Dios Padre

 

 Vuestra alma vivirá eternamente, pero ¿cómo vivirá?

 

Mensaje único de la Virgen del Carmen

 

    

 

    

 
 

Tema Único:

Al ser emisarios del Amor de Nuestro Dios, deberéis contagiar a las almas con ese sabor Divino que vosotros deberéis estar viviendo.


 
Ofrecimiento, Habla La Santísima Virgen del Carmen


Sobre: Al ser emisarios del Amor de Nuestro Dios, deberéis contagiar a las almas con ése sabor Divino que vosotros deberéis estar viviendo.

 

 Hijitos Míos, Soy vuestra Madre, en la Advocación del Carmen. Estoy con vosotros, Mis pequeños, veo vuestro corazón, escudriño en vuestra alma y veo vuestros deseos de amar.
 


 Mis pequeños, orad fuertemente para que ese deseo de amar a Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, se dé en todos los corazones, porque eso es lo que va a salvar a aquellos que, quizá, hasta casi perdidos estén y a aquellos que también han vivido en el bien.
 


 Es el Amor, Mis pequeños, como os he dicho, el que va a hacer el cambio. Es el Amor, Mis pequeños, el que va a triunfar sobre las fuerzas de Satanás. Es el Amor, Mis pequeños, el que os va a dar nueva vida espiritual.
 


 Vosotros aún no sabéis amar, creéis amar, pero el Verdadero Amor de Nuestro Dios, no se ha implantado perfectamente en vuestros corazones porque no lo habéis buscado con ahínco, como si buscarais un tesoro inmenso.
 


 Sí, Mis pequeños, le dais más valor a las cosas del mundo, casi, casi, hasta perdéis la vida por encontrar lo que buscáis y que creéis que es lo que os conviene, pero no hacéis hasta lo imposible por buscar las cosas que realmente valen para vosotros y para todos vuestros hermanos, que es todo lo espiritual que Nuestro Padre Dios, en Su Santísima Trinidad, os puede dar.
 


 Desperdiciáis mucho tiempo, Mis pequeños, elucubrando en tantas cosas sobre vuestro futuro, sobre vuestro trabajo, sobre vuestros ingresos, sobre el qué pasará con la problemática actual que tenéis a nivel mundial.
Tantas cosas con las que perdéis el tiempo y no os acordáis siquiera de rezar una pequeña oración que pudiera salvar más almas y eso sería un tesoro inmenso para cada uno de vosotros, porque todo lo que deis para vuestros hermanos, vosotros tendréis una recompensa futura inmensa. Por eso os pido que os centréis en la realidad de lo que estáis viviendo.
 


 No son los poderes humanos y menos los satánicos, y lo digo así, porque acudís mucho al enemigo para obtener tantas cosas que creéis que os van a servir y, todo lo contrario, os llevan todavía a una perdición más segura. No es todo eso, lo satánico, lo de este mundo, lo que os va a ayudar a resolver la problemática en la que estáis viviendo y que cada vez va a ser más difícil,
es lo espiritual, lo bueno, lo que viene de Nuestro Dios, lo que va a lograr el cambio y vosotros para ello estáis aquí en la Tierra, para ser portadores de la Palabra, del Ejemplo y del Amor de Mi Hijo, porque Él fue el que os los dio Personalmente y vosotros debéis ser Sus transmisores.
 


¿Cuántos de vosotros estáis llevando a cabo esta tarea? Solamente algunos de Mis hijos religiosos, sacerdotes, y algunos laicos y otra vez digo “algunos”.
Todos sois hijos de Dios, todos debéis poner vuestra parte para la conversión, salvación, redención del género humano y vuestra parte está ausente.
 


 Es una omisión clara a lo que debierais estar haciendo, Mis pequeños. Estáis haciendo a un lado vuestras responsabilidades espirituales, estáis olvidando la parte que más os debiera ocupar en vuestra vida.
Mi Hijo os lo dijo, “buscad primero el Reino de Dios y lo demás se os dará por añadidura” y no buscáis el Reino de Dios, ni para vosotros ni para vuestros hermanos y la añadidura os absorbe totalmente y el mismo Satanás se aprovecha de esta situación. Os crea un panorama siniestro, difícil, os llenáis de nerviosismo y no cumplís con la parte espiritual, que es más importante para vosotros y para todos vuestros hermanos.
 


 Ciertamente os regaño porque sois Mis hijos y tengo ese derecho, Mis pequeños, porque veo que vais por mal camino y, al decir “mal camino”, os aseguro que muchos de vosotros, si murierais en este momento, os llevarían vuestras faltas a la condenación eterna. Si sois honestos y meditáis vuestra vida, vuestras acciones, el estado actual de vuestra alma, Me daréis la razón, porque Soy vuestra Madre, os conozco.
 


 Mis pequeños, ¿por qué no entendéis que Nuestras Palabras, Nuestros Consejos, son para vuestro bien?, para la salvación de vuestras almas y para prepararos para el cambio particular que, cada uno de vosotros debéis tener tarde o temprano, un cambio en el cual dejaréis vuestro cuerpo aquí y, vuestra alma vivirá eternamente, pero, ¿cómo vivirá?, eso os debéis preguntar cada uno de vosotros.
¿Vuestra alma está preparada para vivir en un Reino de Amor, porque aquí en la Tierra, vivisteis el amor y lo transmitisteis a vuestros hermanos, o vivisteis en la maldad y vuestra alma no está preparada para entrar a un Reino de Amor?, porque en ese Reino de Amor, que es el Reino de los Cielos, no entran almas que han vivido en la maldad, que no han dado lo que debieran haber dado a Nuestro Dios o que se han vuelto traicioneras hacia todo lo que se os enseñó a través de Mi Hijo.

 Vuestros caminos son erráticos, vuestros caminos no son ciertos, vosotros mismos habéis promulgado vuestras propias leyes y habéis hecho a un lado las Leyes Divinas. Os creéis superiores a vuestro Dios y esto ya no puede seguir así Mis pequeños,
debéis respetar plenamente a Nuestro Dios y el Primer Mandamiento así os lo indica y vosotros no estáis respetando en vuestra vida Al que os dio la vida, Al que os ha dado todo, pero sobre todo, Al que os ha dado totalmente Su Amor.
 


¿Qué pretendéis pues, Mis pequeños? ¿Creéis que os merecéis el Reino de los Cielos con vuestra pobre actuación espiritual que tuvisteis o tenéis en la Tierra? ¡No!, Mis pequeños, a Nuestro Dios no lo podréis engañar, vuestros actos serán juzgados, si son buenos el Juicio será favorable para vosotros, si sois malos, tendréis un Juicio negativo y doloroso.
 Yo, como Madre, os sigo previniendo sobre los acontecimientos futuros, pero ya cercanos, están a la vuelta de la esquina y otros de vuestros hermanos los están padeciendo ya. Ya no tenéis tiempo para planear un futuro material, ahora es tiempo de ir planeando vuestro futuro espiritual, poner en orden vuestra vida espiritual, poner en orden todo lo malo que produjisteis, que aceptasteis en vuestra vida, pedir perdón por el mal ejemplo que disteis y que afectó a vuestros hermanos a vuestro alrededor, especialmente a vuestros hijos, los que los tenéis.

 Este es tiempo de darle Su lugar a Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad,
Él debe ser lo primero en vuestra vida y así estaréis buscando primero el Reino de Dios, que es Su Presencia en vuestra vida, en vuestras acciones, en todo lo que debéis hacer, pensar, hablar. Debéis ser esos verdaderos hijos de Dios, de los que se hable, no solamente ahora, sino en lo futuro. Debéis ser esos mensajeros divinos, prácticamente angelicales, que lleven esa vida espiritual y sobre todo, que la gocéis, porque si vuestros hermanos os ven inundados de Amor, os ven llenos de dones, y vosotros no estáis gozando con la presencia de Nuestro Dios en vuestro interior, no podréis atraer almas hacia Nuestro Dios.
 


Al ser emisarios del Amor de Nuestro Dios, deberéis contagiar a las almas con ese sabor Divino que vosotros deberéis estar viviendo.
 


Vosotros debéis mover almas hacia la conversión, hacia la salvación, primeramente, con vuestro ejemplo y vuestras palabras y, enseguida, con vuestras oraciones.
 


 Deberéis ser receptáculos del Amor Divino y deberéis cuidar esa Presencia Divina en vuestro interior.
A muchos de vosotros se os ha dado esa Gracia, de poder tener a Nuestro Dios en su interior, pero no Le cuidáis y no Le lleváis a vuestros hermanos. Algunas almas, ciertamente, se les da esta Gracia y viven en anonimato y en adoración continua y estas almas agradecen por lo que vosotros no agradecéis, aman, por lo que vosotros no amáis, sufren, por lo que vosotros no sufrís, velan por la salvación de las almas, por lo que vosotros no hacéis. Estas almas necesitan apoyo en oración y esa también es vuestra parte que debéis seguir, cuidar a vuestro hermano como os cuidáis a vosotros mismos y sigue siendo el Primer Mandamiento.
 


 La Presencia de Nuestro Dios debe estar siempre ante vosotros, directamente hacia Él y luego hacia vuestros hermanos, porque también Mi Hijo os dijo que el bien que le hicierais al hermano, se lo estabais haciendo a Él directamente.
 


 Ciertamente Satanás se está oponiendo fuertemente a todo aquello y a todos aquellos que puedan producir Luz de verdad, de amor, de virtud, de todo lo que os pueda salvar y que os pueda hacer crecer espiritualmente.
Se os ha dicho que debéis entender que Satanás os está queriendo llevar a la destrucción de vuestra alma principalmente y, por eso, se os dan tantos Mensajes. Tenemos la delicadeza de venir a vosotros a través de los Mensajes que se dan a través del mundo, porque os amamos, Mis pequeñitos, sois hijos de un Dios Verdadero que os ama como no os lo imagináis.
 


 
Ciertamente, os tengo que decir también, que cosas bellas se vienen a pasos agigantados, lo bello que Nuestro Dios regalará a las almas buenas, a las almas que se mantuvieron en una vida espiritual excelente y quiero decir “excelente”, sobre todo para estos tiempos, porque la maldad ahora es inmensa y en todo el mundo se está viviendo esta maldad. Para poder vencer esta maldad, Nuestra Gracia debe llegar fuertemente a las almas y esta Gracia, cuando vosotros permitís que entre en vuestro ser, os da la excelencia en la lucha y es una lucha continua, una lucha diaria. Tenéis el pecado por todos lados, la facilidad para el pecar está junto a vosotros. La maldad la podéis ver en todos vuestros hermanos, en mayor o en menor grado, nadie escapa a la tentación y a la maldad que estáis viviendo, aún aquellos que luchan por mantenerse en buen estado de salud espiritual, aun estas almas dan cabida a la maldad en su corazón.
 


 
La maldad de Satanás está corrompiendo los corazones. Aceptáis esta maldad como ya parte de vuestra vida, y por eso, ninguno de vosotros os podéis sentir seguros de que pudierais pasar directamente de la Tierra al Cielo a gozar de los bienes de Nuestro Dios.
 


 
Vuestra purificación viene ya desde la Tierra y es la que estáis padeciendo ahora, Mis pequeños y se os ha anunciado que más difícil será, en el tiempo por venir, en los meses que están ya frente a vosotros, pero también Nuestro Padre os ha dicho que un cambio bellísimo tendréis y será para bien de todas aquellas almas que se han mantenido en Fe, pero una Fe a prueba de toda la maldad de Satanás. Mucho bien viene ya para todas las almas fieles, para todas aquellas almas que, a pesar de ver tantos cambios espirituales a vuestro alrededor y que son aceptados por una gran mayoría, estas almas se mantienen en una vida espiritual profunda.
 


 Se os ha hablado de que busquéis la perfección de vuestra alma y esta os llevará a que se dé la perfección en vuestro ser y a eso estáis llamados todos vosotros, Mis pequeños, pero ¿cuántos de vosotros realmente estáis atendiendo a lo que se os pide?
 


 
Os decís bautizados, hijos de Dios, pero son solamente palabras que no tiene fundamento, el ser bautizados os compromete a una vida espiritual profunda y bella, ¿qué estáis haciendo con las promesas del Bautismo, de la Confirmación, de los Sacramentos? Casi os podría decir que os burláis de la Gracia de Nuestro Dios. Sois bautizados de palabra, más no de obras. ¿Qué habéis hecho con la vida de vuestros hijos? No les ayudasteis a crecer en esa vida espiritual que el alma necesita, que añora, de la cual vive y crece.
 


 
Sí, Mis pequeños, muchas almas que bajaron a la Tierra, fueron destruidas por sus propios padres. Teníais obligación de ayudarlas a vivir y hacerlas crecer y despreciasteis y traicionasteis a Nuestro Dios, hicisteis un compromiso matrimonial, un Sacramento, en el cual jurasteis dar vida a las almitas que Nuestro Dios os diera en la presencia de vuestros hijos y asesinasteis a estas almas, las asesinasteis espiritualmente, son almas muertas, son almas que no tienen vida, están muertas a la Gracia, no han recibido Amor y no podrán dar Amor si no son rescatadas.
 


 Mucho mal habéis causado a la Creación de Nuestro Dios. No habéis cuidado lo que Nuestro Dios os pidió cuidarais, en lo espiritual y en lo material y todavía exigís que os dé todo, aun cuando os mantenéis vosotros en el mal y además no agradecéis el Bien que se os da.
 


 Ciertamente en una familia, al haber varios hijos, se viven diferentes caracteres, algunos serán buenos, otros malos, a otros no les importa tal o cual situación del hogar ni de su educación, pero los padres aman, los alimentan a todos, los cuidan, a pesar de que a algunos de ellos, hasta a los padres puedan traicionar y así sois vosotros alrededor del mundo. Algunos, hijos buenos, otros traicioneros, otros malos y otros a los que no les importa la vida espiritual para la cual vinisteis a vivir y a dar a vuestros hermanos. No sois hijos de ejemplo, de ejemplo bueno, de ejemplo santo. Muy pocos son los que han permitido que la Vida de Nuestro Dios viva en ellos y que por ellos se mantiene todavía la Vida que os vino a dar Mi hijo aquí a la Tierra.
 


 
Estos son los hijos aplicados y serán premiados, porque ellos son los que tendrán el Nuevo Mundo prometido aquí en la Tierra, serán los que habitarán las Nuevas Tierras purificadas, santificadas, primeramente por la Sangre de Mi Hijo y luego por la sangre de los mártires de estos tiempos. Estas almas ejemplo son las que habitarán y darán gozo eterno a Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad.
 


 
Oh, Mis pequeños, cómo quisiera que todos vosotros entendierais y os salvarais todos, pero os he dicho que escudriño vuestra mente y vuestro corazón y veo tanta maldad y pecado en vuestro ser, que lloro, lloro lágrimas de sangre y de dolor alrededor del mundo, al ver vuestra vida de pecado y de maldad. Tanto que se os ha dado, tantos cuidados Celestiales que han caído a la tierra para vuestro bien y vosotros no los apreciáis ni los agradecéis. Si cuando menos voltearais a los Cielos y pidierais perdón y ayuda, inmediatamente vuestras peticiones se resolverían, pero que fueran peticiones de cambio espiritual, de pedir una mejora en vuestro actuar, en vuestro pensar. Si pidierais al menos que la Gracia de Nuestro Dios pudiera vivir plenamente en vuestro corazón, pero no sucede así.
 


 
Nuevamente os pido, como Madre vuestra que Soy, que recapacitéis, que oréis insistentemente por la salvación de vuestra alma y la de vuestros hermanos, que no echéis en saco roto todas estos consejos y advertencias, porque el mal os está acechando y os quiere destruir.
 


 Acercaos a Mí, Mis pequeños, son Mis tiempos, es una Gracia muy grande que Mi Dios Me ha dado para estos tiempos, el ayudaros plenamente para levantaros y para vencer a Satanás,
pero debe haber una respuesta de vuestra parte.
 


 Cómo quisiera obligaros al cambio para vuestro bien, pero tengo que respetar vuestro libre albedrío, porque si vosotros no purificáis vuestro interior, Nuestro Dios no puede estar a gusto en vuestro interior, un interior lleno de maldad, de pecado y de traición.
Entended, Mis pequeños, que primero debéis cambiar, cada uno de vosotros, en vuestro interior, al purificarlo, Nuestro Dios vivirá en vuestro interior y a partir de ahí, toda vuestra vida cambiará hacia el bien. Por eso se os ha dicho que no señaléis al hermano, vosotros sois los culpables de vuestra propia actuación y posiblemente vuestro mal actuar ha sido ejemplo para que otros hermanos vuestros hayan caído en el error y estén causando tanto error en el mundo.
 


 Sed humildes, Mis pequeños, muy humildes, sed como niños, para que os sintáis desprotegidos, pero de vuestras propias fuerzas, para que, al momento en que os acerquéis a Nuestro Dios, a donde Yo os llevaré, seréis colmados de Su Gracia y de Su Amor y así ya no os sentiréis desvalidos.
Sed prudentes y sabios, porque los tiempos ya son difíciles para llevar una vida espiritual correcta, pero con Nuestra ayuda, si venís a Nosotros, os podremos guiar para que deis lo mejor que podáis para el Reino de Nuestro Dios.
 


 
No os acostumbréis a la vida de pecado porque, desgraciadamente, muchos de vosotros estáis así, os habéis acostumbrado tanto al mal, que ya no queréis buscar el bien que realmente os va a santificar.
 


 Agradeced, de corazón, a Nuestro Dios, que tanto bien ha derramado sobre vosotros, sobre los vuestros, sobre el mundo entero, que os ha colmado de bienes a lo largo de vuestra vida, pero que vosotros no habéis tenido esa delicadeza, que deben tener los hijos de Dios, de agradecerle tantas y tantas Bendiciones salidas de Sus Manos, pero sobre todo, de Su Corazón para vuestro bien.
 


 
Normad vuestra existencia basados en las Leyes que Nuestro Dios os ha dado y sobre la Vida, Consejos, Alimento espiritual que Mi Hijo os dejó. Sed hijos verdaderos Míos, Soy vuestra Madre, Madre del género humano y tened la confianza, Mis pequeños, de venir a Mí en todo momento que necesitéis. Yo os llevaré hacia Nuestro Dios para que Él os dé lo que necesitéis de lo material y de lo espiritual, pero tened la confianza de venir a Mí.
 


 La Fe hace Milagros, Mis pequeños, no Me tengáis como una estampita más en vuestro bolsillo, que raramente Me sacáis y Me veis y quizá os acordéis de Mí. No, Mis pequeños,
Yo voy a vuestro lado, también, a lo largo de vuestra vida y os voy cuidando de que no tropecéis con todos ésos pedruscos que Satanás pone en vuestro camino y que son las tentaciones a lo largo de vuestra vida.
 


Confiad en Mí, acudid a Mí, que Yo os puedo llevar a la santificación de vuestra alma. Mucho bien os espera, Mis pequeños y Yo, como Madre vuestra os quiero llevar a obtener ese bien, porque son los regalos inmensos de Nuestro Dios.
 


No desaprovechéis, Mis pequeños, tanto bien que día a día se derrama sobre vosotros, pero no lo pedís y con esto, no lo aprovecháis.
Vivid vida de oración, de profunda oración y así encontraréis en vuestro interior a Nuestro Dios y gozaréis Su Presencia real dentro de vosotros.
 


Tomad ya pues, Mis pequeños, el buen camino que os dirigirá directamente hacia el Reino de los Cielos. No os desviéis, no salgáis de él, manteneos en él, pase lo que pase, que al final, esa Luz Divina os estará esperando y que os abrirá las Puertas para que gocéis eternamente con Nuestro Dios.
 


Os amo, Mis pequeños, gracias por vuestro bien y por vuestro amor.
 


 

 

  Portada

                 Página Principal (Índice del tema)  

                      Página Siguiente (Por el pecado de los Primeros Padre.....)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Reflexiones y mensajes de María

 

Mensajes: El Libro de la Verdad

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.