PENSAMIENTOS CONSOLADORES

 

 

  ¡Oh mi amado Señor!

 Cuando el mundo está tan frío y oscuro, que no sabemos a que lado volver los ojos para encontrar algún consuelo, traed entonces a nuestra memoria el recuerdo de que siempre existe un sitio, siempre brillante y risueño El Santuario.

 

 Cuando nos encontramos llenos de desolaciones, cuando vemos desaparecer todos los seres queridos, como se marchitan las flores de verano y que no queda nadie que se preocupe de nosotros, murmurad al oído de nuestras almas oprimidas, que tenemos un amigo, que nunca muere, cuyo amor jamás cambia; Jesús en el altar

 

 Cuando la pena nos quebranta y agobia con su peso, cuando en vano buscamos algún consuelo, haced que vuestras amadas palabras se desprendan con fuerza del Sagrario, diciéndonos: “Venid a mí todos los que están afligidos y apesadumbrados, yo los aliviaré” Sea vuestra amistad dulcísimo Señor, desde ahora en adelante, nuestro más precioso tesoro. Ella nos compensará de la traición y la ingratitud de las criaturas. Ella será nuestro consuelo, cuando veamos que flores extrañas crecen, encima de aquellas flores tan amadas y cuanto todo lo que ocupa un lugar de preferencia en nuestro corazón, pasa y se marchita.

 

 Con vuestra amistad, nunca la tierra será triste ni sombría, ni nuestra vida sin encantos. Bueno es que sintiéramos, cuando nos encontramos abatidos, humillados, cuando vemos fallidas nuestras esperanzas, cuando los sufrimientos y pruebas que no nos atrevemos a confiar a nadie, abaten el alma y la llevan cerca de la muerte. Cuando en vano buscamos alguien que nos comprenda, alguien que se compadezca de nosotros en nuestras miserias. Entonces recordamos que hay alguien en el altar, alguien que conoce todas las fibras de nuestro corazón, cada una de las penas y amarguras nuestras, alguien que tiene amor por nosotros.

 

¡Oh Misericordioso Jesús! Nuestros corazones anhelan amor y sufrir parece nada en comparación de la amargura de sufrir en soledad.

 

El placer de morir sin pena, vale bien la pena de vivir sin  placer.

 

 

Portada

 

            Página anterior (Oraciones)

 

                 Página siguiente (La muerte no es el final)

 

 

Páginas nuevas:

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas