Dios Padre

 

 Importante mensaje para los gobiernos de la Tierra

 

      

 

 

 

 

Temas:

Si vosotros estáis llenos de Mi Amor, podréis transmitir esa vida a vuestros hermanos, pero si no Me tenéis a Mí, en vuestro interior, truncaréis la vida de vuestros hijos.
Le ofendéis con vuestros pecados, pero sobre todo, el mayor pecado: el de no aceptar la Redención de Mi Hijo sobre cada uno de vosotros.
Confiad pues plenamente en Mí, en Mi Gracia, en Mi Amor, en todo lo que suceda y no os soltéis de Mi Mano por buscar lo material.
Temblad pues, todos vosotros, los que cabeza sois de las Naciones, porque pronto la Espada de Justicia llegará ante vosotros y si no os habéis arrepentido, ella os aplastará.
Mi Amor se derramará sobre cada uno de vosotros y si ahora lloráis con lo que está pasando y pasará, después gozaréis y hasta danzaréis de gusto por tantas bellezas que os daré.


Mensaje de Dios Padre y la Santísima Virgen María a J. V.

 



Primer Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Si vosotros estáis llenos de Mi Amor, podréis transmitir esa vida a vuestros hermanos, pero si no Me tenéis a Mí, en vuestro interior, truncaréis la vida de vuestros hijos.

 


   Hijitos Míos, Mi Amor se derrama sobre todos los hombres continuamente. Mi Amor es para todos vosotros, Mis pequeños, porque fuisteis creados en el Amor.
Amor es lo que debéis transmitir porque de Amor vive el alma.
 


   Vosotros os desarrolláis plenamente cuando el Amor llena todo vuestro ser. Vuestros padres os dan amor y por eso crecéis mejor, Mis pequeños, porque sabéis que os cuidan, confiáis en ellos y vais creciendo y luego vivís con ellos y para ellos. Ellos a su vez os siguen transmitiendo su amor
y así es como debiera ser en toda la humanidad: que os amarais los unos a los otros como Mi Hijo os pidió. Pero todo tiene que empezar desde el interior, Mis pequeños, porque os he dicho que no podéis dar lo que no tenéis en vuestro corazón. Si vosotros mismos no Me amáis, sabiendo que Yo estoy en vuestro corazón y no Me procuráis tratando de vivir para Mí y Conmigo, entonces vosotros no creceréis internamente. Si Mi Amor no crece en vuestro corazón, ¿qué vais a poder transmitir a vuestros hermanos? Nada, Mis pequeños, habrá una faltante en vuestra vida. Quizá os podáis desarrollar bien o muy bien dentro del ámbito profesional y aun social, pero siempre estaréis cortos como para que vuestro desarrollo humano se dé plenamente. Si vosotros no llenáis vuestra parte espiritual, que es más importante que la humana, os sentiréis continuamente vacíos. Ciertamente tendréis todo lo del mundo y hasta os sobrará, pero internamente os sentiréis molestos, sentiréis que algo os falta porque Yo no estoy en vuestro corazón y trataréis de llenarlo con algo, y ahí empiezan las desviaciones del ser humano, tratando de buscar algo para llenaros, para que os sintáis satisfechos con algo. Pero si no Me tenéis a Mí, por más que busquéis, no encontraréis la respuesta a Esa necesidad interna que sentís.
 


  Ciertamente Satanás se aprovechara de esto y hará que le busquéis de una forma u otra y os desviará. Al principio permitirá que sintáis que vuestra parte espiritual se ha llenado, pero luego os traicionará y os sentiréis peor que en el principio.



   Mis pequeños, meditad estas Palabras que os he dicho porque son muy importantes para el desarrollo personal y para el desarrollo de la vida del mundo. Os repito: si vosotros estáis llenos de Mi Amor, podréis transmitir esa vida a vuestros hermanos,
pero si no Me tenéis a Mí, en vuestro interior, truncaréis la vida de vuestros hijos y de todos aquellos que os rodeen porque no daréis un ejemplo bueno, no daréis un ejemplo valioso, y ante todos seréis señalados como personas que, en lo profesional o en lo social, os repito, estaréis bien, pero en lo espiritual dejaréis mucho que desear.
Gracias Mis pequeños.
 


Segundo Misterio, Habla La Santísima Virgen María


Sobre: Le ofendéis con vuestros pecados, pero sobre todo, el mayor pecado: el de no aceptar la Redención de Mi Hijo sobre cada uno de vosotros.

 


   Hijitos Míos, Soy vuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen María.
Me duele mucho, Mis pequeños, el que tenga Yo que venir ante vosotros para avisaros de los dolores que tendréis que padecer para vuestra purificación.



   Ciertamente
todos los pueblos de la Tierra tendréis que ser probados y purificados. Y os digo probados porque sucederá en cada uno de los pueblos de la Tierra, que vuestra fe es la que será probada para ver si os mantenéis con vuestro Dios, Mi Señor o renegaréis de Él como muchos ahora lo están haciendo.
 


   No os imagináis, Mis pequeños, cuánto dolor Me causan infinidad de almas alrededor de la Tierra que, teniendo el cuidado de todo un Dios sobre vosotros, Lo despreciáis en vuestra vida, Lo hacéis a un lado, no Le agradecéis nada en lo absoluto y todavía Le ofendéis con vuestros pecados, pero sobre todo, el mayor pecado: el de no aceptar la Redención de Mi Hijo sobre cada uno de vosotros.
Le costó Su Vida entera, Mis pequeños, dio toda Su Vida para vuestra redención y salvación y vosotros no apreciáis esto. Por eso los dolores que se vendrán serán para que vosotros entendáis todo lo que ahora negáis y hasta atacáis.
 


   Comprenderéis el valor de la Redención sobre vosotros, porque es una Verdad, Mis pequeños, y os lo ha dicho Mi Hijo: que si solamente cada uno de vosotros hubiera nacido solo y fuerais los únicos sobre la Tierra, Él hubiera bajado a darse nada más por vosotros aunque fuerais los únicos, especialmente porque os ama tanto y desea vuestra salvación. Entended esto, Mis pequeños:
que Él se dio por completo por cada uno de vosotros y esto se debe a Su Omnipotencia Divina.



   No creáis que Él os ve como una masa humana, como muchos seres humanos unidos, sino a cada uno de vosotros os conoce perfectamente. Conoce vuestra vida, vuestros méritos, vuestros pecados.
Conoce el pasado y el futuro de cada uno de vosotros y Él os sigue repitiendo que la Redención, vuestra Redención, se dio por cada uno de vosotros. Él os redimió, Él sufrió para salvaros, Él se dio para que tuvierais vida eterna y vosotros no aprecias esto ni lo meditáis para agradecerle tanto Amor.



   Vosotros, los que sois padres de familia,
entendéis lo que es sufrir por los pequeños, por vuestros hijos, pero sufrís por amor y no os importa que tengáis que despertaros temprano o ir a lugares muy lejanos a vuestro hogar, para ganar el dinero con el que tendréis que pagar lo necesario para mantener vuestra familia, porque lo hacéis por amor. Y así tantas y tantas cosas que hacéis y hasta sacrificios fuertes con tal de ver a vuestros hijos crecer, alimentarse bien, vestirlos y darles lo necesario para que crezcan completos. Me refiero a lo espiritual, a lo social, a lo profesional, pero lo hacéis por amor.
 


   Ahora imaginad a Mi Hijo dándose por cada uno de vosotros, obedeciendo a Nuestro Padre Dios, para que vosotros tuvierais todo lo necesario para crecer espiritualmente, para que pudierais vivir aquí en la Tierra, como se vive en el Cielo, llenándoos de Su Amor y transmitiéndolo a los demás y que luego posteriormente podáis entrar al Reino de los Cielos
porque las puertas del Cielo estaban cerradas por el Pecado Original y Él vino a darse por cada uno de vosotros, para poder abrirlas nuevamente y así pudierais gozar eternamente.



   Si solamente meditarais todo esto que hizo Mi Hijo, y lo sigue haciendo, podríais crecer infinitamente en lo espiritual, pero estáis tan distraídos en las cosas del mundo que no tenéis tiempo, según vosotros, para entablar una conversación íntima con Mi Hijo.
Se os ha pedido tanto que tengáis cuando menos unos 10 o 15 minutos al día de conversación íntima con Mi Hijo, con Nuestro Padre, con Nuestro Dios Espíritu Santo, Conmigo, vuestra Madre, pero no, vosotros os olvidáis de que tenéis una familia espiritual y eso no es justo, Mis pequeños, porque mucho se ha hecho por cada uno de vosotros, desde el Cielo, y no acudís a Nosotros para agradecer tantas Bendiciones.



   Aprended pues a orar íntimamente y esto es conversar con vuestro Padre, como platicáis con vuestro padre en la Tierra. Entrad en confianza con Él, no le temáis, Él es el Amor de los Amores, o ¿acaso le tenéis miedo al Amor, Mis pequeños? Nunca se le puede tener miedo al Amor y Nuestro Padre Dios, en su Santísima Trinidad, es Puro Amor.



  
Acercaos pues a Él. Él os llevará, poco a poquito en una forma muy sencilla, hasta lo más profundo de Su Corazón, pero os debéis dejar que os lleve de la mano y, sobre todo, tenedle confianza plena al que os creó, al que os sigue cuidando y al que quiere llevaros eternamente en Su Compañía en el Reino de los Cielos. Amad a nuestro Dios como Él se merece.


Gracias, Mis pequeños.
 

 


Tercer Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Confiad pues plenamente en Mí, en Mi Gracia, en Mi Amor, en todo lo que suceda y no os soltéis de Mi Mano por buscar lo material.

 


   Hijitos Míos, muchas bendiciones todavía se seguirán derramando sobre cada uno de vosotros, y se os protegerá en estos tiempos difíciles que tendréis, pero estando Conmigo, con vuestro Dios, vosotros no deberéis temer a lo que suceda puesto que Yo, vuestro Dios, os protegeré en todo momento de lo que pase, pero también os pido que tengáis plena confianza en Mí, porque si vosotros dudáis de Mi Presencia, de Mi Ayuda, de Mi Amor sobre vosotros, Me estaréis dañando en Mi Corazón, porque Yo no Soy un Dios que os diga una cosa hoy y la cambie para mañana. Mi palabra es Eterna, lo que Yo prometo es Eterno, lo que Yo os digo es Eterno
y por eso os pido, Mis pequeños, que vosotros no dudéis, en lo absoluto, en Mis promesas y en Mi Amor sobre vosotros.



   Ciertamente Satanás estará tratando de destruir vuestra vida y la de los vuestros pero os he dicho que él no puede contra Mí, vuestro Dios, y eso es lo que debéis tener en mente,
Mis pequeños: mientras estéis Conmigo, con vuestro Dios, manteniéndoos en los sacramentos, manteniéndoos en la vida espiritual y respetando Mis Mandamientos, vosotros no deberéis temer, porque así como vosotros lucharéis para estar Conmigo, Yo, como recompensa a vuestro amor, a vuestra fe, a vuestra vida íntima conmigo, os estaré cuidando para que podáis estar Conmigo eternamente.



   Dejaos mover por Mí, vuestro Dios, como Mi Hijo se dejó mover por Mi Voluntad.
No os preocupéis, Mis pequeños, con lo que suceda a vuestro alrededor. Yo puedo hacer Milagros inimaginables que vosotros no os imagináis ahora y he de proteger a los Míos contra todo ataque del maligno. Confiad pues plenamente en Mí, en Mi Gracia, en Mi Amor, en todo lo que suceda y no os soltéis de Mi Mano por buscar lo material. Lo material os lo quitaré en estos momentos para que volváis a lo espiritual y, tan pronto estéis perfectamente tomados de Mí en lo espiritual, os devolveré lo material, pero ya habréis aprendido que lo espiritual es lo que vale y no lo material a donde os ha llevado Satanás y os ha engañado para que de ello no os soltéis y por eso ahora estáis como estáis, Mis pequeños, buscando solamente vida de mundo y no vida de Cielo.


Gracias, Mis pequeños.



Cuarto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Temblad pues, todos vosotros, los que cabeza sois de las Naciones, porque pronto la Espada de Justicia llegará ante vosotros y si no os habéis arrepentido, ella os aplastará.


Hijos Míos, este Mensaje va para los gobiernos de la Tierra.

   Gobernantes de las Naciones, se os dio el poder de gobernar para que lo hicierais con sabiduría, con amor, con respeto hacia vuestro pueblo. Se os dio la capacidad para gobernar, para que vosotros actuarais en la justicia y en el amor. Yo, vuestro Dios, os di esa posición ante los hombres y vosotros, en lugar de actuar como os pedí, actuasteis para vuestro propio bien, actuasteis en la injusticia, en muchos sentidos, apoyando la maldad y dejando a un lado el bien que pudisteis haber hecho por vuestro pueblo.



  
Desde tiempos antiguos los gobiernos han actuado en la injusticia y en la maldad, crímenes que habéis solapado, robos que habéis encubierto, maldad que habéis permitido, todo esto se revertirá contra vosotros en vuestro juicio que tendréis ante Mí, vuestro Dios. Ninguno de vosotros os escaparéis ante Mis Ojos. Cada uno de vosotros tendréis lo que sembrasteis. Os lo digo Yo, vuestro Dios y así será.



   Tuvisteis la oportunidad de hacer mucho bien y despreciasteis la posición que Yo permití tuvierais, e hicisteis el mal. ¡Cómo os dolerá, Mis pequeños, el que Yo esté ante vosotros juzgándoos!
De Mis Ojos saldrá ese fuego abrasador que os devorará y si no os arrepentís a tiempo, ese fuego será eterno para cada uno de vosotros, los que tuvisteis la oportunidad de vivir para el Bien e hicisteis trato con el mal.



   Ahora os creéis autosuficientes, poderosos, porque sois cabeza de las Naciones, pero mucho dolor hay en el pueblo de cada uno de vosotros, de los que sois cabeza, y ese dolor y esas quejas han llegado ante Mí, vuestro Dios, por vuestra injusticia y la maldad que permitisteis hubiera en todas las Naciones porque trato hicisteis con Satanás.
Esa maldad que cultivasteis os aplastará, os lo digo Yo, vuestro Dios, el Dios de las Naciones, el Dios del Universo.
 


   Si no os arrodilláis y pedís perdón, mucho sufriréis y sufriréis eternamente; os lo digo, ahora que hay tiempo de arrepentimiento, que hay tiempo antes de que os enfrentéis a la Verdad Absoluta que Soy Yo, vuestro Dios.
Las Naciones claman justicia y la Justicia se dará.



   Temblad pues, todos vosotros, los que cabeza sois de las Naciones, porque pronto la Espada de Justicia llegará ante vosotros y si no os habéis arrepentido, ella os aplastará.

Orad, orad, Mis pequeños, por las cabezas de los pueblos para que se arrepientan. Confío en vosotros, los que estáis Conmigo, porque sabéis cómo amo Yo a todos Mis hijos. Orad por su salvación, orad para que la Justicia se dé nuevamente en todos los reinos de la Tierra.
Gracias, Mis pequeños.



Quinto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Mi Amor se derramará sobre cada uno de vosotros y si ahora lloráis con lo que está pasando y pasará, después gozaréis y hasta danzaréis de gusto por tantas bellezas que os daré.


   Hijitos Míos, Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios. Conozco vuestro corazón y conozco vuestras preocupaciones, por tanto que se dice por aquí o por allá, y así lo tenéis escrito en las Escrituras, en la Santa Biblia: “Escucharéis que acá está el Mesías o está por allá”
y esto lo ha hecho Satanás para que no podáis vosotros encontrar la Verdad, que os mantengáis en el temor y no en el amor, para que dudéis de las Palabras Divinas que se os han dado.



   Mis pequeños, Soy vuestro Dios y os amo con todo Mi Corazón. Vosotros los que Me conocéis escucharéis Mi Voz como os dijo Mi Hijo: que las ovejas escuchan la voz del Pastor y Le siguen. Vosotros,
a pesar de que oigáis que se diga por aquí o por allá está el mesías, sabréis que esa no es Mi Voz, comprenderéis perfectamente el engaño a donde os está queriendo llevar Satanás porque estos son tiempos críticos, son tiempos de cambio.



   Estáis ahora a momentos del Gran Cambio Espiritual, y aún material, que se dará en vuestro mundo y en el Universo entero. Os He dicho que grandes bellezas se os están preparando.
Mi Amor Infinito os premiará a todos vosotros, los que habéis luchado por mantener Mi Vida dentro de vosotros y Mi Vida en el mundo a través de lo que vosotros hacéis y decís, o sea, a través de vuestro ejemplo de vida.



   Vosotros sois Mis verdaderos Hijos en estos tiempos. Mi Hijo, Jesucristo, realmente se ha implantado en vuestro ser y por eso Él os decía que fuerais vosotros los Cristos de este tiempo y todo aquel que Me sigue, que escucha Mi Voz, que sois las verdaderas ovejas, estáis verdaderamente transmitiendo la Vida de Mi Hijo y así iré reuniendo el rebaño de Mi Hijo, para que podáis pasar a los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas que tanto os he prometido.
Por eso os pido que os mantengáis en vida espiritual y alimentándoos correctamente a través de los Sacramentos, a través de una verdadera vida de Amor y así aseguraréis vuestro futuro espiritual en las Nuevas Tierras que os daré, en donde viviréis como verdaderos hermanos, amándoos los unos a los otros. Viviréis Vida de Cielo aquí en la Tierra.



   Mi Amor se derramará sobre cada uno de vosotros y si ahora lloráis con lo que está pasando y pasará, después gozaréis y hasta danzaréis de gusto por tantas bellezas que os daré y que Me agradeceréis grandemente porque ellas sobrepasarán vuestras expectativas.
Confiad pues, Mis pequeños, en Mi Amor y todos los gozos que os daré porque será el premio para todos aquellos que se han mantenido confiados por vuestra Fe en lo que Yo os he pedido.
 


   Yo estoy con vosotros, Mi Hijo está con vosotros, el Espíritu Santo está con vosotros, Mi Hija la Siempre Virgen María y el Señor San José están con vosotros, el Cielo entero está con vosotros, las Benditas Ánimas del Purgatorio están con vosotros.
¿Qué más protección queréis pues, Mis pequeños? Es una realidad, el que todos Nosotros os estemos cuidando. ¿Por qué desconfiáis? ¿Por qué dudáis? Manteneos en el Bien y Mi Gracia y Mi Amor os estará protegiendo en todo momento.
Gracias, Mis pequeños.
 

 

 
 

   Página Principal (Índice del tema)  

   Página Siguiente  (Vosotros los Míos, seréis rechazados)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.