Dios Padre

 

 Aprended a sufrir en silencio y el "Ven Señor Jesús"

 

  

 

      

      
 
Temas:

Estos son momentos de confusión, pero vosotros deberéis marcar el camino, pero el camino que Yo os voy a dar y que deberéis predicar.
Mucho os he dicho que la mayor pérdida que podéis tener, es la de vuestra alma.
Os he pedido y os sigo pidiendo oración profunda por todos vuestros hermanos alrededor del mundo.
Aprended pues a sufrir en silencio, unidos a Mi Hijo y en Presencia Mía y, de esta forma, mucho ganaréis para vosotros y para vuestros hermanos y os lo agradeceré eternamente.
El “Ven Señor Jesús” y os atraeréis Bendiciones inmensas, inconmensurables, porque lo tendréis entre vosotros.

 


 

Primer Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Estos son momentos de confusión, pero vosotros deberéis marcar el camino, pero el camino que Yo os voy a dar y que deberéis predicar.

 


  Hijitos Míos, Mis pequeños, se os había dicho que Satanás, en su maldad, ya había cubierto la Tierra, la cual está en sombras. Al decir esto, Mis pequeños, os estoy avisando también que eso os está llevando a que tengáis una apatía a la vida espiritual, os sentís cansados, os sentís faltos de espiritualidad, os sentís con una falta de deseo de acercaros a Mí.

  Mis pequeños, esa es la oscuridad de las almas. Cuando os había dicho que las tinieblas estaban cubriendo la Tierra, son tinieblas espirituales. Si no os acercáis a Mí, que Soy Fuente de todo Bien, que Soy Fuente de Vida,
¿de dónde podréis entonces sacar la vida que necesitáis para poder llevar a cabo vuestra misión aquí en la Tierra y ayudar a vuestros hermanos? Tenéis que luchar contra vosotros mismos, tenéis que sacar fuerza de vosotros mismos, pero va a ser una fuerza descomunal la que tenga que salir de vosotros y es la que Yo os voy a dar cuando vosotros os acerquéis a Mí.

  Deberéis luchar contra las tinieblas que ya las tenéis encima de vosotros, que rodean a la Tierra y
que debéis vosotros destrozarlas con esta Luz que tiene que salir de vosotros, pero porque es Mi Luz la que deberá salir de vosotros.

 Al luchar vosotros contra vosotros mismos, es cuando vais realmente a empezar vuestra misión de una lucha frontal contra Satanás.

 Sí, Mis pequeños, los que entendáis esto y lo llevéis a cabo, estaréis enfrentándoos directamente a Satanás, porque Mi Luz empezará a destruir sus tinieblas, pero
él no se va a quedar con los brazos cruzados. Ciertamente tratará de contraatacar a todos aquellos de los cuales vea que sale Mi Luz, que brota vida, que es Mi Vida y que estaréis ayudando a vuestros hermanos en su salvación eterna, pero, Mis pequeños, os he dicho que no temáis, que Yo estaré con vosotros. Sois los Cristos de estos tiempos, que así como Mi Hijo traía Luz a todos los lugares a donde iba, es ahora vuestro tiempo que deberéis producir luz a todos los lugares a donde vayáis, ya que ayudaréis a vuestros hermanos a recapacitar y que se den cuenta de que, al vivir en las tinieblas están perdiendo mucho y que tienen regresar a la Verdadera Luz, a la Verdadera Vida en la cual vivirán eternamente.

Ciertamente estos son momentos de confusión, pero vosotros deberéis marcar el camino, pero el camino que Yo os voy a dar y que deberéis predicar.

Os vuelvo a repetir, Mis pequeños, no temáis, que Yo estaré con vosotros y cuando veáis lo que empezaréis a hacer, esto os animará y seguiréis adelante con una fuerza sobrenatural que os estará guiando.

Os amo, Mis pequeños, confío en vosotros y quiero que vosotros confiéis plenamente en Mí.
Gracias, Mis pequeños.

 



Segundo Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo


Sobre: Mucho os he dicho que la mayor pérdida que podéis tener, es la de vuestra alma.


Hijitos Míos, mucho os he dicho que
la mayor pérdida que podéis tener, es la de vuestra alma. El perder vuestra espiritualidad es más grave que el perder todo lo material que tengáis.

Mis pequeños, estos son tiempos de Caridad, son tiempos de amor, en donde vosotros deberéis ayudar a vuestros hermanos que estén padeciendo, sobre todo en sus problemas espirituales.

Mucho ya hay de esto, Mis pequeños y lo estáis viendo, cómo muchos de vuestros hermanos están desertando de la Verdadera Iglesia que Yo formé, que tanto Me costó y que Mi Sangre, que dejé aquí para vuestra purificación, Me dolió, Me dolió tanto, Mis pequeños y estáis desperdiciando todo el dolor, toda Mi donación por vosotros, por vuestra salvación y
Satanás se ha encargado de que vosotros olvidéis todo lo que un Dios hizo por cada uno de vosotros, para vuestra salvación y para vuestro crecimiento en el Amor.

Sí, Mis pequeños, Yo os vine a dar todo un tratado Divino de Amor y se ha desperdiciado, porque
Satanás os ha desviado hacia otros caminos, en donde vosotros creéis que estáis viviendo el amor, pero son amores, como os he dicho, pecaminosos y que os están llevando a todo lo contrario de lo que Yo os vine a dar, en el que debéis vivir, que es el amor virtuoso. En el amor virtuoso vosotros dais vida, os dais por los demás para su crecimiento espiritual, os dais hasta las últimas consecuencias, como Yo Me di por vosotros, para que el hermano viva, aunque vosotros muráis, pero el hecho de que muráis haciendo el bien, os estará asegurando la vida eterna. En cambio, a donde os está llevando Satanás, son amoríos egoístas, en donde estáis viendo sólo vuestro bien, y no os importa si estáis destruyendo el bienestar de vuestro hermano. Eso no es amor, eso es muerte espiritual, y vosotros no vinisteis a la Tierra a producir muerte, vinisteis a dar vida, a proseguir la obra que Yo os enseñé, Mis pequeños.

Soy vuestro Dios, Jesucristo que os vino a dar Vida a vosotros
y Vida debéis dar a los demás.

Os habéis contaminado ya y os estáis creyendo todo aquello a donde os está llevando Satanás, esa muerte espiritual, en donde una gran mayoría de vuestros hermanos están viviendo alrededor del mundo. Se están separando de Mis Verdades, se están separando de Mis Enseñanzas, ¿a dónde queréis llegar pues, Mis pequeños? Si os estoy llevando Yo a la Verdad, lo único que queda es la mentira,
pero Satanás sabe manipular bien vuestras debilidades.

Sí, Mis pequeños, vuestras debilidades, porque vuestras voluntades son débiles cuando no estáis Conmigo.
Cuando estáis Conmigo podéis vencer fácilmente a Satanás, porque Yo lucho junto con vosotros, nunca Me aparto de vosotros. En cambio, cuando os habéis apartado de Mí, no tenéis fuerza espiritual y es cuando Satanás os puede destruir y vosotros, a la vez destruís la espiritualidad y la vida de vuestros hermanos.

Entended bien esto, Mis pequeños, porque no estáis llevando a cabo vuestra misión para la que vinisteis, que es la de dar vida,
estáis matando, como Satanás lo hace.

Tened cuidado, os amo, Mis pequeños.



Tercer Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Os he pedido y os sigo pidiendo oración profunda por todos vuestros hermanos alrededor del mundo.


 Hijitos Míos, vosotros, los que os reunís alrededor del mundo, para mantener encendida la Llama de Mi Corazón,
os he pedido y os sigo pidiendo oración profunda por todos vuestros hermanos alrededor del mundo. Os he dicho que sois hermanos mayores, porque estáis haciendo lo que pide el Padre.

 En una familia los hermanos mayores entienden su posición, porque entienden que tienen que mantener a la familia unida y eso es a través de la ayuda mutua y así os vais ayudando unos a otros a salir adelante.

 En esta vida espiritual en la que os ha tocado vivir al venir aquí a la Tierra, vosotros, los que estáis Conmigo y habéis aceptado lo que Yo os he pedido,
sois Mis hijos mayores de toda la familia, que es el género humano.

 Ciertamente, en los hermanos mayores recae mayor responsabilidad pero, por otro lado, también los premios son mayores en aquellos que son más responsables.

 Sí, Mis pequeños, Yo actúo en Justicia, en Verdad y en Amor, si vosotros actuáis así, también en Justicia, en Verdad y en Amor, Yo os recompenso, ciertamente, pero más que todo, a vosotros os da muchísimo gusto el servirme y esa es una gran recompensa que vosotros tenéis, antes que Yo os dé los verdaderos regalos eternos con los que os colmaré.

 Pero quiero, Mis pequeños, que entendáis esto bien,
que son tantos, tantos hermanos vuestros alrededor del mundo que están tan distraídos en sus cosas personales o en las mentiras a donde los está llevando Satanás, que están perdiendo sus almas. Creen ir por un camino correcto, porque así se los hace creer Satanás y realmente se están desviando del camino correcto que Yo primeramente os pedí que siguierais a través de los Mandamientos y después que os perfeccionarais con todo lo que os vino a enseñar Mi Hijo.

 Sí, Mis pequeños, estáis viviendo una vida de amor cuando estáis Conmigo, pero muchos, muchos hermanos vuestros están llevando una vida de error y
por ellos quiero que oréis continuamente, porque sois Mis hijos, en los que estoy confiando en estos momentos de la historia, vosotros, con vuestra oración y con vuestra donación, Me atraeréis muchas almas a su salvación eterna. No quiero que vosotros os distraigáis en las cosas del mundo. El mundo, ciertamente, os va a tratar de jalar y enamorar con sus cosas que os van a llevar al error, porque Satanás sabe perfectamente cómo engañaros, pero vosotros ya habéis nacido a la vida espiritual. Vuestros hermanos, la gran mayoría de vuestros hermanos no han nacido a la vida espiritual y vuestra oración los puede llevar a eso.

 Por favor, Mis pequeños, manteneos en intimidad Conmigo, manteneos en esa vida espiritual y Yo os colmaré con todo lo que necesitéis para ayudar a vuestros hermanos y además, a vosotros os colmaré para que gocéis de una vida espiritual profunda Conmigo, con vuestro Dios.
Gracias, Mis pequeños.



Cuarto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Aprended pues a sufrir en silencio, unidos a Mi Hijo y en Presencia Mía y, de esta forma, mucho ganaréis para vosotros y para vuestros hermanos y os lo agradeceré eternamente.


 
Hijitos Míos, estáis viendo cómo alrededor del mundo se están sucediendo muchas cosas que os están quitando la calma, que os están quitando vuestro bienestar personal, que estáis sufriendo de alguna u otra forma.

 Mis pequeños,
bien sabéis que nada se da por casualidad y que si Yo estoy permitiendo esto en vuestras vidas alrededor del mundo, es para que vosotros, en vez de tomar todo esto por el mal, vosotros lo transmutéis, como lo hace Mi Hijo, todo lo malo volverlo bueno.

 Sí, Mis pequeños, cuando vosotros os unís a Mi Hijo, todo aquello que puede venir como un mal hacia vuestra vida, tanto en lo físico como en lo espiritual, al estar unidos a Mi Hijo,
vosotros lo podéis cambiar de malo a bueno.

 A eso vino Mi Hijo a la Tierra, a cambiar todo aquello que os dañaba y volverlo bueno y, de esta forma, vencer a Satanás.
Cuando vosotros os unís a Mi Hijo, todo se vuelve vida, todo se vuelve amor, todo se vuelve donación, el sacrificio va dando vida a tantos y tantos hermanos vuestros que están muertos a la Gracia.

Vosotros veis en Mi Hijo el ejemplo a seguir, Mi Hijo aceptó Mi Voluntad,  mucho dolor tuvo durante Su Vida y poco se Le oyó quejarse, porque vivía una vida íntima Conmigo, con Su Padre, con vuestro Dios
y es a donde os quiero llevar, Mis pequeños, a que llevéis una vida profunda Conmigo, que Me ofrezcáis los sufrimientos, aunque sean pequeños.

Os quejáis de los calores, de los fríos, de las sequías, del dolor, de la falta económica, inundaciones, tantas cosas que se están sucediendo, con las que Satanás os está atacando,
pero lo permito, Mis pequeños, para que vosotros, os unáis a Mi Hijo, os unáis a Su Vida y para que, en el momento de vuestro sufrimiento, os acordéis de los sufrimientos con los que Él os salvó a cada uno de vosotros. Tenéis vida por Él, tenéis vida por Sus sufrimientos, tenéis vida porque Él vivía una vida íntima Conmigo y Él ofrecía todos esos momentos difíciles y aún también los bellos por vuestro bienestar.

De esto poco meditáis, Mis pequeños, ahora es tiempo que vosotros deis vida a tantos hermanos vuestros que lo necesitan, actuando calladamente, en unión Conmigo, en unión íntima, como lo hacía Mi Hijo,
en oración continua y ofreciendo todas estas adversidades que Yo voy a permitir en vuestra vida, para que se salven tantas y tantas almas que lo necesitan.

Aprended pues a sufrir en silencio, unidos a Mi Hijo y en Presencia Mía y, de esta forma, mucho ganaréis para vosotros y para vuestros hermanos y os lo agradeceré eternamente, Mis pequeños, porque este es vuestro tiempo de ser otros Cristos como os lo he dicho y os lo he pedido, para que salvéis las almas de vuestros hermanos como Mi Hijo salvó la vuestra.

Gracias, Mis pequeños.



Quinto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: El “Ven Señor Jesús” y os atraeréis Bendiciones inmensas, inconmensurables, porque lo tendréis entre vosotros.


 Hijitos Míos, os pido ya en estos tiempos, que seáis como los primeros Cristianos, los cuales tenían un canto bello y era un canto del corazón, en el que Me cantaban a Mí, vuestro Dios y continuamente decían,
“Ven Señor Jesús”.

 Mis pequeños, si vosotros meditáis cada palabra, con el corazón, de esta frase: “ven Señor Jesús”, os llenáis de una vida inmensa, Mis pequeños y llenáis al mundo también,
porque es Mi Promesa, Mi Hijo volverá entre vosotros, el Amor estará nuevamente inundando la Tierra.

“Ven Señor Jesús” debe ser una frase que cada hijo Mío debe llevar fuertemente arraigado en su corazón. Es una esperanza de vida nueva, es el Amor espiritual hecho Vida, hecho material entre vosotros, por vuestros deseos de amor por vuestro enamoramiento al Amor Divino.

“Ven Señor Jesús”, es todo lo que debe de tener el ser humano, es estar inundado de la Vida de Mi Hijo. En aquél tiempo en que Mi Hijo vivió entre vuestros hermanos, gozaron la Presencia de Mi Hijo y Mi Hijo os prometió Su Regreso en Gloria, para estar con las almas de este tiempo que os tocará vivir, Mi Hijo gozando vuestro amor y vosotros gozando Su Divinidad entre vosotros.

Ciertamente tendréis un cambio espiritual dado por Mi Santo Espíritu, para que vosotros gocéis en pleno la Presencia de Mi Hijo que pronto se tiene que dar.

Os he dicho que el sufrimiento donado, os atrae muchas Gracias y Bendiciones y
este es el tiempo de ese sacrificio donado que culminará con la Presencia de Mi Hijo entre vosotros. Y vosotros, al llamarlo constantemente con ese “Ven Señor Jesús”, lo atraeréis más rápidamente a la Tierra.

Que salga pues de vuestro corazón, desde lo más profundo de él y con un amor intensísimo ése llamado hacia Mi Hijo, el
“Ven Señor Jesús” y os atraeréis Bendiciones inmensas, inconmensurables, porque lo tendréis entre vosotros.

Gozad ya pues desde ahora, lo que tendréis en breve y que gozaréis, así como Lo gozaron Mis verdaderos hijos en el tiempo en el que Él vivió sobre la Tierra,
es un regalo Celestial que tendrán Mis hijos de este tiempo.

Que este canto Divino sea continuo en vuestro corazón, y
enseñadlo a vuestros hermanos, para que se difunda por toda la Tierra. Este “Ven Señor Jesús”, os atraerá la paz a toda la Tierra, en breve, Mis pequeños.

Os amo de corazón y amaos los unos a los otros, como Mi Hijo os ama.
Gracias, Mis pequeños.

 

 

Portada

                 Página Principal (Índice del tema)  

                                      Página Siguiente (El gusto que me dais cuando salvas almas )

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.