Dios Padre

 

 De Mi Juicio no os podréis escapar ninguno de vosotros

 

  

 

    

 

 
 
Temas:

¿Cuánto de Mi Amor y el de Mi Madre existe en vuestro corazón?, os pregunto a cada uno de vosotros.
El tiempo ya está sobre vosotros, irán empeorando todos los acontecimientos os irán llevando hacia una purificación dolorosa que podréis detener si cambiáis.
Vosotros adultos que actuasteis así con vuestros hijos o con pequeños con los cuales os aprovechasteis para pecar con ellos, arrepentíos antes de que Mi Justicia os alcance, porque voy a Ser un Juez Severo contra vosotros.
No desperdiciéis, no desperdiciéis esta oportunidad de llegar a la perfección antes de que Yo os llame de regreso al Reino de los Cielos.
En estos tiempos que estáis viviendo y en los tiempos difíciles por venir, tendréis experiencias sobrenaturales.


 



Primer Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo


Sobre: ¿Cuánto de Mi Amor y el de Mi Madre existe en vuestro corazón?, os pregunto a cada uno de vosotros.

 


 Hijitos Míos, se os ha dicho que
Nuestros dos Sagrados Corazones, el de Mi Madre y el Mío, son los que vencerán en estos momentos de tribulación que vencerán sobre las fuerzas de Satanás y contra todo aquello que Satanás ha destruido. Todo el bien que se os ha dado lo está tratando de destruir y en muchas almas lo ha destruido completamente.
 


 Pero, ¿qué significan estos dos Sagrados Corazones, el de Mi Madre y el Mío, Mis pequeños? Es el Amor, el Amor que debe reinar también en vuestros corazones.
¿Cuánto de Mi Amor y el de Mi Madre existe en vuestro corazón?, os pregunto a cada uno de vosotros.
 


 Vosotros os debéis de introducir a vuestro corazón y deberéis responder a esta pregunta que os hago, Mis pequeños. ¿Hay siquiera un cincuenta por ciento de Mi Amor en vuestros corazones? Mis pequeños, si hubiera suficiente Amor en vuestros corazones, estaríais viviendo diferente, porque estaríais cuidando todo lo que Mi Padre os dio.
Un alma no baja a la Tierra si no está llena de Bendiciones, de dones y de capacidades extraordinarias que vosotros debéis ir acrecentando a lo largo de vuestra vida. Y esto lo lográis cuando estáis cerca de Mí, vuestro Dios.
 


 
Cuando vosotros pedís ayuda Divina, podéis ir acrecentando lo que se os dio en semillita. Vosotros sois libres y en vosotros debe estar esta tarea de acrecentar, en gran tamaño, todo lo que debéis tener para ser verdaderos hijos de Dios aquí en la Tierra, como Yo lo Soy, Mis pequeños. Pero desperdiciáis mucho tiempo en el mundo, en las cosas del mundo y toda esa Potencia Divina que está dentro de vosotros no la aprovecháis, Mis pequeños.
 


 
Nuestro Padre os ha dado capacidades inmensas, pero son muy, muy pocas almas las que realmente atienden a esta necesidad espiritual. Muy pocos son los que realmente buscan potenciar los dones Divinos y con ellos ayudar a la humanidad.
 


¿Cuánto realmente habéis hecho crecer de los dones que se os han dado y cuánto habéis ayudado a vuestros hermanos? Es una pregunta que os debéis hacer continuamente.
 


 Mis pequeños, el hombre destruye las bondades que se os dan. En Nuestra Santísima Trinidad, os regalamos tantas cosas, os Bendecimos inmensamente, os cuidamos en todo momento, pero en vuestro libre albedrío hacéis a un lado todo lo Divino y creéis tener más capacidades para guiaros en el mundo y, sobre todo, guiar vuestra vida
y tarde os dais cuenta del error que cometisteis, que vuestras capacidades no eran lo suficientemente grandes como para engrandeceros vosotros mismos.
 


 Cuando es la soberbia la que reina en el corazón del hombre, el hombre no crece, decrece. Sí, Mis pequeños, os quedáis muy limitados, no sois ejemplo ante el mundo y mucho menos lleváis a cabo vuestra misión como debierais. Dejáis entrar el mal en vuestro corazón y a ese sí le hacéis caso y lo transmitís a vuestros hermanos, estos errores, tarde o temprano se pagan,
porque si estuvisteis en el mal, ese mal se os regresa, pero desgraciadamente no solamente se os regresa a cada uno de vosotros, que lo hicisteis crecer en vuestro corazón, sino que desperdiciasteis el tiempo en que debisteis haber producido un bien, tanto para vosotros mismos como para vuestros hermanos y ese bien es un bien que desperdiciasteis para el Cielo.
 


¿Os dais cuenta, Mis pequeños, de tanto mal que producís porque no habéis dejado que el Amor, el Verdadero Amor crezca en vuestros corazones? Acudid pues a Nuestros dos Sagrados Corazones, para que ellos aniden en vuestro ser y de esta forma estéis protegidos contra toda maldad de Satanás, Satanás no puede contra Mi Amor, Satanás no puede entrar en aquellos corazones que ya están envueltos de Mi Amor Divino.
 


 Mi Madre, en estos tiempos, que son Sus tiempos, porque así se Lo prometió Nuestro Padre, está encargada de llevaros hacia el Verdadero Amor y ese es Mi Amor y es el que va a triunfar sobre todo mal en la Tierra y es el Amor que va a reinar en las almas escogidas para los Nuevos Tiempos, pero vosotros debéis poner de vuestra parte. Aun Mi Amor no se os puede obligar, vosotros debéis aceptar en vuestro libre albedrío, que éste llegue a vuestro interior, pero que además vosotros lo hagáis crecer y
¿cómo va a crecer este Amor?, desechando el mal que tenéis en vuestro interior. Mi Amor no puede crecer donde el mal habita, o estáis Conmigo o estáis en contra Mía y por eso deberéis luchar por sacar todo el mal con el que Satanás ya os ha afectado a lo largo de vuestra vida.
 


 Os digo esto para que ya llevéis a cabo, con una acción determinante, el cambio que debéis hacer en vuestro ser. El tiempo ya está sobre vosotros, ya estáis viviendo los acontecimientos de la purificación
y todavía falta la parte más difícil, en donde el mismo Satanás estará entre vosotros, afectándoos más fuertemente y si no estáis llenos de Mi Amor, no lo podréis vencer y él sabe que no puede vencer a las almas llenas de Mi Amor.
 


 Os lo repito, debéis actuar ya en vuestro ser y erradicar todo mal, empezar a actuar en todo momento en el amor, actuando con vuestros hermanos, llevándolos también a ellos hacia el bien, pero sobre todo, dando ejemplo de que Mi Amor habita dentro de vosotros.
Vuestros actos son los que van a hacer que vuestros hermanos se den cuenta que Yo estoy habitando en vosotros y, al hacerlo así, ellos luego os seguirán.
 


Son tiempos de prueba fuerte, pero estando Mi Corazón y Mi Amor en vosotros, la prueba no será tan difícil, Mis pequeños.
 


Mi Amor va a hacer el cambio en toda la Tierra,
os he dicho que Le pidierais a Mi Santo Espíritu que os transformara, dejando que Mi Amor os invadiera. Os repito, el tiempo es corto, si no os revestís con Mi Amor, Satanás os puede vencer. Aún no conocéis la fuerza con la que atacará él ya en los últimos momentos que le quedan, revestíos con Mi Amor y con el de Mi Madre y veréis como Nuestros Sagrados Corazones lo vencerán.
Gracias, Mis pequeños.
 

 


Segundo Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: El tiempo ya está sobre vosotros, irán empeorando todos los acontecimientos os irán llevando hacia una purificación dolorosa que podréis detener si cambiáis.


 Hijitos Míos, muchos de vosotros estáis viendo alrededor del mundo todo lo que sucede. Tenéis acceso a todos estos Mensajes, estas Advertencias que se os están dando alrededor del mundo y estáis elucubrando sobre los acontecimientos por pasar. Estáis viendo cómo los climas os están afectando y están afectando a lo países. Estáis viendo solamente el exterior del problema,
cuando el problema real, os he dicho, lo lleváis internamente.
 


Ciertamente no podéis cambiar lo que está sucediendo en el exterior, lo que estáis viendo,
pero sí podéis cambiar vuestro interior, que eso es lo que Me importa, Mis pequeños. El mundo pasará, vuestro cuerpo pasará, todo lo que estáis viendo en lo material, pasará y se mejorará, pero vuestra alma, que es la que va a trascender eternamente, no le estáis poniendo la atención que debierais.
 


 Los Mensajes que estoy dando alrededor del mundo, son para vuestra alma, Mis pequeños, si no lo habíais visto así, os lo vuelvo a remarcar.
Quiero el cambio de vuestra alma, quiero la mejora de vuestra alma, quiero que vuestra alma dé fruto, quiero que vuestra alma se santifique, quiero que vuestra alma produzca salvación de otras almas.
 


 Dejad de ver el exterior, entrad a vuestro interior, Mi Hijo a eso vino a la Tierra para que os concientizara de vuestro interior, para que
os dierais cuenta de cómo vuestro interior está tan afectado por el mal.
 


 Yo os di Mis Mandamientos para que los siguierais, pero estos Mandamientos son para la mejora de vuestra alma,
porque si vuestra alma no está en bien Conmigo, si vuestra alma no la estáis perfeccionando con el buen actuar, entonces de qué sirve que vosotros tengáis un exterior bello y bueno aparente cuando, lo que realmente va a afectar vuestras acciones, vuestras palabras y pensamientos es vuestro interior y no está correcto ante Mis Ojos.
 


 No acabáis de entender que Yo Soy el que os va a juzgar al final de vuestra existencia y que Yo conozco vuestro interior y vuestro exterior. La mayoría de vuestros hermanos con los que estáis y entráis en contacto, conocen vuestro exterior y a vuestro exterior vosotros lo manipuláis según queréis aparecer ante vuestros hermanos. Con algunos aparecéis de una forma, con otros, de otra, pero Yo conozco verdaderamente vuestro interior y cuando os presentéis ante Mí, no Me vais a poder esconder nada ni podréis poner otra cara diferente a lo que Yo conozco, que es vuestro interior.
 


 Os vuelvo a repetir, estáis desperdiciando el tiempo creyendo que este durará mucho para que vosotros sigáis haciendo lo que queráis hacer y no servirme a Mí, vuestro Dios.

 Os estáis mintiendo a vosotros mismos y estáis mintiendo a vuestros hermanos, a Mí no Me vais a poder mentir y deberéis vivir de acuerdo a lo que Yo os pido.

 Esto os lo digo, Mis pequeños, porque vuestro libre albedrío tiene que ir ya encaminado a Mis deseos, porque son para vuestro bien.

Ciertamente sois Mis instrumentos y os tengo que llamar la atención cuando vosotros no estáis haciendo lo que debéis hacer.
Yo os he dado el don de la vida y lo estáis desperdiciando. Infinidad de almas quisieran bajar a servirme como vosotros bajasteis. Ven vuestra actuación, ciertamente oran por vosotros, pero sobre todo, desde el Cielo se dan cuenta de que no estáis cumpliendo como debierais.
 


 Sed más humildes, Mis pequeños y levantad los ojos hacia el Cielo y pedid ayuda. Queréis hacer todo con vuestras pobres capacidades y con vuestra inmensa soberbia y todo lo echáis a perder. No habéis aprendido a entrar a vuestro corazón y estar ante Mi Presencia para que Yo os guíe, para que también alabe vuestras obras, pero que también os reprenda como el padre amoroso puede reprender a los hijos.
 


 Estáis viviendo para Mí, porque Yo os di el don de la vida ¿o acaso no habéis reflexionado en esto, Mis pequeños?, podréis tener muchas maneras de pensar y de reflexionar acerca de vuestra vida,
pero de Mi Juicio, no os podréis escapar ninguno de vosotros.
 


 Yo lo único que pido, Mis pequeños, como vuestro Padre y vuestro Dios que Soy, que regreséis a Mí, que entréis en vuestro corazón, que purifiquéis vuestro corazón y que empecéis una verdadera vida en Dios.

 Habéis tenido libertad para hacer lo que quisisteis hacer, pero podéis rehacer todo, una nueva vida tan pronto como lo queráis hacer y
Yo, como Padre y Dios que Soy amorosísimo con Mis hijos, puedo olvidar vuestro pasado con tal de que empecéis un futuro de bien y según lo que Yo quiero, según Mi Voluntad, que será lo mejor que podáis hacer en vuestra vida.
 


Os repito, el tiempo ya está sobre vosotros,
irán empeorando todos los acontecimientos os irán llevando hacia una purificación dolorosa que podréis detener si cambiáis, como os lo he explicado. El Amor vence todo y el Amor puede detener Mi Ira. Enmendad el camino, Mis pequeños, regresad a Mí y veréis lo que son los Milagros del Cielo. Cambiad de corazón y veréis las Bondades de Mi Corazón en vuestra vida, en la de vuestros hermanos y en el mundo entero.
Gracias, Mis pequeños.
 


Tercer Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Vosotros adultos que actuasteis así con vuestros hijos o con pequeños con los cuales os aprovechasteis para pecar con ellos, arrepentíos antes de que Mi Justicia os alcance, porque voy a Ser un Juez Severo contra vosotros.

 


 Hijitos Míos,
os pido oréis fuertemente por los niños del mundo, porque Satanás sabe cómo daña Mi Corazón cuando él los afecta, o que los ataca a través de otros hermanos vuestros, pero sobre todo, cuando les quita Mi Amor de su corazón.
 


 
Tantos niños que han perdido la inocencia desde muy pequeños y por afectaciones de Satanás, los ha llevado a pecar muy gravemente desde muy pequeños. Esto hace que Mi Corazón sangre de dolor, por estas acciones que está tomando Satanás y que ha venido tomando en últimos años para acá.
 


 Orad por ellos, para que Yo derrame Mis Bendiciones sobre todos ellos y con Mi Gracia, con Mi Misericordia y Mi Poder
los pueda regresar a esa inocencia pura, en donde Me encanta ver a Mis hijos y también a vosotros, aunque tengáis ya muchos años de vida sobre la Tierra. Pedidme esa Gracia de que Yo os regrese esa inocencia pura, infantil, porque así os decía Mi Hijo que fuerais, el ser como niños y de esta forma, Mis pequeños, seréis gemas, joyas finísimas ante Mis Ojos y alegraréis grandemente Mi Corazón.
 


 Cuánto dolor tengo en Mi Corazón al ver a tantos hijitos Míos, pequeñitos, llenos de maldad en su mente y en su corazón. Vosotros, como padres, que dejáis que vuestros hijos vean en la televisión tantas cosas que les quitan la inocencia y les llenan de maldad su mente, en cierta forma, vosotros sois los primeros culpables de que esto suceda y de esta forma les destruís su mente y su corazón desde muy pequeños,
porque no estáis tomando la obligación que tenéis ante Mí, vuestro Dios, de hacer crecer a estas almitas en amor y sobre todo, en respeto a Mí, vuestro Dios.
 


 Tantos niños y jóvenes que no Me conocen, o aquellos que Me conocen poco y que se dejan llevar por los malos consejos de los adultos y hacen verme a Mí, a vuestro Dios, como un Ser malo y esa es la mentalidad que ahora tienen,
en lugar de verme como Soy, puro Amor, pura Misericordia, un Padre comprensivo, un Padre amorosísimo que quiere solamente vuestro bien y que quiere que os desarrolléis en el Amor y en las Virtudes.
 


 
¡Ay!, de aquellos padres, ¡Ay!, de aquellos que se han acercado a los pequeños para destruirlos espiritualmente, ya os he dicho, “más os valiera poneros una piedra de molino al cuello y arrojaros al mar, porque muchos de vosotros más os valiera no haber nacido, porque destruiste la inocencia de estos pequeñitos.
 


 Vosotros adultos que actuasteis así con vuestros hijos o con pequeños con los cuales os aprovechasteis para pecar con ellos, arrepentíos antes de que Mi Justicia os alcance,
porque voy a Ser un Juez Severo contra vosotros, porque no os imagináis lo que un alma vale y vosotros, los que actuasteis en el mal contra estos pequeñitos, cometisteis una falta gravísima ante Mis Ojos.
 


 
Arrepentíos y haced todo lo que podáis para que vuestro pecado sea perdonado antes de que estéis ante Mí al final de vuestros días sobre la Tierra. Orad, sacrificaos, haced penitencia por vuestra alma y por el alma de aquellos pequeñitos a los cuales afectasteis. Ciertamente todo pecado es perdonado si regresáis a Mí arrepentidos, poned todo de vuestra parte, Mis pequeños, los que pecasteis tan gravemente para que Yo os perdone.
Gracias, Mis pequeños.
 


Cuarto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: No desperdiciéis, no desperdiciéis esta oportunidad de llegar a la perfección antes de que Yo os llame de regreso al Reino de los Cielos.


 
Hijitos Míos, no os podéis imaginar todo lo bello y sublime que vosotros ganáis cuando vivís en Mí y buscáis Mi Amor. Cuando lo encontráis, os llenáis de él y lo empezáis a propagar, por eso las almas que han probado de estas Delicias, no se quieren apartar de Mí, porque son Delicias Celestiales.
 


 Un alma que Me ha encontrado, os he dicho, empieza a vivir el Cielo en la Tierra, vivís, como decís vosotros, “en otro mundo” y ciertamente es otro mundo, el mundo espiritual, el mundo Divino, el mundo en el cual se desarrollan situaciones muy diferentes a las que vivís sobre la Tierra.
 


 Cuando estáis Conmigo y vivís para Mí, Mi Amor se derrama sobre vosotros y no hay Amor sobre la Tierra que se pueda equiparar al Amor que Yo os doy,
porque Mi Amor va directamente hacia vuestra alma. Mi Amor os empieza a purificar y a santificar y esto, vosotros no lo podéis lograr por vosotros mismos aquí en la Tierra, necesariamente os debéis acercar a Mí, vuestro Dios, pero de una forma humilde y sencilla y con un sincero deseo del cambio para que Yo pueda hacer grandes maravillas en vuestra alma, en vuestro corazón, en todo vuestro ser.
 


 Cuando un alma se anonada a sí misma, que ésa es la vida de los santos, y Me deja a Mí vivir completamente y libremente, es cuando empezáis a gozar de estas Delicias de Mi Amor.
El alma que se anonada a sí misma se llena de Mí y Me empieza a conocer. Por eso los santos, los que llamáis así a hermanos vuestros, ellos, al anonadarse y al vaciarse de sí mismos, al empezar a llenarse de Mí y Me conocen, aparentemente empiezan a actuar bajo su libre albedrío, bajo su voluntad, pero no es así, pareciera que los milagros que ellos logran hacer, ellos mismos los provocaran sin Mi consentimiento y no es así, ya es una vida tan íntima, la de ellos Conmigo, que ya no hay cabida para su voluntad, tienen sus ojos todo el tiempo puestos ante Mis Ojos, su mente ya es la Mía, su manera de actuar es la Mía, porque Me dan la total libertad de actuar en ellos. Es una vida llena de Amor y viven realmente como os dije, en otro mundo, porque ahora su mundo ya es un mundo Divino, su vida ya es una vida de Cielo vivida aquí en la Tierra, viven solamente para alabarme, amarme más, servirme y estar viviendo para Mí como lo hacen los ángeles continuamente en el Reino de los Cielos.
 


 Os pido que tratéis de empezar a disfrutar de todas estas bellezas ya desde ahora en la Tierra, Mis pequeños, lo podéis hacer si acudís a Mí, buscadme y Me encontraréis, pedidme y os daré, no desperdiciéis,
no desperdiciéis esta oportunidad de llegar a la perfección antes de que Yo os llame de regreso al Reino de los Cielos.
Gracias, Mis pequeños.
 

 


Quinto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: En estos tiempos que estáis viviendo y en los tiempos difíciles por venir, tendréis experiencias sobrenaturales.

 


 Hijitos Míos, en estos tiempos que estáis viviendo y en los tiempos difíciles por venir, tendréis experiencias sobrenaturales. Ciertamente Mis santos ángeles os estarán protegiendo porque ya están entre vosotros, pero también Satanás tiene a sus demonios y también están trabajando alrededor de vosotros para tratar de destruir Mi Obra en vosotros, Mi Amor sobre la Tierra,
para destruir la Creación y vuestro mundo.
 


 Mis pequeños, no os aflijáis, manteneos confiados en Mi Amor, Soy un Padre amorosísimo que no quiere que sufran Sus hijos. Cuando vosotros sufrís, es cuando os apartáis de Mí, meditadlo y veréis que así es, porque cuando estáis apartados de Mí no tenéis un verdadero apoyo espiritual, aún cuando os suceden desgracias personales, de alguna amistad o pariente, si estáis Conmigo, Yo os acompaño y vosotros Me pedís que os acompañe en esa aflicción
y así vuestro dolor se hace menos. En cambio, cuando Yo no estoy en vuestra vida, porque no Me habéis invitado, mantenéis vuestros dolores, problemas todo aquello que os causa alguna alteración espiritual o emocional, os la quedáis por completo y de esta forma, vuestra vida se vuelve muy problemática y a veces se vuelve un callejón sin salida, porque no estáis actuando en Sabiduría y esa os la doy Yo, vuestro Dios, cuando me invitáis a compartir vuestra vida con vosotros. Vosotros mismos os echáis la soga al cuello, cuando no queréis que Yo viva con vosotros, os oriente, os apoye, os ame.
 


 El ser humano necesita ser amado y necesita amar y Yo Soy el Amor por excelencia y
el alma necesita de Mi Amor. Vosotros en lo físico, ciertamente necesitáis las caricias y el apoyo de vuestros hermanos pero, el alma, es más sensible y es más necesitada de Amor y de apoyo y aunque vuestros hermanos, a los cuales queréis, se acerquen a vosotros para apoyaros, nunca os podrán dar ése apoyo espiritual que os puedo dar Yo, vuestro Dios, porque Yo os conozco perfectamente y puedo ir exactamente al lugar donde más os duele y os puedo aliviar de vuestras dolencias de la mejor forma y con sumo cuidado. Soy muy delicado, Mis pequeños, Soy amorosísimo y os respeto totalmente.

 Por eso
os pido que alimentéis vuestra alma con Mi Presencia para que Yo os dé, además, Mi Sabiduría Divina y ya no actuéis solamente con inteligencia humana, que deja mucho qué desear.
 


Vivid siempre actuando en Sabiduría Divina, Mis pequeños, para que no cometáis tantos errores. Al actuar en Sabiduría Divina, estaréis asegurando que de vosotros salga la rectitud que Yo quiero que salga de vosotros, como hijos de Dios.
La Sabiduría Divina siempre os va a llevar hacia vuestra propia perfección y ayudaréis a que vuestros hermanos se perfeccionen con la ayuda que les deis.
 


Pedídmela, Mis pequeños, para que Mi Santo Espíritu se derrame sobre vosotros y de esta forma vuestra vida cambie de rumbo y empecéis a gozar los bienes Divinos. Mucho todavía tenéis qué hacer cada uno de vosotros en vuestra misión sobre la Tierra. De ahora en adelante, llevadla a cabo con Mi Sabiduría Divina y veréis una gran diferencia de la vida que llevasteis anteriormente con lo que daréis ahora y en lo futuro.
Gracias, Mis pequeños.
 

 
 

  Portada

                 Página Principal (Índice del tema)  

                      Página Siguiente (Es un gran dolor para Mí...)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.