EL ENVIADO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

ALIANZA DE AMOR

TESTIMONIO

 

 

 
Ante un infarto fulminante el día 9 de diciembre del 2013, el médico recién autorizó el 16 del mismo mes, que viajara a operarme a una ciudad ubicada al sur de mi país, Chile.


Se nos había dicho que había un cardiólogo con su equipo muy bueno en esa clínica y para la tranquilidad de mi familia me trasladaron en avión para allá. Antes del viaje estuve en la unidad de cuidado intensivo en el hospital de mi ciudad.


Estaba segura que Dios me protegería. De eso no tenía ninguna duda.


Por la gravedad de la crisis, la operación fue al día consecutivo, el día 17 de Diciembre. Al día siguiente, día que renuevo mi Alianza de Amor con la Santísima Virgen cada mes voy a misa y comulgo. Esa vez, sentí enorme tristeza porque en esa ocasión, faltaría a mi compromiso: Sería la primera vez que no podría concurrir, pero yo le dije a mi Madre del Cielo, con mucha pena en mi corazón: Madrecita, tu sabes que no podré comulgar este 18 del mes, pero igual recé y renové mi Alianza de Amor y luego le agradecí porque me sentía muy bien.


No pasarían 15 minutos cuando ingresa un hombre de pelo cano con delantal blanco, parecía un enfermero y eso pensé que era, pero se acerca a mi cama y me dijo:
- ¿Desea hacer una oración conmigo?


En ese instante pensé que podría ser un evangélico, pero igual asentí con la cabeza. Entonces sacó un librito e hizo una bella oración de agradecimiento a Jesús.

 Luego buscó en uno de sus bolsillos y sacó una cajita y me preguntó:
- ¿Quiere comulgar?


En ese instante brotan lágrimas de mis ojos y con una sonrisa le muestro que sí quiero.
Me da la comunión, me bendice y se retira de la habitación sin decir palabra. Yo quedo inmóvil, pensativa por un instante e ingresa la enfermera. Entonces enjugando mis lágrimas le pregunto por el señor que me vino a dar la comunión, con el que se había topado al entrar a la habitación.


Me queda mirando y me dice.
- ¡Pero si no he visto a nadie! no encontré a nadie afuera. Que yo sepa nadie viene a dar la comunión en días de semana. A veces viene un sacerdote los días domingo, pero no siempre.
Yo comencé a llorar y estaba segura que había sido mi ángel de la guarda, la Santísima Virgen se lo habría pedido, para que no perdiera de realizar mi Alianza de Amor.

 

 

 

Página principal (Hablemos de....)

Página siguiente (Por las almas olvidadas)

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Mensajes: El Libro de la Verdad

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

Esta página pertenece al sitio "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí