EL ANGELUS Y DOS ORACIONES DE CONSAGRACIÓN

 

 

 

 

 

 

Hermanos: La Santísima Virgen Inmaculada ha estado pidiendo últimamente que para ser protegidos se rece en Angelus, tres veces al día, el Santo Rosario y alguna oración de Consagración al Inmaculado Corazón de María. Últimamente entregó dos para que se recen. Pueden rezar otras si lo desean.

 

 

 

1.- EL ANGELUS



V. El Ángel del Señor
lo anunció a María.
R. Y concibió por obra
del Espíritu Santo.

Dios te salve, María…
Santa María…

V. He aquí la esclava
del Señor.
R. Hágase en mí según
tu palabra.

Dios te salve, María…
Santa María…

V. El Verbo se hizo carne.
R. Y vivió entre nosotros.

Dios te salve, María…
Santa María…

V. Rogad por nosotros,
Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos
de alcanzar las
promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.



ORACIÓN:
Infundid, Señor, vuestra gracia en nuestras almas, para que, pues hemos creído la Encarnación de vuestro Hijo y Señor nuestro Jesucristo anunciada por el Ángel, por los merecimientos de su Pasión y Muerte, alcancemos la gloria de la Resurrección. Amén.
 


(10 años de Indulgencias por cada vez que se rece e Indulgencia Plenaria al mes)

Se reza  a las 6 a. m, 12 m y 6 p. m.

 

 

2.- DOS ORACIONES DE CONSAGRACIÓN Al INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA (RECIENTES)

 

 

 

Haced estas dos oraciones de consagración diariamente (dadas por María):


 Oh Corazón Inmaculado de mi Madre María, a vos mi amada Madre, os consagro mi cuerpo, mi alma y mi espíritu; os consagro mi familia, mis bienes materiales y espirituales y todo cuanto Dios ha puesto a nuestro cuidado. Madre mía, toma posesión de nosotros y nuestras familias, que tu Inmaculado Corazón, nos cubra y proteja de todo mal; que tu Inmaculado Corazón, proteja nuestros hogares de todo desastre y calamidad; y en estos tiempos de purificación guíanos por el camino del bien, para que junto contigo podamos alcanzar la gracia y la misericordia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Bendición de María: Protégenos
Bendición de María: Cúbrenos
Bendición de María: Ampáranos
Bendición de María: Guíanos a las puertas de la Jerusalén Eterna. Amén.



Oh, Corazón Inmaculado de María, sed mi refugio y amparo de noche y de día; escóndeme en tu regazo Madre mía, líbrame a mí, a mi familia y libra a la humanidad de las acechanzas del maligno y sus agentes del mal. No nos desampares ni un solo instante, pues somos tan débiles Madre mía, y el maligno nos acecha. Cúbrenos con tu santo manto y bendícenos en todos nuestros caminos, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

 

 

 

 

Página Anterior (Índice Oraciones Virgen María)

 

Página Siguiente (Consagración del Mundo al Corazón Inmaculado)

 

 

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

 Mensajes: El Libro de la Verdad

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.