DIOS PADRE 

          
 EMPIEZA AHORA EL TIEMPO DE MI JUSTICIA

LOS ENGRANES YA SE PUSIERON EN MARCHA



   

 

   
 

 

 Rosario vespertino



Temas:

El tiempo es muy corto ya para los momentos de la gran purificación, no estáis preparados la gran mayoría de vosotros a recibir los momentos de la purificación, vuestras almas no están preparadas para poder gozar la Eternidad Conmigo, con vuestro Dios.


Daos cuenta de que vinisteis a la Tierra a llevar almas hacia la Vida, ya que Satanás, como príncipe de este Mundo, se ha dedicado a destruir, a matar almas, a vaciar almas y vosotros hicisteis lo mismo.


Fuisteis una generación escogida para ir creciendo y llegar a una sublimación en el Amor, porque tuvisteis Mi Persona, Mi Divinidad entre vosotros y no la aprovechasteis.


Satanás, todavía os pondrá muchas tentaciones para que vosotros erréis el camino y os escapéis de Mis Manos y así os lo digo, Mis pequeños, que os escapéis, porque Mi Amor os tiene atados a Mi Corazón.


Vosotros, escogisteis, como María, el camino correcto, las Enseñanzas, la Vida, que Yo os he transmitido, vosotros sois Mi Familia y vosotros estáis escogidos para los tiempos que vendrán.


Mensaje de Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo a J. V. (27 de Junio de 2014)


 


Primer Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo.

 


Sobre: El tiempo es muy corto ya para los momentos de la gran purificación, no estáis preparados la gran mayoría de vosotros a recibir los momentos de la purificación, vuestras almas no están preparadas para poder gozar la Eternidad Conmigo, con vuestro Dios.


Hijitos Míos, mirad Mi Corazón, ¡qué ardiente está por todos vosotros!, en este día que recordáis a Mi Sacratísimo Corazón, lleno de Amor por todo el género humano, por todos los tiempos, de todas las culturas. Todos, todos vosotros sois Mis hijos, todos vosotros habéis recibido Mi Sangre Preciosa, por todos vosotros Me di y Me sigo dando, Mis pequeños. ¿Veis las llamas de Mi Amor cómo se manifiestan por todos vosotros?

Cómo quisiera que abrierais vuestros corazones, que abrierais vuestro pecho, para que Yo pudiera transmitir éstas llamas de Mi Amor a vuestros corazones fríos, vacíos, pecadores. Estáis vacíos muchos de vosotros, no hay vida, vida espiritual en vuestro interior.

 

Vinisteis a la Tierra a servirme, vinisteis a llenar corazones con Mi Amor, ¿qué habéis hecho?, ¿qué cuentas Me daréis cuando regreséis ante Mí, al Reino de los Cielos? ¿Acaso vosotros os sentís satisfechos con la vida que habéis llevado aquí en la Tierra? Tanta maldad, tanto pecado que habéis dejado atrás de vosotros, cuántas almas habéis afectado con vuestro mal ejemplo, con vuestras mentiras, con vuestros errores. Esa es la herencia que habéis dejado a los vuestros, una herencia de mal ejemplo.

Mis pequeños, poco entráis a vuestro corazón a meditar vuestros errores, a meditar la vaciedad que tenéis cada uno de vosotros. ¿No os avergüenza esto, estando frente a Mí, vuestro Dios?, Yo, que Me di por todos vosotros y Mi Corazón sigue ardiente por vuestra salvación y ¿qué hacéis, Mis pequeños para remediar todo esto? ¡Esta vaciedad que vais dejando atrás de vosotros! Os quejáis de tantas cosas que suceden a vuestro alrededor, en vuestra familia, en los lugares a los que asistís y no os dais cuenta que vosotros sois los autores de todo ese mal.

¡Oh, Mis pequeños!, si pudierais por un rato meditar lo que no lleváis en vuestro corazón, que es Mi Amor. Si Me lo pidierais, pronto estaría Yo a compartir Mi Amor, a compartir este Fuego de Amor que Me abrasa, que Me quema, porque quiero dároslo, pero vosotros no queréis abrir vuestro corazón para que Yo comparta todas las bellezas de Mi Amor con cada uno de vosotros.

¡Apuraos, Mis pequeños, a hacerlo! El tiempo es muy corto ya para los momentos de la gran purificación, no estáis preparados la gran mayoría de vosotros a recibir los momentos de la purificación, vuestras almas no están preparadas para poder gozar la Eternidad Conmigo, con vuestro Dios. Preparaos en humildad, en sencillez, pero con un arrepentimiento de corazón.

Venid, venid, para que Yo pueda transmitir Vida de Mi Corazón a vuestro corazón muerto, vacío, frío. Venid, os quiero compartir Mi Gloria, no tardéis, Mis pequeños, porque los momentos ya están sobre vosotros, estos no se detendrán, si vosotros no ponéis de vuestra parte, orando, arrepintiéndoos y compartiendo Conmigo, Mi Corazón Sacratísimo en vuestro corazón.
Gracias, Mis pequeños.

 



Segundo Misterio. Habla Dios Padre.

 


Sobre: Daos cuenta de que vinisteis a la Tierra a llevar almas hacia la Vida, ya que Satanás, como príncipe de este Mundo, se ha dedicado a destruir, a matar almas, a vaciar almas y vosotros hicisteis lo mismo.


Hijitos Míos, Mi Amor ha sido Misericordioso, Mi Amor ha soportado infinidad de pecados, faltas, groserías, abstenciones, ¿cuánto pudisteis haber hecho y no hicisteis, Mis pequeños, a lo largo de vuestra vida?, ¿cuánto amor dejasteis de dar a vuestros hermanos y preferisteis vivir en el error y en el pecado? Pudisteis haber ayudado a muchos a crecer espiritualmente, pero preferíais criticar, maldecir.

¡Cuánto error habéis provocado a lo largo de vuestra vida, Mis pequeños!, pero el mayor error es lo que sí produjisteis en las almas; en lugar de dejar ejemplo, vida, Mi Vida en las almas, dejasteis maldad, errores, crítica, muerte, muerte espiritual. No ayudasteis a crecer a las almas y eso os va a llevar a sufrir un buen tiempo en vuestra purificación del Purgatorio.

Daos cuenta de que vinisteis a la Tierra a llevar almas hacia la Vida, ya que Satanás, como príncipe de este Mundo, se ha dedicado a destruir, a matar almas, a vaciar almas y vosotros hicisteis lo mismo. Ahora preguntaos, ¿para quién trabajasteis?, la respuesta la sabéis, no trabajasteis para Mí, trabajasteis para Satanás, vaciasteis a las almas, las llenasteis de error, de maldad y de pecado. No las ayudasteis a crecer y a vivir para que pudieran ellas transmitir vida y pudieran salvarse eternamente.

¿Os dais cuenta ahora cómo habéis pecado? No os disteis cuenta, pero ahora os muestro vuestra alma, os muestro vuestro corazón, os enseño vuestros errores y lo hago, Mis pequeños, para que os arrepintáis y reparéis todo ese tiempo perdido, con vuestra oración, con lo poco que os quede de vida. Reparad, orad, para que a todas aquellas almas a las cuales vaciasteis o no les disteis Vida, ahora, a través de vuestra oración y reparación, puedan llegar a Mí.

Vuestro pecado es grave, pecado de omisión, pecado de muerte, porque matasteis, en lugar de dar Vida.
Gracias, Mis pequeños.

 



Tercer Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo.

 


Sobre: Fuisteis una generación escogida para ir creciendo y llegar a una sublimación en el Amor, porque tuvisteis Mi Persona, Mi Divinidad entre vosotros y no la aprovechasteis.


Hijitos Míos, os he dejado Mi Vida en la Sagrada Eucaristía. Ve, Mi pequeño, ahí está Mi Cuerpo, ha subido, salió la Hostia, salió y sube para dar Luz, porque éstos son tiempos de oscuridad, tiempos de mucha maldad y viene ahora para dar nueva Vida a aquellos que quieren Vida.

Visión: Veo un cáliz y sobre él, flotando, una hostia grande, del tamaño que consagran los sacerdotes y aparece brillando muchísimo, la observo un rato y luego empieza a subir lentamente y de repente llega a una zona de sombra y dejo de verla.

Mis pequeños, vine para daros Vida, Yo, vuestro Jesús, vuestro Dios y Salvador. Os dejé Mi Vida aquí, en este pedacito de pan. Mi Vida por completo ahí.

Esta generación tuvo extraordinarios regalos y no fueron aprovechados. Tuvisteis Mi Gracia, Mis Enseñanzas, Mi Misericordia, Mis Bendiciones, Mi Cuerpo y Mi Sangre entre vosotros, los pudisteis tomar y cuántos, cuántos de vosotros no los aprovechasteis, no quisisteis crecer. Las almas necesitan alimento, así como el cuerpo lo necesita para vivir. No le disteis crecimiento a vuestra alma.

¡Cuánto desaprovechó esta generación! Siento deciros, Mis pequeños, estas cosas, pero ved cómo, en el Diluvio, menos pecados habían que los que esta generación ha cometido y, quedó destruida esa generación por las aguas. Ved a Sodoma y Gomorra, cómo quedaron destruidas, menos pecados hubieron en esas dos ciudades. Pues ahora bien, Mis pequeños, os repito, porque Soy Todo Amor y, sobre todo, porque Me di por vosotros, Me di por vuestra salvación, Mis Dolores fueron crueles, grandísimos, Mi Ser entero purificaba a cada una de vuestras almas, de cada ser humano y de todos los tiempos. Os vi a cada uno de vosotros, oré por cada uno de vosotros, lloré por cada uno de vosotros y, ¿así Me pagáis?, pues tendréis también vuestra purificación. Algo más fuerte que el Diluvio y la destrucción de Sodoma y Gomorra tendréis, porque ellos no tuvieron lo que vosotros tuvisteis. Esta generación fue bendecida grandemente por el Cielo y no aprovechasteis todos los regalos que se os daban.

Fuisteis una generación escogida para ir creciendo y llegar a una sublimación en el Amor, porque tuvisteis Mi Persona, Mi Divinidad entre vosotros y no la aprovechasteis.

Preparaos pues, los que habéis entendido, los que sí aprovechasteis todo lo que se os dio. Ciertamente sois débiles, pecabais, pero os dabais cuenta de vuestro error, sois el resto fiel, sí fiel, y por eso os amo. Vosotros sois los que Me dais alegría. Por vosotros Me volvería a dar, Mis pequeños, porque vosotros sí habéis apreciado todos los regalos que se derramaron del Cielo, a través de Mi Corazón, para cada uno de vosotros, para vuestro perdón y para rescataros de las garras de Satanás.

Por vosotros Me di y vosotros os habéis dado también por Mí, Me habéis ofrecido vuestra vida, Me habéis dado momentos grandes y bellos, que han alegrado Mi Corazón, que Me han quitado dolores, dolores que Me causan y que Me han causado tantas almas y que todavía Me causarán. Por vosotros Me volvería a dar, Mis pequeños, porque aprendisteis a amar con el Amor que Yo os enseñé y con el Amor que os heredé por Mi Donación.

Os amo, Mis pequeños y os vuelvo a repetir, por vosotros Me volvería a dar.
Gracias, Mis pequeños.

 



Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

 


Sobre: Satanás, todavía os pondrá muchas tentaciones para que vosotros erréis el camino y os escapéis de Mis Manos y así os lo digo, Mis pequeños, que os escapéis, porque Mi Amor os tiene atados a Mi Corazón.


Hijito Mío, estáis viendo las miríadas de ángeles que se están preparando para ayudaros en estos tiempos de gran tribulación. El Cielo está preparado para protegeros y para salvar a las almas que quieran salvarse.

Visión: Veo cómo se abre el Cielo sobre los que estamos orando. Veo a muchísimos ángeles, todos vestidos de blanco, recargados en un barandal plateado, viendo hacia la Tierra, y una fila larga a lo lejos. Se me indica que los ángeles ya están preparándose para la gran batalla que habrá en la Tierra.

Ved, Mis pequeños, cómo Yo os cuido en todo momento, Mis santos ángeles cuidándoos están. Os protegerán, os llevarán por buen camino, si es que esa es vuestra voluntad.

Os he dicho tantas veces que Yo no fuerzo a las almas a actuar en el bien o en el mal, Yo os doy todo lo necesario para que las almas se santifiquen, pero vosotros escogéis el camino que queráis tomar.

Ve pequeño, cómo os observan a todos vosotros desde los Cielos, inclusive a aquellos que dicen que Nosotros los olvidamos, que Yo, vuestro Dios, Me olvido de las almas porque estáis muy lejos.¡Qué equivocados estáis! El Amor, el Amor siempre os tiene cerquita de Mi Corazón, ninguno de vosotros está lejos de Mí, estáis en Mi Corazón y, por eso, al llevaros en Mi Corazón, os consiento, pero vosotros os apartáis de Mí, porque no queréis ser consentidos en el Amor, os gusta más el pecado, queréis vivir en la maldad y os respeto, es vuestro libre albedrío, pero esto os lo digo nuevamente, para que veáis qué equivocados estáis los que creéis que camináis solos por el mundo y olvidados de Mi Providencia Divina.

Agradeced pues, Mis pequeños, a todos estos hermanos vuestros, ángeles Celestiales que os están cuidando, que os están protegiendo y que estarán junto a vosotros en los momentos de la mayor tribulación, aunque, ciertamente, ya están con vosotros y alrededor de vosotros, en la Tierra, cuidándoos, guiándoos, aconsejándoos, porque, ciertamente, Satanás, todavía os pondrá muchas tentaciones para que vosotros erréis el camino y os escapéis de Mis Manos y así os lo digo, Mis pequeños, que os escapéis, porque Mi Amor os tiene atados a Mi Corazón, pero vosotros, con fuerza, os apartáis de Mí, no con delicadeza y, es cuando vosotros caéis en garras de Satanás y os perdéis eternamente. Os amo, Mis pequeños, os amo.
Gracias, Mis pequeños.

 



Quinto Misterio. Habla Dios Padre.


Sobre: Vosotros, escogisteis, como María, el camino correcto, las Enseñanzas, la Vida, que Yo os he transmitido, vosotros sois Mi Familia y vosotros estáis escogidos para los tiempos que vendrán.


Hijitos Míos, en una familia, los niños pequeñitos, cuando van creciendo, van observando cómo los padres se comportan y, esas son las primeras enseñanzas que van recibiendo en el hogar. Van creciendo y, así, además del ejemplo que primero vieron, luego seguirán las palabras, que son los consejos que van dando los padres y así se va formando la familia.

Los hijos que van naciendo, se puede decir que van tomando el apellido y se van mostrando a la sociedad, de forma que los van reconociendo los vecinos y todos aquellos que entrarán en contacto con ellos.

Vosotros, desde pequeñitos, recibisteis también Vida Espiritual, ciertamente, muchos hermanos vuestros no la han recibido porque sus padres no se las dieron, pero la han tomado de ejemplo de otras familias y, lo que van encontrando a su paso por la vida, porque Yo Me encargo de que las almas tengan la oportunidad de llenarse de Mí, de que puedan tomar Vida a través de otros hermanos vuestros, hermanos mayores, que, aunque no sean de su propia familia, puedan enseñar con su ejemplo y, así, Yo he ido formando Mi Familia Terrena y vosotros sois el ejemplo. Sois pocos, pero son varios grupos de Mi Familia alrededor del Mundo.

Sabéis que, a veces, dentro de la misma familia, hay hermanos vuestros que se salen del redil, no quieren tomar ejemplo, el ejemplo que se os está dando dentro de la misma familia ni quieren tomar tampoco la palabra y las enseñanzas que los mismos padres dan para que esa familia sea fuerte ante las adversidades que existen en la sociedad por los mismos ataques de Satanás.

Pero, vosotros, escogisteis, como María, el camino correcto, las Enseñanzas, la Vida, que Yo os he transmitido, vosotros sois Mi Familia y vosotros estáis escogidos para los tiempos que vendrán. Tiempos bellos, tiempos de ejemplo, tiempos de regalo para los que sí quisieron ser de Mi Familia.

Os agradezco, Mis pequeños, que hayáis tomado para vosotros y para los vuestros todo lo que Yo os heredé, fueron Enseñanzas de Vida, Ejemplos de Vida, Ejemplos de Amor de todo un Dios, que os dejó para que crecierais y para que hicierais aquí en la Tierra también vuestro cielo.

Todos tuvisteis muchas oportunidades a lo largo de vuestra vida en la Tierra, Yo Me encargué de eso. Ciertamente, no todos seréis juzgados de la misma forma. Si tuvisteis pocas oportunidades de conocer Mi Amor, poco se os pedirá, pero si tuvisteis muchas oportunidades, también mucho se os pedirá. Soy Justo, Soy un Dios de Amor, os amo y busco todas las posibilidades para salvaros. No escatimo nada para poder salvaros, eso no lo dudéis, Mis pequeños y, así como Soy Justo para los que Me quisieron seguir, también Soy un Juez Severo para todos aquellos que, teniendo oportunidad, Me hicieron a un lado.

Tenéis el ejemplo que os di, de cómo hermanos vuestros, dentro de su misma familia, aún teniendo el mismo ejemplo de sus padres, se salieron del redil. Fue decisión propia y la respeto, pero aún a pesar de ellos, le seguí dando oportunidades de conversión para que regresaran al buen camino y, muchos, muchos, no quisieron aceptarlo.

Soy vuestro Dios, Soy vuestro Padre, Soy vuestro Creador, os amo, pero respeto vuestras decisiones. Vosotros mismos conocéis vuestro destino, porque vosotros mismos os lo ganasteis con vuestra decisión, buena o errónea.

Gracias, Mis pequeños.

Visión: Veo a Dios Padre en Su Trono, serio y a Su derecha, semi arrodillado, veo a Nuestro Señor Jesucristo implorándole que Le permita seguir derramando Su Misericordia sobre la Tierra, a lo que Papá Dios Le responde: “No Hijo, no Nos merecemos tantos pecados y tanta maldad de los hombres a pesar de que Tú Te diste completamente por ellos, empieza ahora el tiempo de Mi Justicia, los engranes de Mi Justicia ya se pusieron en marcha y no se detendrán hasta que arrepentidos los hombres, se arrodillen”.

 


 

Página Principal (Índice del tema)  

Página siguiente (En menos tiempo del que imagináis.....)

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Reflexiones y mensajes de María

 

Mensajes: El Libro de la Verdad

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

Prayers (English)

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.