MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA, LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Miércoles, 3 de junio de 2020 (15:30 horas)

 

MANTENEOS EN VIGILANCIA





 

Hijitos míos de mi Corazón Inmaculado. ¡Cuanto alegráis el Corazón de esta Madre Celestial! En cada uno de ustedes encuentro un descanso para tantas almas necesitadas de manos misericordiosas que velen por ellas, en cada pedido de oración que responded sin demoras no solo estáis respondiendo a mi sino al mismo Dios.

Cuantas horas sin descansar, permanecéis despiertos hasta el cansancio hasta altas horas de la noche, os agradezco con mi amor maternal porque sé el esfuerzo que hacéis, pero no estáis solos, yo os acompaño en cada oración.

Yo tomo vuestras oraciones, muchas veces algo defectuosas, las coloco en mi Corazón donde mora y reina la Voluntad y Perfección Eterna, allí las oraciones son pulidas y perfumadas por el mismo Divino Querer unido a mi, en caso de que las oraciones san incompletas yo las completo orando con ustedes, le agrego lo faltante, las fundo en mi corazón para que no se distinga lo anexado, sino que sea un solo elemento que se convertirá en rosas perfumadas que entregaré a los Ángeles para que las presenten a la Santa Trinidad.

De esta manera, la oración no es rechazada, sino que será una ofrenda de suave y de agradable perfume.

Debéis saber amados míos, que las oraciones en el mundo están adornadas de imperfecciones por las distracciones, temores, dudas, cansancios y preocupaciones, muchas veces carentes de belleza, y otras son solos palabras repetidas que no llegan a ningún lado.

A Dios Eterno le desagrada las oraciones con estas cualidades, es por eso que me ha coronado como la Reina del Santo Rosario y de Oración para que antes de que las oraciones del mundo lleguen al Trono Celestial y sean rechazadas por el Divino Querer, deban primero pasar por mí, solo así Dios las recibe con agrado.

Al deciros este pequeño secreto, os animo a que os esforcéis en la oración en todo momento, que naveguéis dentro de ella y introduzcáis dentro un gran y caudaloso río de la Voluntad Eterna por donde se comunicarán con Dios y se derramarán abundantes gracias. Os doy estas enseñanzas para que perfeccionéis la oración y sean verdaderas almas orantes unidas a Dios en todo momento.

Sí, mis niños. Soy Madre de TODA LA HUMANIDAD y tomo las oraciones de todos mis hijos, toda oración nacida de una intención pura y realizada con fe, por más defectuosa y pequeña que sea ésta, puesta en mí Corazón Inmaculado son embellecidas y perfumadas.

Orad sin cesar por todas las almas y manteneos en alerta y vigilantes. Por medio de la oración despejad todas las tinieblas de dudas, así tendréis una visión clara de la Voluntad de Dios.

Os digo que manteneros en vigilancia, no os relajéis por más que el mundo parezca que recupera su ritmo habitual, solo es un intento en vano porque pronto el virus que parecía que ha desaparecido se despertará en mutaciones más atroces y acompañado de otras enfermedades mortales.

El Señor os ha dicho que oraran para que os concediera un pequeño y breve tiempo, pero suficiente para que os pongáis en orden vuestras almas haciendo un profundo examen de conciencia y preparéis en lo material. Cuando las enfermedades surjan con mayor fuerza a la actual estarán acompañadas por otros signos: desorden social, hambre y la caída de todo el orbe económico.

Compartid todo lo que se os revele con vuestros hermanos, fueron reunidos para fortaleceros en la unidad y hermandad de Cristo. Compartid, discernid y unid cada revelación para que entendáis el Plan de Dios. Unidos podrán soportar los ataques de las tinieblas, unidos junto a mí saldrán victoriosos. Oren en todo momento porque el enemigo no descansa.

Y por último, mis pequeños, quiero deciros que alegráis a esta Mamá Celestial al veros que cada día vais creciendo en Santidad.

Ahora os dejo que dialoguéis entre ustedes y compartáis los regalos de Dios, pero os dejo una rosa perfumada, símbolo de mi predilección maternal por cada uno de ustedes.

Oren sin cesar, oren por la Iglesia y los Santos Padres, oren por todas las almas y es especial por vuestros enemigos. Os doy mi bendición maternal en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mensaje dictado a Gustavo, Buenos Aires, Argentina.

 

 

 

 

 

Página anterior y principal (Mensajes de María)

Página siguiente (Acerco a ti su sangre)

 

 

Páginas principales

 

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

De Regreso a Peñablanca

Mensajes: El Libro de la Verdad

Mensajes de San Miguel Arcángel

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

El Aborto, no

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

Prayers (English)

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.