Coronilla de María la Eterna Caminante

 

 ORACIÓN
 

  Madre Peregrina que buscas sin cesar el silencio del Amor. Cólmame de Tu Fuerza para que como Tú, sea yo incansable buscador de almas. Madre Peregrina, dadora de bienes, encierras en Tu Seno el Silencio de Dios. Injértalo en mi ser para que como fiel hijo, sea yo colmado de esa magna virtud y derribe la dureza que anida en mi corazón. El Amor no ha muerto, lo portas en Tu Vientre.


  Te pido suplicante me nutras de Tu Amor, que de Él quiero gustar y en Él quiero vivir. Madre Peregrina, aliméntame con Tu silencio, prenda del verdadero Amor. Ahora he comprendido que.., el silencio tiene voz, es la voz de Tu Corazón.
Amén.

 

Para comenzar invoquemos al Espíritu Santo:

Señal de Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz líbranos....

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego eterno de tu amor. Envía Señor Tu Espíritu y todo será creado y se renovará la faz de la tierra.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén

 

Primer Misterio

En la cuenta grande:

Eres la Eterna Caminante que peregrina por toda América, de nación en nación, de lugar en lugar, de hogar en hogar, de hombre en hombre; en busca de almas, besando corazones heridos y clamando el arrepentimiento de Tus hijos para guiarlos por el verdadero camino de salvación.

En las cuentas pequeñas (5)

1. Estamos unidos a Tu Corazón Inmaculado, no permitas que el demonio nos confunda.

2. Estamos unidos a Tu Corazón Inmaculado, no permitas que el demonio nos confunda.

3. Estamos unidos a Tu Corazón Inmaculado, no permitas que el demonio nos confunda.

4. Estamos unidos a Tu Corazón Inmaculado, no permitas que el demonio nos confunda.

5. Estamos unidos a Tu Corazón Inmaculado, no permitas que el demonio nos confunda.

 

 

Segundo Misterio

En la cuenta grande:

 Eres la Eterna Caminante que peregrina por toda Europa, de nación en nación, de lugar en lugar, de hogar en hogar, de hombre en hombre; en busca de almas, besando corazones heridos y clamando el arrepentimiento de Tus hijos para guiarlos por el verdadero camino de salvación.

En las cuentas pequeñas (se repite cinco veces)

 Estamos unidos a Tu Corazón Inmaculado, no permitas que el demonio nos confunda.

 

 

Tercer Misterio

En la cuenta grande:

 Eres la Eterna Caminante que peregrina por toda Africa, de nación en nación, de lugar en lugar, de hogar en hogar, de hombre en hombre; en busca de almas, besando corazones heridos y clamando el arrepentimiento de Tus hijos para guiarlos por el verdadero camino de salvación.

En las cuentas pequeñas (se repite cinco veces)

 Estamos unidos a Tu Corazón Inmaculado, no permitas que el demonio nos confunda.

 

 

Cuarto Misterio

En la cuenta grande:

 Eres la Eterna Caminante que peregrina por toda Asia, de nación en nación, de lugar en lugar, de hogar en hogar, de hombre en hombre; en busca de almas, besando corazones heridos y clamando el arrepentimiento de Tus hijos para guiarlos por el verdadero camino de salvación.

En las cuentas pequeñas (se repite cinco veces)

 Estamos unidos a Tu Corazón Inmaculado, no permitas que el demonio nos confunda.

 

 

Quinto Misterio

En la cuenta grande:

 Eres la Eterna Caminante que peregrina por toda Oceanía, de nación en nación, de lugar en lugar, de hogar en hogar, de hombre en hombre; en busca de almas, besando corazones heridos y clamando el arrepentimiento de Tus hijos para guiarlos por el verdadero camino de salvación.

En las cuentas pequeñas (5)

 Estamos unidos a Tu Corazón Inmaculado, no permitas que el demonio nos confunda.

 

 

Oración Conclusiva

¡Oh! Virgen Peregrina, la Eterna Caminante, que andas por el mundo; de Continente en Continente, que transitas de corazón en corazón, de pensamiento en pensamiento, de sentido en sentido en buscas de almas, besando corazones heridos, clamando el arrepentimiento del hombre para que Tus hijos no se pierdan.

Te pedimos Santísima Virgen, la Eterna Caminante de Amor que junto a tus huestes angélicas nos protejas del demonio y sus séquitos y que a través de Tu Hijo Jesucristo nos conduzcas al Padre. Te lo pedimos en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

 

 

 

Página Principal Rosarios y Coronillas

Página anterior Rosario de la Armada de la Virgen

Página siguiente Rosario de la Armadura Espiritual

 

 

                                                                                                                     

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Mensajes: El Libro de la Verdad

 Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

Prayers (English)

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo importante ahí.