Colocaré Mi Trono entre vosotros

 

 

  Los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra serán cuando coloque Mi Trono en vosotros, pues Yo daré agua del pozo de la Vida, gratuita, a todo el mundo que tenga sed. Deja entonces que Mi Santo Espíritu te lleve a Mi Reino y a la Vida Eterna. No dejes que el mal gane más poder sobre ti para morir. Si fuera necesario Yo daría de nuevo Mi Vida en cualquier momento y sin vacilación, para salvarte.

 Permite a Mi Espíritu Santo cultivar tu tierra y hacer un Edén terrenal en ti. Deja que Mi Espíritu Santo haga una Nueva Tierra para mejorar tu suelo en ti, a fin de que tu primera tierra, que era propiedad del demonio, se consuma. Entonces, Mi Gloria brillará de nuevo en ti y todas las semillas divinas plantadas en ti por Mi Santo Espíritu germinarán y crecerán en Mi divina Luz.

Permite que Mi Espíritu Santo venga a ti como un fuego rugiente y te purifique quemando todas las plantas secas  que permanezcan en ti y las reemplace por plantas de semilleros celestiales y deliciosos viñedos.  Entonces, a partir de ese día, Yo Mismo seré su cuidador... Que tu tierra vieja, que no es más que devastación y ruina, Me llame a Mí ahora, y Yo Me apiadaré de tu desgracia... tus pocos árboles restantes están ahora secos y rotos, aptos sólo para leña, así es que deja que Mi Santo Espíritu convierta tu alma en otro Paraíso, una Nueva Tierra donde Nosotros  haríamos Nuestro Hogar en ti; porque mira, el invierno ha pasado, y las flores aparecen en tu tierra.

¿Ves? La viña está formando sus primeras flores, esparciendo su fragancia. Éste es Nuestro Paraíso, Nuestro Cielo. Nosotros vendremos a Nuestro Jardín para recoger todos sus frutos. Vendremos a Nuestro Jardín y descansaremos entre tus virtudes, que serán como fuentes, pozos de agua viva, exuberantes valles de todos los árboles que dan incienso, pastos y viñedos, montañas de mirra; pues la humildad Nos agrada y el amor Nos deleita; la paz Nos honra, y la alegría Nos encanta. Sí, todos los frutos son las virtudes que son agradables a Nuestros Ojos.

Permite entonces que Mi Espíritu Santo te discipline y te muestre que la sólida enseñanza es Vida. Haz sitio para que Mi Espíritu Santo arraigue en medio de tu alma y se plante a Sí Mismo allí, allí donde solía haber miles de zarzas y espinas; Mi Santo Espíritu será el Árbol de Vida en ti, y Mi Reino, que obtendrás por Mi benevolencia, te conducirá a obtener incorruptibilidad y la divinidad para tener vida eterna.

  
 Los Nuevos Cielos, Altar, serán cuando Mi Espíritu Santo sea derramado sobre todos vosotros desde arriba, desde el más alto Cielo. Sí, Yo enviaré Mi Espíritu en ti para hacer de tu alma un Cielo, a fin de que en este Nuevo Cielo Yo pueda ser glorificado tres veces, y como las sendas de los que recibieron Mi Espíritu Santo serán enderezadas, así también serán su oscuridad y lobreguez iluminadas y restaurados, convirtiéndose en estrellas fulgentes que iluminen su oscuridad por siempre jamás.

Pronto esta tierra y cielo desaparecerá porque la gloria radiante de Mi Trono brillará en todos vosotros. Yo, Jesús, te digo: Yo, el Sumo Sacerdote, desde lo más alto del Cielo te llamo para que vengas y te unas a Mí, aproximándote a Mi Trono de Gracia. Está a vuestro alcance, ven a Mí y heredarás Mi Reino en el Cielo.

 

 

Portada

Página anterior y principal (Meditaciones)

  Página Siguiente (Son pocos los laicos...)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Mensajes: El Libro de la Verdad

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.