro corazón.

 

Por eso, os repito, Mis pequeños, que en ningún momento deberéis acudir al odio, a la venganza, al daño, a la muerte, contra vuestros hermanos, aún a pesar del mal que os hagan. Deberéis perdonarlos, deberéis responder con amor, deseando amor, como Mi Hijo lo hizo durante toda Su Vida y, especialmente, al final de ella. Siempre Amor, siempre respeto, siempre ayudando aún a aquel que vivía en el error y en el pecado.

 

Por eso os he pedido que seáis otros Cristos en este tiempo, porque deberéis responder como Mi Hijo os Enseñó. Sois hijos Míos, no sois hijos de Satanás y Mis hijos viven en el Amor, los que no son Mis hijos, viven en las tinieblas.

 

Escoged pues, Mis pequeños, a quién estáis sirviendo, a Mí, vuestro Dios, que Soy Amor o a Satanás, que es muerte, odio y destrucción.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

 

 

Portada

                 Página Principal (Índice del tema)

                                  Página Siguiente (Si los maldecís se llenarán....)

 

Páginas nuevas:

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.