DEVOCIÓN Y GOZOS A SAN JOAQUÍN Y A SANTA ANA

Padres de la Santísima Virgen María  

 

   

 

 Señor y Dios mío, que os dignasteis elegir a los gloriosos Joaquín y Ana para abuelos de vuestro unigénito Hijo, según la carne, por ser padres de la Madre de Jesucristo, Nuestro Redentor. Confiado en el valimiento que ante vuestra divina Majestad han de gozar; pues puede decirse que la sangre de Joaquín y Ana corrió por las venas de Jesucristo, por lo tanto creo firmemente que estos grandes santos tienen particular derecho a sus méritos, a sus favores y a sus gracias; y que basta que se interesen por alguno para que sea dichosa su suerte.  Yo los invoco Señor y Dios mío, para que ellos sean mis abogados.  Estoy seguro que tu Hijo divino no podrá negar nada a su Santísima Madre, así como la Santísima Virgen no podrá negar, nada a aquellos que después de Vos le dieron el ser.  Por eso, Dios mío, pongo mi confianza y tomo por mis protectores a San Joaquín y Santa Ana, esperando que por su mediación me otorgues las gracias que necesito para vivir santamente hasta el último instante de mi vida.  Amén.

Gloria sea dada al Padre que eligió a San Joaquín y a Santa Ana para padres de la que escogió por su amada Hija.  Ave María.

Gloria sea dado, al eterno Hijo que eligió a San Joaquín y Santa Ana para padres de la que dio el ser de hombre en sus purísimas entrañas.  Ave María.

Gloria sea dada al Espíritu Santo que eligió a San Joaquín y Santa Ana para padres de la que debía ser su amada Esposa.  Ave María.

 Aquí pidamos a estos grandes santos las gracias que necesitamos.

 

 

ORACIONES A SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA

 

Bienaventurados sois, oh Santos Joaquín y Ana, por habernos dado aquella niña benditísima, que alcanzó la más alta dignidad que puede tener criatura, pues vino a ser Madre del mismo Dios hecho hombre, y a tener en sus entrañas al que tiene colgado de tres dedos el universo; y vosotros después de ella sois gloriosísimos, pues sois padre de la Madre de Dios porque engendrasteis por gracia y por don sobrenatural a la que nos dio a Jesucristo fuente de gracia y Salvador del mundo. ¡Oh cuan ricamente adornó con todas las virtudes vuestras almas el Señor, para haceros tan señalada merced! Pues por estas mismas gracias que recibisteis, y por aquella soberana Princesa que disteis al mundo, os suplicamos que nos seáis abogados piadosos para con vuestra hija y con su Hijo Jesucristo, y nos alcancéis al amparo de la Madre y la bendición del Hijo, y perseverancia en la virtud y buena muerte, para gozar con ellos y de vos en los siglos de los siglos. Amén.

 

 Gloriosísimos padres de María Santísima, amados abogados míos: me alegro con vosotros de aquel consuelo que tuvisteis cuando, después de muchos ruegos y oraciones, os avisó el Ángel que habíais de tener una hija tan santa. Miradme aquí postrado a vuestros pies, os suplico me recibáis por vuestro humildísimo siervo para que como tal os reverencie y ame. Es verdad que no merezco esta gracia, pero confío lo haréis por el amor de María Santísima, vuestra benditísima hija, y por los méritos de Jesús. Acordaos de mi ahora, y sobre todo en la hora de mi agonía; asistidme entonces, junto con Jesús, María y José. Amén.

 

 Gloriosísimos padres de María Santísima, felicísimos abuelos de Jesús, modelos perfectísimos de casados, y dulces abogados míos, yo me alegro con vosotros de aquel gozo y consuelo que tuvisteis cuando, después de una larga esterilidad y de fervorosas oraciones, os avisó el Ángel que tendrías tan santa Hija. ¡Oh, quién supiera imitar vuestras heroicas virtudes! ¡Quién fuera, como vosotros, frecuente en la oración, compasivo con los pobres, amante de la soledad, sufrido en los trabajos y callado en los improperios! A lo menos por las gracias con que os previno el cielo para tan eminente dignidad, alcanzadme que, haciendo siempre la voluntad divina, y venciendo mis pasiones logre la dicha de gozar de vuestra amable compañía en la gloria. Os lo pido por el amor de vuestra bendita Hija, y por los méritos de vuestro santísimo Nieto Jesús. Amén.



 Insigne y glorioso patriarca San Joaquín y bondadosísima Santa Ana, ¡cuánto es mi gozo al considerar que fueron escogidos entre todos los santos de Dios para dar cumplimiento divino y enriquecer al mundo con la gran Madre de Dios, María Santísima! Por tan singular privilegio, han llegado a tener la mayor influencia sobre ambos, Madre e Hijo, para conseguirnos las gracias que más necesitamos. Con gran confianza recurro a su protección poderosa y les encomiendo todas mis necesidades espirituales y materiales y las de mi familia. Especialmente la gracia particular que confío a su solicitud y vivamente deseo obtener por su intercesión. Como ustedes fueron ejemplo perfecto de vida interior, obténgame el don de la más sincera oración. Que yo nunca ponga mi corazón en los bienes pasajeros de esta vida. Denme vivo y constante amor a Jesús y a María. Obténganme también una devoción sincera y obediencia a la Santa Iglesia y al Papa que la gobierna para que yo viva y muera con fe, esperanza y perfecta caridad. Que yo siempre invoque los santos Nombres de Jesús y de María, y así me salve. Amén.


 

 

ORACIÓN AL GLORIOSO PATRIARCA SAN JOAQUÍN

 

 Gran Santo, a quien el Señor ha elegido entre todos para que fueras el Padre de la Santísima Virgen, Madre de Dios; y que gracias a este privilegio incomparable, eres todopoderoso cerca de la Madre y del Hijo, dignaos emplear vuestro crédito en favor de este pobre pecador que implora vuestra protección y socorro.

San Joaquín modelo perfecto de la vida interior y de todas las virtudes, dígnate alcanzarme al recogimiento interior, la humildad, la pureza y la caridad que ha sido vuestro carácter distintivo. Alcánzame un verdadero desprendimiento de los bienes terrenos y la paciencia cristiana en las adversidades de esta vida. Alcánzame un amor ardiente y perseverante para con Jesús y María, y la gracia final en la hora de mi muerte.  Así sea.

 

 

Glorioso San Joaquín, me pongo bajo vuestra protección. Ayúdame a imitar en todo a vuestra gloriosa hija, La Santísima Virgen María, Madre de Dios y madre nuestra. Que, imitándola a ella, llegue yo a conocer, amar y servir a Dios con todo mi corazón hasta mi último suspiro. Te lo pido por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén

 

 

ORACIÓN A SANTA ANA 1

 

  Digna Madre de la Santísima Virgen Gloriosa Santa Ana confiándome en vuestra ternura, me ofrezco enteramente a Vos, y propongo honraros de un modo especial para agradar al Corazón de nuestra Señora vuestra hija santísima.  Dignaos recibirme por vuestra sierva, y socorredme en todas mis necesidades corporales y espirituales.  Alcanzadme sobre todo un ardiente amor a Jesús, Nuestro Señor, y a María su Santísima Madre.  Así sea.

Rogad por nosotros Santos Padres de María, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Jesucristo.  Amén

 

ORACIÓN A SANTA ANA 2

 
Dios te salve , María, llena de gracia , el Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres, y bendita santa Ana tu santísima Madre, de la cual naciste sin mancha de pecado , y de ti nació Jesús , hijo de Dios vivo, que vive y reina por todos los siglos de los siglos. Amén. Padre nuestro y Ave María.

 

 

GOZOS A SAN JOAQUÍN

 

Después de nuestro Salvador,
sois el Santo mas válido;
Socorred Joaquín querido,
a quien os pide un favor.


De Reyes, Sangre y Nobleza,
Nazaret os concedió
Que el Verbo Divino unió,
a su infinita grandeza.
Oh que admirable fineza,
para Vos sublime honor;
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


Fuisteis igual que el Sol refulgente,
Desde la primera edad,
singular en Santidad.
En virtudes eminente;
de Dios como llama ardiente
Os abraza el amor.
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


Por larga infecundidad
padecisteis irrisiones,
afrentas, y mil valdones
con grande conformidad;
Honro Dios tanta humildad
con daros la Hija mejor,
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


Ana pura es vuestra esposa,
José justo amado yerno
María candor eterno,
Hija vuestra toda hermosa;
De santidad prodigiosa,
Madre digna del Señor.
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


De todas gracias fecundo
sois feliz el mejor Padre,
Como vuestra Hija la Madre;
que no hubo jamás en el Mundo;
Sois Patriarca sin segundo
a todos muy superior
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


María a Dios ofreciste,
noble don y más preciosa
que fuera de Dios, dichoso
ofrecer a Dios pudiste;
de bien tanto os deshiciste
de Vos mismo vencedor.
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


Con vuestro fruto bendito
a la Iglesia das aumento,
más que cuantos portentos
justos hay en tu distrito
y perdió Luzbel maldito
con su insolente furor,
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


De sí misma por deudora
tenéis a la Virgen Madre,
la querida de Dios Padre
de todo Reina y Señora;
de sus Padres honradora,
con tierno y dulce primor.
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


Jesús nieto liberal,
por tanta prenda y talento
y grande merecimiento
os dio gloria celestial;
después de la maternal
cualquiera le es inferior.
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


Cual será vuestro poder,
pues os honran los mejores
y mas excelsos Señores,
que en el Cielo pueda ver,
feliz quien al fenecer
os tendrá por valedor .
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.


Pues de nuestro Salvador
sois el Santo mas válido
Socorred Joaquín querido
a quien os pide favor.

 

 

 

 
 
 
   Volver a página principal (Oraciones)  

Página siguiente (Gozos Santa Ana)

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Oraciones diversas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.