Dios Padre

 

 Voy a estar con vosotros en todo momento, no quiero que dudéis

 

      

 

    

 
 
 

 

 

Temas:

Quiero que tengáis esa Fe inquebrantable, ese amor a prueba de todo y, sobre todo, esa confianza plena en Mí, que Soy vuestro Padre y vuestro Dios.
Para Mí, todos vosotros sois Mis hijos y Yo os doy a manos llenas a todos pero, ciertamente, no todos quieren recibir Mi Amor como Yo lo doy.
He de enviar ahora a Mi Santo Espíritu a la humanidad entera, para que seáis tocados por esta Luz Divina y podáis tener una Fuerza grande y podáis luchar contra la maldad de Satanás.
Dadme, de ahora en adelante, todos los momentos de vuestra existencia hasta que seáis tomados de regreso al Reino de los Cielos.
Estáis engañados por Satanás y estáis cuidando solamente vuestros bienes materiales y no vuestros bienes espirituales, que son los más necesarios para vuestra salvación eterna y la de los vuestros.


Mensaje de Dios Padre a J. V.

 



Primer Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Quiero que tengáis esa Fe inquebrantable, ese amor a prueba de todo y, sobre todo, esa confianza plena en Mí, que Soy vuestro Padre y vuestro Dios.

 


  Hijitos Míos, desde hace mucho tiempo os vengo diciendo
que no le deis importancia grande a los acontecimientos de la purificación, sino al regalo que vendrá después.



  Ciertamente, es muy diferente el escuchar la Palabra que el vivir la acción. Ya escuchasteis la Palabra desde hace tiempo, pero hoy fue Mi Palabra, Mi Palabra de Dios, que decía lo que os he venido anunciando,
que debéis tener calma y Sabiduría Santa para poder sobrellevar los acontecimientos que se darán, pero, que, todo esto va a ser para bien y ahí es donde entra la confianza que debéis tener todos vosotros, que si os he dicho que os voy a estar acompañando en todo momento, y que será para vuestro bien, así lo deberéis tomar, Mis pequeños.



  El bien será el cambio universal. El bien será que,
si vuestra vida es tomada, será en el momento mejor para vosotros y que encontraréis la salvación eterna. El bien será vuestra lucha por el bienestar de los demás, para su salvación. El bien será vuestra unión, para que os unáis Conmigo, para que se obtengan grandes cosas para el Universo entero. El bien va a ser para que vosotros viváis lo que tanto os he prometido que viviréis y que tuvieron vuestros Primeros Padres. Todo será un bien para todos vosotros, los que estáis Conmigo.



 Aquellos que no están Conmigo son los que sufrirán más, porque en ellos no hay Fe, no hay confianza, no hay amor. Vosotros habéis ya crecido en todo esto, porque estáis Conmigo
y entendéis todo lo que se va a dar, porque Yo os lo he explicado perfectamente.

 



 Ciertamente os repito, reconozco que vosotros sois pequeños, que no tenéis todavía la fuerza espiritual, para que se dé en vosotros esa confianza plena, esa fortaleza para soportar todo lo que se va a dar, pero para que se os dé, antes
os enviaré a Mi Santo Espíritu, para que vosotros seáis los apóstoles de este tiempo, como lo fueron Mis primeros apóstoles después del Pentecostés.



 Mis pequeños, con esto os quiero dar a entender, nuevamente, que
nunca estaréis abandonados. Si vosotros observáis, en cierta forma se van repitiendo episodios del pasado y se van dando en el presente y siempre estoy Yo con vosotros. Vuestro momento es grande, es bellísimo y por eso quiero que entendáis perfectamente este momento de vuestra vida, vuestro momento en la historia, vuestro momento en la eternidad. Esto se recordará eternamente, sí, Mis pequeños, eternamente. Solamente hay una oportunidad y por eso quiero que estéis Conmigo en todo momento, para que no desperdiciéis esta oportunidad que tendréis una sola vez y se recordará eternamente.

 

 

 Si vosotros pasáis esta prueba, en forma positiva y victoriosa, imaginad el gozo que tendréis eternamente, no solamente vosotros, sino el Cielo entero y si hay un error que os pueda costar la vida eterna, desgraciadamente, también lo recordaréis eternamente, y no en un lugar bello, sino en un lugar de castigo.



 Mis pequeños, quiero lo mejor para todos vosotros y por eso quiero que tengáis esa Fe inquebrantable, ese amor a prueba de todo y, sobre todo, esa confianza plena en Mí, que Soy vuestro Padre y vuestro Dios, que voy a estar con vosotros en todo momento y que no quiero que dudéis porque, os he dicho
que eso Me duele mucho, porque la duda quiere decir que no Me tenéis confianza a Mí, que Soy vuestro Creador y que puedo hacer todo en vuestra vida y en la de los vuestros.
Gracias, Mis pequeños.
 


Segundo Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Para Mí, todos vosotros sois Mis hijos y Yo os doy a manos llenas a todos pero, ciertamente, no todos quieren recibir Mi Amor como Yo lo doy.


 Hijitos Míos, vosotros lo sabéis perfectamente, que Mi Amor no tiene variables, no estoy un día de buenas y otro día menos bien.



 Mis pequeños, Mi Amor es Infinito, Mi Amor tiene una sola fase, un solo nivel, y esto es para todos, para buenos y malos, para los que se merecen y no se merecen Mi Amor, a vuestros ojos, porque, para Mí, todos vosotros sois Mis hijos y Yo os doy a manos llenas a todos pero, ciertamente, no todos quieren recibir Mi Amor como Yo lo doy.



 Vuestro corazón es el que sí es variable y vosotros os debéis dar perfectamente cuenta de ello, porque vosotros Me echáis la culpa, la más de las veces, de lo que sucede en vuestra vida, cuando realmente vosotros sois los que afectáis lo que sale de Mí. Os he dicho, que seáis buenos o seáis malos, Yo os voy protegiendo. A los buenos, trato de que vayan a su perfección, a los malos,
los trato de atraer hacia Mí, para que venga ese cambio interior y que empiecen a necesitar de Mi Amor.
 


 Todos vosotros necesitáis de Mi Amor, es el Alimento Divino para vuestra alma, nadie puede vivir sin Mi Amor, aún aquellos que se dicen malos, aun aquellos que Me atacan, aún aquellos que están con el maligno. En algún momento necesitan de amor y por eso le doy tanta importancia a esto, Mis pequeños y les hablo tanto de Mi Amor, porque vuestra alma de él se alimenta.



 Los más malos no pueden decir que se alimentan de maldad, han aceptado la maldad dentro de ellos, buscan la maldad y tratan de producir la maldad pero, ciertamente, también su corazón se enternece, en algún momento, como cuando ven a un ser querido. Ya sea que amen en estado adulto o a su bebé, todo corazón se enternece,
pero vosotros debéis buscar siempre el bien y dejar que Mi Amor se potencialice dentro de vosotros.

 

 

 A las almas buenas, como os dije, les ayudo a que vayan hacia su perfección y a las almas malas, que quieren desear y buscar llenarse de maldad, las toco, para que ellas vayan sintiendo que el amor, que quizá no tuvieron desde pequeños y que, por causas diversas, el amor que no creció en ellos, tengan la oportunidad de comparar entre la maldad que están haciendo crecer dentro de ellos con el amor que deben buscar.
 


 
Yo a nadie dejo abandonado, a todos os busco para vuestra salvación eterna. Os debéis dar cuenta que vuestra estancia sobre la Tierra es por un momento, que vuestro verdadero Hogar es el Reino de los Cielos. Vuestra estancia en la Tierra, es para que produzcáis amor. Ciertamente Satanás ataca a las almas para que no produzcan el amor que deben producir y es esa la eterna lucha de las almas que están en la Tierra, no llenarse de la maldad que Satanás está dispersando por todos lados y engañándoos para que vosotros no produzcáis el bien que debéis producir. Esa es la eterna lucha de las Almas, y lo debéis tener muy presente, para que no os dejéis engañar por Satanás y que, además, deis lo que debéis dar durante vuestra misión en la Tierra, que es puro amor.



Apoyaos en Mí, Mis pequeños, apoyaos en Mi Amor, apoyaos en Mi Hijo Jesucristo, que os lo enseñó estando Él en la Tierra. Seguid Su Vida, meditadla, hacedla vuestra y veréis que saldréis victoriosos contra toda fuerza de Satanás.


Gracias, Mis pequeños.
 


Tercer Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: He de enviar ahora a Mi Santo Espíritu a la humanidad entera, para que seáis tocados por esta Luz Divina y podáis tener una Fuerza grande y podáis luchar contra la maldad de Satanás.

 


  Hijitos Míos, la maldad ha estado sobre la Tierra desde el Pecado Original. Mi Hijo vino a la Tierra para luchar contra esa maldad y para dar a cada uno de vosotros una Fuerza espiritual superior, para vencer a toda esa fuerza maligna que os rodea y esto lo obtenéis cuando seguís Sus Pasos, Sus Enseñanzas, cuando os llenáis de Su Sabiduría y de Su Amor. Él escogió doce discípulos para que llevaran estas Enseñanzas a todo el mundo, pero ellos no podrían haber hecho esta tarea, si no hubieran sido tocados antes por la Luz del Espíritu Santo. Con ello, primeramente, iban a poder vencer a Satanás, porque, ciertamente,
Satanás ataca más a aquellas almas que están llenas de la Presencia Divina de Mi Hijo y después, se les dieran las capacidades, Sabiduría, amor, paciencia, muchos dones, para poder transmitir todas las Enseñanzas de Mi Hijo al resto de la humanidad.



  Pero a lo que voy, Mis pequeños, que ese Pentecostés, primeramente fue para que se vencieran las fuerzas de Satanás con la Fuerza Divina con la que fueron tocados y llenos de la Luz del Espíritu Santo. Las fuerzas satánicas, ciertamente han crecido, porque el hombre se ha separado de la oración, de la vida de la Gracia, de la Pureza en sus corazones,
de esa vida íntima que debéis llevar cada uno Conmigo, con vuestro Dios, con vuestro Padre, con vuestro Creador, para eso he de enviar ahora a Mi Santo Espíritu a la humanidad entera, para que seáis tocados por esta Luz Divina y podáis tener una Fuerza grande y podáis luchar contra la maldad de Satanás.

 

 

  Ciertamente no todas las almas están dispuestas a ello ni están dispuestas a la lucha, que será frontal contra Satanás y sus secuaces, pero aquellas almas que han dado su “fiat”, que han permitido que sean tocadas por Mi Amor, estas almas podrán luchar contra las fuerzas de Satanás y lo podrán vencer, porque Yo estaré a través de estas almas luchando y Satanás no puede contra Mí ni podrá contra estas almas.
 


  Mi Hijo os vino a dar la Luz y pocos quisieron tomar esa Luz, ahora viene nuevamente la Luz a través de vosotros, los que habéis abierto vuestro corazón y Me habéis regalado vuestra voluntad para que Yo trabaje a través de vosotros. Ahora la Luz se dará a través de los apóstoles de estos tiempos, que sois vosotros, los que quisisteis ser preparados por Mí, vuestro Dios, por Mi Hija, la Siempre Virgen María. Seréis luz ante las naciones, seréis Sabiduría para guiar a pueblos, seréis amor para darles a los corazones lo que no han querido tomar y para que se puedan unir todos como verdaderos hermanos.



 
Serán momentos de lucha espiritual muy fuerte, porque aquellos que no han querido abrir su corazón, aun teniendo palpablemente situaciones Divinas a su alrededor, tratarán de negarlas, tal y como negaron a Mi Hijo, estando Presente ante ellos el Dios-Hombre. Así es el corazón del hombre, terco, obstinado, obscurecido por el pecado y deberéis tener la paciencia que tuvo Mi Hijo y el amor para que, con paciencia, tratéis de enseñar y mover esos corazones obstinados y obscuros a la Luz, a Mi Luz Divina.



 Lucharéis, pero con las Virtudes y el Amor, Mis pequeños, y no con armas destructivas, porque Yo quiero regresar a todas las almas al Reino de los Cielos y ya os he repetido, otras veces, que no lucharéis para destruir,
sino lucharéis para reconstruir a las almas que no han querido venir a Mí. Eso es lo loable y bello de estos momentos, Mis pequeños, que va a ser una lucha espiritual, pero para reconstruir Mi Reino sobre la Tierra y en el Universo entero.



Satanás produce guerras y produce maldad y muerte para destruir al hombre, tanto en lo físico como en lo espiritual, pero esta lucha, principalmente,
es una lucha Divina contra los poderes de Satanás, como os dije, para reconstruir a las almas, para santificarlas, para llevarlas a su perfección.
 


 Entended esto, Mis pequeños, para que vuestro corazón no se llene de maldad y de odio, como Satanás quiere que os llenéis, y que os mantengáis siempre luchando contra el hermano,
destruyéndole en cuerpo y alma, porque entonces seríais instrumentos de Satanás, aun en estos momentos que se van a dar.
 


Deberéis ser Mis instrumentos, porque vais a unir lo que se desunió por el Pecado Original, y las Enseñanzas de Mi Hijo se dieron para eso, para la unión de todos vosotros, para la unión fraterna, para la unión Universal, para que el Cielo se dé ya sobre la Tierra.
Gracias, Mis pequeños.



Cuarto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Dadme, de ahora en adelante, todos los momentos de vuestra existencia hasta que seáis tomados de regreso al Reino de los Cielos.


 Hijitos Míos, quiero que estéis muy pendientes de todo lo que hacéis, si no lo habéis hecho a lo largo de vuestra vida,
dadme, de ahora en adelante, todos los momentos de vuestra existencia hasta que seáis tomados de regreso al Reino de los Cielos.



  No os imagináis, Mis pequeños, cómo gozo cuando vosotros Me ofrecéis vuestros detalles, vuestros trabajos y, especialmente, porque os acordáis de Mí. Ciertamente, para ofrecerme todo lo que vais a hacer durante el día o durante vuestra vida, vosotros Me tenéis presente y Yo gozo de esto, Mis pequeños, porque son tantas, tantas las almas que se olvidan de Mí, de Mi Existencia, de Mi Presencia en su vida, que eso Me duele, Me aflige, porque, Mis pequeños, os he dado todo.
Vosotros vivís por Mí, crecéis por Mí, os llenáis de Mí, para que vosotros Me compartáis, Me deis a vuestros hermanos y vivamos unidos.



  Sí, Mis pequeños, todos vuestros momentos Me pertenecen, porque Yo os he dado el don de la vida. Cuando vosotros Me estáis compartiendo y Me estáis tomando en cuenta, en todos los momentos de vuestra existencia, es un gozo inmenso para Mí. También vosotros gozáis cuando estáis pendientes de la vida de vuestros pequeños y gozáis cuando ellos os ofrecen sus pequeñeces, lo que hacen en la escuela o lo que pudieron hacer en el hogar, cuando vosotros les pedisteis ayuda y ellos, en su inocencia, os ayudaron y os dieron en su pequeñez, lo que pudieron.

 

 

  Vosotros debéis estar conscientes de vuestra pequeñez, pero los regalitos que Me dais, en vuestra pequeñez, los gozo infinitamente, Mis pequeños y, ciertamente, los gozo y lo sabréis cuando regreséis al Reino de los Cielos, cómo os voy a presentar vuestra vida y cómo voy a repasar con vosotros esos gozos tan bellos que Me disteis. Soy un Dios de Amor y Soy muy sensible al Amor y cuando vosotros actuáis en el amor, y Me lo ofrecéis, es cuando gozo más porque, ciertamente, podéis actuar en el amor con vuestros hermanos, les ayudáis, les cuidáis, pero si no Me ofrecéis esos momentos, en que ellos gozan y vosotros también, Me estáis haciendo a un lado de vuestra vida y Yo no estoy gozando lo que vosotros estáis gozando. Al momento en que vosotros Me tomáis en cuenta y Me ofrecéis esos momentos, todos gozamos, vosotros con lo que disteis, aquél que recibió, y Yo, acompañándoos a vosotros. Os pido, Mis pequeños, no Me hagáis a un lado de vuestra vida.



  Ciertamente sois muy olvidadizos y estáis muy embebidos con lo vuestro, pero practicad, Mis pequeños, poco a poco, para que se os vaya haciendo un hábito. Llamadme, que Yo estaré presto para estar con vosotros. Poco a poco Me iréis incluyendo en todo lo que hacéis en vuestra vida y veréis que todo os empezará a salir mejor, porque al estar Yo en todos vuestros proyectos, en todo lo que hacéis,
Mi Presencia hará que todo se dé mejor, Mi Sabiduría os ayudará a que todo se vaya perfeccionando y Mi Amor caerá sobre vosotros y gozaréis doblemente el gozo del bien que haréis a vuestros hermanos.
Gracias, Mis pequeños.
 


Quinto Misterio, Habla Dios Padre


Sobre: Estáis engañados por Satanás y estáis cuidando solamente vuestros bienes materiales y no vuestros bienes espirituales, que son los más necesarios para vuestra salvación eterna y la de los vuestros.


  Hijitos Míos, entre los engaños a donde os lleva Satanás,
está la distracción en la cual vosotros fácilmente caéis al estar viendo los acontecimientos que se están dando alrededor de la Tierra. Os distraéis mucho en lo que sucede: que si la economía subió, bajó, que los desastres en un lado y el otro, asesinatos, guerras, maldad, pero no os estáis fijando ni estáis cuidando lo más importante en vosotros, que es el estado de vuestra alma.



 
¿Cuántos de vosotros estáis en estado de Gracia? ¿Cuántos de vosotros estáis transmitiendo amor, ya sea en forma personal o ya sea a través de la oración? ¿Cuántos de vosotros asistís lo más seguido que podéis a la Sagrada Eucaristía? ¿Cuántos de vosotros actuáis en Caridad con vuestros hermanos necesitados, que pueden ser niños abandonados, ancianitos, a los que nadie ayuda ni acompaña, a madres solteras, familias de escasos recursos? Tantas y tantas necesidades que existen en vuestro mundo, pero que vosotros no asistís, porque estáis engañados por Satanás y estáis cuidando solamente vuestros bienes materiales y no vuestros bienes espirituales, que son los más necesarios para vuestra salvación eterna y la de los vuestros.



  Por eso, os digo que estéis muy atentos y que Le pidáis a Mi Santo Espíritu
que os dé los dones y capacidades para poder luchar contra Satanás en estos momentos de la humanidad, en estos momentos cambio, en estos momentos de gran prueba espiritual para todos vosotros.
 


 Si Yo os he dicho que la prueba es espiritual y que debéis luchar con amor y con virtudes, no lo estáis haciendo al estar solamente viendo por vuestros propios intereses y no por Mis intereses, que para eso bajasteis a la Tierra,
para darle a vuestros hermanos lo que necesitan en cuidados, en lo personal y en cuidados en lo espiritual, a través de vuestra oración.



 Os he repetido esto varias veces, pero volvéis a lo mismo, buscáis cuidar solamente vuestros bienes materiales y no los bienes espirituales
y por eso estoy permitiendo que se os vaya acabando lo material, para que os apoyéis en lo espiritual, cuando veáis que ya de lo material os queda poco o prácticamente nada.

 

 

 Cuando vosotros os apoyáis en lo espiritual, en ese momento empezáis a crecer y empezáis a ayudar a vuestros hermanos en la parte espiritual y la parte espiritual os va a ayudar a que se empiecen a producir los Milagros que tienen que venir a la Tierra por parte Mía y esto se dará cuando estéis confiando plenamente en Mí, vuestro Dios y no estéis confiando en vuestras capacidades humanas.

 

 

 Vosotros creéis que todo lo que tenéis lo hacéis con vuestras manos y con vuestras capacidades y no Me dais a Mí ningún mérito, ya que Yo proveo de todo, tanto de lo material como de lo espiritual, mientras vosotros estáis viviendo sobre la Tierra y no estáis viviendo solamente en cuerpo, estáis viviendo también en alma y Yo os estoy proveyendo de lo que necesitáis en ambas entidades, pero poco meditáis sobre esto y muy pocos de vosotros lo hacéis. Por eso todo esto que estoy permitiendo, es para que vosotros os interioricéis, para que Me busquéis en vosotros, para que los dolores y la escasez de lo material os lleven a encontrar el verdadero Tesoro que vosotros debisteis haber buscado desde pequeñitos y debisteis haber acrecentado a lo largo de vuestra vida. Yo Soy vuestro Tesoro, no las cosas del mundo, vosotros debisteis haber atesorado, a lo largo de vuestra vida, amor, Virtudes, capacidades espirituales y, si ahora os preguntara cuánto de esto tenéis y cuánto habéis potencializado a lo largo de vuestra existencia, ¿qué Me diríais a Mí, vuestro Dios?, Yo lo sé y vosotros ¿lo sabéis?

 

Tenéis todavía un tiempo que pasar sobre la Tierra, cambiad pues ya de actitud y volveos a lo espiritual, que es vuestro verdadero Tesoro.
Gracias, Mis pequeños.
 

 
 

                 Página Principal (Índice del tema)  

                      Página Siguiente  (No os dais cuenta de la maldad de Satanás)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.